Parte 2 — Cinco Consejos para multiplicar su grupo (El número 4 es el que todo el mundo necesita escuchar)

Esta es la segunda parte del artículo publicado en la última entrada por Brad Watson.

  1. 001coloredchairsDeathtoStock_Desk10-750x400PREPARE Y PLANIFIQUE ENVIAR SUS MEJORES

Como usted mantiene la puerta de atrás abierta, entonces prepare un plan para enviar a los mejores. En lugar de mantener el más maduro, capacitado, equipado y la gente agradable en los límites y el acaparamiento en su grupo, prepárelos para iniciar nuevas comunidades. Pase tiempo intencional alistándolos para dirigir por su propia cuenta. Vemos que esto es evidente en todo el Nuevo Testamento, ya que las comunidades daban libremente los grandes líderes de la misión en lugar de mantenerlos.

En Hechos 13, Pablo y Bernabé, que habían pasado años en preparación y fueron verdaderamente valiosos en el discipulado, pastorado y predicación del evangelio se reservaron para salir. Tenemos la comprensión del contexto de este pasaje de que ninguno de los líderes fuertes y diversos de Antioquía estaban listos para la expansión de la misión. Oraron, ayunaron y adoraron y se hizo evidente que Pablo y Bernabé fueran los enviados, pero estaban dispuestos a enviar a cualquiera o a todos.

Para resolver este principio de la preparación y la planificación para enviar sus mejores, Dios obra en el corazón de una comunidad para que confíe en Dios. Para confiar en que Él le dará a la comunidad todo lo que necesita. La gente que Dios le da, son las personas que Él quiere que usted tenga. Usted debe confiar en la bondad, la gracia y la capacidad de Dios para orquestar su misión con lo mejor que usted pueda.

  1. ORE Y DEPENDA DEL ESPÍRITU PARA ENVIAR

No multiplique por impulso o estrategia, sino en la dependencia del Espíritu Santo. Espere el tiempo de Dios. Es fácil tomar la decisión de multiplicarse con base en los números, tamaño de la casa, la estrategia geográfica, o por la urgencia de “hacer que algo suceda”. Hemos intentado todo eso, y a largo plazo no funcionó bien. Multiplicación no es control de multitudes, pero sí el envío para una nueva comunidad y una nueva misión.

Encontramos esto claramente en la vida de Pablo y el ejemplo de la iglesia en Antioquía. Pablo se había dado la misión de anunciar el Evangelio en toda Europa desde el momento de su conversión. Luego pasó años preparándose y esperando que el Espíritu lo enviara. Esta frase, provenía de una dependencia de Dios y fue anticipada por años: “Ellos, pues, enviados por el Espíritu Santo, descendieron a Seleucia, y de allí navegaron a Chipre“. Esto es mucho mejor que “Entonces, habiendo encontrado la estrategia, planeado todo y haber financiado todo completamente por los líderes, ellos descendieron a Seleucia, y de allí navegaron a Chipre“.

Nunca olvidaré la noche cuando nuestros queridos amigos, Joshon y Taylor Miller, vinieron a decirnos que tenían que comenzar una nueva comunidad evangélica. Ellos se vieron desafiados por el Espíritu para dirigir un grupo de sus vecinos y amigos. Este había sido su plan para el comienzo, cuando se mudaron a Portland para iniciar una comunidad con nosotros.

Sabíamos que algún día serían enviados. Esperamos el momento adecuado en la oración y la reflexión, sabiendo siempre que reconoceríamos el tiempo. Cuando nos dijeron lo que había en sus corazones y lo que la obediencia empezaba a ser, nosotros lo afirmamos. Nuestra comunidad puso las manos sobre ellos y los envió.

  1. PROMUEVA EL CAMBIO Y CELEBRE EL MOVIMIENTO DEL EVANGELIO

Cuando empezamos el envío de nuevos líderes a iniciar nuevas comunidades, nos centramos sólo en los aspectos positivos. “Mira lo que Dios está haciendo”, decíamos. “¡Permitamos que todos estén felices y hagamos una gran fiesta por estar enviando gente!”. Todo esto es cierto y debe ser celebrado. Debemos hacer fiestas, poner las manos sobre los que están siendo enviados y confiar en que Dios es fiel para sostener su misión.

Sin embargo, algo real en el envío es la pérdida. Las relaciones ya no existen en la misma forma que lo hicieron anteriormente como la gente vive su fe en un lugar nuevo y con gente nueva. La comunidad que permanece nunca es la misma. Las personas que salen, están dejando algo saludable. Vale la pena reconocer esta separación relacional, para recordar lo que era bueno de ser una comunidad.

PREGUNTAS IMPORTANTES

  • ¿Por qué usted quiere multiplicarse?
  • ¿Cómo es que la multiplicación desarrollará líderes?
  • ¿Ha considerado la salud, la madurez y el equipamiento de los discípulos con su multiplicación?
  • ¿Qué puede hacer hoy para ser el tipo de comunidad que se multiplica?

Tomado de: http://www.vergenetwork.org/2015/01/19/5-tips-for-multiplying-your-group-4-is-one-that-everyone-needs-to-hear/

Parte 1 — Cinco Consejos para multiplicar su grupo (El número 4 es el que todo el mundo necesita escuchar)

001coloredchairsDeathtoStock_Desk10-750x400

Escrito por: Brad Watson para Verge Network

Los grupos evangélicos en misión están enviando a nuevos barrios, ciudades y naciones. Para que quede claro, no es que las comunidades evangélicas crecen en número y deben dividirse, o que las comunidades tienen una tabla de crecimiento piramidal. La multiplicación es una función de la obra del evangelio y el empoderamiento del Espíritu.

Nuevas comunidades son enviadas fuera de las comunidades evangélicas existentes porque el evangelio está avanzando y enviándonos a nuevas partes del mundo. El evangelio impulsará la gente en su propia comunidad para salir de su grupo para iniciar un nuevo trabajo en otra parte de la ciudad, otra ciudad por completo, o incluso otro país y cultura. El envío es una función del crecimiento del evangelio y la madurez.

Enviar, o multiplicar, es una de las partes más atractivas de las comunidades evangélicas en misión para muchas personas, ya que prevén una rápida expansión de la iglesia en todo el mundo. La verdad es que no es atractiva pero sí difícil en casi todos los niveles. Se necesita energía, emoción y relación.

En última instancia, esto significa que algunos de sus amigos más queridos y aquellos en que ha invertido más, salen para hacer otra cosa. La única razón por la que usted haría algo como eso es por la confianza de que el evangelio vale la pena, porque Jesús nos lo ha pedido y la obediencia es la recompensa.

Pero todo esto trae dificultades, el envío de nuevas comunidades es una increíble disculpa para llevar el evangelio a otros. Mi esposa y yo hemos multiplicado cuatro comunidades evangélicas de nuestro barrio. Cada vez, los vecinos llegaron a observar como enviamos amigos para iniciar nuevas comunidades, sirviendo a los nuevos barrios, y compartir el evangelio de nuevas maneras.

Ellos me preguntan regularmente sobre los que enviamos y por qué. Un vecino me preguntó recientemente acerca de una pareja que enviamos a la India, “¿Así que se fue a la India para compartir las buenas noticias? Eso es algo muy bueno”. Le respondí: “Sí, vale la pena completamente”. (¡Y este vecino no es cristiano!) Enviar gente nueva significa un incremento de la demostración del evangelio y las oportunidades de proclamación.

  1. CREE UNA COMUNIDAD QUE SE MULTIPLICA

Al igual que muchas cosas que se discuten en el libro llamado Juntos: Una guía para la formación de comunidades misionales (Called Together: A Guide to Forming Missional Communities), no se puede obligar a que la multiplicación suceda, pero se puede crear un ambiente donde la multiplicación pueda darse. Como líder, usted puede crear una cultura donde enviar a la gente es algo que se espera, y es celebrado y compartido por toda la comunidad. La mecánica real y habilidades implicadas en el envío y apoyo a las comunidades del evangelio requerirían un libro completo. Sin embargo, hay cuatro principios importantes de Hechos 13: 1-4 que podemos adoptar para enviar a la gente.

Había entonces en la iglesia en Antioquía profetas y maestros, Bernabé, Simón el que se llamaba Niger, Lucio de Cirene, Manaén un amigo de toda la vida de Herodes el tetrarca, y Saulo. Mientras ministraban al Señor y ayunaban, el Espíritu Santo dijo: “Apartadme a Bernabé ya Saulo para la obra a que los he llamado.” Luego, después de ayunar, orar, les impusieron las manos y los despidieron. Ellos, pues, enviados por el Espíritu Santo, descendieron a Seleucia, y de allí navegaron a Chipre.

  1. MANTENGA LA PUERTA DE ATRÁS ABIERTA

La primera cosa que puede hacer es mantener la puerta trasera abierta. Esto quiere decir que usted está lanzando regularmente la visión y explicando a las personas dentro de su comunidad que algún día la gente de esta comunidad dejará de pasar una buena temporada en medio del grupo. Recuerdo la noche cuando tuve todos los chicos en nuestra comunidad evangélica una y les dije: “Un día cada uno de ustedes dejarán de estar aquí para ser parte de las nuevas comunidades”. Algunos de los chicos habían estado en nuestra comunidad por sólo unas pocas semanas, pero seguía siendo cierto. Un año más tarde estábamos enviando a una nueva comunidad evangélica con planes para que aún más comunidades evangélicas salieran de la nueva.

Es importante que la gente sepa lo que probablemente va a pasar. Que las personas se sienten llamadas, equipadas y agobiadas en dejar la comodidad de la comunidad existente para iniciar una nueva. Que la gente sepa que va a suceder. Esencialmente, mostrarles la puerta de atrás y dejar que ellos sepan que la gente algún día caminará a través de ella.

Estaremos compartiendo la segunda parte de este artículo en la próxima entrada.

¿Quién eres?

Escrito por: Chelsea Weber

book-758384_1280Una historia real: A menudo batallo con la inseguridad. Siempre que Dios me revela más de su plan para mi vida, esa voz mala viene a la vuelta de la esquina: “¿Quién eres tú para hacer eso? ¿Quién eres tú para tener ese tipo de influencia, para pensar que se podía ir a esos lugares y decir esas cosas? “Se le podría llamar miedo. Se le podría llamar vergüenza. Se le podría llamar Satanás. Te reto hoy para llamarlo MUTE (Silencio).

Cuando Dios se le apareció a Moisés en la zarza ardiente y le reveló el llamado que Él había colocado en la vida de Moisés, la primera reacción no fue sorpresa, pero esta simple pregunta: “¿Quién soy yo para conducir al pueblo de Israel de Egipto? (Éxodo 3:11) Como que de verdad, Dios … dirección incorrecta. Sin embargo, Dios no responder con una respuesta efusiva como, “Usted tiene dones y habilidades específicas para esta tarea y te eligió debido a sus cualidades de liderazgo”. Él respondió con: “Yo estaré contigo.”

Y Dios dice lo mismo a ti y a mí hoy. Nosotros no fuimos elegidos por nuestras cualidades; fuimos escogidos por gracia. Nuestras vidas tienen un propósito: que nuestra relación con nuestro Creador le traería gloria y honor. Cuando llevamos a la gente a Cristo, no es porque somos atractivos, sino porque Él es verdaderamente hermoso. Cuando vemos el verdadero éxito en nuestro trabajo o ministerio, no es porque somos súper dotados, sino porque Él está con nosotros. Todo esto es realmente acerca de ÉL.

Decide hoy silenciar la voz que dice: “¿Quién eres tú para hacer esto?”. Eres amado y elegido por Dios para esto. Él sabía lo que estaba haciendo, y Él está contigo. Historia completa.

Tomado de: http://chelseamaxine-all-in.com/2015/06/25/who-are-you/

COM en Ciudad Juárez

Escrito por: Karina Yllán

10405502_10153337987636351_6576130670886537615_nEl fin de semana del 19 al 21 de julio se llevó a cabo en Ciudad Juárez el Campamento de Orientación Misionera y se tuvo una asistencia de 17 personas, entre las cuales había líderes de JNI, MNI, Escuela Dominical y varios pastores.

Se dieron los diferentes talleres, dinámicas, etc. Donde se enseñaba más sobre misiones y se les desafiaba para que siguieran el llamado que Dios les está haciendo.

En las entrevistas hubo jóvenes que manifestaron su interés por las misiones y por empezar a involucrarse primeramente en viajes a corto plazo como 4×4 y Proyecto Pablo, varios de ellos descubrieron dones que no sabían que tenían. Tanto Alan Hernández, Coordinador de Misión Global de este distrito, como Daniel Brito, presidente de JNI; hicieron el compromiso para seguir apoyando a estos jóvenes y a realizar actividades para seguir motivándolos, a la vez, que puedan seguir entrenándose para que en algún momento puedan ser enviados a las misiones.

Fueron días muy bendecidos, ver como hay jóvenes valientes que están aceptando el reto de servir al Señor y hacer lo que Él les ha llamado.

“Heme aquí, envíame a mí” – Isaías 6:8

10447055_10153337987311351_8880553592429702379_n

Participantes durante el taller

11041434_10153337985136351_2585554247784944006_n

Emblema de Ciudad Juárez

11248949_10153337988796351_536898642537316433_o

Parte del Equipo de Líderes

¡Definitivamente Todo Terreno! 4×4 en República Dominicana

Como les comentamos hace varias entradas, se llevó a cabo el primer 4X4: Todo Terreno en República Dominicana en la Iglesia de Arismar I. Desde el primer día, el grupo de participantes tuvo la oportunidad de servir en medio de sus diferencias culturales y sus formas de hablar o expresarse, pues había tres nacionalidades distintas en el grupo de 9 participantes (México, Costa Rica y Rep. Dominicana), más una persona de Haití que se unió en las jornadas de evangelismo y discipulado, y hubo participación en cultos, predicaciones, oración, cocina, limpieza, trabajo y testimonio, entre otras cosas.

Algunas de las historias de los mismos participantes a continuación:

“En una de las veces que salimos a visitar, hacía mucho sol, la temperatura estaba alta y ya después de una hora quería regresar a casa, pues habíamos caminado demasiado. Sin embargo, al finalizar la calle una señora me invitó a su casa, el grupo se había adelantado y yo estaba sola, con miedo entré a la casa y de repente, mientras yo compartía el mensaje de amor, empezó una discusión fuerte entre el marido de la señora y ella. No sabía qué hacer. Sin embargo, Dios me dio la sabiduría y después de unos minutos, ambos estaban ahí escuchándome y al final, la señora oró conmigo y las lágrimas corrían por sus ojos. Doy gracias a Dios porque me llevó a ese hogar para llevar el mensaje del verdadero amor de Cristo y traer esperanza a las familias” – Sonia Málvaez, Toluca México.

 “En una de las tardes salimos a evangelizar y no queríamos perdernos, así que la chica del lugar dijo que mejor regresáramos por la misma calle, pero yo insistí que debíamos ir hasta el final del callejón pues alguna bendición habría allá. Compartí con varias personas y casi al final de la calle, había dos señoras sentadas que estuvieron dispuestas a escuchar mi mensaje con el cubo Evangelístico, así que al finalizar, iba a orar por ellas, cuando una de ellas llamó a un vecino con problemas en su pierna para orar por él también y yo empecé a orar. Cuando abrí mis ojos al final, había 8 personas alrededor mío y el señor me dijo que se sentía mejor de su pierna y que ya no le dolía. ¡Definitivamente había algo al finalizar el callejón!” – Esteban Alcántara, República Dominicana

“Mientras trabajábamos en la casa de una señora necesitada “Doña Mami”, yo estaba pendiente de tomar algunas fotografías y por no querer encontrar una tarántula más dentro de su casa, pues ya había aparecido una, yo salí y subí al muro del vecino a tomar la fotografía. De repente, un perro de raza pitbull grande, me jaló de los pies hasta bajarme y se lanzó hacia mí para morderme. Yo no sé de dónde saqué las fuerzas, pero lo empujé varias veces hasta que uno del equipo de trabajo me subió y en ese instante, el perro me mordió. Sin embargo, la mordida fue algo leve y doy gloria a Dios porque nada pasó. Esa historia me demostró que debo confiar en Dios y que en medio de los obstáculos, debo hacer mía la promesa de su protección para enfrentar cualquier adversidad” – Ruthie Shal, República Dominicana

“Salí a evangelizar el jueves por la mañana y encontré tres jóvenes interesados (creo que más en el cubo que en la historia) pero me escucharon. Así que les hablé y aunque no quisieron aceptar a Jesús, me dijeron que volviera el sábado y así lo hicimos. El sábado había un grupo un poco más grande, pero compartí una reflexión y oré con ellos, también los invitamos al culto de jóvenes ese día en la noche. Para nuestra bendición, ellos llegaron al culto y el predicador compartió su testimonio y al final, hizo la invitación para aceptar a Jesús como Señor y Salvador ¡los tres de ellos pasaron! Oramos con ellos, les visitamos y esperamos ahora que puedan iniciar su discipulado. ¡Gloria a Dios porque somos su instrumento! – José Miguel Ramírez, República Dominicana

En fin, hay muchísimas historias. 22 personas convertidas, 11 que iniciaron discipulado, 132 niños alcanzados en la Escuelita Bíblica de Vacaciones, 15 visitas intencionales a hogares, 10 jóvenes predicando en las calles y mucho compañerismo y amor. ¡Damos gracias a Dios por empezar un movimiento misionero y de discipulado en Santo Domingo Este y el corazón de cada participante!

“No te pido que los quites del mundo, sino que los guardes del mal” – Juan 17:15

20150627_121112 IMG-20150707-WA0008 IMG-20150708-WA0052 IMG-20150708-WA0053

¿Hay Vida Después del Nacimiento?

EpisodeFullPicture_1074_GemelosEnVientreEn el libro Our Greatest Gift, Henri Nouwen cuenta una parábola de fe y esperanza. Él se imagina que gemelos–hermano y hermana–están hablándose en el vientre de su mamá.  Publicamos este relato en este blog hace seis años, pero lo publicamos nuevamente debido al hecho de que descubrimos que una historia muy parecida y más desarrollada fue escrita por Pablo J. Luis Molinero en su libro Morfogenia, con el título “Chico y Chica”.  Queremos que Molinero reciba el crédito merecida también.  ¡Disfruta!

La hermana dijo al hermano, “Yo creo que hay vida después del nacimiento.”

Su hermano protestó apasionadamente. “No, no, no hay nada más que esto. Este lugar es un lugar muy cómodo y oscuro, y no tenemos nada más que hacer que sólo sostenernos por el cordón que nos alimenta.”

La niña insistió, “Tiene que haber algo más que este lugar oscuro. Tiene que haber algo más, un lugar con luz donde hay libertad para movernos.” Todavía no podía convencer a su hermano gemelo.

Después de un momento de silencio, la hermana dijo, “Tengo algo más que decir y no creo que vayas a creerlo tampoco, pero creo que hay una madre.”

Su hermano se enfureció. “¡Una madre!” él gritó. “¿De qué estás hablando? Nunca he visto a una madre y tampoco tú. ¿Quién puso esa idea en tu mente? Como te dije, este lugar es todo lo que tenemos. ¿Por qué siempre quieres más? Además, este lugar no está tan mal. Tenemos todo lo que necesitamos, entonces estemos contentos.”

La hermana se abrumó con la respuesta de su hermano y por buen rato no se atrevía a decir nada. Pero no podía dejar sus pensamientos, y como sólo tenía a su hermano gemelo con quién hablar, por fin dijo, “¿No te sientes los apretones de vez en cuando? Son muy incómodos y aun a veces dolorosos.”

“Sí,” él respondió. “¿Qué hay de especial en esto?”

“Bueno,” la hermana dijo, “Yo pienso que estos apretones están allí para alistarnos para un mejor lugar, mucho más bello que este, donde vamos a ver a nuestra madre cara a cara. ¿No crees que eso es emocionante?”

El hermano no respondió. Estaba harto de las tonterías de su hermana y se sentía que la mejor cosa fue sencillamente ignorarla y esperar que le dejara en paz.

¡Paciencia!

Alejandra García de Guatemala, sirviendo como misionera voluntaria en Génesis, para la ciudad de Santo Domingo, República Dominicana; escribió una hermosa reflexión que quiero compartir contigo para que te ayude a crecer, tanto como a mí.

11403149_1110126909002349_4527314134720219218_nHace un par de años inicié a cultivar orquídeas en casa, me encanta el proceso desde que se siembra, hasta que llega a florecer.
La primera vez que trasplanté una Orquídea, estaba tan feliz, preparé bien la maceta y la sembré. Al pasar los días y después semanas, no veía ningún cambio…  Pensé: “Creo que hice algo mal”; la saqué de la maceta y al verla, en lo profundo tenía un pequeño puntito blanco, donde estaba saliendo una raíz, me emocioné y rápidamente la volví a sembrar, pero al moverla, una planta ya no pega, y se seca, y eso pasó con mi orquídea. 
Después de varias semanas perdidas en ese proceso, nuevamente volví a sembrar… Pero esta vez hice algo diferente, ya no la toqué, aunque por fuera no veía ningún cambio, esperé y esperé. Al cabo de unos meses, dio su primer retoño, sus hojas salían a flote. 
Ahora me preguntaba ¿cuándo daría flor? Pero eso fue más lento aún, meses y meses pasaron… Al cumplir un año, nació su primera flor, me sentí feliz, pues era la primera que sembraba. 

1546116_924129787602063_2002416783475585100_nTodo este proceso, me recuerda la paciencia que debemos tener cuando esperamos la voluntad de Dios. Muchas veces queremos solucionar las cosas con nuestras propias manos y lo más seguro es que como yo, al arrancar la orquídea, echamos a perder lo que Dios estaba haciendo. Aunque nosotros no podamos verlo, el Señor está trabajando, aún en medio de situaciones difíciles.

Hemos de pasar por muchas cosas, para que nuestra fe sea probada y con ello aprender a tener paciencia y la paciencia hace que confiemos plenamente en El Señor. 

Con mis orquídeas aprendí a tener paciencia en su cultivo y que al año nacen unas hermosas flores, las cuales lamentablemente sólo duran un mes. Pero cuando caminas por fe y aprendes a tener paciencia confiando en que Dios obrará a su tiempo, es lo más hermoso que se puede experimentar. Y lo mejor es que sus bondades y promesas no tardan un mes, ¡sino son eternas!

René Gutiérrez, misionero voluntario en Veracruz, México agrega: “como biólogo comprendo este proceso y hay mucha sabiduría en la naturaleza, pero también, lo entiendo como misionero voluntario… ¡Grande es Dios y asombrosas son sus obras llenas de sabiduría y poder!

Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna. Santiago 1:2-4

Un tiempo en patines

16771_748274995240246_2885686130828995455_nKarla Díaz escribió esta historia de lo que está ocurriendo en su JNI. Ella es la presidenta de JNI local desde hace casi cuatro años y tiene un año como presidenta distrital. Nos cuenta la sorprendente historia de lo que Dios ha estado haciendo a través de una herramienta de evangelismo poco común y te lo comparto.

Somos la iglesia del Nazareno de Poas, distrito norte, Costa Rica. Desde hace más de 13 años el Señor nos dio una visión extraordinaria que nos llevó a adquirir una finca de 22. 000 metros cuadrados, y actualmente construir un salón multiuso con capacidad para 5000 personas. Para gloria de Dios estos progresos los hemos alcanzado con la ayuda de Dios, a través de una membresía de 200 personas aproximadamente, familias de escasos recursos y un bajo porcentaje de personas profesionales.

FB_IMG_1432608525331Nuestro salón ya es utilizado por nuestra comunidad para campeonatos de futbol, donde se atraen cientos de personas con quienes se comparte el evangelio. A partir del mes de Abril y durante el mes de Mayo, iniciamos un proyecto de “Patines”, donde se negoció con una empresa para alquilar nuestras instalaciones y realizar tardes y noches de patinaje.  Nos acompañan personas no solo de nuestra ciudad, sino también de otras ciudades cercanas.

Cada noche, tenemos al menos 150 jóvenes patinando y disfrutando sanamente. Este ha sido un tiempo propicio y perfecto para anunciar el evangelio. A través de la proyección de videos, repartición de tratados y acercamiento personal más de 70 jóvenes han aceptado a Cristo en sus corazones. Cientos han escuchado o visto a través de videos que se proyectan durante las noches el mensaje de salvación. Muchas familias también han sido impactadas por nuestra visión, y han llegado al conocimiento de Cristo.  Muchos de estos jóvenes han participado en nuestros cultos juveniles, y han sido ministrados por el Espíritu Santo a cambiar sus vidas. Jóvenes que nos han visitado ingieren alcohol o drogas, usan vocabulario vulgar y tienen comportamientos propios de una persona que no tiene a Cristo, sin embargo  la iglesia ha marcado una diferencia porque desde que se inició con el proyecto se les ha insistido a todos los visitantes que no deben hacer éstas cosas en nuestra iglesia, y maravillosamente hemos visto el testimonio de muchos que se comportan adecuadamente porque identifican que están en un lugar distinto. Han aprendido a disfrutar sanamente. No solo se convirtió en un salón de patines, sino en un centro para restaurar, sanar y llevar esperanza a los corazones de muchos necesitados.

FB_IMG_1432608542840La iglesia ha estado anuente a colaborar, a través de la seguridad, ventas de comidas, y muchas cosas más.  Por supuesto, algunos nos han criticado por permitir gente con patines en nuestra iglesia, pero si me pienso ¿Qué haría Jesús en mi lugar? Y sin subestimar a Jesús yo creo que Él mismo se pondría los patines y buscaría cualquier manera de llegar a esas personas necesitadas para compartir su amor, abrazarles y transformar sus vidas. Por eso, nuestra JNI se puso los patines para compartir una esperanza y crear un tiempo de diversión, pero mejor aún: de salvación.  

“Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero” 1 Timoteo 1:15 

¿ Y tú? ¿Qué puedes hacer?

FB_IMG_1432608399630

FB_IMG_1432608413840

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.985 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: