Archivo del sitio

La Importancia del Fondo de Evangelismo Mundial

Escrito por Liliana Radi, Coordinador de MNI para Sudamérica

El Fondo para el Evangelismo Mundial (anteriormente Presupuesto General) es el nervio motor cooperativo de la empresa misionera de la Iglesia del Nazareno. Está basado en el concepto que cuanto más unidos trabajamos logramos más que trabajando solos.

Las misiones en la Iglesia del Nazareno es una gran empresa. Para cumplir la Gran Comisión—anunciando el evangelio y el mensaje de santidad alrededor del mundo—requiere dinero.

En misiones “por fe”, los misioneros deben utilizar su valioso tiempo para lograr el apoyo económico. Ellos deben realizar servicios, levantar ofrendas, recibir promesas de apoyo, y orar para que el monto recogido cubra sus gastos una vez que están en el campo misionero. Algunas veces el dinero se agota y esos misioneros se ven obligados a regresar a su país de origen para iniciar otra vez el mismo proceso.

En este tipo de apoyo, las iglesias no siempre comparten partes iguales en la tarea misionera. Algunas veces las iglesias grandes son visitadas por más misioneros de las que posiblemente pudieran ayudar, mientras que las iglesias pequeñas son pasadas por alto.

En cambio, el Fondo para el Evangelismo Mundial fue creado para permitir que los misioneros trabajen de manera más efectiva y desafíen a todas las iglesias a apoyar las misiones.

Tradicionalmente se ha hecho por medio de dos grandes ofrendas al año: La ofrenda de Acción de Gracias y la de Resurrección. Algunas iglesias con éxito continúan de esta manera levantando este fondo.

Así que no importa el tamaño de tu iglesia, tú tienes la oportunidad de participar en la tarea global de las misiones aportando al Fondo de Evangelismo Mundial para alcanzar a los inconversos alrededor del mundo.

¿Sabías Que? [Centenario]

Sabías que:

La recientemente fusionada Iglesia del Nazareno principió en el 1908 con 10,034 miembros, 228 congregaciones, 11 distritos, y 19 misioneros.

Sabías que:

En el 2007, había 1.7 millones de miembros, casi el 7 por ciento de incremento sobre el 2006.

Sabías que:

Estamos localizados en 151 áreas del mundo.

Sabías que:

En 2007, había 170,045 nuevos nazarenos (144,643 por profesión de fe).

Sabías que:

En 2007, había 136,888 nuevos nazarenos en áreas de Misión Mundial y 33,157 en los EE.UU. y Canadá.

Sabías que:

En 2007, había 20,958 iglesias de las cuales 15,359 están organizadas.

Sabías que:

En 2007, 1,032 nuevas iglesias fueron organizadas.

Sabías que:

En 2007, 774 misioneros y voluntarios fueron financiados por el Fondo de Evangelismo Mundial.

Sabías que:

En 2007, Un número récord de hombres y mujeres fueron ordenados como presbíteros y diáconos.

Sabías que:

En el 1980 había siete congregaciones nazarenas de más de 1,000 personas. Hoy en día, 51 congregaciones informan 1,000 o más de asistencia al servicio de adoración.

Centenario: De Dónde Venimos

Conocer nuestra historia y nuestros fundamentos es muy importante para poder identificarnos aun más como Nazarenos. Ver el desarrollo de nuestra iglesia desde sus inicios nos anima a seguir adelante. Compartimos en estos días algunos puntos importantes que además de darte más conocimiento histórico se mostrará tu papel en nuestra Iglesia.


Una Iglesia en la Tradición Wesleyana: De Dónde Venimos

El linaje Nazareno corre a través de la Reforma Inglesa, la extensión internacional del Metodismo y del Movimiento de Santidad Wesleyano en los Estados Unidos.
La Iglesia del Nazareno emergió como una unión de varias denominaciones de santidad wesleyanas y por el año de 1915 abrazó a siete grupos norteamericanos y británicos previamente separados.

Phineas F. Bresee dio forma al modelo de gobierno de la iglesia. Hiram F. Reynolds nutrió su identidad como una iglesia comprometida a las misiones internacionales.

La Iglesia tuvo una dimensión internacional desde sus inicios. Hoy día, es por intención una iglesia internacional con más de 380 distritos a lo largo del mundo, de los cuales tres cuartas partes están fuera de los Estados Unidos. Hay cerca de 1.7 millones de nazarenos. Más de 66% viven fuera de los Estados Unidos y Canadá.

Un Pueblo Enviado

Como hemos visto en las últimas dos entradas, Pedro dice que somos un linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, un pueblo adquirido por Dios. ¿Pero para qué? “Para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable” (2:9). Somos un pueblo enviado.

La nuestra no es una posesión para nuestro propio bien. Somos comisionados a proclamar sus actos poderosos. Habiendo sido escogidos, redimidos, transformados, y santificados, también somos enviados. Ser elegidos no es para nosotros solos, es para el mundo.

En su segunda carta Pedro hizo que su pensamiento fuera muy claro: “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento” (2 Pedro 3:9).

Pedro obviamente había llegado a abrazar la pasión de Jesús por los perdidos. El Dios que amó al mundo suficientemente como para enviar a su único Hijo (Juan 3:16), ¡desea que ninguno se pierda!

Esa convicción ha motivado a la Iglesia del Nazareno alrededor del mundo. No podemos descansar mientras hay tantos que aun no están con Cristo. Nuestra misión implica ser valientes y llenos de valor. Somos el pueblo enviado de Dios, llamados a proclamar las riquezas de su gracia a todas las personas, en todo el mundo. Con el optimismo radical de la gracia que nos motiva, vamos con el poder del Espíritu para ganar el mundo para Cristo.

Somos enviados. Esta es nuestra herencia; esta es nuestra misión.

Un Pueblo Escogido

Pedro dejó bien claro a sus lectores de que ellos no se convirtieron en el pueblo de Dios por iniciativa propia. Les dijo que eran un pueblo escogido. Eran un pueblo formado por gracia. No eran la fuente de su propia existencia ni de su mensaje. Dios los había llamado para que sean Su pueblo.

En sus palabras de introducción de su primera carta, Pedro se refirió a ellos como un pueblo escogido por Dios (1 Pedro 1:2). Habían llegado a ser el pueblo de Dios “según la presencia de Dios Padre en santificación del Espíritu”.

Esta elección no es exclusiva para los creyentes a quienes escribió Pedro. Esta es la herencia común de todo el pueblo de Dios a lo largo de las generaciones. Él es el que inició todo, es quien originó nuestra redención. Él nos escogió a nosotros.

La confianza que tenemos en esto le da fuerza y significado a la Celebración del Centenario de la Iglesia del Nazareno. Confiamos en que Él nos eligió, nos llamó a ser uno, y nos hizo un pueblo de gracia. Por su gracia y misericordia permitió nuestra obediencia a Jesucristo y nos trajo a una relación el uno con el otro, como una comunidad de pacto.

Pedro expresó esta realidad: “Vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios” (2:10).

Esta realidad no es solamente nuestra; es la maravillosa herencia de todos aquellos que han respondido a sus iniciativas de gracia. Dios llamó a todos a volverse a él, y estamos unidos como comunidad de pacto con todos aquellos que verdaderamente tienen a Jesucristo como su Salvador y Señor.

¿Conoce esta realidad? ¿Ha experimentado la maravilla del perdón de Dios y su misericordia? ¡Usted puede conocerlo! Ese es el corazón de nuestro mensaje. ¡Usted puede conocer a Jesucristo personalmente, ahora, hoy!

Un Poco de Nuestra Historia: La Esencia de Nuestras Convicciones

La visión espiritual de la iglesia de los primeros nazarenos se centró en la doctrina medular de Juan Wesley: Justificación por gracia por medio de la fe, la entera santificación disponible a cada cristiano, y el testimonio del Espíritu de la obra de Dios en la vida del creyente.

Puesto que estas convicciones se mantuvieron en todos los grupos del movimiento wesleyano de santidad, cabe hacer una pregunta clave: ¿Por qué, de más de veinte pequeñas denominaciones, tres iglesias en particular se unieron en 1907 y 1908, mientras que otras no? ¿Qué hizo que estas tres denominaciones regionales decidieran unirse? La Iglesia del Nazareno, la Asociación de Iglesias Pentecostales de Estados Unidos y la Iglesia de Cristo de la Santidad, además de las doctrinas de gracia, mantuvieron en común las siguientes convicciones:

· Conciencia plena acerca del bautismo, ratificando la validez del bautismo del infante y del creyente como iguales, incluyendo como formas aceptables de bautismo la aspersión, la afusión y la inmersión.

· Conciencia plena acerca de la teología milenial.

· La convicción de que todos los cargos laicos y pastorales estuviesen abiertos a las mujeres, incluyendo la ordenación al ministerio. Las tres denominaciones habían ordenado mujeres en sus diferentes rangos.

· Un punto de vista moderado acerca de la sanidad divina, afirmándola pero sin excluir el uso de profesionales en la medicina y el uso de la medicina moderna.

· Otras denominaciones de santidad que insistían en el premilenianismo o el bautismo por inmersión como un requisito para la membresía, rechazaban la ordenación al presbiterio de las mujeres o excluían el uso de consultorios médicos, lo cual era incompatible con la amplia visión de los fundadores nazarenos.

43 Años de Herencia Nazarena

Testimonio de Dr. René Rivas, Coordinador Previo de Ministerios Nazarenos de Compasión en MAC Central

El día de ayer, como en muchas iglesias nazarenas alrededor del mundo, en la Primera Iglesia de la Ciudad de Guatemala celebramos los 100 años de nuestra amada iglesia. Cien años de estar divulgando el mensaje de salvación a los perdidos, y especialmente 100 años de proclamar la Santidad.

Vinieron a mi mente muchos acontecimientos sucedidos a través de los 43 años que tengo de pertenecer a la Iglesia del Nazareno desde aquel lejano 1965 cuando el misionero Samuel Heap llegó a mi humilde casa en Escuintla, en el sur del país y platicó con mis padres y les invitó para que le ayudaran a abrir la obra en esa ciudad costeña. De esa cuenta, mis padres fueron los primeros nazarenos en esa ciudad, yo contaba con apenas 5 años de edad. Inmediatamente me encantaron y me familiaricé con los hermosos cánticos del Himnario Gracia y Devoción.

Luego pasaron por mi mente recuerdos de las escuelas bíblicas de vacaciones, los sacramentos de la Santa Cena y el Bautismo, cuando mi madre tenía que explicarme el significado de los mismos. El tiempo, aún adolescente (12 años) cuando fui bautizado por el Rev. Rubén Mejicanos, en esta querida Primera Iglesia; luego mi matrimonio y la presentación de mis tres hijos ante Dios y la Iglesia. Recuerdos tristes de hermanos que se nos han adelantado en el camino al cielo, entre ellos mis padres y muchos líderes de la iglesia.

Pero también durante la celebración de ayer vinieron a mi mente sucesos importantes en la historia de la Iglesia del Nazareno en Guatemala. Por ejemplo, que siempre he deseado conocer en Cobán la tumba del Rev. Richard Anderson, quien ha sido un ejemplo para mí de los verdaderos misioneros y pioneros de nuestra iglesia, alguien que dedicó su vida junto a su esposa a la evangelización de los perdidos en aquellas montañas de las Verapaces.

Muchos misioneros cuyo trabajo fue ignorado y que estuvieron sujetos a la crisis del choque transcultural pues aparte del español también tuvieron que aprender los idiomas propios de las regiones en que sirvieron así como muchas costumbres extrañas para ellos. Algunos enfermaron gravemente de enfermedades como la famosa fiebre amarilla, paludismo (malaria) y otras enfermedades. Realmente estos fueron unos verdaderos titanes del Evangelio Redentor de Nuestro Señor Jesucristo y verdaderos héroes para nuestra iglesia.

En un momento cerré mis ojos y di gracias a Dios por la visión de Juan Wesley, por antepasados espirituales nuestros como Phineas Bresee, por Richard Anderson, Robert Ingram y otros que se convirtieron en iconos de la historia de esta bendita Iglesia del Nazareno.

Gracias a Dios por guiar a don Samuel y a doña Gladys Heap aquella tarde y encontrar a mis padres con la disposición de servir a Dios en una iglesia cristiana, misionera y de Santidad. Felicito a mis hermanos y verdaderamente me siento dichoso por pertenecer a esta iglesia que proclama el Evangelio ya en 151 países. Que Dios nos ayude para que en esta nueva centuria podamos mantener incólumes los principios de fe que rigen a nuestra amada iglesia.

Un saludo especial para usted hermano nazareno en este día.

Bendiciones,

Dr. René Rivas Fernández

Miembro de la Primera Iglesia del Nazareno Ciudad de Guatemala

La Peor Situación y la Mejor Visión

Acabo de recibir este informe de algunos de nuestros misioneros voluntarios en Proyecto Caleb. Pablo y Viviana Tello son de Argentina y están ministrando en Italia. Este testimonio es de su superintendente allá. Creo que detalla los desafíos que han encontrado y algunos éxitos también. En otra cultura es necesario encarnarnos y sembrar la semilla. Dios da la cosecha en su tiempo. Si quieren bajar el reporte completo de los Tello, acá está.

LA PEOR SITUACIÓN Y LA MEJOR VISIÓN

 

Los desafíos que nuestros misionarios voluntarios Pablo y Viviana Tello han encontrado llegando a Italia fueron y son enormes.

 

Algunos ejemplos para aclarar:

Un País con miles de años de historia. Gente muy culturada y económicamente independiente sin necesidad de Dios.

 

Un fuerte prejuicio para los extranjeros y sobre todo para los extra-comunitarios.

 

Una tierra de cultura Católica con 57 millones de habitantes de los cuales el 87% Católicos y menos del 1% evangélicos (600.000 ).

 

De esta ultima cifra, 200 son nazarenos en 6 iglesias y tres pastores ordenados de los cuales 1 ya en pensión.

 

Firenze es una ciudad de 700.000 habitantes y solamente 1.500 son creyentes que pertenecen a unas 35 iglesias de diferentes denominaciones.

 

En este contexto tan particular estuvimos orando y esperando a los misionarios voluntarios del Proyecto Caleb para que abrieran iglesias por medio del evangelismo, células hogareñas y obras milagrosazas.

 

¡Ellos se han encontrado por delante un Gigante! Junto a la inexperiencia ministerial, la falta de conocimiento del idioma y de la cultura, y sin la documentación regular para obrar y vivir en Italia podríamos concluir que les esperaba lo peor.

 

Mas con su llegada ellos han traído y representan una nueva esperanza para el progreso de la Iglesia del Nazareno en Italia. Su colaboración y ganas de ayudar han encendido nuevo entusiasmo en esta situación y en particular en los pocos líderes.

 

Después de un año de asimilar la cultura, de envolvimiento ministerial en las dos congregaciones de Firenze, de regularización de documentos y fluido dominio del idioma, puedo decir que la fundación está puesta y solamente ahora pueden comenzar a construir.

 

Un agradecimiento de todo corazón a todos aquellos que están invirtiendo en la obra de Italia por medio del sostén económico de los ellos. Ofrendando y orando cada uno de Uds. está haciendo posible que podamos experimentar nuestra visión, desarrollar la obra del reino de Dios. Lo mejor aun está por delante.

 

Daniel Ricardo Fink

Pastor y Superintendente. Iglesia del Nazareno.

Firenze, Italia.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.717 seguidores

%d personas les gusta esto: