¿Voluntad o Emoción?

Escrito por Maddai González, misionera voluntaria de Xalapa, México sirviendo en Jóvenes en Misión

En sólo dos semanas de Jóvenes en Misión, han ocurrido experiencias contrastantes: por un lado, un viaje exhaustivo de visita a una lejana comunidad y, al regresar, un fin de semana con importantes entrenamientos dentro del edificio donde “vivimos”.

Por supuesto, las actividades de la primera semana produjeron sensaciones totalmente opuestas, mientras que el viaje fue sumamente agotador, el fin de semana en el edificio nos ha dado la oportunidad de reponer las energías con tiempos de convivencia y sin ajetreos.

Al pensar en esta comparación, también he reflexionado acerca de los momentos en la vida diaria cuando experimentamos sensaciones de emergencia a hacer ciertas cosas prioritarias y, por el lado opuesto, la tranquilidad y comodidad de las cosas que podemos dejar “para después.” En este contexto, podemos detenernos a pensar en lo que sucede en nuestra vida diaria con respecto a nuestra MISIÓN: ¿estamos sintiendo la emergencia de responder, o sólo estamos dejándola “para después”?

Considerando algunas experiencias anteriores y esta misma, puedo decir que al principio necesité “sentir” la emergencia de responder a la MISIÓN, necesité tener una emoción que me empujara a cumplirla. Sin embargo, es en el momento de responder a la misión cuando la sensación de emergencia es fortalecida y aumentada; y a la vez, ésta sensación produce en nosotros la necesidad de responder, así que ahora nuestra MISIÓN no sólo tiene una posición de emergencia en nuestra vida, sino también de necesidad.

Si cuando estamos cumpliendo con nuestra misión, el resultado es que “sintamos” una emergencia y necesidad profunda de cumplirla, la pregunta es: ¿debemos por sobre todas las cosas “sentir” algo que nos empuje a cumplir la MISIÓN? En estos días en Jóvenes en Misión, he aprendido acerca de la importancia de la obediencia, por encima de las sensaciones o emociones, pues éstas pueden ser superficiales y producidas en nosotros, mientras que la obediencia es una decisión que podemos tomar por voluntad, aun sin necesitar “sentir” un impulso.

***Maddai González está encargada de un ministerio misionero impactante que se llama Proyecto Pablo. Si quieres más información sobre ello, contáctale a: proyectopablo.mexico@gmail.com.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: