¿Por Qué Debo Orar?

Por Carlos Monterroso, Asistente en Misión Mundial MAC

Mi padre es una persona muy buena y trabajadora. Toda su vida ha sido un gran trabajador y proveedor de recursos y protección para nuestro hogar. Pero mi relación con él no ha sido la mejor porque no hemos tenido buena comunicación. No le conozco, no sé sus gustos, no sé que le molesta, no sé cuál es su comida favorita o qué puedo pedir o no.

Esto me trae a cuenta que en ocasiones no conocemos a Dios y que no tenemos una relación y comunicación cercana con Él. Él sigue con nosotros, él sigue proveyendo y cuidando de nosotros, pero no sabemos qué es lo que él quiere que hagamos, o qué quiere darnos.

Las Sagradas Escrituras nos proporcionan algunas razones por las cuales los creyentes en Cristo Jesús deben orar:

  1. Dios lo ordena en su Palabra. “Y yo os digo pedid, y se os dará; buscad y hallaréis, llamada y se os abrirá”. Clama a mí y yo te responderé (Lucas 11:9; Jeremías 33:3).
  2. La oración es el medio de gracia necesario que Dios utiliza para santificar a sus hijos mediante el poder de su Espíritu Santo. “Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿Cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?” (Lucas 11:13).
  3. Dios desea que sus hijos se conviertan en sus socios haciendo oración intercesora para cumplir sus propósitos evangelísticos. En el evangelio de San Lucas encontramos que Jesús ordena a sus discípulos a orar por más obreros para la obra del Señor: “La mies a la verdad es mucha, mas los obreros son pocos; por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies” (Lucas: 10:2).
  4. Es el vínculo necesario para recibir toda la fortaleza del cielo para resistir la tentación en el día malo. “Orad que no entréis en tentación” (Lucas 22:40).

¿Cuáles otras razones existen por las cuales debemos orar? No nos perdamos de las muchas bendiciones que Dios quiere darnos y librémonos de todo mal pidiendo la protección de Dios en cualquiera de las áreas de nuestra vida.

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (14 años) y Sydney (12 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 12 julio 2008 en Biblia, Oración y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: