Archivos Mensuales: julio 2009

El Medio es el Mensaje

tv_abstract_by_kwest19_350Como misioneros siempre nos preocupamos por cómo comunicar el mensaje más importante—el evangelio. A veces hablamos de “contextualizar” el mensaje, o adaptar nuestros métodos de compartir las mismas buenas nuevas en una nueva cultura. En teoría el contenido no cambia, pero el medio sí.

Pero, es bastante idealista, ¿no? Casi siempre si ajustamos la forma de compartir el evangelio, se va a entender muy diferente. El medio llega a ser parte del contenido. Como Marshall McLuhan decía hace cinco décadas, el medio es el mensaje.

Para mi cumpleaños o para Navidad, espero que alguien (¿lanzando la indirecta, quizás?) me compre el libro Flickering Pixels: How Technology Shapes Your Faith por Shane Hipps. Ya he podido leer algunos extractos y el autor está de acuerdo: el medio es el mensaje. Para cristianos, esto significa que cuando articulamos el evangelio por medios diferentes, esencialmente “reformamos el evangelio.”

Considera esto: Antes de que la mayoría de gente pudiera leer, la Iglesia enfatizaba las historias Bíblicas que se podían comunicar por ilustraciones y vidrios de colores. Significaba que priorizaban los Cuatro Evangelios sobre las Epístolas pesadas teológicamente. No obstante, el alfabetismo se esparció con la invención de la prensa, y el efecto fue bueno y malo. De un lado, todos tenían acceso a la Palabra y de hecho la Reforma Protestante se hizo posible. Del otro lado, llegó a ser mucho más fácil reducir la historia del evangelio a un sistema de doctrinas.

Hay otras consecuencias. La prensa erosiona la necesidad humana (y capacidad) de memoria. Antes de que se escribieran las cosas, la gente tenía que recordar historias e información para poder transmitirlas con precisión. La memoria y la transmisión eran asuntos de la comunidad. Pero leer es intensamente privado. Por tanto, la prensa anima el individualismo mientras reestructura la manera por la cual el cerebro procesa la información.

Medios visuales, por supuesto, vuelven a formatear el cerebro de nuevo—esta vez alejándolo de pensamientos abstractos, lo cual puede ser bueno y malo a la vez.

¿Cómo pueden las maneras en las cuales comunicamos el evangelio a nuestra congregación o comunidad—impreso, cara a cara, y en línea—influenciar el contenido del evangelio? Hipps nos lanza otra pregunta: ¿Qué quiere decir que Cristo—y ahora su Iglesia—es tanto el medio Y el mensaje?

¿Quién Puede Llegar a Ser Líder?

¿Quién Puede Llegar a Ser Líder?

¿Hay líderes natos?” Probablemente. Por lo menos, algunas personas parecen nacer con un enfoque claro y motivación alta.  Pero, liderazgo verdadero no es solamente la habilidad de poder visualizar el futuro y delegar a otros.  Un líder cristiano muestra el camino con integridad y marca la senda con acciones llenas de Cristo, para que otros sean inspirados y no coaccionados.camino

Líderes se entrenan en clases tan variadas como sus habilidades: el aula de José fue el patio de Faraón; el aula de Moisés fue un páramo desierto; el aula de David fue una cueva solitaria; el aula de Esther fue un cuarto de trono sitiado; y Pedro aprendió liderazgo en las orillas azotadas por las olas del Mar de Galilea.

Nota que cada una de esas aulas no estaba cómoda ni reconfortante.  ¿Quiénes pueden llegar a ser líderes? Aquellos que posean una devoción tan profunda como su determinación; aquellos a quienes Dios ponga en circunstancias insostenibles para causarlos a aguantar un poco más, pensar un poco más en alto, y cavar un poco más profundo.  Solamente cuando líderes cristianos entienden sus límites podrán guiar a otros a nuevas alturas.

Dictadores controlan.  Tiranos dominan.  Monarcas reinan.  Líderes lideran, señalando el camino mientras toman el primer paso.  Si quieres liderar, deberás primero aprender abandonar el camino más fácil para el mejor camino.  Si quieres liderar, deberás aprender a apoyarte en los recursos del Divino, en lugar de los caprichos de ti mismo.

Tal vez no eres un “líder nato,” pero puedes aprender a liderar como uno.  Las tareas de la clase a menudo son pesadas, y el ambiente a menudo es difícil, pero el resultado final es un cuadro de seguidores quienes añorarán ser líderes santos usados por Dios.

– Dr. Louie Bustle, Director de Misión Mundial

Estatus de los Misioneros Nazarenos

En respuesta a la crisis financiera en todo el mundo, Louie Bustle, Director de Misión Mundial de la Iglesia del Nazareno, emitió la siguiente información actualizada sobre la situación de los misioneros, como parte de la sesión de apertura de la Convención de Misiones Nazarenas Internacionales (MNI) en Orlando, Florida.

El movimiento misionero de la Iglesia del Nazareno tiene más de 100 años. Nuestra doctrina de santidad y las misiones están en el centro de lo que significa ser nazareno. En el tiempo de la unión de Pilot Point en 1908, los fundadores habían comisionado y enviado un total de 21 misioneros a India, Cabo Verde, México y Japón.

A Septiembre de 2008, el más reciente año fiscal completado, había 794 misioneros y personal en las áreas dependientes de las oraciones de la Iglesia y del Fondo de Evangelismo Mundial como soporte.

El trabajo de predicar la santidad y hacer discípulos es nuestra misión. Sin embargo, la Iglesia del Nazareno al igual que otros grupos de fe, se enfrenta a un clima económico muy difícil. La determinación de la Junta de Superintendentes Generales y El Departamento de Misión Mundial es que se hará todo lo que esté en nuestro poder para evitar el regreso a casa de cualquier misionero debido a la crisis económica. Hay momentos en que los misioneros regresan a sus países de origen por diversas razones. Esto ya está sucediendo y es una parte normal de las operaciones de la misión. Pero lo que nosotros estamos diciendo es que sólo se hará como último recurso y por la falta de fondos misioneros que vienen de fuera del campo.

Esto sucedió una vez antes a fines de los años 1920 durante un tiempo de “recesión.” Nuestra intención es que no vuelva a ocurrir.

Me sumo a la oración con los dirigentes de MNI creyendo que Dios nos ayudará a través de este difícil momento para su honor y gloria.

–Louie Bustle

“¡Algo Está Aconteciendo!”: Parte II

personas-orando*Continuada de la entrada anterior, las dos escritas por Dr. Louie Bustle.

…“Las Cumbres de Santidad” tienen un formato sencillo.  Comienzan un día por la noche con un breve tiempo de alabanza y predicación de santidad y búsqueda de la presencia de Dios en el altar.  Los siguientes dos días, por la mañana hay tres sermones de santidad, búsqueda de Dios en el altar y “conciertos de oración.”  Entre cada sermón sólo unos breves coros o himnos.  Por la tarde se tienen dos tiempos iguales de predicación, búsqueda de Dios en el altar y conciertos de oración.  Se termina con un culto por la noche con el mismo formato.

No se dictan conferencias o talleres, se confía sólo en “la locura de la predicación.”  “Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación” (1 Corintios 1:21).  El tiempo de alabanza es mínimo.  Los predicadores pagan sus gastos para asistir; no reciben ofrenda y se les pide que prediquen un mensaje de santidad.  No se asignan temas.  De hecho vimos que Dios sobrenaturalmente arregló lo que trajo cada predicador para edificar sobre lo que había dicho el anterior.  ¡El programa lo arregló Dios!

Dios ha encendido esta “chispa” que ha surgido desde las bases de la iglesia.  Dios ha iniciado un movimiento de santidad que se está multiplicando.  Cuando concluye la “Cumbre de Santidad” se anima a cada persona que asistió, que tomen el fuego y lo esparzan en sus iglesias locales y comunidades para tener otras “cumbres de santidad”.  Éstas a su vez continuarán esparciendo la llama del poder del Espíritu de Dios.

¡Algo increíble está aconteciendo, Dios se está moviendo en medio nuestro!  A través de los hermanos Juan y Carlos Wesley se inició un movimiento semejante en el siglo XVIII, que repercutió en la fundación de nuestra amada Iglesia del Nazareno.  Oremos y participemos para ver un movimiento de santidad en la Iglesia del Nazareno hoy en el comienzo de nuestros siguientes 100 años de historia.

*Para más información sobre la Cumbre de Santidad o para inscribirse antes del 31 de julio para un descuento en el costo de inscripción, ponte en contacto con Edwin Martínez ( HYPERLINK “mailto:emartinez@nazmac.orgemartinez@nazmac.org) o marca acá.

Cumbre-de-Santidad

“¡Algo Está Aconteciendo!”: Parte I

Cumbre-de-Santidad*Las siguientes dos entradas sobre el impacto de los Cumbres de Santidad fueron escritas por Dr. Louie E. Bustle, Director de Misión Mundial en la Iglesia del Nazareno, y originalmente aparecieron en el Heraldo de Santidad, Edición 1 – Año 2009.

…Un grupo de personas oramos y soñamos en continuar propagando el mensaje de santidad, el mensaje de pureza de corazón, de recibir poder para servirle al Señor y tener una vida victoriosa al recibir la plenitud del Espíritu Santo.  En nuestra iglesia llamamos a esta experiencia la “Entera Santificación”.  Nuestros Superintendentes Generales y 13 denominaciones de santidad estuvieron de acuerdo en participar en las “Cumbres de Santidad”.  Nuestra visión es que las “Cumbres de Santidad” se esparzan por todo el mundo.

En las dos que hemos tenido vimos la presencia de Dios en “vivo y en directo.”  El Espíritu de Dios se movía sobre nosotros.  La única actitud que pudimos tener fue de humildad y sumisión a su Presencia.  En medio de tal experiencia, llegó convicción, hubo arrepentimiento, confesión, restitución y sanidad.

En una Cumbre, ola tras ola de personas llegaron por más de una hora y media.  ¡Tuvimos nuestro propio monte de transfiguración! Se escuchaban en voz alta testimonios como: “¡Gracias, Dios!  ¡Soy todo tuyo!”; otro decía: “¡Ya tengo la victoria, ya tengo la victoria!”

Sin que nadie nos dirigiera, comenzamos a cantar: “¡Cuán grande es nuestro Dios!”  Otros seguían clamando, había llanto de júbilo y gozo en todo el santuario.  Pronto comenzamos de una manera muy solemne a cantar: “¡Yo me rindo a Él, yo me rindo a Él, todo a Cristo, yo me entrego, yo me rindo a Él!”

Fueron como seis grupos de personas que llegaron al altar para ser santificadas.  Nadie quería salir del templo.  La presencia de Dios fue tan real que todos volvimos a casa renovados, llenos.  Experimentamos una vez más la plenitud del Espíritu Santo al estilo “Hechos de los Apóstoles: Capítulo 4”.  Todos salimos de allí “empoderados” para ganar nuestro mundo, para ser testigos “hasta lo último de la tierra” (Hechos 1:8).

*Para más información sobre la Cumbre de Santidad o para inscribirse antes del 31 de julio para un descuento en el costo de inscripción, ponte en contacto con Edwin Martínez ( HYPERLINK “mailto:emartinez@nazmac.orgemartinez@nazmac.org) o marca acá.

¿Cómo Medimos una Iglesia?

Tape-Measure*por Dr. Tom Nees, Ex-Coordinador Nazareno de Evangelismo y Discipulado, EEUU/Canadá (Holiness Today, Marzo/Abril 2009)

¿Cómo medimos una iglesia?

Asistencia, membresía, y estadísticas de ofrendas a veces son indicadores inadecuados én cuanto a cómo una iglesia está cumpliendo su misión.  El valor que miembros, pastores, o comunidades ponen en sus iglesias no es muy cuantificable.

Reggie McNeal, uno de los consultores más respetados en la iglesia hoy en día, no está de acuerdo con el uso de medidas corporativas, o lo que él llama el “Scorecard” (puntuación) de asistencia, membresía, y ofrendas para evaluar iglesias.  Se siente que no todo crecimiento eclesial es saludable ni sostenible.  De hecho, él propone una “puntuación misional,” con áreas de medidas que incluyen:

  • Cuántas iniciativas ministeriales estamos estableciendo en nuestras calles
  • Cuántas conversaciones estamos teniendo con pre-cristianos
  • A cuántos voluntarios estamos soltando en proyectos locales y globales enfocados en la transformación de la comunidad
  • Cuántas congregaciones y organizaciones comunitarias usan nuestras facilidades
  • Cuántos idiomas (étnicos y generacionales) en los cuales alabamos
  • Cuántas actividades eclesiales se enfocan en personas que no están acá todavía
  • Cuantás horas cada semana miembros invierten en ministerio donde trabajan, estudian, y viven

Mike Meeks, pastor y educador, agrega, “La Iglesia es un ser vivo, un organismo; sin embargo la salud de la congregación usualmente se mide por su hacer.”  Para Thom Rainer y Eric Geiger, lo que importa no es la cantidad de personas asistiendo al culto–puntuación “vertical”–sino cuántos están moviéndose hacia discipulado, lo cual se demuestra a menudo por su involucramiento en ministerios fuera del templo–puntuación “horizontal”.

Estadísticas de asistencia, ofrendas, etc. nos ayudan a medir algunos aspectos importantes de la Iglesia–no debemos evitar su uso.  Sin embargo, ¿qué opinas tú? ¿Cómo cuantificamos el valor de una vida cambiada, el sacrificio de pastores, o el discipulado de creyentes?

La Cruz Inconveniente

wooden-crossAunque he regresado de los Estados Unidos y aunque la Asamblea General terminó ya hace dos semanas, todavía mis memorias y el tiempo allá siguen reverberando en mi corazón.  Ya escribí una entrada sobre el sermón del Superintendente General J.K. Warrick el 25 de Junio, 2009.  Pero me llamaron la atención dos cosas impactantes al ver el video y “experimentarlo” otra vez:

  1. La canción de los “Olivetians” antes de la prédica de Dr. Warrick encendió toda la congregación.  Sin embargo, era una canción bastante básica.  Sí, con buena harmonía, sí el grupo con muy buenas voces. Pero la letra no era muy profunda.  Solamente cantaron como si estuvieron en el cielo y uniéndose a los ángeles alabando al Señor, al Rey de Reyes, al Cordero, al Alfa y la Omega, al Mejor Amigo.  Mira el servicio en este vínculo (adelantándolo hasta el 1:02) y sin duda vas a comprender que sólo están cantando a Dios y proclamando que Él es digno, y Él merece la honra, y Él es santo, y…toda la canción tiene que ver con ÉL.  Muchas veces nuestras alabanzas y coros tienen mucho que ver con nosotros y no con Dios.  ¿No es cierto que el corazón de la alabanza es Él, ÉL, ÉL? Gloria a Dios por este grupo y la forma en la cual nos ha ministrado.
  2. Nunca en mi vida he visto un culto donde no se ve el predicador.  Esa cruz gigantesca se puso directamente en frente del púlpito.  De hecho, ¡es un poco cómico cuando Warrick está predicando porque no se puede ver!  ¡Qué ridículo!  ¡Qué chistoso!  ¡Hasta las cámeras ni sabían qué hacer a veces para que el predicador saliera en la pantalla!  ¡Qué escándalo!

Hmm.  A veces la cruz nos estorba.  A veces nos es incómoda.  Muchas veces sería más conveniente ponerla a un lado en nuestras vidas.  Cuando la ponemos en el centro de nuestras vidas, ¿parece un escándalo, no?

Gracias, Dr. Warrick, por tu creatividad y por ser usado por Dios para enseñarnos a nosotros una verdad inconveniente.

¿Cuál es Nuestra Motivación?

¿Cuál es nuestra motivación para ir al campo trans-cultural? En mis años de ministerio, he descubierto que varios candidatos han solicitado ser misioneros para cumplir diversos deseos, entre los cuales:

  • Ser reconocido en la iglesia
  • Escaparse de la realidad difícil de su familia, comunidad o país
  • Encontrar a un novio(a) o esposo(a)
  • Obtener una visa o ciudadanía de otro país
  • Viajar y aventurarse mucho
  • Cumplir el deseo o “profecía” de algún pariente o pastor

Hay muchas más motivaciones incorrectas con las cuales podemos salir al campo misionero equivocadamente.  ¿Cuáles son las que has visto más en tu ministerio o en la gente que te rodea?

Dejar su tierra por años y llevar fruto que permanezca en el campo trans-cultural requiere que el misionero posea una pasión ferviente y una motivación incansable.  ¿Pero cuál es este impulso fuerte que nos llama a la mies?

“El Señor…no quiere que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento” (2 Pedro 3:9).

Si Su deseo es rescatar a todos, si la motivación de Dios es que todos lo conozcan, si la pasión del Señor es que ninguno perezca…¿acaso no debe ser nuestra única motivación también?

Mira este video.  Nuestra misión ya es Su misión.  La pasión de Dios debe ser la nuestra.  Cuando salimos al campo trans-cultural, que poseamos Su motivación pura y que nos unamos a Él en Su búsqueda anhelante de todo pueblo y nación.

A %d blogueros les gusta esto: