¿Cómo Medimos una Iglesia?

Tape-Measure*por Dr. Tom Nees, Ex-Coordinador Nazareno de Evangelismo y Discipulado, EEUU/Canadá (Holiness Today, Marzo/Abril 2009)

¿Cómo medimos una iglesia?

Asistencia, membresía, y estadísticas de ofrendas a veces son indicadores inadecuados én cuanto a cómo una iglesia está cumpliendo su misión.  El valor que miembros, pastores, o comunidades ponen en sus iglesias no es muy cuantificable.

Reggie McNeal, uno de los consultores más respetados en la iglesia hoy en día, no está de acuerdo con el uso de medidas corporativas, o lo que él llama el “Scorecard” (puntuación) de asistencia, membresía, y ofrendas para evaluar iglesias.  Se siente que no todo crecimiento eclesial es saludable ni sostenible.  De hecho, él propone una “puntuación misional,” con áreas de medidas que incluyen:

  • Cuántas iniciativas ministeriales estamos estableciendo en nuestras calles
  • Cuántas conversaciones estamos teniendo con pre-cristianos
  • A cuántos voluntarios estamos soltando en proyectos locales y globales enfocados en la transformación de la comunidad
  • Cuántas congregaciones y organizaciones comunitarias usan nuestras facilidades
  • Cuántos idiomas (étnicos y generacionales) en los cuales alabamos
  • Cuántas actividades eclesiales se enfocan en personas que no están acá todavía
  • Cuantás horas cada semana miembros invierten en ministerio donde trabajan, estudian, y viven

Mike Meeks, pastor y educador, agrega, “La Iglesia es un ser vivo, un organismo; sin embargo la salud de la congregación usualmente se mide por su hacer.”  Para Thom Rainer y Eric Geiger, lo que importa no es la cantidad de personas asistiendo al culto–puntuación “vertical”–sino cuántos están moviéndose hacia discipulado, lo cual se demuestra a menudo por su involucramiento en ministerios fuera del templo–puntuación “horizontal”.

Estadísticas de asistencia, ofrendas, etc. nos ayudan a medir algunos aspectos importantes de la Iglesia–no debemos evitar su uso.  Sin embargo, ¿qué opinas tú? ¿Cómo cuantificamos el valor de una vida cambiada, el sacrificio de pastores, o el discipulado de creyentes?

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (14 años) y Sydney (12 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 20 julio 2009 en La Iglesia, La Misión y etiquetado en , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Pastor Franlym Peña Ortiz

    Bendiciones a cada hombre y mujer de Dios, que tenemos el privilegio de ser hijos de Dios y miembros de la Iglesia del Nazareno. Me parece muy acertado y necesario para la reflexion del trabajo que realiza la iglesia. Considero que la iglesia no puede medirse por las estadisticas, sino por todas las iniciativas como organismo viviente enfocados en la gran comisión de Jesucristo y la identidad de la iglesia. Un principio biblico, los evangelios dan a conocer un dato interesante en la alimentacion de los 5,000. No hacen incapie en el numero, sino en la accion de Dios en la que es alcanzada una multitud de 5,000 hombres sin contar las mujeres y los niños. Son necesarios los numeros, pero no como parametros. Sino que deben establecerce sistemas de evaluacion que insentiven el quehacer evangelisto, el desarrollo de los ministerios en la iglesia de acuerdo a los dones que Dios da a la iglesia (Hechos Cap. 6) Bendiciones, desde Rivas, Nicaragua.

  2. Teresa Schmidt

    Paz del Señor!! los saludo desde Argentina, es muy grato leer a hermanos interesados en el crecimiento verdadero de la Iglesia de Jesucristo: para Jesús no somos un número, somos cada uno hijos de Dios, con una misión y propósito, con dones y talentos especiales, con una tarea que nadie hará por nosotros. Esta tarea es llevar la luz del evangelio a toda criatura, en todo rincón del mundo, sin distinciones de ningún tipo.
    El ministerio dado a cada creyente tiene que ser liberado y para ello es preciso insistir: todos hemos recibido por lo menos un talento (Mt. 25:14) y una iglesia que crece es una iglesia que evangeliza y discipula. Un abrazo fraternal. Teresa

  3. claudio pizarro fredes

    yo primero que nada me presento como cristiano por el hecho que sigo a Jesucristo y lo que el enseña, bueno yo desde el momento que acepte a Jesucristo en mi corazon emperce a asistir a la iglesia del Nazareno y no me he congregado en otra iglesia de otra nominacion.
    En la iglasia del Nazareno e sido guiado y enseñado de la doctrina de nuestro Señor Jesucristo la que me ha servido para transformar mi vida de tinieblas a luz y me guia a la santidad.
    Yo doy testimonio que la doctrina de la iglesia del Nazareno nos lleva a la voluntad de Dios y nos enseña lo que El quiere de nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: