Archivos Mensuales: agosto 2009

¿Cómo Ministramos en Lugares de Acceso Creativo?

¿Qué Nos Está Enseñando Dios a través de Misiones por Acceso Creativo?

Parte I

Hands and Salt1.- Misión es “relacional” de principio a fin.

Cuando nosotros como misioneros cruzamos las fronteras a áreas de acceso creativo, tenemos que dejar atrás lo familiar en cuanto a la vida de la iglesia institucional.  No somos llamados por títulos religiosos.  No tenemos templos, librerías cristianas, ni acceso directo a la sede denominacional.  Despojados de atavíos profesionales del ministerio profesional, nos encontramos reducidos a las bases fundamentales del ministerio en el nombre de Jesús.

Esto puede ser bastante inquietante al principio.  ¿Cómo podemos llamar a la gente? No tenemos iglesias abiertas con servicios o programas para invitarlos a asistir.

“Andad sabiamente para con los de afuera, aprovechando bien el tiempo.  Que vuestra conversación sea siempre con gracia, sazonada como con sal, para que sepáis como debéis responder a cada persona” (Col. 4:5-6).  Comenzamos a darnos cuenta de que toda conversación llena de gracia y sazonada con sal es esencial, como una manera para mostrar bondad hacia nuestros amigos y un genuino interés en sus vidas.

“Practiquen la hospitalidad” (Rom. 12:13).  Esas tres palabras simples se convierten en el principio primordial de un estilo de vida, mientras nuestros hogares comienzan a ser la base principal del ministerio.  Invitamos a amigos para almorzar, jugar, y tocar o escuchar música conjunto con nosotros en casa.  Eventualmente, cuando es el tiempo apropiado, les invitamos para reuniones de oración y estudios bíblicos.  Hemos aprendido que la hospitalidad es uno de los caminos más poderosos para mostrar el amor de Jesús, cuyo círculo tan amplio de relaciones incluía pobres, vagabundos, leprosos, prostitutas y cobradores de impuestos.

Familia ComiendoEste es el fenómeno de la encarnación encontrado en el Nuevo Testamento, comenzado con Jesús, continuado con la llenura de su Espíritu Santo en sus seguidores – Dios mismo con piel humano.  A través de la amistad, conversación y hospitalidad, la gente recibe el amor de Jesús manifestado en la vida de su pueblo.  Encarnar el ministerio es especialmente poderoso cuando estamos dispuestos a caminar junto a personas que sufren opresión y persecución.  El contenido intelectual del evangelio puede ser comunicado en libros y sermones.  Y es de vital importancia.  Pero el amor de Cristo se experimenta personalmente por gente no alcanzada cuando ellos encuentran este amor en las vidas transformadas de los discípulos de Cristo.  En contextos donde es usualmente difícil hablar del evangelio, buscamos maneras de vivir el evangelio y hacer la verdad.

Jeff: Otra Perspectiva de Misiones por Acceso Creativo

a20fd3de035d24470c23d6f1bb8e0a87-grandeJeff sirve de día como un consultor de negocios en un país cerrado al trabajo tradicional de misiones.  Por la noche y en los fines de semana, Jeff es un codiciado profesor de Biblia.  En el país donde sirve existe una garantía constitucional de libertad religiosa. Pero en la actualidad diaria los cristianos sufren una variedad de acoso y persecución: la policía vigila las casas y arresta y detiene a pastores y evangelistas, confiscando propiedades de casas donde se reúnen cristianos.

Después que Jeff terminó sus estudios en el seminario, el sirvió como pastor asociado en una iglesia mediana.  Además él iba a la escuela medio-tiempo para obtener su título en negocios.  Él tenía 30 años cuando su familia finalmente fue designada a un país en el sureste de Asia.  Pero su extendida preparación lo equipó para especializarse en el ministerio dentro de la ventana 10/40.  Aunque Jeff trabaja tiempo completo como consultor, él todavía se considera misionero de tiempo completo por la junta de misiones de su denominación.  Su trabajo de consultoría es un plataforma – un trabajo que le permite residir dentro del área de acceso creativo y servir a la gente local.London Prayer Vigil

Debido a que los creyentes tienen ningún acceso a profesores de Biblia, la gente como Jeff son de gran demanda.  Él se reúne semanalmente con un grupo de jóvenes creyentes.  Los está guiando a través de estudios básicos de la Biblia, designados a ayudarles a aprender el núcleo de la doctrina cristiana, descubrir sus dones espirituales y conocer como presentar el evangelio a otros.  Jeff se reunirá con este grupo por no más de seis meses, y después los dejará para que crezcan mientras él se mueve a otro grupo similar.  Sus materiales de estudio son simples, fácilmente reproducibles, y escritos en ambas lenguas, la local y el inglés.  Los jóvenes han estudiado inglés en la escuela y se gozan estudiando la Biblia en ambos idiomas.

En otras ocasiones, Jeff se reúne con los líderes de las iglesias durante eventos de entrenamiento intensivo que se realizan en apartamentos, casas rurales, almacenes de fábrica – cualquier lugar que sea razonablemente seguro de los vigilantes.  Los pastores y maestros que asistan entienden que ellos son responsables de tomar lo que han aprendido y pasarlo a otros que podrán enseñar otra vez.  Estos hombres y mujeres son valientes y discípulos comprometidos que están apasionados al cumplimiento de su llamamiento.  Como misionero en el área de acceso creativo, es un honor para Jeff compartir con ellos las bendiciones que recibió como resultado de su educación teológica y su experiencia del ministerio.

Jazmín: Una Perspectiva de Misiones por Acceso Creativo

Biblia NubesJazmín creció en una familia nominalmente Budista en un país donde tenía libertad de religión, aunque en el sistema de creencias los budistas eran mayoría. Durante sus días de universidad, ella estuvo bajo la influencia de clases cristianas y eventualmente aceptó a Cristo.  Su nueva fe causó en Jazmín ver el mundo en un camino totalmente nuevo.  En vez de buscar sólo su seguridad financiera, ella quiso aprender una habilidad que pudiera permitirle servir entre los pobres y la gente con necesidad espiritual de Asia.  Ella amaba la ciencia, y amaba a la gente, entonces ella escogió ser enfermera.

Mientras ella estudiaba la licenciatura en enfermería, también se inscribió en el entrenamiento de discipulado y clases bíblicas en su iglesia local.  Incluso antes de graduarse, ella aplicó a una organización que podía mandarla a servir en un país donde se hablaba su lengua nativa.  Después de unos meses adicionales de entrenamiento y orientación misionera, ella estaba lista para ir.  La cultura, la aduana, y el nuevo hogar de Jazmín le fueron familiares, pero la política opresiva del gobierno sobre expresión religiosa fue completamente nueva y un poco espantosa.

Por varios meses Jazmín trabajó en la comunidad un programa de salud en áreas rurales, enseñando higiene básica, dando vacunas y ocasionalmente ayudando a entregar bebés.  Luego un terremoto golpeó al país.  Todo aquel con habilidades de cuidados de salud fue mandado a la zona afectada por el terremoto, donde ellos asistían con evaluaciones, tratamiento de heridas, y construcción de facilidades médicas improvistas.

El trabajo ha sido agotador, pero Jazmín se sostiene por la convicción que ella fue llevada a ese país por ese propósito – ser los brazos y las manos amorosas de Jesús a las víctimas del desastre. Ella busca la manera de confortar a los pacientes más que con medicina.  Mientras se mueve entre los cotres en las tiendas médicas, ella tararea una canción en voz baja de alabanza a Dios.  Ella ha sido últimamente más audaz en animar a los pacientes por su oración por ellos y les habla del amor y cuidado de Dios para ellos.  Aunque ella sabe que muchos de ellos desconocen totalmente la fe cristiana, ella puede discernir por sus palabras y por sus ojos que son receptivos al amor y confort que ella ofrece.

Jazmín desea poder hacer y decir más, pero está aprendiendo que cuando cuida compasivamente por los cuerpos dolidos de sus pacientes, ella está proporcionando y viviendo una demostración del evangelio; ella está continuando el trabajo que Cristo encarnó en la tierra.

Misión Por Acceso Creativo

Biblia con CandelaEn las próximas entradas estaremos enfocándonos en lo que muchas denominaciones y agencias misioneras han llamado, “Misiones por Acceso Creativo.” Cada entrada se ha escrito por Rick Power, quien pastorea la Iglesia del Nazareno en Honolulu, Hawaii después de haber servido en un lugar de acceso creativo por muchos años.

Desde los viajes misioneros más tempranos de Pablo y Bernabé, el evangelio ha encontrado oposición de parte de las autoridades que percibieron el mensaje cristiano como una amenaza a las estructuras de poder religioso y político.  Podríamos decir que cada lugar nuevo que los misioneros del primer siglo entraron era una área de “acceso creativo.”  Desde entonces hasta la fecha, ministros valientes han estado dispuestos a enfrentar tal oposición, aunque significaba persecución, ostracismo, aprisionamiento, y aun martirio.

Y estas historias de heroismo y sacrificio no se limitan al pasado distante.  Estadísticas del World Christian Database indican que ahora hay actualmente un estimado de 175,000 mártires cristianos cada año alrededor del mundo.  El estimado incluye cristianos locales tanto como misioneros trans-culturales quienes se mueren como resultado de su obediencia a Cristo. Es una cifra asombrosa, sin embargo, no sorprendente cuando consideramos la intensidad de oposición enfrentada por cristianos en muchas partes del mundo.

Misión por acceso creativo es una manera de responder a los desafíos de áreas con acceso restringido o cerrado.  Una buena descripción funcional de misión por acceso creativo incluiría los siguientes elementos:

  • Una manera de conseguir acceso a una área donde métodos tradicionales no son una opción; o visas misioneras no se conceden o condiciones son demasiado peligrosas para personal conocido publicamente como misioneros
  • “Plataformas” se utilizan como un medio de obtener visas de residencia; plataformas son ocupaciones que permiten que personal resida legalmente y trabaje en una área de acceso creativo
  • Debido a que una medida de riezgo está involucrada para creyentes locales y personal misionero, actividades del ministerio a menudo se realizan informalmente y/o en secreto; hay restricciones sobre comunicaciones con respeto al trabajo misionero allí; fotos y detalles sobre personas, lugares, y actividades no se pueden publicar, grabar, ni reportar en ambientes públicos, aun entre iglesias que apoyen desde naciones que envían.

La Historia de Amin

Cuando los jóvenes de Proyecto Isaías regresaron después de pasar dos años en un país del Medio Oriente, la siguiente historia (contada acá por uno de los participantes) me impactó.  Mientras la lees, piensa en algunas preguntas importantes: ¿Qué nos enseña sobre la cultura y el contexto allá en ese país? ¿Qué nos muestra sobre la conversión o métodos de evangelismo allá en ese entorno?

Temprano en nuestro ministerio conocimos a un musulmán que se llama Amin.*  Amin trabajaba en un hospital en la nación donde nosotros estábamos viviendo, pero es originario de otro país árabe y por eso era víctima a veces de algunos prejuicios de parte de su cultura anfitrión.Crescent and Cross

Resulta que Amin empezó a perder su vista y su ceguera llegó a ser muy severa.  Un día recibimos una llamada de parte de uno de los líderes del hospital, quien nos explicó que Amin estaba muy mal y necesitaba ayuda financiera con sus exámenes de vista.  Fui en busca de Amin y al encontrarlo, lo vi con su vista fija al suelo, triste y preocupado.  Luego de que pagamos por los exámenes le expliqué a  Amin, “Tal vez no podemos pagar toda la operación ni tratamiento, pero Dios va a proveer.  Quiero orar por ti, queremos poner tu vida en las manos de Dios.”  Él aceptó y quiso que oráramos por él.

En los siguientes días, decidimos ir a todas las clínicas y pedir que los médicos le atendieran a Amin.  Todo el proceso fue bastante difícil, porque ninguna clínica quería ayudarle a él porque era extranjero.  A la vez, Amin se dio cuenta de que yo siempre andaba con él, dispuesto para ayudar en esos momentos de desesperación y aun rechazo.

Por fin en otra clínica, llegamos y la enfermera preguntó si éramos familia, pero dijimos que sólo éramos amigos.  Desde la perspectiva musulmana, ella dijo que Dios iba a darnos una recompensa grande por las obras que estábamos haciendo por este muchacho.  La clínica acordó en ayudarle a Amin y de hecho la enfermera nos dio un pequeño descuento.

Esa misma noche, Amin no paraba de decirnos con mucha emoción: “Shokran shabab,” lo cual significa, “Muchas gracias, muchachos.”  Desde ese día, todos notaron un gran cambio en Amin – era más feliz, con una actitud más cálida.  Amin había cambiado.

Algunos días después le dije: “Amin, somos tú y yo hermanos en la fe, somos hermanos en Dios.”  Y él sabía que yo era cristiano y se quedó con una gran sonrisa y dijo: “Sí, así es.”

*El nombre real de Amin no se ha usado en este sitio por asuntos de seguridad.

¿Transformación o Conversión?

Jesús y la Samaritana“La mujer le dijo: Señor, dame esa agua, para que no tenga yo sed, ni venga aquí a sacarla.  Jesús le dijo: Vé, llama a tu marido, y ven acá” (Juan 4:15-16).

El pasaje es famoso.  Todos hemos escuchado de la mujer samaritana y cómo Jesús cambió su vida.  Pero, ¿qué nos puede enseñar sobre el evangelismo y el concepto de conversión que debemos tener?

Los discípulos se habían ido y Jesús se encuentra en una situación trans-cultural y un poco incómoda.  Hay tantas normativas de la sociedad que él está rompiendo.  Hombre solo hablando con mujer sola.  Judio hablando con samaritano.  Mesías santo hablando con pecadora y adúltera.  Sin duda, Jesús no está siguiendo las reglas de su cultura ni religión.

Sabemos que por medio de esta interacción trans-cultural la vida de esta mujer se transforma y de hecho, todo su pueblo llega a conocerle y creer en Él (4:39).  ¡Gloria a Dios!  Pero, según nuestros métodos, Jesús no sabía evangelizar bien.  Después de una conversación rara, la mujer empieza a mostrar interés en esta agua viva del cual Jesús habla.  ¡Llegó la oportunidad!  ¡Presenta el evangelio, Jesús!  ¡Ella está apunto de convertirse!  Pero mira de nuevo los versículos 15 y 16.  Cuando ella muestra un deseo de saber más, ¡Jesús le manda que salga!  ¡Nunca hagas esto con un inconverso que quiere más información!  ¿Acaso no le importa a Jesús el alma de ella?

Quizás Jesús tenía un concepto de conversión muy diferente que el nuestro.  Quizás su prioridad era transformación más que conversión.  De hecho, ¿dónde en esta historia dice que la mujer se convirtió? Ella no hizo una oración formal.  En otras palabras, ¿cuándo en este pasaje pasó la samaritana de la muerte a la vida? ¿Fue cuando ella dejó su cántaro y se fue a la ciudad? ¿Durante los dos días que Jesús se quedó allá, quizás?

No sabemos.  Y nos molesta, ¿no? Vemos la conversión como un instante y la Biblia no habla en términos así.  Nuestra cultura de estadísticas y resultados numéricos nos ha condicionado a ver el evangelismo y la conversión de una manera.  Tal vez algunos encuentros trans-culturales (como el de Jesús y la samaritana, o el testimonio de Amin que se compartirá en la próxima entrada) nos pueden mostrar un mejor camino.

Analizando Nuestro Concepto de Conversión

Cross & CrescentComo he compartido en las entradas anteriores, Emily y yo hemos tenido el privilegio de escuchar las historias de los tres jóvenes que participaron en el Proyecto Isaías.  Una cosa que me fascina del ministerio trans-cultural es la manera en la cual el mismo misionero cambia por medio de la experiencia.  Nuestro carácter, nuestra perspectiva del mundo, aun nuestra teología tiene que cambiarse cuando nos encontramos en otra realidad y Dios empieza a enseñarnos nuevas cosas por medio de nuevas personas y nuevas situaciones.

Por ejemplo, hablemos de nuestro concepto de la conversión.  En Latinoamérica nos importa mucho quién está dentro y quién está fuera.  Queremos saber exactamente cuando alguien se convierte y–casi literalmente en nuestras mentes–se tralada del infierno al cielo.  La línea que separa los dos destinos es importante y nos enfocamos bastante en este punto de “conversión.”

Así que no debe sorprender que además nos importan las estadísticas.  ¿Cuantás personas aceptaron en la Campaña evangelística? Si salimos con el Cubo Evangelístico y algunos tratados, la pregunta más urgente es: ¿Y cuántas personas se convirtieron? Nadie quiere evangelizar por mucho tiempo si no se ven resultados inmediatos.  Y resultados en este sentido implican números tangibles–personas que se han movido del infierno a la vida eterna en ese momento.

Hay algunos problemas con esta mentalidad.  Primero, ¿quién decide cuáles personas estarán en el cielo y cuáles no? Nos gozamos en nuestras estadísticas, pero ¿sabemos 100% si la persona que hizo la oración se arrepintió de corazón y va a vivir una vida diferente? Sólo Dios posee un reporte de estadísticas verdaderas.

prayerSegundo, ¿vamos a discipular a tales personas? ¿Por qué nos regocijamos tanto en la supuesta conversión de alguien y no nos dedicamos a su formación como nuevo bebé en Cristo? Quizás aun los wesleyanos y los nazarenos somos más Calvinistas de lo que queremos admitir…

Tercero, ponemos toda la prioridad en el instante de la conversión y no en el proceso.  En las próximas entradas vamos a reflexionarnos sobre Juan 4 y una “conversión” de un musulmán por medio del ministerio de los jóvenes en Proyecto Isaías.  Aunque nos gustaría poder indicar exactamente cuando tal hombre se movió de la muerte a la vida, es difícil señalar tal momento.  La cultura y el contexto árabe requieren que miremos la conversión por lentes diferentes…

A %d blogueros les gusta esto: