Jazmín: Una Perspectiva de Misiones por Acceso Creativo

Biblia NubesJazmín creció en una familia nominalmente Budista en un país donde tenía libertad de religión, aunque en el sistema de creencias los budistas eran mayoría. Durante sus días de universidad, ella estuvo bajo la influencia de clases cristianas y eventualmente aceptó a Cristo.  Su nueva fe causó en Jazmín ver el mundo en un camino totalmente nuevo.  En vez de buscar sólo su seguridad financiera, ella quiso aprender una habilidad que pudiera permitirle servir entre los pobres y la gente con necesidad espiritual de Asia.  Ella amaba la ciencia, y amaba a la gente, entonces ella escogió ser enfermera.

Mientras ella estudiaba la licenciatura en enfermería, también se inscribió en el entrenamiento de discipulado y clases bíblicas en su iglesia local.  Incluso antes de graduarse, ella aplicó a una organización que podía mandarla a servir en un país donde se hablaba su lengua nativa.  Después de unos meses adicionales de entrenamiento y orientación misionera, ella estaba lista para ir.  La cultura, la aduana, y el nuevo hogar de Jazmín le fueron familiares, pero la política opresiva del gobierno sobre expresión religiosa fue completamente nueva y un poco espantosa.

Por varios meses Jazmín trabajó en la comunidad un programa de salud en áreas rurales, enseñando higiene básica, dando vacunas y ocasionalmente ayudando a entregar bebés.  Luego un terremoto golpeó al país.  Todo aquel con habilidades de cuidados de salud fue mandado a la zona afectada por el terremoto, donde ellos asistían con evaluaciones, tratamiento de heridas, y construcción de facilidades médicas improvistas.

El trabajo ha sido agotador, pero Jazmín se sostiene por la convicción que ella fue llevada a ese país por ese propósito – ser los brazos y las manos amorosas de Jesús a las víctimas del desastre. Ella busca la manera de confortar a los pacientes más que con medicina.  Mientras se mueve entre los cotres en las tiendas médicas, ella tararea una canción en voz baja de alabanza a Dios.  Ella ha sido últimamente más audaz en animar a los pacientes por su oración por ellos y les habla del amor y cuidado de Dios para ellos.  Aunque ella sabe que muchos de ellos desconocen totalmente la fe cristiana, ella puede discernir por sus palabras y por sus ojos que son receptivos al amor y confort que ella ofrece.

Jazmín desea poder hacer y decir más, pero está aprendiendo que cuando cuida compasivamente por los cuerpos dolidos de sus pacientes, ella está proporcionando y viviendo una demostración del evangelio; ella está continuando el trabajo que Cristo encarnó en la tierra.

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (14 años) y Sydney (12 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 24 agosto 2009 en Compasión y Justicia, El Mundo Hoy, La Misión y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: