Archivos Mensuales: noviembre 2009

¿Cuándo Puedo Obtener la Entera Santificación?

bellezaPregunta: ¿Cuándo puedo obtener la Entera Santificación? ¿Ahora o en el cielo?

Respuesta: Aunque para muchas personas es incompresible que podamos ser librados de la naturaleza pecaminosa en este mundo, la Biblia es muy clara y contundente en este aspecto.  Podemos obtener la entera santificación ahora, en esta vida.  Solamente debemos estar conscientes de la necesidad de ella en nuestra vida y desearla.

El apóstol Pablo, escribiéndoles a los efesios les recuerda que fuimos escogidos en Cristo antes de la fundación del mundo para que fuésemos santos (1:4).  ¿Cuándo fuésemos santos? En el presente.  Para los efesios en el tiempo que Pablo les escribió.  Para nosotros en nuestro tiempo.

Y en el capítulo 4 de la misma carta Pablo les manda a vestirse del nuevo hombre creado en justicia y santidad (4:24), a lo que luego agrega una serie de enseñanzas prácticas derivadas de la nueva manera de vivir: la vida de santidad.  Todo esto no es para nuestra vida en el cielo sino para nuestra vida aquí y ahora.

*Escrito por Ulises Solís, misionero salvadoreño y Coordinador de la MNI y MEDD para el Área MAC Central (Heraldo de Santidad, Vol. 63, Núm. 1)

Samuel, ¡¿Qué Estás Haciendo?!

Samuel Zapatos 2La foto de arriba parece muy ordinaria.  Pero representa una expresión del servicio que no pronto voy a olvidar.  Déjame explicar.

Yo andaba en Xalapa, México en Junio 2009 y tuve el privilegio de servir bajo el liderazgo de Maddai González, la Coordinadora de Misión Mundial MAC para el área México Centro-Sur.  Estábamos entrenando a un grupo de jóvenes en evangelismo, ministerio con niños, etc. Incluso, habíamos comenzado a visitar algunos lugares estratégicos para servir y evangelizar en los mercados y calles.

En el camino, pasamos por una calle donde había llovido mucho y yo me encontré hundiendo en lodo.  Llegamos a la casa de Maddai donde su mamá tenía preparada una enorme y sumamente rica comida.  Dejamos nuestros zapatos en la entrada y ellos me dieron unas chancletas mientras comíamos.Samuel Zapatos 1

Al terminar el descanso, salimos de la casa y el hermano de Maddai, Samuel, estaba hincado en el patio con la manguera.  ¡Él estaba lavando mis zapatos!  Debo recalcar que los zapatos eran asquerosos, sucios, y–ahem–apestaron del sudor de las actividades de la semana.  Además Samuel estaba en su ropa normal, ensuciándose bastante.  Y no estaba lavándolos a medias; ¡mis zapatos nunca habían brillado tanto antes!  Yo no había pedido que lo hiciera, ni él me había dicho que lo iba a hacer.  Sólo salió de la casa, se hincó, y comenzó a lavar.

Yo sé que hoy en día (gracias a Dios), no practicamos el hábito de lavar los pies de los demás.  Hablamos mucho de la historia en Juan 13 y la usamos como un EJEMPLO de cómo debemos servir a otros.  Raras veces nos encontramos en una situación donde lo que Jesús hizo a sus discípulos se refleja tan explícitamente en un acto real de alguien hoy día.

Así que, Samuel, mi hermano, me enseñaste mucho sobre la santidad.  Cuando empecé a tomar fotos, te parecía raro.  Lo que estabas haciendo no fue gran cosa, fue lo normal según tu perspectiva.  Cuando yo estaba descansando después de servir, tú decidiste seguir sirviendo.  Te aprecio y te agradezco mucho, mi hermano.

“Como había amado a los suyos…los amó hasta el fin” (Juan 13:1).Samuel y Scott

Bajo la Influencia

*Todo el mes de noviembre estamos enfocándonos en la santidad.  La siguiente entrada es una analogía parafraseada compartida por Dr. Oliver Phillips durante la Cumbre de Santidad en San José, Costa Rica el 30 de Octubre 2009.  Dr. Phillips es el Director de Ministerios Multi-culturales en EEUU y Canadá para la Iglesia del Nazareno.

“No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu” (Efesios 5:18).

Dr. Oliver Phillips predica con su traductor Giovanni Monterroso durante la Cumbre de Santidad en San José, Costa Rica (30 Octubre 2009)

Dr. Oliver Phillips predica con su traductor, Giovanni Monterroso, durante la Cumbre de Santidad en San José, Costa Rica (30 Octubre 2009)

¿Por qué en las Escrituras hay tanta relación entre el Espíritu Santo y el alcohol?Cuando predicamos de este versículo en Efesios, enfatizamos la última parte, y así debe ser.  Cuando enseñamos sobre Hechos 2, resaltamos otros aspectos del pasaje, y sí, son importantes.  Pero en los dos pasajes, para evitar la incomodidad quizás, ni mencionamos esta relación explícita entre el alcohol y la llenura del Espíritu.

“Mas otros, burlándose, decían: Están llenos de mosto” (Hechos 2:13).

En varios de nuestros países, hay leyes contra manejar bajo la influencia de alcohol.  Es peligroso y el castigo a menudo no es una multa sino encarcelamiento.  En muchos casos, cuando la policía detiene un automóvil, le hace una prueba de alcohol para determinar la cantidad consumida que esté presente en la sangre del chofer.  El aparato que se usa para el test se llama una alcoholemia (o alcoholímetro).  Cuando una persona respira en la alcoholemia, se registra si el chofer ha manejado bajo la influencia o no.

¿Y cómo puede el mundo detectar si estamos viviendo “bajo la influencia” del Espíritu Santo? Si vivimos bajo su influencia, somos peligrosos en algún sentido, ¿no es cierto? No nos parecemos al mundo.  Somos diferentes por amar y obedecer a Dios radicalmente, hasta tal punto que otros notan la gran diferencia–la gran influencia de Él en nuestras vidas.

Y qué interesante que el Espíritu se refiere como viento y aliento en las Escrituras.  Si el Espíritu Santo está respirando en nosotros, ¡todos se darán cuenta de que estamos viviendo “bajo la influencia” divina y sobrenatural!

¿Cómo Se Ve la Santidad?

¿Has hecho antes una búsqueda de imágenes en google? Es un proceso frustrante y a veces peligroso, ¿no? Como sabes, muchas veces busco fotos del internet que expresan sin palabras lo que intento exponer con palabras por medio de este blog.  Aunque una búsqueda de imágenes puede llevar tiempo, vale la pena cuando por fin se encuentra algo que respalde el mensaje de la entrada.

Todas las entradas de este mes de noviembre tienen que ver con la santidad.  Así que empecé a buscar fotos que tenían que ver con “santidad.”  Si lo intentas, vas a encontrar un montón de imágenes del Papa, del Dalai Lama, de varios líderes a los cuales se refieren como “Su Santidad.”  Por supuesto no es la imagen de santidad que creemos y proclamamos como nazarenos.  Cambiemos la búsqueda entonces.

Comencé a buscar con las palabras “Santidad, entrega total” o “rendición total,” etc.  Aunque salió mejor, casi todas las fotos tenían que ver con una persona sóla hincada, orando, etc.  Bajé algunas de estas imágenes y las he usado.  Desde mi perspectiva ellas muestran una parte importante de lo que significa consagrarnos y santificarnos.

Pero muchas veces nuestra perspectiva de la santidad es así, ¿verdad? Es algo entre Dios y yo.  Es algo que se obtiene y se expresa en un momento precioso en el altar.  Santidad según este énfasis se demuestra más en la iglesia que en la escuela o el empleo.  Se expresa más arrodillado que caminando.  Se compruebe a solas más que con gente en la vida cotidiana.

jesus_ama_al_projimo

Cambié las palabras de la búsqueda a “Amor al prójimo” y “santidad en comunidad.”  Empecé a encontrar fotos muy diferentes.  Esta me llamó la atención bastante.

¿Qué opinas? ¿Cómo se ve la santidad en la vida diaria, con gente difícil, fuera de nuestro templo de seguridad? ¿Qué imagen escogerías para representar la santidad? ¿Cuál es la imagen que estás mostrando a este mundo necesitado?

“¿Quién, pues, de estos tres te parece que fue el prójimo…?” (Lucas 10:36).

“Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor” (Hebreos 12:14).

Cuando el Espíritu Te Llena…

Juan Wesley dijo que te suceden 3 cosas cuando el Espíritu Santo te llena (o cuando estás lleno del Espíritu Santo):

  1. Dios reorienta tu vida.  Donde antes había una tendencia a pecar o a no seguirle a Dios, ahora hay una tendencia, una inclinación hacia hacer Su voluntad.  ¡Cumplir con Sus deseos y mandatos llega a ser más normal que cualquier otra alternativa!  “Esparciré sobre vosotros agua limpia y seréis purificados de todas vuestras impurezas, y de todos vuestros ídolos os limpiaré.  Os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros. Quitaré de vosotros el corazón de piedra y os daré un corazón de carne.  Pondré dentro de vosotros mi espíritu, y haré que andéis en mis estatutos y que guardéis mis preceptos y los pongáis por obra” (Ezekiel 36:25-27).
  2. Dios restaura su propia imagen en tu vida. Dios nos creó a su imagen y la caída de humanidad por medio de Adán y Eva la oscureció.  Sin embargo, ¡Dios es más poderoso que el pecado y ahora Él nos restaura y nos hace como Su mismo hijo, Jesucristo!  “…y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno…” (Colosenses 3:10).
  3. Dios te da una pasión por amar a Dios y a su prójimo.  Lo que Dios hace en ti no debe–ni puede–permanecer adentro.  Su visión es la nuestra y Su pasión por la gente ahora reside en nosotros.  El amor no es amor si no se expresa en una forma palpable en este mundo.  “Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu…amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro” (1 Pedro 1:22).

Empujando el Carro

push-the-car*Todo el mes de noviembre estamos enfocándonos en la santidad.  La siguiente entrada es una analogía parafraseada compartida por Dr. Roberto Hodgson durante la Cumbre de Santidad en San José, Costa Rica el 30 de Octubre 2009.  Dr. Hodgson es el Director de Ministerios Hispanos en EEUU y Canadá para la Iglesia del Nazareno y es originario de Nicaragua.

Cuando venimos a Dios, arrepintiéndonos del pecado, Él nos regala algo inmerecido y eterno–la salvación.  Es un don nuevo, y a todos nos gustan los regalos nuevos, ¿verdad?

Es como si ahora el Dios soberano estuviera obsequiando un nuevo automóvil–pero uno de los mejores, del último modelo.  Todos ven la diferencia entre nuestro carro nuevo y el carro viejo (2 Cor. 5:17).  Y estamos super-felices, por supuesto.

Sin embargo, cualquier carro, nuevo o viejo, requiere combustible.  La gasolina es el respiro para el auto y sin ella el carro no anda.  Creo que algunos de nosotros hemos experimentado los efectos de una falta de combustible en nuestros carros.  Literalmente, me he encontrado sin combustible en la carretera, tan cerca de la próxima gasolinera.  Me tocó en ese caso bajarme del auto y empezar a empujar con vergüenza mientras otros choferes pasaban a alta velocidad mirando.  Yo puedo tener el mejor modelo del año, un carro limpio y brillante.  Pero si no sigo echando combustible, voy a terminar avergonzado y sin llegar al destino final.

¿No es así con nuestras vidas espirituales? El libro de Hechos nos comenta que repetidas veces los cristianos fueron llenados del Espíritu Santo.  Había un Día de Pentecostés, pero el Espíritu Santo seguía derramándose sobre los creyentes vez tras vez en la Iglesia primitiva.  Algunos escritores han dicho que necesitamos como cristianos un “Pentecostés” diario para poder vivir en victoria y hablar con denuedo el evangelio (Hechos 4:29-31).

Todo esto lo sabemos.  Pero vivimos como si no fuera cierto en nuestras vidas.  Con tanta prisa y nuestras agendas apretadas, ¿qué sufre? Nuestra relación con el Señor.  Por un corto tiempo podemos andar sin el tanque lleno, pero muy pronto seremos descubiertos.  ¡Que vergüenza es poseer este carro nuevo y tener que empujarlo por falta de combustible!

11242_100778203280474_100000448846799_19649_3227810_n

Muchas personas responden al llamado después del sermón del Dr. Roberto Hodgson durante la Cumbre de Santidad (30 Octubre 2009)

Cojeando Como Él

father-and-son*Todo el mes de noviembre estamos enfocándonos en la santidad.  La siguiente entrada es una historia parafraseada compartida por Dr. Brian Wilson durante la Cumbre de Santidad en San José, Costa Rica el 31 de Octubre 2009.  Dr. Wilson es el Superintendente del Distrito Chicago Central pero creció como hijo del misionero Allen Wilson en Costa Rica y Guatemala.  Además sirvió como misionero nazareno por muchos años en Sudamérica.

Dr. Wilson comparte que cuando era niño, recuerda haber acompañado a su padre en sus viajes misioneros por las montañas de Guatemala.  Allen Wilson caminaba semana tras semana, visitando pueblos y aldeas y plantando iglesias.  Mientras él subía las montañas, hablando con la gente de Jesús, Brian le seguía, observando y a veces llevando materiales.

Años después Brian salió del campo misionero y la casa de sus papás para asistir a Olivet Nazarene University en Kankakee, Illinois, EEUU.  La universidad decidió crear un equipo de fútbol que jugaba contra otras universidades y, aunque Brian no se consideró gran cosa, había jugado mucho en los callejones de Centroamérica, y la universidad le seleccionó para formar parte del primer equipo.balon_futbol

Después de algunas prácticas y partidos, algunos de sus amigos empezaron a preguntarle sobre su cojera.  “¿Estás lesionado?” le preguntaron a Brian mientras salía de su dormitorio para ir a la clase.  Siempre a Brian le extrañaba porque él se sentía bien.  De hecho, se molestó un poco porque desde su perspectiva estaba caminando normal.

Sin embargo, después de escuchar los muchos comentarios de sus amigos, Brian empezó a evaluar la situación de nuevo.  “¿Me lastimé en alguna jugada hace tiempo?” “¿Fue algo que me sucedió en el campo antes de mudarme para los Estados Unidos?”

Cuando empezó a pensar así, recordaba los viajes evangelísticos con su papá.  Como tenía que ir al paso de su papá, Brian aprendía a caminar como él.  Hacía años que su papá se había lastimado y cojeaba muy sutilmente desde entonces.  Brian había pasado tanto tiempo con su padre que, sin haberse dado cuenta, empezó a caminar como él.

Esta historia me hace reflexionar en nuestra relación con Cristo.  ¿No es la vida de santidad así?

Entre más tiempo andamos con nuestro Papá, más seremos como él.

La Pauta, La Posibilidad, y La Promesa

11242_100778196613808_100000448846799_19647_7208897_n

Mucha Gente Responde al Llamado durante la Cumbre de Santidad en San José, Costa Rica

*Todo el mes de noviembre estaremos enfocándonos en la santidad.  La siguiente entrada son las notas que yo tomé durante el último sermón de la Cumbre de Santidad en San José, Costa Rica (31 Octubre 2009), compartido por Dr. Brian Wilson, Superintendente del Distrito Chicago Central.  Recuerda que este no es su bosquejo oficial; son mis propias notas de esa prédica maravillosa.  Quizás te pueden servir en tu ministerio o vida personal…

La Pauta, La Posibilidad, y La Promesa

1 Tesalonicenses 1:2-10;  5:12-24

Dr. Brian Wilson

31 de Octubre 2009          San José, Costa Rica

A. La Pauta

  1. “Nuestro evangelio no llegó a vosotros en palabras solamente, sino también en poder, en el Espíritu Santo, y en plena certidumbre…” (1 Tes. 1:5).
  2. Dios nunca pide algo de nosotros sin que también provea los recursos para hacerlo.

B. La Posibilidad–Entera Santificación

  1. “Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma, y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo” (1 Tes. 5:23).
  2. Presencia: Mientras Él nos llena y caminamos con Él, llegamos a ser como Él.
  3. Pureza: Como el fuego purifica el oro, el Espíritu Santo continuamente nos limpia de toda impureza.
  4. Poder: para proclamar el evangelio con denuedo, pero también para gozarse en medio de tribulaciones.
  5. La presencia, la pureza, y el poder no siempre se evidencian en grandes prodigios y señales, sino que en momentos quietos de dificultad y/o normalidad.

C. La Promesa

  1. “Fiel es el que os llama, el cual también lo hará” (1 Tes. 5:24).
  2. Si entregamos todas las llaves de la casa (de la vida) a Él, nos promete que va a santificarnos por completo.  No en la vida más allá, sino ahora mismo.
  3. Hemos visitado la Cumbre, pero recordemos que la santidad tiene más que ver con el valle que con la cumbre.

    14640_101567729868188_100000448846799_42354_4074449_n

    Dr. Brian Wilson predica en el servicio de clausura durante la Cumbre de Santidad en San José, Costa Rica (31 Octubre 2009)

A %d blogueros les gusta esto: