La Caída del Muro

Por la noche el 9 de noviembre 1989 yo miraba con mis padres las noticias.  Yo era adolescente de 12 años y no entendía todo lo que estaba viendo, pero recuerdo que mi papá no dejaba de sacudir la cabeza y decir «wow, » asombrado (y contento) por lo que estaba sucediendo en Alemania.

Hace veinte años se cayó el muro de Berlín, y ahora estoy recordando las imágenes y las reacciones de gente alrededor del mundo.  Pero también me hace pensar en nuestras vidas cristianas.  Proclamamos y cantamos con alegría que Dios nos ha liberado y que el muro se ha caído.  ¡Somos sus hijos!  Pero veo que muchos vivimos como si el muro todavía existe.  Vidas de derrota, de ineficacia, y de fracaso pecaminoso día tras día.  Nuestros sermones y canciones dicen que somos libres mientras nuestras vidas testifican que estamos en cadenas y el muro todavía está.

Lee los siguientes versículos de Gálatas 4 y 5.  ¿Qué quiere decirnos Pablo? Si el muro se ha caído, amados, por favor no volvamos a construirlo.

Gálatas 4:3-7, 9, 11; 5:1

«Así también nosotros, cuando éramos niños, estábamos en esclavitud bajo los rudimentos del mundo.  Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos.  Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡¡Abba, Padre!!

Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo.

Mas ahora, conociendo a Dios, o más bien, siendo conocidos por Dios, ¿cómo es que os volvéis de nuevo a los débiles y pobres rudimentos, a los cuales os queréis volver a esclavizar? Me temo de vosotros, que haya trabajado en vano con vosotros.

Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud.»

2 comentarios sobre “La Caída del Muro

Agrega el tuyo

  1. DIOS NOS DIO LA LIBERTAD DE CREES QUE LO QUE QUEREMOS, PERO TAMBIEN RECORDEMOS QUE NOS HA DEMOSTRADO SU AMOR DE INFINIDAD DE MANERAS.. EL MURO DE BERLIN FUE UNA DIVISION, Y NOSOSTROS NO DEBEMOS DE CONSTRUIR UN MURO ENTRE DIOS Y NOSOTROS, SI NO AL CONTRARIO DERRIBAR Y PUBLICAR AL MUNDO SU GRANDEZA Y AMOR.

  2. Pienso en la cruz: ese símbolo cristiano que ya cada vez usamos con menos frecuencia, especialmente en los círculos protestantes y evangélicos. [Incluso ahora ya nos parece inconcebible una «teología de cruz», y en vez de eso, sólo predicamos la «teología de gloria».]
    Pero el símbolo la cruz nos desafía: nuestro accionar debe ser hacia los dos extremos de la cruz, hacia los dos extremos de la vida, tanto a la derecha como a la izquierda, como el la cruz: tanto a quienes apreciamos (Rom 1.8) como a quienes no comparten nuestra fe (I Jn 2.9-11), a quienes nos parecen ‘adecuados’ para amar y también a quienes la misma humanidad los considera inadaptados sociales
    Y esto, a propósito de la celebración de la caída del muro de Berlín, es algo que debemos tomar en cuenta.

    Un abrazo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: