Archivos diarios: 10 marzo 2010

Una Verdadera Iglesia Global

*En las entradas de estos días estoy publicando extractos del Reporte de los Superintendentes Generales en la Junta General hace tres semanas en Lenexa, Kansas, EEUU.  Creo que es sumamente importante leer y recibir estas palabras para que nos ayuden en nuestras vidas y ministerios.  Si quieres todo el reporte en español, haz clic acá: Reporte JSG Febrero 2010.

Nuestra 27ma Asamblea General fue un evento histórico. ¿Estaba usted presente allí el 30 de junio del 2009, o estaba observando la cobertura por Internet cuando los delegados eligieron al primer superintendente general no-anglo-sajón, el Dr. Eugénio Duarte, de Cabo Verde? ¿Sabía usted que en el mismo día de la elección del Dr. Duarte, el presidente de Cabo Verde interrumpió la sesión del parlamento para anunciar que un hijo de Cabo Verde había sido electo superintendente general en la Iglesia del Nazareno?  El parlamento se puso de pie con aplausos y aprobó una resolución felicitando al Dr. Duarte.

El Señor está dirigiendo hacia adelante los pasos de la iglesia, asignando a líderes espirituales de capacidad…

…Nuestro deseo de llegar a ser una iglesia que hace discípulos, y una comunidad internacional de fe en la tradición de santidad-wesleyana, es cada día más una realidad más cercana.

Para proveernos perspectiva, una tercera parte de los nazarenos viven en los Estados Unidos de América. Dos terceras partes viven en África, Asia-Pacífico, Canadá, el Caribe, México, América Central y Panamá, Eurasia, y Sudamérica.

¿Qué implicaciones tiene esto para la denominación en cuanto a su teología, su identidad, su liderazgo, el Manual, sus relaciones interpersonales, y sus finanzas?

Para responder a esta pregunta, la JSG ha recomendado una Comisión sobre el Futuro Nazareno. Es necesario que se lleve a cabo un diálogo intencional y seguido en cuanto al rumbo que está tomando la denominación y cómo llegaremos a nuestro destino. El formar el futuro implica el tomar decisiones en cuanto a lo que mantendremos intacto, lo que vamos a añadir, y lo que necesitamos abandonar.

Pero hacemos abundantemente claro este punto: no vamos a cambiar el mensaje.

Somos una iglesia Cristiana, una iglesia de Santidad, y una iglesia Misional. Tampoco abandonaremos la misión. Seguiremos “haciendo discípulos semejantes a Cristo en las naciones.”

A %d blogueros les gusta esto: