Archivos diarios: 8 octubre 2010

Los Doce Elementos Claves de un Misionero Nazareno (V y VI)

Los encargados de Misión Global y de Mobilización para la Iglesia del Nazareno han desarrollado una lista de 12 elementos que la Iglesia del Nazareno cree como claves en “La Formación del Misionero Nazareno”.  Esta fue desarrollada para dar al candidato misionero una manera de medir su buena disposición al servicio, reconocer las áreas de experiencia o para entrenarse en lo que necesita.  Debemos mencionar que las entradas relacionadas con los 12 elementos han sido escritas por David Cooper, Director de Mobilización para la Iglesia del Nazareno Global.

5. Experiencia trans-cultural y adaptabilidad

¿Eres el tipo de persona que busca oportunidades para experimentar otras culturas? Tener un espíritu aventurero y flexible ayuda en la superación de tiempos difíciles, cuando no estamos seguros de cómo reaccionar.

¿Cómo saber si tiene esas características? La única manera de saberlo es a través de la experiencia personal de estar en otro país o cultura.

Desarrollar la habilidad de idiomas, es la clave en la contextualización de uno mismo en la otra cultura.  Conocer el lenguaje común de una cultura es el puente hacia compartir nuestra fe de una manera personal.

Vivimos en días donde el mundo es pequeño y los viajes internacionales son más comunes.  En la búsqueda de estas oportunidades, un candidato a misionero amplia su visión del mundo y adquiere experiencia que no se puede enseñar en un aula.

6. Participación en la iglesia

La participación de una persona en la iglesia en diversos contextos, le proporciona experiencia de liderazgo y conocimientos necesarios. Un candidato a misionero debe participar plenamente en su iglesia local.  Tener experiencia de primera mano en cómo funciona la iglesia local, es algo importante antes de trabajar con la iglesia a nivel distrital, regional, mundial o ya en el campo.

Es probable que a su pastor se le pidan referencias sobre usted.  El tema de “comportamiento cristiano” será un tema de debate, cuando se le pida a su pastor sobre sus contribuciones a la iglesia local. Participar exitosamente en los ministerios de la iglesia puede reflejar en gran medida cómo se ve su buena disposición para una tarea misionera.

Nuestra responsabilidad comienza por estar disponibles y buscar suplir las necesidades de la iglesia.

Es importante entender que cada cristiano es un trabajador en progreso.  Estos elementos esenciales son áreas para mejorar y construir sobre la experiencia y la educación, con el fin de estar preparados para el ministerio.  No importa por cual camino nos lleve el Señor, el desarrollo personal en estas áreas es clave.

A %d blogueros les gusta esto: