Archivos Mensuales: junio 2011

Estadísticas Religiosas

El mundo actual es un mundo sumamente religioso.  Si vemos las estadísticas, será necesario iniciar con la lista de religiones populares en el mundo. Entre ellas están los ateos y no religiosos, como también nuevas religiones (no mencionando cada una). Estas han crecido durante el transcurso de décadas, algunas han aumentado en miembros, otras disminuido y desde luego han surgido nuevas.

Esta lista muestra en números aproximados, la cantidad de practicantes y/o seguidores que tiene cada religión:

Religiones Mediados 2009  
Cristianos                 

2,271,727,000

Musulmanes             

1,449,614,000

Hindúes                           

913,455,000

No religiosos               

773,947,000

Budistas                      

387,872,000

Ateos                           

148,346,000

Religiones Nuevas      

106,183,000

Judíos                           

15,088,000

Tal vez te sorprenda de que los cristianos sean los primeros en la lista con el mayor número de creyentes.  Pero compara esto: De los 6.8 billones de personas que somos en el mundo, de ese 100%, los cristianos son aproximadamente el 33%, tomando en cuenta que este dato incluye a Católicos, Testigos de Jehová, Mormones, adventistas y algunas otras.

Hay aproximadamente 238 países en el mundo.  Por año se agregan 20.7 millones al cuerpo de Cristo y llegan a ser 19.5 millones, por año, los que se unen como miembros.  Aproximadamente por año se abren 50,000 nuevas iglesias.  Alaba a Dios por el crecimiento del evangelio, pero no olvides que falta mucho todavía por hacer.

Volvamos al 33% de cristianos y analice ahora la siguiente gráfica que la página electrónica de Gordon-Conwell Theological Seminary muestra en la sección de Global Data (Datos Globales).  Esta gráfica religiosa muestra el proceso de evangelización a nivel mundial.

Para una mejor explicación de cómo avanza el evangelio en el mundo, los investigadores de Gordon-Conwell dividieron al mundo en tres, “A”, “B” y “C”.  El mundo “C”, llamado “El mundo cristiano” lo integran países donde la religión oficial, o más practicada es la cristiana. Los mundos “A” y “B” contienen los países que no son mayormente cristianos. Específicamente en el mundo “B” se ubican los países que han sido evangelizados pero no se ha visto respuesta. En el mundo “A” están aquellos donde el evangelio definitivamente no ha entrado. Estos países se colocan verticalmente de acuerdo a un modelo numérico a la escala de la evangelización. Para ilustrar el diagrama, están algunos nombres de países colocados de acuerdo a la mayor cantidad de habitantes.

Pero, ¿Qué es lo que verdaderamente dice el diagrama? ¿Qué información extra puede darnos? Analiza y piensa si los siguientes puntos son parte de la información extra que quiere decir el diagrama del “Mundo A, B, C”.*

©2001 World Christian Trends, William Carey Library, David Barrett & Todd Johnson   http://www.gcts.edu/sites/default/files/gd34.pdf

1.- En el mundo “C”, donde en su “totalidad es cristiano”, ¿Verdaderamente son todos los habitantes cristianos? ¿Todos han sido evangelizados? ¿Ya no es necesario hacer nada por evangelizar a los países “cristianos”? ¿Qué diferencia hay entre practicar el cristianismo y ser un verdadero cristiano?

El mundo “C” informa que los misioneros anteriores han hecho su trabajo.  Ahora, aquellos que recibieron el evangelio tienen la tarea de expandirlo en su comunidad, ciudad y país.  Hay mucho trabajo que hacer en mundo “C” todavía.

2.- Si los países que se encuentran en los mundos “A” y “B” no han sido todos evangelizados, ¿Conoces a misioneros que sirven en esos países, y oras por ellos? ¿Qué estás haciendo por aquellos que están lejos de tu alcance para evangelizarlos? ¿Estarías dispuesto a ir? Y si no puedes, ¿estás haciendo algo al respecto? ¿Apoyas a misiones con tus oraciones y finanzas?

*Today’s Global Mission: That Status of World Evangelization in AD 200: From World Christian Trends – AD 30-AD 2200 by Barrett, David B. and Todd M. Johnson, page 52.  Used with permission by William Carey Library, 1605 E. Elizabeth St., Pasadena, CA 91104

La Pobreza Extrema Nos Confronta

En estos días estamos hablando de estadísticas que nos informan sobre el estado del mundo actual.  Hoy comencemos a conversar sobre el concepto de pobreza.  Podemos referirnos a pobreza en la educación, con respecto a salud, alimentación, etc.  Sin embargo, una definición debe ayudarnos:

Pobreza es “una situación o forma de vida que surge como producto de la imposibilidad de acceso y/o carencia de los recursos para satisfacer las necesidades físicas y espirituales básicas humanas que inciden en un desgaste del nivel y calidad de vida de las personas, tales como la alimentación, la vivienda, la educación, la asistencia sanitaria o el acceso al agua potable. También se suelen considerar la falta de medios para poder acceder a tales recursos, como el desempleo, la falta de ingresos o un nivel bajo de los mismos. También puede ser el resultado de procesos de segregación social o marginación”. [1]

Pobreza es la carencia de los recursos básicos para satisfacer necesidades físicas y espirituales.  Noten que el concepto toma en cuenta el área espiritual.  Entonces, no sólo hay gente pobre de recursos materiales sino también espirituales.  Pero por el momento solo vamos a presentar información con respecto a necesidades materiales, o correctamente dicho, necesidades básicas de importancia como el agua y salud.

Las estadísticas dicen que más de 1.000 millones de personas viven actualmente en la pobreza extrema ganando menos de un dólar al día, siendo el 70% mujeres.  Más de 1.800 millones no tienen acceso a agua potable.  1.000 millones carecen de vivienda común, 840 millones de personas están mal nutridas y 200 millones de ellos son niños menores de cinco años.

880 millones de personas no tienen acceso a servicios básicos de salud y 2.000 millones de personas carecen de acceso a medicamentos esenciales.

La mayor parte de la población en pobreza se encuentra en los países donde el evangelio no ha llegado o no ha sido bien recibido.  Sin duda los misioneros que entran esos países tienen que preocuparse por las necesidades físicas tanto como las necesidades espirituales.

¿Qué diferencia hacen estas estadísticas en nuestras vidas diarias o ministerios actuales? Si Jesús mismo dijo que siempre tendremos pobres con nosotros (Mt. 26.11; Marcos 14:7; Juan 12:8; y citando Deut. 15:11), ¿cuál es la responsabilidad de la iglesia en cuanto a suplir las necesidades físicas y económicas de la gente?

Las Estadísticas nos Hablan

Para conocer la situación actual de desequilibrio en el mundo en temas referentes a pobreza, analfabetismo, religiones y el crecimiento del evangelio, es necesario presentar estadísticas que evidencien y reflejen la gran responsabilidad de la iglesia de situar el evangelio en todas las naciones.

Las estadísticas nos ayudarán a aterrizar de lo general hasta lo particular — es decir, desde el mundo, nuestros países, ciudad y comunidad. De esa manera se podrá trabajar con mayor conciencia de que estamos haciendo lo que Jesús hizo: predicar la palabra y servir a la gente.

A veces las estadísticas son buenas para alarmar, o simplemente no son de mucho agrado, ¿verdad? Sin embargo, nos hacen surgir inquietudes y nos retan como iglesia, lo cual es bueno e importante.

 Por ejemplo, la estadística más básica quizás nos dice que 6,828,157,000 personas están viviendo en este mundo.  La mitad de esta población vive en contextos rurales y la otra en ciudades urbanas.  Si vemos el cambio de estas cifras en las últimas décadas, notamos que las ciudades están creciendo. ¿Cuáles son las implicaciones del movimiento de mucha gente distribuida en un espacio, a ciudades gigantes sin suficientes viviendas ni empleos?

Las estadísticas nos dan esa información, pero es ahora cuestión de analizarlas.  Por ejemplo, actualmente hay un total de 1,100,767,000 analfabetas en el mundo.  ¿Qué te dice ese número? ¿Es sólo un número? Tal información nos puede decir por lo menos que:

  • Más gente sabe leer y que tendrá la posibilidad de encontrarse con una Biblia y al leerla, conocer a Jesús y su amor;
  • Hay un gran número de gente que no puede leer y allí se ofrece una gran oportunidad para la iglesia a ayudarles, enseñarles, y ministrarles de forma integral.

En las siguientes entradas estaremos hablando de cifras y estadísticas.  Ellas describen nuestro mundo y nos pueden enseñar cosas importantes como líderes misionales y servidores de nuestros compañeros alrededor del mundo.  Es el deseo de los creadores de este blog que en los próximos días podamos enterarnos del estado actual del mundo mientras también comencemos a evaluarnos como iglesia en la luz de estas realidades asombrosas.

Campamento de Orientación Misionera: Xilitla, San Luis Potosí

Sus Mandamientos no Son Pesados

“Vengan a mí todos ustedes, los agotados de tanto trabajar, que yo los haré descansar.  Lleven mi yugo sobre ustedes, y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallarán descanso para su alma; porque mi yugo es fácil, y mi carga es liviana” (Mateo 11:28-30).

“Quien obedece plenamente al precepto de Jesús, quien acepta sin protestas su yugo, ve aligerarse la carga que ha de llevar, encuentra en la dulce presión de este yugo la fuerza que le ayuda a marchar sin fatiga por el buen camino. El precepto de Jesús es duro, inhumanamente duro, para el que se resiste a él. Pero es suave y ligero para el que se somete voluntariamente. «Sus mandamientos no son pesados» (1 Jn 5, 3). El precepto de Jesús no tiene nada que ver con una curación del alma por medio de shocks. Jesús no exige nada de nosotros sin darnos la fuerza para cumplirlo. El precepto de Jesús nunca quiere destruir la vida, sino conservarla, robustecerla, sanarla.”

Bonhoeffer, Dietrich. “El precio de la gracia”. Ediciones Sígueme, Salamanca 2004, p. 11

Aniversario de Amor Extremo Perú

Hace un año (19 de junio, 2010) tuve el privilegio de estar en un evento que cambió la vida de miles de personas.  Algunos me han pedido si hay manera de ver el mensaje de Nick Vujicic que compartió esa tarde.  Bueno, ahora Ministerios Extremos Nazarenos nos ha concedido este link:

http://www.vimeo.com/21817371

Allí encontrarás todo el sermón de Nick.  Pero prepárate para una gran bendición.  El cielo va a verse diferente por el ministerio de este hombre.  Que el Señor le bendiga a Nick y a cada lector de este blog que tiene la bendición de escucharle a Dios por medio de él.

Adoración: Banquete o De Traje

Adoración: Banquete o De Traje
Si has estado en la iglesia por mucho tiempo, probablemente ya sabes que a los cristianos (especialmente a los nazarenos) les gusta comer. Quizá has tenido algunas comidas en una reunión en la iglesia. Las cenas de la iglesia generalmente son clasificadas en dos categorías: banquetes o de traje.

Semejanzas y diferencias

Los banquetes y las comidas de traje son muy parecidos.  Los dos son para un gran número de gente. Una cuesta un poco más que la otra y es más lujosa que la otra. Pero la gran diferencia entre las dos radica en lo que cada uno tiene para llevar.  La gente no tiene que llevar nada a los banquetes más que su apetito.  Si la gente llevara sólo su apetito a una cena de traje todos se irían hambrientos.

En un banquete, la gente entra en un cuarto grande, se sienta en lujosas mesas y esperan a que les sirvan. En una cena de traje, cada uno trae comida para compartir, el grupo trabaja a la par para tener listas las mesas, poner la comida y limpiar el desastre cuando todo termina. Cuando te detienes a pensar en eso, hay una gran diferencia entre un banquete y una cena de traje.

Cada truco del libro

La adoración es otra cosa que hacemos mucho en la iglesia.  Lo descubrí el otro día que he estado en alrededor de 7097 servicios de adoración desde que nací (tres veces por semana sin falta, más cada servicio especial y servicios cuando estaba en la universidad y seminario). Eso es aproximadamente 10,645.5 horas o 638,730 minutos o 39,323,800 segundos. ¡Eso es mucho tiempo para una persona tan joven como yo (eso sin siquiera contar el tiempo que pasé en la Escuela Dominical)!

Cuando era niño traté cada truco de los libros para no aburrirme en la iglesia.  Conté los agujeros en el techo acústico. En una iglesia conté más de 10,000 en un culto dominical. Jugué el juego de poner una frase como “Debajo del porche trasero” después de todos los nombres de los himnos en el himnario. Me hice un experto en el Solitario. Incluso traté de dibujar caricaturas en la plataforma cuando el predicador estaba dando su mensaje.

Adoración como banquete.

Traté todas esas cosas porque pensaba que la adoración era como un banquete. Pensé que podía venir a la iglesia y sentarme en un banco y esperar a ser servido con mi dosis semanal de música, lectura, anuncios y sermones. Si no me gustaba el “menú” de ese servicio en particular podía ignorar lo que estaba siendo ofrecido y no obtener ningún “alimento espiritual” para esa semana. Luego podía salir y quejarme de que el servicio era aburrido y que el pastor o líder de alabanza debería hacer un mejor trabajo en “servirme” en mi banquete semanal de adoración.

Adoración como una comida de traje.

Lo que no entendía era que la adoración es más como una comida de traje que lo que es un banquete.  En lugar de traer una mente y un corazón en blanco para adorar y esperar ser lleno del mensaje del pastor o de los cantos que tocan los músicos, yo  soy responsable de traer mi propia “comida” para adorar.  No sólo eso, como con cualquier comida de traje en la que compartes un poco de tu contribución con todos los demás, en la adoración yo soy responsable de contribuir a la habilidad de mis “amigos” para adorar cantando, orando con el pastor, siguiendo la lectura de la Biblia, escuchando cuidadosamente el sermón y generalmente no molestando a los que están a mi alrededor con notas o conversaciones innecesarias.

Llévate a ti mismo.

La única persona que puede hacer la gran diferencia en tu vida para que la adoración tenga significado no es tu pastor o líder musical. ¡Eres tú!  Tú eres el único que puede hacer que la adoración cumpla con su propósito. ¿Cómo? Simplemente trayendo algo de ustedes. Ven con una mente abierta, un oído dispuesto a escuchar y un corazón dispuesto.

La próxima vez que te veas en un servicio de adoración y te sientas tentado a contar los agujeros en el techo o a jugar juegos de palabras con el himnario o teniendo una pequeña siesta porque estuviste levantado hasta tarde el sábado en la noche, trata de preguntarte esto: “¿Estoy aburrido porque creo que la adoración es un banquete y no me gusta lo que está siendo servido o es porque no he tenido el tiempo y esfuerzo de contribuir en algo de mí mismo a esta comida de traje servida para la adoración?”. Seguramente al preguntarte ésto serás capaz de cambiar completamente la atmósfera de adoración para ti mismo y para los que te rodean.

¿Qué hay de la adoración? ¿Es un banquete o una comida de traje?  Estoy convencido de que es la segunda opción. De cualquier manera me gustaban más las comidas de traje. Suelo sacar más provecho de ellos.

Escrito por: Dr. Ed Robinson (Presidente de la Universidad Nazarena MidAmerica en Olathe, KS), publicado en la Academia de Ministerio Juvenil.

Siete Cualidades que Produce la Humildad

Siete Marcas de Un Líder

Por Dr. John C. Maxwell

Benjamín Franklin dijo una vez, “Quizás no exista otra de nuestras pasiones naturales tan difíciles de someter como el orgullo. Puedes derrotarlo, contenerlo, reprimirlo,  tanto como uno quiera, y sigue vivo.  Aún cuando pudiera imaginar que lo he dominado completamente, probablemente esté orgulloso de mi humildad.”

La mayoría de los líderes tienen ambiciones, talentos y confianza abundantes, pero pocos poseen la humildad necesaria para sostener la influencia en el tiempo.  Muchos rechazan la humildad, viéndola como una señal de debilidad o inseguridad.  Aún, en realidad, la humildad es el pináculo de la sabiduría y la seguridad.  Aquí tienen siete cualidades que produce la humildad en la vida del líder.

#1 Responsabilidad

Los líderes humildes aceptan de buena gana la responsabilidad por una falla.  Cuando las cosas van mal, ellos instintivamente reflexionan en su interior para entender qué pudieron haber hecho de forma diferente en vez de buscar exteriormente para culpar a alguien.  Dispuestos a asumir los errores, los líderes humildes son prestos para arreglarlos; no esperan a que otra persona resuelva los problemas.

#2 Objetividad

En palabras de Ezra Taft Benson, “El orgullo se preocupa por quién dice lo correcto. La humildad se preocupa por lo que es correcto.”  Los líderes humildes no consideran sus propias ideas y proyectos como si fueran sagrados.  No insisten en hacer las cosas a su manera, sino en seguir el mejor curso de la acción—sin tener en cuenta quien lo sugiere.

#3 Mente Abierta

Los líderes humildes tienen conciencia de cuánto ellos no conocen.  Así que son inquisitivos, rápidos para escuchar y aprender.  Seguros en sus habilidades, no son amenazados por la contribución de otros. No sólo acogen la retroalimentación, ellos la demandan.

#4 Flexibilidad

Mientras los líderes orgullosos se apegan a una estrategia inicial mucho después de demostrar ser infructuosa, los líderes humildes ágilmente cambian el curso tan pronto como las señales de advertencia comienzan a surgir. Sin miedo a admitir haber tomado una mala decisión, son capaces de ajustarse rápidamente.

Los líderes humildes no reparan en abandonar un producto que ya ha perdido su importancia—aunque ellos lo hayan creado personalmente.

#5 Inspiración

Los líderes humildes aprecian a las personas.  Cuando experimentan el éxito, son rápidos para destacar a otros.  Prestando atención a su dependencia de los demás, los líderes humildes regularmente expresan gratitud por las contribuciones de sus compañeros de equipo.  Su agradecimiento inspira a aquellos que él dirige y estimula la moral del equipo.

#6 Respeto

Los líderes humildes hacen caso al consejo de John Andrew Holmes: “Recuerden que la población completa del universo, con una insignificante excepción, se compone por los demás.”  Ellos ven la vida mucho más grande que nosotros, y servir a las demás personas les añade valor.  Comprometiéndose con el éxito de aquellos dentro de su misma esfera de influencia, los líderes ganan respeto y lealtad.

#7 Relaciones

Los líderes humildes abrazan la Ley de la Relevancia: “Uno es un número muy pequeño para experimentar grandeza.”  Ellos reconocen que su visión no puede ser alcanzada en aislamiento, así que invitan a otros a que se unan a ellos para lograrlo.  Ellos aprecian las relaciones e intencionalmente cultivan la amistad.  Miran la vida, no como la búsqueda de la gloria individual, sino como una aventura para ser disfrutada en compañía de otros viajeros.

*Copyright 2011 Compañía John Maxwell.

John C. Maxwell es un experto en liderazgo respetado internacionalmente, orador y autor que ha vendido más de 19 millones de libros.  El Dr. Maxwell es fundador de EQUIP, una organización sin fines de lucro que ha entrenado a más de 5 millones de líderes en 126 países alrededor del mundo.

A %d blogueros les gusta esto: