El Hinduismo: Parte II

Una Imagen Artística de la Madre Krishna

En la entrada anterior iniciamos una reseña muy breve sobre el hinduismo.  Pero quedaba una duda.  ¿Cómo se pueden lograr las buenas obras, romper el ciclo de nacimientos y conseguir la libertad? El hinduismo tiene tres caminos: la actividad, el conocimiento y la devoción.

El primer camino tiene que ver con ofrendas y sacrificios a dioses, diosas y espíritus en ceremonias que pueden hacerse en templos u hogares.

La creencia primordial del segundo camino es encontrar en todas las cosas la simple esencia del alma universal. La práctica del yoga facilita la experiencia mística del alma individual con el alma universal.

El camino número tres ofrece al hindú un dios personal que le da valentía para vencer el karma malo.  El hindú debe apoyarse en la deidad a través de la fe y la devoción. Note las diferencias que hay entre los tres caminos. El último es el más practicado por decenas de millones de hinduistas.  Pues es más atractivo.  Por eso es la creencia más conocida en el hinduismo.

Hablemos ahora un poco de Krishna. Se ha convertido en una deidad muy venerada no solo para los hinduistas si no para mucha gente en el mundo. Krishna puede hacer muchas cosas para sus seguidores que otras deidades no pueden lograr con facilidad. Por ejemplo, puede eliminar las leyes de karma o romper el ciclo de la transmigración. Todo esto si se logra a través del amor y la gracia al individuo por medio de Krishna y sobre todo a través de una respuesta amante y obediente del individuo para Krishna.

Por el favor que Krishna hace, se convierte en el amigo y ser amado, pues hacer para ellos lo que ellos no pueden hacer por ellos mismos. Con este tipo de devoción no es necesario apartarse a los bosques, ni realizar prácticas extremas de meditación. El hindú sencillamente debe permanecer con Krishna en compañía de otros practicantes.

En la siguiente entrada nos enfocaremos en los puentes que existen entre el cristianismo y el hinduismo y el evangelismo potencial que nos pueden ofrecer.

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (14 años) y Sydney (12 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 5 noviembre 2011 en El Mundo Hoy y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: