Archivos Mensuales: mayo 2012

El Cuento de las Herramientas

En estos días, hemos estado enfocándonos como Equipo Regional en el trabajo en equipo, la unidad, etc.  Una de las historias sobre este tema que nos ha ayudado mucho se encuentra en el siguiente sitio: El Trabajo en Equipo: El Cuento de las Herramientas, y lo reproduzco acá…

En un pequeño pueblo, existía una diminuta carpintería famosa por los muebles que allí se fabricaban. Cierto día las herramientas decidieron reunirse en asamblea para dirimir sus diferencias. Una vez estuvieron todas reunidas, el martillo, en su calidad de presidente tomó la palabra.

-Queridos compañeros, ya estamos constituidos en asamblea. ¿Cuál es el problema?. -Tienes que dimitir- exclamaron muchas voces.

-¿Cuál es la razón? – inquirió el martillo. -¡Haces demasiado ruido!- se oyó al fondo de la sala, al tiempo que las demás afirmaban con sus gestos. -Además -agregó otra herramienta-, te pasas el día golpeando todo.

El martillo se sintió triste y frustrado. -Está bien, me iré si eso es lo que quereís. ¿Quién se propone como presidente?.

-Yo, se autoproclamó el tornillo -De eso nada -gritaron varias herramientas-.  Sólo sirves si das muchas vueltas y eso nos retrasa todo.

-Seré yo -exclamó la lija- -¡Jamás!-protestó la mayoría-. Eres muy áspera y siempre tienes fricciones con los demás.

-¡Yo seré el próximo presidente! –anunció el metro. -De ninguna manera, te pasas el día midiendo a los demás como si tus medidas fueran las únicas válidas – dijo una pequeña herramienta.

En esa discusión estaban enfrascados cuando entró el carpintero y se puso a trabajar. Utilizó todas y cada una de las herramientas en el momento oportuno. Después de unas horas de trabajo, los trozos de madera apilados en el suelo fueron convertidos en un precioso mueble listo para entregar al cliente. El carpintero se levantó, observó el mueble y sonrió al ver lo bien que había quedado. Se quitó el delantal de trabajo y salió de la carpintería.

De inmediato la Asamblea volvió a reunirse y el alicate tomó la palabra: “Queridos compañeros, es evidente que todos tenemos defectos pero acabamos de ver que nuestras cualidades hacen posible que se puedan hacer muebles tan maravillosos como éste”.  Las herramientas se miraron unas a otras sin decir nada y el alicate continuó: “Son nuestras cualidades y no nuestros defectos las que nos hacen valiosas. El martillo es fuerte y eso nos hace unir muchas piezas. El tornillo también une y da fuerza allí donde no actúa el martillo. La lija lima aquello que es áspero y pule la superficie. El metro es preciso y exacto, nos permite no equivocar las medidas que nos han encargado. Y así podría continuar con cada una de vosotras.”

Después de aquellas palabras todas las herramientas se dieron cuenta que sólo el trabajo en equipo les hacía realmente útiles y que debían de fijarse en las virtudes de cada una para conseguir el éxito.

Viendo Resultados a Pesar del Cansancio

Tres integrantes de Servir 12:7, con algunas amigas especiales, en vestimenta típica en el área norte de México (mayo 2012).

Este fin de semana pasado recibimos el siguiente informe sobre el equipo de Servir 12:7, de parte de nuestro Coordinador de Misión Global en México Sur, Enrique Rasgado Raymundo.  ¡Yo doy gloria a Dios por lo que Él está haciendo en estos misioneros voluntarios!  Sigamos orando por la salud de ellos y que Dios les use para impactar todo Oaxaca en estas tres semanas.

¡¡Hola!! ¡¡Saludos desde esta calurosa ciudad de Chahuites, Oaxaca!!

Es el tercer día que estamos aquí con el equipo y nos alegra muchísimo tenerlos aquí. Han pasado algunas cosas interesantes que quiero compartirles. Sé que el equipo está muy cansado y a pesar de ello están haciendo un gran trabajo aquí en esta ciudad.

Desde semanas antes de su llegada, a través de las estaciones de radio se informaba de la llegada de los 12 misioneros a la ciudad y mucha gente está enterada.  El jueves que llegaron a Juchitán, descansaron un poco y de ahí viajamos 2 horas para llegar a la 1ra iglesia de Chahuites.  Ahí nos esperaban toda la iglesia con muchas pancartas, cartelones, globos y toda una fiesta para recibirlos y darles la bienvenida. Cabe mencionar que el presidente Municipal, la autoridad en toda la ciudad y los alrededores, estuvo presente y dio palabras de bienvenida a los chicos y todo fue muy emotivo.

Ayer por la tarde empezamos con la Máxima Misión y fue un tiempo muy hermoso.  Empezamos con un culto de bienvenida para todos los participantes y de reto para que escuchen la voz de Dios en este tiempo que estarán aquí sirviendo. Por la noche tuvimos una actividad de evangelismo en el parque central de la ciudad y tuvimos muy buena asistencia de la gente.  Muchas personas escucharon la palabra de Dios y aceptaron a Cristo.  Hoy continuamos con la Máxima y todos estamos sirviendo en diferentes ministerios y áreas.  Siento que tendremos una buena cosecha durante esta Máxima Misión y en las próximas 2 semanas se les estará discipulando y dando seguimiento a los nuevos convertidos.

La ciudad es de 15,000 habitantes aproximadamente. Tenemos 5 Iglesias del Nazareno en esta ciudad y las 5 están participando activamente en todo.  El objetivo en general del equipo aquí es fortalecer las 5 iglesias de la ciudad y ayudarles a tener un crecimiento del 100% de su membresía actual, impactar a la ciudad a través de diferentes actividades de evangelismo y visitas a diferentes familias, y que el equipo pueda seguir creciendo y confirmando el llamado de Dios en sus vidas.

Algunos de ellos se han enfermado o mas bien llegaron ya enfermos aquí a Oaxaca…Sigamos orando por la salud de los integrantes del equipo y que Dios les siga usando aquí en la ciudad.  ¡¡Muchas vidas están siendo impactadas por ellos y muchos jóvenes aquí presentes están siendo desafiados a servir en misiones!!

¡¡Saludos por ahí!! ¡¡Estamos en contacto!!

¡Bendiciones!

Enrique Rasgado Raymundo

Solo Brillan…

Preparándonos para este Domingo de Pentecostés, comparto una cita clásica de un gran predicador y evangelista:

“Es mucho mejor vivir una vida santa que hablar de ella.  Se nos dice que se debe alumbrar nuestra luz, y si se alumbre, no tendremos que decir a nadie que está brillando.  La luz será su propio testigo.  Faros de luz no suenan sus campanas y cañones de fuego para llamar la atención sobre su resplandor – solo brillan.” –Dwight L. Moody

Si Jehová No Edificare la Casa…

Estamos en el recto final de esta carrera de planificación para el gran Congreso Nazareno Juvenil – FOCUS: Panamá 2012.  Más de 500 jóvenes se han inscrito de más de 20 países diferentes.  Y el equipo regional y el equipo juvenil en Panamá está esforzándose para dar lo mejor a la JNI de esta gran región.

Antes de un día muy atareado y lleno de reuniones y trabajo, leí en mis devocionales Salmo 127.  Los primeros versículos dicen:

“Si Jehová no edificare la casa,

En vano trabajan los que la edifican;

Si Jehová no guardare la ciudad,

En vano vela la guardia.

Por demás es que os levanteís de madrugada, y vayaís tarde a reposar,

Y que comaís pan de dolores;

Pues que a su amado dará Dios el sueño.”

Empecé a pensar en los sueños que Dios nos ha dado a mi esposa y yo.  Contemplé el Congreso y cómo Dios va a usarlo para llamar a nuestros jóvenes a una vida de entrega y compromiso.  Tenía en mente el equipo de Servir 12:7 que está ahora en Oaxaca, México, los 12 listos para seguir evangelizando, discipulando, y desarrollando líderes en su quinto sitio.

Soy un hombre apasionado por las misiones.  Mi respirar es que el mundo conozca a Cristo.  Hay mucho que hacer, y es tiempo para trabajar.

¿Pero sabes algo? Si estoy trabajando como loco y mi vida de oración es débil, estoy perdido.  Si estoy confiando en mis fuerzas y habilidades y energía, comeré pan de dolores.  Si me desgasto aun para la misión y por Dios mismo y lo hago sin depender en él, sin buscarle a él cada segundo del día, ¿quién soy? ¿Para qué? ¡No habrá fruto!  ¡Todo será en vano!

Dios, ayúdame en este constante correr a arrodillarme, a buscarte, a amarte más y más.  ¡Edifica mi casa, guarda mi ciudad, cumple tu misión en mí!  Voy a seguir trabajando fuerte, pero reconozco que tú me sostendrás y me darás el sueño.  Gracias, Señor.  Mi familia, mi ministerio, y mi vida no son nada sin ti.

Carlos Studd: Soldado de la Cruz (Parte II)

Esta entrada es continuación de la biografía escrita por Dra. Erika Ríos Hasenauer comenzada hace tres días.

…La historia dice que Carlos Studd después contrajo matrimonio, y junto a su amada esposa sirvieron intensamente al Señor.  Tiempo después, Carlos hereda una gran fortuna, la cual todo dio a las misiones sin vacilación alguna.  Studd pagó el precio de la cruz.  En vez de ser millonario y estar rodeado de comodidad, en la última etapa de su vida, se encontró solo y pobre, en un lugar remoto del corazón de África (donde vivió por 21 años).  Hasta su muerte en 1931, Carlos estuvo dispuesto a hacer una de las cosas más difíciles en su vida, dejar a su esposa y 4 hijos en Inglaterra para permanecer en ese continente que había llegado a amar tanto, él y otros como Livingstone.

– “¿Hay algo que tenemos que hacer en el mundo? ¡Entonces hagámoslo! La evangelización de los no evangelizados… Dios no quiere hacedores de lo posible sino de lo imposible, por fe en la omnipotencia, fidelidad, y sabiduría del Soberano Salvador, quien nos ha mandado a hacerlo.  ¿Hay un muro en nuestro camino? ¡En el nombre de Dios podemos saltarlo!  ¿Hay leones y escorpiones en el camino?  ¡Pondremos una trampa y caerán a nuestros pies… soldados de Jesucristo, nunca se rindan!”

Liderazgo agresivo puro y contundente.  ¿No crees? A mí me sacude.  ¿Qué tal a ti?

Casi al final de su vida, Studd resalta tres cosas en su vida:

“Tengo algunas cuantas cosas que compartirles: Que Dios me llamó a China y fui a pesar de toda oposición, aun de los más queridos; que actué como Dios le pidió al hombre rico, ‘darlo todo’ y que di toda mi vida a Dios, respondiendo a su llamado.  No solo por África, el Sudán, sino el mundo no evangelizado.  Mi único gozo es que cuando Dios me dio trabajo por hacer, yo no rehusé a ello.”

Cuantas buenas lecciones que aprender y tomar de la vida de este hombre entregado, comprometido y modelo de líder siervo.

– Aunque uno se llegue a olvidar del pacto con Dios, o su llamado, Dios no se olvida de él.

– ¡No hay nada imposible para Dios: ni contexto, trasfondo cultural, habilidades, retrocesos y giros en la vida que Dios no pueda usar para llevar a cabo su plan!

– Todas las carreras son importantes para Dios, ¡hasta los deportes!

– Detrás de todo gesto genuino de generosidad, especialmente si se ha sido bendecido con abundantes recursos materiales, siempre habrá una bendición mayor.  ¡Dios no se queda con nada!, me dijo una vez una querida pastora. 

– Dejarlo todo atrás y seguir a Cristo… Se dice fácil pero es de lo más difícil. Especialmente cuando incluye dejar a nuestros seres más queridos.  Pero si Él nos lo pide, Él proveerá de la fortaleza, compañía oportuna, y una familia en la fe aún mayor que la que imaginamos.

– Es posible soñar.  Es posible soñar grandes sueños, cuando quien los ha originado es Él.  Tal vez cabe la reflexión personal.

¿Dónde han quedado nuestros sueños?

Si Él te ha dado una tarea, no te detengas por nada.  Hazla.

Carlos Studd: Soldado de la Cruz (Parte I)

En las siguientes semanas, antes y después del Día de Pentecostés, Dra. Erika Ríos estará compartiendo sobre algunos grandes misioneros de la historia quienes se han caracterizado por la unción del Espíritu Santo.

Tal vez como yo, ¡no has escuchado frecuentes historias de éxito donde Dios llame a consumados deportistas a ser misioneros!

Carlos Studd fue uno de esos casos poco frecuentes.  De ser un excelente jugador de cricket (deporte inglés), llegó a ser un remarcado misionero en diferentes continentes, China, África e India.

Ni Carlos ni los demás se imaginaban lo que Dios haría con su vida, excepto que Dios le llamaba a rendir ¡TODO!  En su tiempo, el demostraría con su ejemplo que aquél que se rinde en verdad al Soberano Rey del Universo, ¡llega muy lejos!

“Como un soldado de la cruz, Carlos recordó tener coraje en cualquier emergencia, su determinación de no volverse atrás, su convicción de estar en la voluntad de Dios y su fe que Dios intervendría hasta el final” como dijo uno de sus biógrafos, le llevó a grandes victorias y hoy, a ser recordado como uno de los grandes en misiones.

A sus 16 años ya era una estrella del cricket.  Pero algo hacía falta en su vida.  Un par de años después, en una ocasión que se dirigía a sus acostumbrados entrenamientos, alguien le preguntó:

– ¿Eres cristiano?

Continuó caminando sin saber qué decir.  Buscaba una respuesta, y no la tenía. Aquella pregunta por alguna razón le turbó.  Ese día se puso de rodillas, buscando alguna respuesta del cielo.  Después de algunos minutos, lo único que exclamó fue:

– Gracias, Dios.  Al momento un nuevo gozo y paz vinieron a su corazón.  Había recibido a Cristo.  ¡Sabía que ahora era cristiano! 

Pero seis largos años de inconsistencia y retrocesos en su vida espiritual le alejaron de Dios, de Su propósito para su vida y le acercaron al mundo y sus “éxitos”.  ¿Suena familiar?

Dios no se olvida de sus hijos aún cuando nosotros le demos la espalda.  Más adelante, un ungido predicador (Moody) fue usado por Dios para traer a Carlos nuevamente a los pies de Jesús.  Esta vez fue en serio.  Mas aún, llegó a convencerse que Dios estaba empeñado en usar su vida de una forma especial.

Una vez que éste tomó en serio a Dios, Dios tomó en serio esas palabras de compromiso.  Un país entero en un momento crítico de la historia, China, fue abierta para él – a sus solo 25 años….

Esta pequeña biografía será continuada en la próxima entrada…

El Apóstol

Hace dos meses andaba en Oaxaca, México para un Campamento de Orientación Misionera.  Allí tuve el privilegio de quedarme con una familia muy especial, la familia de María del Carmen León Galguera, quien estaba coordinando el evento.  Después de mucho trabajo en la actividad, una hermana de otra iglesia vino por la mañana para vender comida.  Compramos algunos chiles y empezamos a hablar de Dios y su gran misericordia.  Ahora sabiendo que yo era misionero, ella preguntó si podía cantar una canción sobre el trabajo misionero.  Ella la cantó, la escribió, y es algo que he guardado en mi billetera (y el corazón) desde entonces.  Aunque ni recuerdo su nombre, y como lector, no puedes escuchar la música, por lo menos oro que la letra te bendiga en este día.

El Apóstol

Con la espada en la mano

Y el escudo bien puesto,

El Espíritu Santo

Selló mi corazón.

Calzados firmemente

Los pies con evangelio,

Partí desde mi patria

Para extraña nación.

Jamás supe de miedos,

Pues soy un misionero,

Apóstol aguerrido

Soldado del Señor.

Estando tantas veces

Peleando la batalla,

Siempre me ha sostenido

Su brazo vencedor.

Por eso yo te invito,

Hermano compañero,

Que seas un misionero,

Soldado del Señor,

¡Los campos están listos,

Nos hacen falta obreros!

Vayamos predicando

La palabra de amor.

Vayamos a esos campos

A sembrar la semilla…

Muchas necesidades,

Un solo corazón.

Tú eres esa iglesia

Fielmente elegida,

Juntemos la cosecha

Del divino Sembrador.

Etnocentrismo

Etnocentrismo

Por Dra. Erika Ríos Hasenauer

Todos nos hemos sentido como bichos raros alguna vez. No encajas. Eres diferente.

Pocas cosas opacan nuestras lentes misioneras como nuestras actitudes etnocéntricas, aquellas que dicen que nuestra cultura, costumbres, acento, y forma de hacer las cosas es la mejor.

Nada daña más la imagen del Dios que predicamos que el discriminar con nuestras mentes, actitudes y acciones a otros con un color de piel distinto que el nuestro, lenguaje, nivel social o cultural.

En una ocasión estaba en la ciudad de Barcelona. Desacostumbrada al escrutinio de los ojos de otros en el metro, usualmente españoles, mayoría de tez blanca, me hacían sentir mal y molestaba. Me preguntaba a mí misma como podría testificarles alguna vez del amor incondicional de Cristo si no aprendía a aceptarles y amarles, aun con todas esas actitudes. Poco después aprendí el secreto de como contrarrestar esa actitud. Si alguien en el metro me miraba en forma discriminada, ¡Les sonreía!

Usualmente encontraba mejor empatía y en el peor de los casos, retiraban los ojos de mí.

No es fácil luchar contra el etnocentrismo. Sin embargo, no se nos ha llamado a luchar contra el, sino a vencer el de uno mismo. Mi propio estereotipo de los españoles impedía que siquiera me acercara a ellos.  No había comprendido que yo era la que tenía que cambiar.

Lejos estaba de saber que años más tarde viviría la misma situación en los Estados Unidos, mientras ministramos a hispanos, nativos americanos y anglos en la misma comunidad.

Nuestro mundo es altamente complejo.  Nunca será perfecto ni justo ante la perspectiva divina.

Me contento con quitarme mis lentes etnocentricas tanto como pueda. Nunca será posible quitarlos completamente mientras estemos en vida, pero es posible mejorar.

Su vista es la mejor, más acertada, aguda, y correcta.  Pongámonos sus anteojos.

Oremos por mirar con sus ojos, sentir con Su corazón, y mirar la ciudad tal como Él la ve, como dice el canto “Ayúdame a mirar con Tus ojos”.

A %d blogueros les gusta esto: