Archivos diarios: 22 noviembre 2012

Pensar para Agradecer

 

¡Hola, Equipo de Ministerio y oración!

 
He estado pensando en ustedes todo el día mientras, en cultura norteamericana, estamos preparándonos para celebrar el Día de Acción de Gracias.  ¿Por qué no estoy pensando en engordarme con mucha comida deliciosa ni en mirar partidos de futbol americano ni en pasar tiempo con familia? Bueno, así también estoy pensando,- ¡lo admito!
¡Pero estoy tan agradecido por ti!  Estos últimos años de ministerio han sido posibles debido a sus oraciones y sus ministerios maravillosos.  Mi familia ha sido bendecida por su servicio.  Voy a acompañar a los Superintendentes Generales en el video que ellos enviaron esta semana (lo siento, solo está en inglés).  De verdad somos mejores juntos.
 

 
Además he traducido una reflexión de Dr. David Graves que nos anima a “pensar para agradecer.”
 
Les quiero y “agradezco al Señor con cada memoria de ustedes.”  Gracias por invertir en la familia Armstrong y en el reino de Dios.
Scott Armstrong

Pensar para Agradecer

Por Dr. David W. Graves

“…dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo…” (Efesios 5:20).

Johnson Oatman Jr. escribió el himno “Cuando Combatido por la Adversidad” (Count Your Blessings).  El coro dice:

“¡Bendiciones, ¡cuantas tienes ya!

Bendiciones, Dios te manda más

Bendiciones, te sorprenderás

Cuando veas lo que Dios por ti hará”

Cuando hablamos de personas agradecidas, el pensar precede el agradecer.  Nuestro aprecio es un resultado directo de nuestro reconocimiento de las múltiples bendiciones que Dios nos ha dado.

¿Cómo podemos ser personas genuinamente agradecidas? Para aumentar nuestro agradecimiento, debemos tomar un inventario de todo lo que tenemos – tomando el cuidado de incluir las relaciones, memorias, habilidades, y familia, y no solo las posesiones materiales.  Así podemos usar tal inventario mientras ofrecemos oraciones de gratitud, tomando pausa para reflexionar sobre las razones por las cuales damos gracias. 

Pensar en Dios.
  Debemos pensar bien en su poder, su bondad, su gracia, su amor, su misericordia, su presencia, su provisión, sus respuestas a nuestras oraciones, y mucho más.

Pensar en nosotros. 
 En la luz de la grandeza de Dios, vemos nuestra debilidad y nuestras fallas.  Pero además debemos recordar cuánto nos ama Dios, cuánto nos ha perdonado, y cuánto nos ha aceptado. Consideremos que Él nos ha adoptado como parte de Su familia y nos ha dado privilegios y bendiciones ilimitadas en Cristo Jesús.

Pensar en nuestras responsabilidades.
 Nuestra responsabilidad actual es vivir para la gloria de Dios, servirle fielmente, y estar agradecidos.  De nuestros labios diariamente deben salir cánticos de alabanza.  Si así sea, nos será natural contar a otros con gozo sobre el amor de Dios, y bendecirlos como hemos sido bendecidos.

¿Cómo podemos llegar a estar más agradecidos?

El Día de Acción de Gracias en su esencia es un producto de cultivación meticulosa.  Es el fruto de una resolución deliberada que pensaremos en Dios, nosotros, y nuestras responsabilidades.  Cuando damos gracias, nos enfocamos en el hecho de que Dios tiene control sobre nuestras vidas y está trabajando a nuestro favor.

En un estudio sobre la gratitud, Robert Emmons dice, “Decir que sentimos agradecidos no es proclamar que todo en nuestras vidas es necesariamente maravilloso.  Solo quiere decir que reconocemos nuestras bendiciones.”

A %d blogueros les gusta esto: