Archivos diarios: 5 agosto 2013

A los pies de la cruz

El 2 de agosto de 2013, perdimos un gran amigo y siervo de Cristo, Josué Aceituno Ramos (de Tonalá, México), quién partió a la presencia de su Señor.  En mis tiempos con Josué, me enseñó mucho sobre el deseo de servir y la pasión misionera.  Él había escrito algunas reflexiones que yo iba a publicar en este blog más adelante; sin embargo, como dedicación a una vida bien vivida, los comparto ahora.  Oremos por la familia de Josué en este tiempo.  Y aprendamos de estos devocionales y del ministerio de nuestro hermano.

“Y el que no toma su cruz y sigue en pos de mi, no es digno de mi” (Mateo 10:38).A Los Pies de la Cruz

Este pasaje debe de resonar en nuestra mente constantemente.  El tomar la cruz da significado a una vida de obediencia, redención y sumisión a Dios.  Todo ente espiritual que proclame el nombre de Cristo como su Señor debe de vivir de manera de que refleje a la personalidad de Jesucristo.  De hecho, fue la enseñanza del apóstol Pablo cuando dijo: “Porque para mi el vivir es Cristo, y el morir es ganancia” (Filipenses 1:21).

Dando a conocer por medio de este pasaje humillación ante la presencia del Dios altísimo, roguemos a Dios, amados míos, que seamos encontrados siempre a los pies de la cruz, adorando, glorificando y guardándonos para el servicio del Rey.  “Y ser hallados en él, no teniendo nuestra propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe”. (Filipenses 2:9 énfasis añadido).  Reconociendo que si no vivimos a los pies de la cruz, no estaremos puestos bajo su protección, el salmista esboza:

“El que habita al abrigo del altísimo morará bajo la sombra del omnipotente” (Salmo 91:1).

Dos palabras claves de este pasaje son: habitar y morar.  El primero denota en su significado es: “constantemente cercano”, el segundo morar es: “estar dentro de o bajo la cobertura de algo”. Comparando con nuestro pasaje de estudio podemos entender que si estamos constantemente cercanos a los pies de la cruz, estaremos bajo la cobertura protectora del Dios omnipotente.

Josué Aceituno Ramos“Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios”. (Hebreos 12:1-2)

Josué Aceituno Ramos.

A %d blogueros les gusta esto: