Archivos diarios: 28 septiembre 2015

¿Por qué ayunar?

*Nota: Se está publicando esta entrada como parte del curso actual que estoy enseñando en Monterrey, México y titulado, “La Formación Espiritual del Joven y Adolescente”. Invito a los alumnos y a todo lector a ofrecer sus comentarios.

El ayuno es una de las disciplinas quizás menos practicadas por cristianos hoy día. He platicado con muchos jóvenes y adultos evangélicos que nunca han ayunado ni una sola comida en su vida.

Juan Wesley tenía un sentimiento tan fuerte sobre esta materia que se negaba a ordenar para el ministerio metodista a cualquiera que no observara el ayuno regular por lo menos dos días a la semana.empty plate

Pero, ¿por qué debemos orar? Richard Foster nos enseña en su libro Celebración de la Disciplina, que hay varios propósitos del ayuno, y ninguno tiene que ver con “obligar a Dios a hacer lo que nosotros queremos” (pp. 67-69):

  1. Enfocarnos en Aquel que bendice y no solo en la bendición
  2. “Glorificar a nuestro Padre que está en los cielos”
  3. Manifestar las cosas que nos dominan
  4. Recordarnos que somos sostenidos por cada palabra que sale de la boca de Dios (Mt. 4:4)
  5. Mantener el equilibrio en la vida
  6. Aumentar la eficacia de nuestra intercesión
  7. Recibir dirección de Dios en nuestras decisiones
  8. Aumentar la concentración
  9. Liberar los que se hallan en esclavitud
  10. Priorizar el bienestar físico
  11. Recibir y entender revelaciones

¿Puedes pensar en otro propósito del ayuno? ¿Cómo podemos como ministros ayudar a nuestros miembros a entender que “ayunar es saciarse o aun festejar”? ¿Qué tiene que hacer Dios en tu vida para que esa sea una realidad?

A %d blogueros les gusta esto: