Archivos Mensuales: enero 2016

Arruinar y Recuperar La Relevancia – Parte 1 de 2

Compartimos el último artículo de la serie “Un llamado a la Contextualización” por Ed Stetzer para Christianity Today y traducido por Ariadna Romero.

Niños Gran Comisión JesúsCuando  lideras o  plantas una iglesia, la proclamación del evangelio en palabras y obras de gracia es central para tu llamado. Como cristianos y líderes, representamos a Jesús en la iglesia, hagamos las cosas como Jesús y contémosle a otros sobre Jesús. Y hagámoslo en formas que sean “relevantes”.

Si has leído mi blog desde hace algún tiempo, sabrás que soy un creyente de la relevancia de la cultura en nuestras iglesias. Quizás una mejor manera de decirlo es: creo que las iglesias centradas en el evangelio y bíblicamente fieles son culturalmente relevantes. No todos se emocionan con este tema, y comprendo sus preocupaciones porque yo también tengo algunas. Pero creo que la relevancia cultural es un aspecto necesario y una herramienta para los ministerios misionales en cada uno de nuestros contextos.

El evangelio debe ser entregado siempre a un contexto cultural específico. Ser culturalmente relevante es llevar el Evangelio inmutable hacia las siempre cambiantes culturas del mundo. Podemos hacer eso si escuchamos y entendemos la cultura, si aprendemos a hablar su idioma, si conectamos el evangelio a sus ídolos, y les mostramos la belleza de la supremacía de Jesús. Lee el enfoque de Pablo cuando escribe a las ciudades de Iconio, Listra, Macedonia y Atenas en Hechos 14-17 y encontrarás un excelente y perspicaz modelo de relevancia cultural.

Los problemas con la relevancia cultural empiezan cuando entendemos mal su importancia. A veces creemos que ser relevante quiere decir ser misional, pero no es así. La realidad es que podemos ser culturalmente relevantes y a la larga no ir a ningún lado para ayudar a la gente a conocer a Jesús o para servir en una misión. La relevancia es una implicación de misión, y una herramienta para la misión, pero no es la meta de la misión. Hacer discípulos a través de la proclamación del evangelio, esa es la meta. Si la relevancia cultural es nuestra meta, el evangelio se degrada y perdemos seguridad en su poder transformador y cuánto lo necesitamos.

¿Cómo es que esto sucede? ¿Cómo es que terminamos elevando la relevancia cultural, intencionalmente o no, a ser la meta? Aquí hay algunas respuestas:

Priorizamos la relevancia cultural cuando nos enfocamos en la transformación personal o social y no en la transformación del evangelio. El mensaje del evangelio no se trata de intentar ser mejores personas. Los ateístas, los mormones, y Oprah pueden ayudarte a ser bueno. El mensaje del evangelio no se trata de limpiar nuestras ciudades. Los ateístas, cientologístas y políticos pueden mejorar nuestras ciudades. La relevancia cultural, como meta, nos animará a detenernos ante los cambios que más necesitamos en nuestras vidas, los más profundos, debido al deseo de no ofender a los que viven en la cultura. Cuando es la meta, permanecemos en la superficie de cambio y evitamos el corazón. Pero si la relevancia cultural es una herramienta, enfocaremos nuestro trabajo en el evangelio que dice que necesitamos ser cambiados desde el interior y hasta el exterior. Nos enfocaremos en un ministerio en el cual Jesús transforme las vidas.

Priorizamos la relevancia cultural cuando nuestros sermones son tan prácticos que les falta realzar el evangelio. Por supuesto que no estoy diciendo que los sermones prácticos son malos. Pienso que los sermones con implicaciones y aplicaciones prácticas son esenciales. Algunos se esfuerzan tanto en ser prácticos en sus predicaciones que sus mensajes son fácilmente entendidos, recibidos y aplicados, pero Cristo no es dado a conocer. Busco nunca predicar un mensaje que no sería cierto si Jesús no hubiera muerto en la cruz.  Creer en una cruz sangrienta y en una tumba vacía debería ser fundamental para cualquier consejo que compartamos.

Nuevo Programa: Bachillerato en Estudios Transculturales

¿Estás interesado en la nueva iniciativa para capacitar más misioneros a través de la Educación Formal?

CapturaSENDAS y Misión Global han elaborado el nuevo programa de Bachillerato en Estudios Transculturales en la modalidad virtual, que implica los 30 cursos del tronco común, más 14 de una especialidad en misiones, la cual incluye cursos en Sociología Misionera, Finanzas en el Ministerio Transcultural, Comunicación con la Iglesia Local, y muchos más (puedes ver la lista completa de cursos e informaciones aquí: Brochure ).

Esta modalidad es certificada como un Bachillerato Universitario o puede ser elegida la opción del diplomado y tomar solo los 14 cursos de la especialidad. La iniciativa promueve el desarrollo del ministerio efectivo a nivel transcultural, logrando los objetivos de la misión y enfrentando los retos del campo misionero.

La modalidad virtual incluye 6 cursos en línea por año, donde se proveerán los recursos y asignaciones en una plataforma de fácil acceso para el estudiante, acomodándose al horario de cada uno. Para ver el calendario de este 2016 da clic en: Calendario 2016.

Si estás interesado envía los siguientes documentos antes del 10 de febrero a: registro@seminarionazareno.net o a aamador@seminarionazareno.net :

 

  • Solicitud completa (descargar aquí)
  • Dos recomendaciones de sus superiores eclesiásticos (docente y pastor o superintendente) – Descargar aquí
  • Dos fotografías tamaño pasaporte
  • Copia del documento de identidad
  • Copia del título de secundaria o universidad
  • Pago de la modalidad ($10 de admisión, $15 de matrícula anual y $35 por curso del tronco común para miembros de la Iglesia del Nazareno ó $45 para cursos de la especialidad)

¡Capacítate en las misiones!

¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas! Romanos 10:14-15

 

COM: Distrito Huasteca

com

Para más información contacta a: marurodriguezurrutia@gmail.com

El Espectro de la Contextualización – Parte 2 de 2

Por: Ed Stetzer / Trad. por: Ariadna Romero

Ed Stetzer

Ed Stetzer

Por otra parte, el sincretismo es cuando terminamos mezclando elementos de la fe con elementos de la cultura de tal forma que resulta en la pérdida de las distinciones bíblicas. Yo diría que cuando mezclas el “pensamiento positivo” con la cristiandad, terminas con una expresión de sincretismo que básicamente dice: “Dios está aquí para ayudarte a ser mejor, y si sigues a Dios serás bendecido financieramente”.

Una de mis preocupaciones es que un número muy grande de personas que piensan: “No te preocupes por todas esas cosas de la contextualización. Solo predica el evangelio y ama a la gente”. Por supuesto, necesitamos predicar el evangelio y amar a la gente, pero creo que si tomamos a 2 misioneros y los enviamos a Pokot en África, y le enseñamos a uno de ellos a predicar el evangelio, amar a la gente, entender el contexto, y comunicarse en un contexto y formas apropiados, y enviamos al otro misionero y le decimos: “predica el evangelio y ama a la gente”, el primer misionero tendrá un impacto mucho mayor que el segundo misionero. Muy poca gente será alcanzada  por el evangelio a través del segundo misionero porque pocos podrán entender e interactuar con la verdad del evangelio.

Como explicó Tim Keller: “La contextualización no es darle a la gente lo que quiera. Es darle las respuestas de Dios (que probablemente no quieran) a las preguntas que están haciendo, en formas que ellos puedan comprender”.

Mi segunda preocupación es hay un gran número de gente que trabaja con la contextualización de manera descuidada, y sin una red teológica bien desarrollada. Pueden reunir una multitud y mover una congregación pero a pesar de los números, muy pocas personas son impactadas con el evangelio porque ése no es el punto más importante.

Así que la pregunta es, ¿cómo ir suficientemente lejos sin ir demasiado lejos?  No es fácil, y todos cometeremos errores en una dirección u otra. Se puede hablar mucho del tema, pero voy animarte a hacer 3 cosas:

  1. Evaluación Honesta.

Debemos considerar el espectro de la contextualización y evitar solo situarnos en el medio. Nos serán muy útiles algunas auto-evaluaciones honestas y humildes y algunas evaluaciones externas. Una de las preguntas más importantes es: ¿qué tan lejos es muy lejos? Pero qué tan lejos no es lo suficientemente lejos es igual de importante.

Mi experiencia es que la gente tiende a temer ambos extremos, el oscurantismo (o no ser capaz de conectar con la cultura) o el sincretismo (perder el evangelio y la verdad por la cultura). Necesitamos preocuparnos por ambas cosas, pero cuando estás más preocupado por una sola, tiendes a fallar en la otra.

  1. Lee La Historia De La Iglesia.

Mucho de lo que haces en tu adoración era controversial o considerado demasiado en algún punto del pasado. Tan solo la música es suficiente para ayudarte a pensar en estas situaciones. ¿Podríamos cantar canciones sin el salterio? ¿Qué pasa con los instrumentos? Eso fue debatido acaloradamente hace algunos cientos de años, y por supuesto, muchos cristianos estuvieron en contra. Y una vez que aceptas los instrumentos musicales, ¿cuáles son los aceptables? Leer cómo la iglesia manejó esos asuntos culturales históricamente te ayudará a pensar en los problemas culturales de tu propia iglesia (y la música es un ejemplo claro).

  1. Apégate Al Punto.

Finalmente, lo más importante y necesario es el discernimiento bíblico y serio, así como mantenerse centrado en el evangelio. El discernimiento bíblico te protegerá contra los ataques, y mantenerte centrado en el evangelio te llevará adelante en la misión de alcanzar a la gente a la que Dios te ha enviado.

Publicado originalmente en: http://www.christianitytoday.com/edstetzer/2010/september/calling-for-contextualization-part-7-contextualization.html

El Espectro de la Contextualización – Parte 1 de 2

Una más de las partes de la serie de artículos de Ed Stetzer, traducido por Ariadna Romero para “Christianity Today”.

Ya me has escuchado decir que el “cómo” de un ministro está determinado en muchas maneras por el “quién, cuándo y dónde” de la cultura. Cómo nombras a tu iglesia, qué tanto debe durar la reunión de adoración, la forma en que la iglesia desarrollará el liderazgo, estas y muchas cosas más se delimitan en parte por la cultura. Por esto es importante pensar en términos del espectro de la contextualización. Cuando se trata de ello, todo el mundo tiene la opinión de que la contextualización ha ido muy lejos, mientras que otros dirán que no se ha llegado lo suficientemente lejos. Así que hay un espectro que va desde muy poca o total ausencia de contextualización (aunque es imposible no estar contextualizados) hasta una total contextualización. Para ayudar a marcar los grados dentro de este espectro, podemos usar una escala, digamos de C1 a C6.

Me preocupo por la contextualización porque me preocupa la clara proclamación del evangelio. Me preocupo por la iglesia. Y creo que muchas iglesias que se dirigen bíblicamente, necesitan pensar con profundidad en su contexto para poder adaptarse efectivamente. Tim Keller tiene razón cuando dice:

Se avecina una crisis para las iglesias evangélicas americanas si es que no pueden prosperar fuera de los reducidos enclaves conservadores y tradicionales de la gente y la cultura. No hemos creado un nuevo ministerio y comunicación… modelos que florecerían y harían crecer el mundo occidental secular post-cristiano. Nuestra visión debe ser desarrollar campus de ministros, nuevas iglesias, sistemas de educación y discipulado cristianos que sean efectivos en los campos de Norte América.

Persona-pensando_En otras palabras, necesitamos la contextualización.

Hay algunos líderes que dirán que están en contra de la contextualización, y quizás los podríamos situar en el C1 de la escala. Por supuesto, creo que es extraño decir: “no creo en la adaptación cultural o la contextualización” mientras usamos un traje que se hizo popular hace 50 años, cantamos música que se hizo popular hace 100 años con un instrumento que se hizo popular hace 300 años, con mobiliario que se hizo popular hace 600 años. Pero por el bien de la discusión, pondremos a esas personas en la C1.

En el otro extremo del espectro (puede ser en el C6) pondré a muchos predicadores que son populares hablando de esperanza y prosperidad, los que han sobre- contextualizado y creado un auge en la cultura, pero que ya no comunican un evangelio que se pueda discernir.

Todos aparecemos en algún punto de esa escala. Como referencia, me parece que un término aceptable sería estar en el C4 de la escala de contextualización. Aquí está una aplicación útil de esta escala para las iglesias emergentes.

La diferencia está realmente entre el oscurantismo y el sincretismo. argumenta que “el oscurantismo es cuando estás tan ligado a tu forma de practicar y enseñar la fe que pones un velo entre la verdad y poder y aquellos que están tratando de mirar con ojos muy diferentes.”

Por ejemplo, hace cientos de años los misioneros fueron a Hawai a plantar iglesias. Y se aparecieron, luciendo como misioneros. Ya sabes, las mujeres con sus faldas amplias y sus sombreros, y los hombres con sus trajes negros y sus grandes biblias negras. Los hawaianos lucían como lucen los hawaianos. Las mujeres usaban faldas de flecos y ambos, hombres y mujeres mostraban mucha más piel que los misioneros. Fue predicado el evangelio y la gente se convirtió. Pero lo que sucedió es que los hombres y las mujeres no sólo se convirtieron a Jesús, sino también a una forma de cristiandad que incluía edificios de iglesias con campanarios, faldas amplias y trajes oscuros. Pronto, todos en Hawai sabían que convertirse en cristiano incluía cuestiones que no eran esenciales. ¿Cómo te conviertes en cristiano? Cambiando tu forma de vestir. Eso es oscurantismo.

Publicado originalmente en: http://www.christianitytoday.com/edstetzer/2010/september/calling-for-contextualization-part-7-contextualization.html

Guía Misionera 2016: Recursos para Todos

guia

Portada de la Guía Misionera

Ya está disponible la Guía Misionera para Niños, Jóvenes y Adultos. Es un gran recurso para que muchos nazarenos puedan conocer más sobre nuestro mundo, la iglesia global y la gran tarea que tenemos de alcanzar cada país para Jesús. Esperamos que este material sea compartido con los líderes de MNI y así pueda llegar a cada iglesia local.

Puedes descargar la guía completa haciendo clic en: 2016 – GUIA INTERNACIONAL DE EDUCACION MISIONERA.

Además, cuenta con recursos para niños para colorear, rellenar espacios, entre otros. Aunque solo está disponible en inglés, pero es posible descargarlo haciendo clic aquí: Recursos Infantiles.

¡Comparte, utiliza, aprende e involúcrate!

Material provisto por: Ana María Crocker, MNI Mesoamérica

Relaciones Auténticas

Escrito por: Verne Ward para los misioneros de la Iglesia del Nazareno

unnamed.jpg

El Señor no vino a hacer una exhibición. Él vino a sanar y enseñar a los hombres que sufren. Para aquel que quisiera hacer un show, la cosa habría sido solo aparecer y deslumbrar a los espectadores. Pero para aquel que vino a sanar y enseñar el camino no era más que habitar aquí, pero para.. para manifestarse conforme a lo que podían soportar …

– Atanasio de Alejandría, En la Encarnación (On the Incarnation)

Natalie y yo vivimos en Singapur durante 6 años donde nos hicimos amigos con varias personas locales. Ahora vivimos en el área de Kansas City de los EE.UU., pero visitamos Singapur de nuevo recientemente y pasamos tiempo con algunos amigos. Nuestros amigos pertenecen a otra tradición de fe y tienen una pequeña tienda. El esposo tiene cáncer de pulmón, fue diagnosticado en febrero. Cuando lo vi, había perdido mucho peso, así que fui detrás del mostrador para darle un gran abrazo.

Me di cuenta de que detrás del mostrador la pareja había colgado dos imágenes. Una de ellas era una imagen de su familia y justo al lado había una foto de nuestra familia. Eso simplemente me impactó. Ellos son especiales para nosotros, pero no siempre se sabe si otros sienten lo mismo por ti. Nos hemos allegado a ellos y hemos tratado de ser amigos de confianza cristianos para que supieran lo que el cristianismo verdadero es.

Natalie y yo, nos dimos cuenta de que los cristianos estamos siempre en misión, por lo que buscamos lo que llamamos “una persona de paz” – alguien que no esté en oposición a nosotros o al evangelio. Nuestros amigos en Singapur extendieron tal amistad para con nosotros. Fuimos invitados cada vez más y más a la relación y continuamos ofreciendo oración y diálogo.

En un momento que tenía una necesidad. Su madre estaba muy enferma en el hospital y Natalie se ofreció a ir a visitarla y orar con ella y ellos permitieron eso. Con el tiempo, Natalie fue invitada a ser parte de la boda de sus hijas. Ella en realidad dejó que Natalie hiciera lo que la madre de la novia normalmente pondría a su hermana a hacer: ayudar a la novia a alistarse y pasar todo el día de la boda con ella.

Nuestros amigos aún no han llegado a la fe. Hemos tratado de darles esa oportunidad. Vivimos nuestras vidas como la encarnación de Jesucristo en medio de ellos, al igual que Jesús era la encarnación de Dios en la humanidad cuando él nació en la forma de un bebé humano indefenso en Navidad, hace más de 2.000 años.

Encarnación es la intención de cada misionero. La Iglesia del Nazareno envió 119 misioneros en 2015, para un total de 702 misioneros enviados por la denominación para ser las manos y los pies de Jesús, el Mesías, en todo el mundo.

Pero el mundo es el hogar de más de 7 mil millones de personas. No es suficiente con que 706 misioneros sean encarnaciones vivas de Jesús. Es el plan de Dios para cada creyente, cada cristiano, para una vasija de Jesús, que es la esperanza del mundo, la luz y la vida, para transformar la vida en nuestras ciudades, pueblos, barrios y familias.

¡Gracias por ser un amigo cristiano de confianza en la encarnación de Cristo en el mundo que te rodea! Nos regocijamos con ustedes en este Año Nuevo que Jesús es nuestro Salvador y Emmanuel. Que podamos recordar y vivir esto cada día hasta que nos reunamos de nuevo con familiares y amigos para la Navidad en diciembre 2016.

¡Muy pronto! COM: Distrito Occidente

com occidente

A %d blogueros les gusta esto: