Archivos Mensuales: marzo 2016

Evangelismo y Crecimiento: Informe Anual de la Junta de Superintendentes Generales

 Segundo extracto del

INFORME ANUAL
DE LA

JUNTA DE SUPERINTENDENTES GENERALES
ANTE LA

93ra JUNTA GENERAL

DE LA IGLESIA DEL NAZARENO
28 de febrero de 2016
Ede, Holanda
“VISIÓN 2020 —
Multiplicando Discípulos Semejantes a Cristo”

II Parte: Lo Interno


Jesús dijo, “Yo edificaré mi iglesia… Ustedes hagan discípulos”
(Mateo 16:18, 28:19, NVI).


Jesús esperaba que sus discípulos reprodujeran Su semejanza en lo demás. Él impartió el mensaje y la misión a los discípulos para que ellos se reprodujeran en otros y que hicieran discípulos hacedores de discípulos, aún en medio del conflicto. Mientras nosotros hacemos discípulos intencionalmente, Jesús edifica la Iglesia.


La cristiandad se ha convertido en un movimiento de 2.3 millardos de miembros hoy en día, después de haber comenzado con solamente doce discípulos. La analogía de la Viña en Juan 15:1–17 nos habla sobre nuestra misión. El propósito de la Viña (Jesús) y los pámpanos (nosotros) es dar fruto. Los cristianos deben trabajar en pos de, y anticipar una cosecha (Mateo 9:37–38, Lucas 10:2).


La CosechaLa cosecha


Las iglesias del Nazareno continúan caracterizándose por su fervor evangelístico. El evangelismo es el primer paso en la multiplicación de discípulos semejantes a Cristo. En 2015, los pastores reportaron un poco más de 209,000 conversiones. ¡Alabado sea el Señor!


Estos nuevos seguidores de Cristo están siendo abrazados por la iglesia en el sacramento del bautismo. De la misma manera en que Jesús fue bautizado por su primo Juan: “Un día Jesús fue de Galilea al Jordán para que Juan lo bautizara” (Mateo 3:13, NVI).


En la Gran Comisión, se nos manda a bautizar a estos nuevos discípulos:
Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado…. (Mateo 28:19–20, NVI).


John Wesley dijo lo siguiente acerca del bautismo: “Por el bautismo, entramos a un pacto con Dios, un pacto eterno, somos admitidos en la iglesia, y somos hechos miembros de Cristo, hechos hijos de Dios.”


Charles Haddon Spurgeon, a menudo referido como el Príncipe de los Predicadores, dijo que hasta el momento en el que fue bautizado, él tenía temor de confesar a Cristo. Después de esto, Él perdió todo el temor del hombre y nunca más volvió a dudar en profesar valientemente su fe.


Los 89,000 bautismos nazarenos en 2015 son testimonios de que la iglesia está adoptando y dándole la bienvenida a nuevos creyentes.


Official-Seal-Spanish-GoldEl reporte del Secretario General de 2015 también testifica la añadidura de nuevas congregaciones.

  • 994 nuevos “centros de fuego santo”
  • 656 iglesias organizadas
  • 29,945 iglesias en todo el mundo, con 21,912 organizadas
  • 28,658 iglesias activas, un aumento de 517 sobre el año anterior.
  • 143,076 Nuevos Nazarenos
  • Una membresía global récord de 2,441,372
  • Una asistencia promedia semanal al servicio de adoración de 1,498,482
  • Una asistencia promedia semanal a Ministerios de Escuela Dominical y Discipulado récord de 1,210,871. La declaración de misión de la Iglesia del Nazareno es “hacer discípulos semejantes a Cristo en las naciones”. Celebramos el crecimiento de la asistencia a los estudios bíblicos y grupos de compañerismo.
    Es importante que los nuevos discípulos:

    • Se unan al compañerismo como miembros.
    • Participen regularmente en el servicio de adoración.
    • Se adhieran a clases pequeñas para poder crecer a la semejanza de Cristo.
    • Sean continuamente discipulados de una manera personal, mientras que ellos discipulan a 
otros intencionalmente.

¡Vamos a obedecer las instrucciones del Señor al hacer discípulos! ¿Quién le está discipulando? ¿A quién está discipulando?

El Reporte Anual del Pastor registra indicadores cuantitativos de salud y crecimiento. Aún estas medidas son inadecuadas considerando las áreas de acceso creativo en dónde es difícil y peligroso contar discípulos e iglesias. Sin embargo, lo que es más difícil de medir, es la evidencia cualitativa de santidad, madurez cristiana y poder espiritual que Dios expresa en y a través de nosotros para cumplir el trabajo al cual hemos sido llamados.


En Juan 5:17 (NLT), Jesús responde a los alegatos por haber sanado al limosnero durante el Sabbat al decir, “Mi Padre aun hoy está trabajando, y yo también trabajo”. Nuestra esperanza está en Cristo quien nunca cesa de obrar y quien nunca falla. El mismo Señor ahora nos envía a trabajar cuando dice, “Así mismo el reino de los cielos se parece a un propietario que salió de madrugada a contratar obreros para su viñedo” (Mateo 20:1, NVI).


A nuestros pastores, superintendentes de distrito, educadores, maestros de Escuela Dominical, evangelistas, trabajadores de ministerios de compasión, capellanes, equipos de la Película de Jesús y todos aquellos que representan la misión de la Iglesia del Nazareno—los superintendentes generales les expresamos gratitud desde lo más profundo del corazón por su fidelidad y por llevar mucho fruto. En última instancia, usted sirve para la aprobación y el aplauso de una audiencia de uno, el Señor Jesucristo. Celebramos sus oraciones, su trabajo de amor, su pasión para traer a todos para Cristo y su obediencia en al hacer discípulos semejantes a Cristo en las naciones de una manera personal e intencional.


Para lo que queda grabado en el registro y lo que no queda registrado, decimos:
A Dios el Padre Celestial,
Al Hijo nuestro redentor
y al eternal consolador
unidos todos Alabad.
—Thomas Ken, 1674

La Situación de los Refugiados (Informe Anual 2016 de la Junta de Superintendentes Generales)

Primer extracto del

INFORME ANUAL
DE LA

JUNTA DE SUPERINTENDENTES GENERALES
ANTE LA

93ra JUNTA GENERAL

DE LA IGLESIA DEL NAZARENO
28 de febrero de 2016
Ede, Holanda
“VISIÓN 2020 —
Multiplicando Discípulos Semejantes a Cristo”

La Situación de los Refugiados
Para muchos, es difícil comprender la dimensión de la situación actual de los refugiados, esto es porque raramente en la historia moderna tantos han estado tan desesperados para escapar en búsqueda de refugio.


Quizá la imagen más impactante el año pasado fue la el niño sirio de 3 años de edad, Aylin Kurdi, varado en la orillas de Turquía.Aylan Kurdi


La familia Kurdi estaba haciendo un intento final, desesperados por huir para reunirse con sus familiares en Canadá. Siria ya estaba en guerra cuando Aylan Kurdi nació. El falleció, junto con su hermano de 5 años de edad, Galip, y su madre, Rehan. Su padre, Abdullah, sobrevivió.


La envergadura de la situación de los migrantes es abrumadora.


De acuerdo a las figuras presentadas por el Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados correspondientes a 2014, actualmente hay aproximadamente 60 millones de refugiados y de personas desplazadas internamente alrededor del globo—una entre cada 122 personas alrededor del mundo, el equivalente a que la población entera de Italia sea forzada a salir de sus hogares.


Durante esta situación de los refugiados, que está reformado a Europa y al mundo en donde se realiza el ministerio, la Junta de Superintendentes Generales hizo un llamado para que la Iglesia del Nazareno responda.


La denominación está trabajando por medio de Ministerios Nazarenos de Compasión para proveer de cuidado a los refugiados a través de iglesias locales sensibles y generosas.


El Coordinador de Estratégia de Área del Medio Oriente el Rev. Khalil da testimonio de nazarenos jordanos y libaneses valientes quienes están ministrando a miles de familias musulmanas y sirias, ofreciéndoles amor y provisiones básicas. Los nazarenos también están proveyendo de educación a los niños refugiados que no son capaces de inscribirse en las escuelas locales. Mientras que ellos adoptan la fe en Cristo, muchas de estas personas desplazadas han pedido que se les incluya en el sacramento de la Santa Cena.
En Hungría, los nazarenos han estado proveyendo de alimentos, sábanas y tiendas de campaña para las familias de refugiados en tránsito tanto en Budapest como en Rozke localizada en la frontera de Hungría y Serbia. Ahora que la frontera se ha cerrado, un equipo de nazarenos en el terreno de acción en Serbia se está asociando con otra denominación para suplir las necesidades de emergencia de los refugiados en ese lugar.
Muchos refugiados en dirección hacia Europa vienen de culturas en dónde le ponen mucho valor a la hospitalidad, así que no pudo haber mayor expresión de amor y de bienvenida que la comunidad que auspició una comida abundante para sus nuevos vecinos.


Eso es exactamente lo que pasó el 17 de octubre de 2015 cuando una red de iglesias y de organizaciones en Gottmadingen, Alemania, incluyendo al a Iglesia del Nazareno, le dio la bienvenida a 60 refugiados en su comunidad al auspiciar un banquete con comidas internacionales, música en vivo, presentaciones culturales y mucha conversación.
“Los refugiados dieron testimonio de donde ellos venían. Había un gran mapamundi y ellos mostraban los lugares que ellos habían transitado para llegar hasta Alemania”, expresó Ludwing Duncker, pastor de la iglesia Gottmadingen. “Hubo varias actividades para mostrarle a las personas locales lo que los refugiados habían experimentado”.RefugeeWelcomeBanquet


Cuando los líderes en el Distrito de West Texas, EUA, fueron contactados por una organización sin fines de lucro con la necesidad de espacio para albergar a 200 inmigrantes y niños refugiados de Centro América, ellos no lo pensaron dos veces.
“Fue una decisión unánime”, expresó el Superintendente de Distrito, David Downs. “Es un honor para nosotros recibir a estos niños mientras están esperando ser ubicados dentro de los Estados Unidos”.


Los chicos, con edades entre 13 a 16, se quedaron en las instalaciones del campamento distrital, Camp Arrowhead. Algunos serán reunificados con sus familias en los Estados Unidos, mientras que otros irán a cuidado adoptivo.


Word Action, una publicación interna de Nazarene Publishing House, en respuesta a la situación de los refugiados, ha puesto a disposición de forma gratuita dos lecciones para grupos pequeños que explican como los cristianos pueden involucrarse en las necesidades sociales del mundo de hoy en día.


Durante esta situación de refugiados, recordamos las palabras de Jesús en Mateo 25: “Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui un inmigrante (traducción de la palabra griega: xenos) y me recogisteis”. La Junta de Superintendentes Generales, en la carta de diciembre 2015, dijo, “Estamos pidiéndole a la familia de la iglesia global que ore y ministre a aquellos en necesidad”. Esta es una maravillosa oportunidad para que la iglesia demuestre y personifique los valores del Reino.

Sentado, esperando y esperanzado en la tumba de Jesús

Escrito por: A.J. Swoboda

02 de abril 2015

P04667Los Evangelios hablan muy poco de la respuesta inmediata de los discípulos a la muerte de Jesús el sábado. Pero antes de la puesta del sol el viernes, un hombre llamado José de Arimatea vino a Poncio Pilatos para solicitar el frío cadáver de Jesús, para que pudiera estar debidamente enterrado. El texto dice: “José de Arimatea le pidió a Pilato el cuerpo de Jesús. José era un discípulo de Jesús. … Él vino y se llevó el cuerpo”.

Es un verso sutil que usted podría pasar fácilmente, pero hectáreas de sentido esperan dentro de esto. De acuerdo con Juan, después de que las multitudes huyeron y los gritos ahogados lentamente por los ejecutados cesaron, José hizo el viaje doloroso para recibir el cuerpo de Jesús, pues el viernes llegaba a su fin. Poco a poco, con cuidado, José bajó la cruz, sacó los grandes clavos romanos de las manos y los pies frágiles de Jesús y lo llevó en sus brazos.

Permita a su imaginación pintar la devastación de tirar esos clavos y junto con ellos el desarraigo de sus más grandes sueños y esperanzas. Imagínese lo incómodo que hubiera sido ese momento. La oscuridad nunca fue más gruesa. Esperanzas y sueños se desvanecieron. Años antes, lo más probable, José había dejado atrás su vida de previsibilidad y seguridad para seguir a un Salvador desconocido, sólo para que su visión se aplastara la noche anterior. Ahora José celebró su sueño muerto en sus brazos. No había firmado para esto. Esto no estaba en las letras pequeñas. ¡Qué fracaso! ¡Que desperdicio!

Pero José todavía apareció.joseph-of-arimathea-cross

José pidió el cuerpo de Jesús. No fue forzadamente encargado a él. Experimentó la carga del mismo por su propia elección. Parte de ser un cristiano es llevar el cuerpo de su Dios a un lugar de descanso. Es pesado. Muy duro. Más allá de incómodo. Pero hay que estar abierto a eso. No los van a obligar. ¿Quién iba a pedir la pesadez de Cristo? ¿Quién desea el cadáver de Jesús? ¿Quién pide este tipo de cosas?

Un seguidor de Cristo lo hace.

En la tienda cristiana, hay una pintura que ilustra un poema llamado “Huellas”. Hasta la mitad, un par de huellas camina a lo largo de la orilla del mar de arena. El poema es una narración. Caminando por la playa, alguien habla de Dios y como él (o ella) recuerda momentos de su vida. El viaje de la vida del hombre a través de estos momentos está representado por huellas en la arena. Por lo general, hay dos conjuntos de grabados: uno que pertenece a él y uno que pertenece a Dios. Se da cuenta de que durante los períodos angustiosos, sin embargo, sólo un par de huellas se hace evidente en la arena. El hombre le pregunta a Dios que dónde estaba. Y Dios dice que en esas partes difíciles, Dios lo llevaba.

El poema es hermoso. Sin embargo, para mí pierde algo fundamental acerca de la fe cristiana. Dios nos llevará. Yo creo que lo hará. Pero a veces la fe es tan fuerte que se siente como que estamos llevando a Jesús. Que nosotros llevamos el peso de su cuerpo tan pesado. Contemplar su gloria puede ser tan pesado, tan angustiante. (Es quizás instructivo que la palabra hebrea kabod significa dos cosas: “peso” y “gloria”).

Hay otra pintura de huellas que nadie pinta o incluso nadie quiere ver, y nunca van a poner en el centro comercial. Esa es sobre cómo todos los que buscan seguir a Jesús, inevitablemente, terminan llevando a Jesús a la tumba.

Más de la fe que nos gustaría admitir, consiste en sentarse en la tumba, un lado de la fe que muchos de nosotros no firmamos. José probablemente tampoco lo hizo. Y aunque tal vez no imaginábamos esos momentos oscuros de espera, sin embargo, son momentos sagrados. La fe no es sólo el Viernes Santo y Domingo de Pascua; la fe es el incómodo sábado también. Hay mucho que está sentado en esa tumba con el Señor pronto a ser resucitado. Está muy oscuro. Húmedo. Tan temible. El silencio es ensordecedor. Pero hay esperanza allí. Incluso las hormigas que normalmente se arrastraban en los contornos de las rocas, se regocijaron. El aire alabó a Dios. La roca, que más tarde sería removida, anhelaba saltar de alegría. La tumba llena sabía que la resurrección estaba por venir. Porque en ese tipo de oscuridad, hay una luz hermosa. No es una luz normal. No es la luz del sol o la luz de una lámpara, o la luz de una linterna. Una luz diferente que pocos pueden ver. La luz en la tumba completa es mucho más profunda que la luz física.

Y en esa especie de oscuridad, hay gloria.

En la tumba, la oscuridad es gruesa. Pero ahí es donde está Dios.

AJ Swoboda es un pastor y profesor en Portland, Oregon.

Un extracto tomado de la revista Christianity Today: http://www.christianitytoday.com/ct/2015/april-web-only/sitting-waiting-hoping-tomb-jesus-holy-saturday.html?start=2

Viernes Santo ¡Buen viernes!

cruz

Reflexión de: Frederick Buechner

“De tal manera amó Dios al mundo”, escribe Juan, “que dio a su hijo unigénito, para que todo aquel que en él crea, no se pierda, mas tenga vida eterna”. Es decir que Dios amó tanto al mundo que dio a su único hijo incluso a este mundo de horror obsceno; amó tanto al mundo que de alguna manera, en última instancia indescriptible y en un costo inmensurable que se dio al mundo a sí mismo. Fuera de esta terrible muerte, dice Juan, llegó la vida eterna no sólo en el sentido de la resurrección a la vida después de la muerte, pero en el sentido de la vida tan preciosa que incluso en este lado de la muerte vivir es estar con un pie ya en la eternidad. Participar en la vida de sacrificio y muerte de Jesucristo es vivir ya en su reino. Esta es la esencia del mensaje cristiano, el corazón de la Buena Nueva y es la razón por la cual la cruz se ha convertido en el símbolo cristiano principal. Una cruz de todas las cosas: una guillotina, una horca; pero una cruz que al mismo tiempo cruza la eternidad y el tiempo, como el lugar donde un corazón tan poderoso fue roto y como el poder sanador de Dios mismo podría fluir a través de Él en un mundo enfermo y roto. Fue por esta razón que de todas las palabras posibles que podrían haber utilizado para describir el día de su muerte, la palabra que establecieron fue “bueno” (en inglés Good Friday). ¡Buen Viernes!

Publicado originalmente en “Los rostros de Jesús” (The Faces of Jesus)

Lo que les cuesta a otros mi obediencia

Escrito por: Oswald Chambers – En Pos de lo Supremo

“Tomaron a cierto Simón de Cirene, que venía del campo, y le pusieron encima la cruz”. Lucas 23:26

Nuestra obediencia a Dios le cuesta más a otras personas que a nosotros, y es ahí donde comienza el dolor. Si amamos a nuestro Señor, la obediencia no nos cuesta nada y, por el contrario, es un deleite. Pero les cuesta mucho a quienes no lo aman. Ya que obedecer a Dios trastorna los planes de otras personas, ellas se burlarán de nosotros, diciendo: “¿A esto le llamas cristianismo?” Podemos evitar el sufrimiento, pero no si vamos a obedecer a Dios. Debemos dejar que se pague el precio.

Cruz LuzCuando nuestra obediencia empieza a costarles a otros un precio, nuestro orgullo humano se atrinchera y decimos: “Jamás aceptaré nada de nadie”. Pero debemos hacerlo, o desobedeceremos a Dios. No tenemos ningún derecho a pensar que las relaciones que tenemos con otras personas deberían ser de una clase diferente de las que el mismo Señor mantuvo (ver Lucas 8:1-3).

El estancamiento en la vida espiritual se presenta cuando decimos que sólo nosotros vamos a sufrir todas las consecuencias. Y realmente no podemos. Por estar muy involucrados en los propósitos universales de Dios, otros se afectan de inmediato cuando lo obedecemos a Él. ¿Vamos a permanecer fieles en nuestra obediencia a Dios y estaremos dispuestos a sufrir la humillación porque rehusamos ser independientes? ¿O tomaremos la actitud opuesta, declarando que “no haremos sufrir a otras personas?” Podemos escoger desobedecer a Dios, lo cual aliviará enseguida la situación, pero contristaremos a nuestro Señor. Mientras que, si lo obedecemos, Él cuidará de aquellos que han sufrido las consecuencias de nuestra obediencia. Simplemente debemos obedecer, y dejarle todas las consecuencias a Él. Guárdate de la tendencia a darle órdenes a Dios con respecto a lo que tú permitirás que suceda, si lo obedeces.

Padre, en tus manos…

Les comparto algo que escribí yo mismo sobre esta Semana Santa. ¡Gracias por ese sacrificio!

“Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.”C008935B-0209-CF50-4775029C37817C45

Aquí estamos. Las últimas palabras de Jesús en la cruz. No estamos diciendo que son sus últimas palabras en esta tierra, ni decimos que fueron sus últimas palabras en vida, porque sabemos que se levantó de nuevo y dijo muchas otras palabras antes de ascender. De hecho, Él vive hasta el día de hoy.

Pero estas fueron las últimas palabras de nuestro Señor mientras colgaba en la madera.

Esa madera fue con la que él creció.  De niño abrazando los árboles y manteniendo el equilibrio sobre la corteza mientras alcanzaba la siguiente rama hacia arriba, trepando más alto cada vez y observando el ajetreo de Nazaret muy abajo.  Lijando la viga sin terminar antes de entregársela a su padre en el taller de carpintería.

 Y ahora está clavado a la madera y respirando su pasado.

De verdad se cierra el círculo; Toda su vida él había jugado, moldeado y trabajado con madera, ahora en su muerte, su espalda está astillada a ella.  Y mientras muere, le encomienda su espíritu a su Padre, pero, ¿no es así como había vivido toda su vida?

Apenas unas horas antes había reprendido a Pedro por cortar la oreja del sirviente precipitadamente:  “Pedro,  mete tu espada en la vaina; la copa que el Padre me ha dado, ¿no la he de beber?”

Y en el mismo jardín, mientras su sudor se sentía como gotas de sangre, él luchaba con angustia y se sometía en obediencia: “No se haga mi voluntad, Padre, sino la tuya.”

Durante su ministerio, dejó claro que solo podía hablar las palabras que su Padre quería que hablase. Cada uno de sus actos era de acuerdo a la voluntad de su Padre.

Incluso a los 12 años de edad cuando discutía con los maestros en el templo, su alma anhelaba estar donde estaba su Papi.  Sí, ¿no sabíamos que en la casa de su Padre le era necesario estar?

Pero va todavía más atrás.

A la conversación entre Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios Espíritu Santo, cuando la Creación es todavía un pensamiento.

– “Crearemos al hombre.”

– “Sí a nuestra imagen y semejanza.”

– “Pero nos traicionarán.”

– “Sí, pero tenemos un plan.”

– “Uno de nosotros debe ir.”

– “Sí, uno de nosotros debe morir.”

– “Por ellos.”

– “Por nosotros.”

Y en ese momento, antes del comienzo de los tiempos, Jesús decide que encomendará su espíritu en las manos de su Padre.

– Hágase tu voluntad.

– Como en el cielo, así también en la tierra.

Y así él vino de acuerdo a la voluntad de su Padre.

Y vivió de acuerdo a la voluntad de su Padre.

Y murió de acuerdo a la voluntad de su Padre.

“Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.”

Versículos de Apoyo:

Jn. 18:11; Jn. 14:31; Jn. 12:50; Jn. 12:27-28; Jn. 8:28-29; Lc. 22:42; Lc. 2:49

Morir y vivir con Él

“Y ahora, hermanos, voy a hacerte una pregunta terrible, y Dios sabe que me pregunto esto también para mí mismo ¿Es la verdad más allá de todas las verdades, más allá de las estrellas, simplemente esto: Que vivir sin Él es la muerte real, que morir con Él la única vida?”

Frase de Frederick Buechner

Christ (1)Tomado de: Magnificient Defeat

¡Útil para el Señor!

sari5Procesos, Paciencia, humildad, sencillez, y desarrollo, fue el aprendizaje que me llevo de esta experiencia del 4×4 Todo Terreno.

Y algo que me toco, fue cuando un hermano me dijo: “qué bueno que vinieron, porque eso nos motiva a nosotros a trabajar, a unirnos como misión tipo Iglesia que somos  y que nos inspiró a movernos”.

¿Cómo? Me pregunté. ¿Inspiración para otros? ¡Claro! Y lo pude ver.  Adolecentes recién convertidos trabajando.   ¡Me sentí maravillada, como podemos impactar de diferentes maneras!  Y pude recordar cuando Dios le dice a Moisés, que por medio de él se verá el poder de Dios, y los que están a su alrededor podrán ser testigos de ello.  No solo se impacta fuera de la iglesia, sino también dentro de ella.  Me sentí instrumento de Dios,  útil, de diferentes formas que antes no veía.

Y algo muy íntimo que quiero compartir en este medio.  Justo en medio del trabajo en este 4×4, todos los días Dios me recordaba mi oración, oración que día y noche no faltaba: “Dios no permitas que me quede sentada en una banca sin hacer nada”

No fui en ningún momento inútil para el Señor. ¿Se ponía una silla? era para la obra del Señor. Sea el trabajo que sea, es para el Señor y eso me hacía útil. Fue lo que más me dejó marcada, ya que me acostumbré a que en otras misiones, según mi pensamiento sentía que hacía mucho, pero esta vez supe apreciar un trabajo diferente, tal vez el llamado a un servicio más sencillo.

Somos parte de toda una gran estructura, seas la pieza que seas, eres parte de un plan.

Anónimo

A %d blogueros les gusta esto: