Archivos diarios: 11 noviembre 2016

Un Llamado que Cuesta Mucho a los Demás 

Por Scott Armstrong

¿Qué rendiste para servir a Dios? 

¿Qué entregaste o dejaste atrás para seguirle al Señor? 

evidencias_de_los_hijos_de_dios_montemaria_tierraprometida_32

Ahora cambiemos la pregunta: Cuando tú decidiste dar tu vida a Jesús, ¿cuáles sacrificios se tuvieron que hacer en las vidas de otros? 

Debo aclarar algo.  Si para ti ser cristiano es únicamente llegar al templo, participar en los cultos y no hacer “cosas malas” durante la semana, no has hecho un gran sacrificio y tampoco los demás han experimentado dolor por tu cristiandad.  Me das tristeza, ¡porque Dios tiene mucho más para ti!  “Yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia” (Juan 10:10). 

¡Dios quiere usarte para trastornar las naciones!  Pero si dejarás huella de verdad en la vida de miles, tendrás que responder radicalmente a un llamado radical.  Se llama discipulado y el camino del discipulado se dirige hacia la cruz. 

Llevar tu cruz cada día y seguirle a Jesús a Gólgota implica sacrificio por supuesto.  Pero no solo sacrificio para ti.  ¿Qué les costará a los demás? 

Recuerdo un artículo que salió en The Los Angeles Times hace 25 años sobre la conversión del beisbolista reconocido de los Mellizos y Ángeles, Gary Gaetti.  En 1988 Gaetti entregó su vida a Cristo y sus amigos y otros jugadores inmediatamente notaron el cambio.  El jugador que había tomado mucho y dormido con docenas de mujeres ahora se distinguía por su integridad y fervor para Dios. 

Pero no todos estaban felices con el cambio.  Kent Hrbek, el mejor amigo de Gaetti y conocido por sus muchos vicios, empezó a distanciarse de su compañero de cuarto durante muchos años.  ¿Por qué tenía que llevar su Biblia a todos lados? ¿Por qué no quería ir a las fiestas y emborracharse como antes? 

En un momento de frustración durante una entrevista una vez, Hrbek dijo sobre el cambio en Gaetti, “Casi es como si hubiera fallecido.” 

Qué fuerte, ¿no? 

¿Es que Gaetti nunca sonreía ni estaba alegre? ¡No!  Después de convertirse, él era más gozoso.  Pero Hrbek estaba sintiendo el cambio – un cambio radical que significaba que su amigo no iba a compartir en los vicios de antes.  En mi opinión las palabras de Hrbek se pueden atribuir a la propia convicción en su vida que estaba sintiendo del Espíritu Santo. 

“Siempre fuimos muy amigos y siempre los seremos,” dijo Gaetti.  “Pero tiene que haber alguna separación en algún momento, no sólo de Kent, por mis creencias.” 

Si seguimos a Cristo con todo, implicará sacrificio profundo para nosotros, pero a la vez para otros. 

“Cuando Cristo llama a un hombre, se le ordena venir y morir.” – Dietrich Bonhoeffer (El Costo del Discipulado). 

Y el olor de un hombre muerto empezará a trastornar a los demás. 

Tu compromiso radical a Jesús implicará cambios en los que te rodean. Pero no te preocupes.  Es la idea.

A %d blogueros les gusta esto: