Archivos diarios: 7 marzo 2018

La Comparación Está Robando tu Alegría – Parte 2 de 2

*Esta es la continuación de la entrada anterior.

Como líderes del ministerio, el impulso de la perfección ya se vislumbra a gran escala—resistir el deseo de mirar, predicar, dirigir y pensar como otras personas exitosas es vital, pero también bastante difícil. Aquí hay cinco consejos prácticos para combatir la comparación en tu vida y ministerio:

  1. Incrementa tu conciencia.

Combatir la comparación requiere tener una imagen clara de su presencia en tu vida. Para muchos de nosotros, compararnos con otros es tan natural como ser prácticamente invisibles. Presta atención a tu diálogo interno mientras realizas tu rutina durante un par de días y mantén un conteo simple de la frecuencia con la que te comparas con otra persona, ya sea en persona o en línea. ¡El desafío es incluso atraparte haciéndolo! En la temporada de fiestas “perfectas,” regalos, comidas y experiencias, el llamado de emergencia de la comparación está en todas partes: “Yo nunca podría,” “Nunca lo haré,” “Si tan solo tuviera,” “Si fuera más,” “Si pudiera hacerlo.” Hazte consciente de la letanía de comparaciones de tu cerebro y toma nota de ello. ¡Te sorprenderá la cantidad de estos mensajes que tu cerebro entretiene regularmente!

  1. Tómate un descanso de las redes sociales.

El ayuno de las redes sociales requiere una autoevaluación honesta. Tú sabes cuánto tiempo pasas en las redes sociales, y solo tú sabes cómo te afecta. Para algunos de nosotros, un ayuno de síndrome de abstinencia puede ser poco realista, lo que te prepara para un fracaso inmediato. En cambio, limítate solo a consultar las redes sociales a ciertas horas del día, preferiblemente no a primera hora de la mañana ni antes de acostarte. Reemplaza tu hábito de control telefónico con otra cosa, si resulta demasiado tentador: lee un libro o un artículo interesante, o escucha una canción. Para muchos de nosotros, revisar nuestros teléfonos se ha convertido en memoria muscular, por lo que esto requerirá un gran esfuerzo. ¡No dejes que eso te detenga!

  1. Solicita un refuerzo positivo.

Siéntate con alguien cercano y pídele que te hable sobre sus fortalezas. Esto puede sonar como una solicitud extraña, pero la mayoría de nosotros podemos enumerar fácilmente nuestras debilidades, pero tropezamos cuando se trata de enlistar nuestras fortalezas. Pídele a un amigo, cónyuge o miembro de tu familia que se siente y haga esto contigo, y devuelve el favor—es probable que también necesiten escucharlo. Graba tus palabras o toma notas—¡en serio! Este será un gran recordatorio en momentos en que tu enfoque puede estar en todas las maneras en las que crees que te estás quedando corto. Vuelve a tu lista cuando te encuentres en un atolladero de comparación.

  1. Replantea tus debilidades percibidas.

Considera las reflexiones de Pablo: “Tres veces le supliqué al Señor que me lo quitara. Pero él me dijo: ‘Mi gracia es suficiente para ti, porque mi poder se perfecciona en la debilidad.’ Por tanto, me jactaré con mucho gusto de mis debilidades, para que el poder de Cristo repose sobre mí” (2 Corintios 12: 8-9). La idea de la perfección que guardamos en nuestras mentes podría estar causando que percibamos rasgos de carácter individual como debilidades, o no veamos dónde Dios puede usar nuestras debilidades reales.

762425161-home-office-navegar-internet-sms-estudiar.jpg

Por ejemplo, soy una pensadora de procesamiento, y con frecuencia necesito tiempo para pensar las cosas antes de responder. Durante una reunión, generalmente no soy la persona más verbal cuando se discute un tema, pero tendré un veredicto muy bien pensado una o dos horas después. En el pasado, consideré que mi cerebro “lento” era un defecto y envidiaba a las personas en la sala que podían responder de inmediato. Con el tiempo, sin embargo, llegué a ver que un equipo fuerte tiene ambos tipos de pensadores, y necesita gente que piense en todo desde todos los ángulos, no solo dar las primeras impresiones. Después de las reuniones, ahora envío correos electrónicos que comienzan con “Después de pensarlo un poco” y proporciono puntos adicionales que el grupo puede no haber considerado, lo que genera una conversación más productiva. Dios puede usar lo que tú crees que en ti es “menos ideal” para fortalecer a tus equipos.

  1. Considera todo el cuerpo.

Con regularidad tómate un tiempo para meditar sobre el cuerpo de Cristo y tu lugar en él. Imprime una copia de 1 Corintios 12. Léela un par de veces, resaltando los versículos y frases que te hablan. Escribe esos versículos en una tarjeta, colócala en algún lugar donde la veas a menudo. He escrito los versículos 18 y 19—“En realidad, Dios colocó cada miembro del cuerpo como mejor le pareció. Si todos ellos fueran un solo miembro, ¿qué sería del cuerpo?”—y lo coloqué en el espejo de mi habitación como recordatorio.

Kringel habla de un momento en que Dios le habló acerca de no apoyarse en otros en su vida. “Se llama el cuerpo de Cristo y la familia de Dios por una razón. Si te hubiera creado para que no necesites los dones que otras personas tienen, entonces los habría puesto todos en ti. Pero no lo hice, los dispersé. Entonces, para que seas todo lo que yo te llamé a ser, debes utilizar los dones de todos los demás.” Dios nos hizo para necesitarnos el uno al otro. Si tuviéramos todos los dones que queríamos, ¡no necesitaríamos a nadie!

Finalmente, cada uno de estos consejos debería ayudarnos a alcanzar el mayor antídoto para la comparación, que simplemente descansa en Cristo. Después de que Pedro preguntó: “Señor, ¿y qué de éste?” haciendo un gesto con la cabeza a Juan, Jesús respondió: “Si quiero que él quede hasta que yo venga, ¿qué a ti? Sígueme tú.” (Juan 21:22). Las tentaciones y oportunidades para compararnos están en todas partes y son constantes, y aún Jesús nos dice: “¿Qué a ti? ¡Sígueme!”

Este artículo fue publicado originalmente en: Christianity Today

A %d blogueros les gusta esto: