Archivos diarios: 12 marzo 2018

Obediencia: La autoridad de un líder siervo

Por Dr. Gustavo Crocker

Desde nuestra infancia, estamos predispuestos a creer que la autoridad y el mando son los sellos de los buenos líderes. Crecemos valorando la capacidad de un líder para mandar y controlar. Aprendemos a recompensar la determinación y la asertividad, y celebramos a los líderes que se apegan a sus planes y agendas. El ejercicio de la autoridad y el liderazgo, se nos ha dicho, define un buen líder.

Sin embargo, las formas de Dios no son los de la humanidad. Cada vez que Dios llamaba a alguien para dirigir a su pueblo, la primera cualificación que Él exigía no era las habilidades de una persona, el carisma, ni siquiera la habilidad de liderar y dominar a los seguidores. ¡No! Todo lo contrario. En toda la Escritura encontramos que la obediencia es la calificación primaria para el servicio y el liderazgo.

La obediencia es el habilitador de la autoridad de un líder siervo.

Siervo

Cuando Dios afirmó el sacerdocio y la realeza (autoridad) del pueblo de Israel, Su afirmación estaba condicionada a su obediencia y fidelidad al pacto en que habían entrado. “Ahora, si me obedecen plenamente y guardan mi pacto, entonces de todas las naciones ustedes serán mi preciada posesión… ustedes serán para mí un reino de sacerdotes y una nación santa” (Éxodo 19: 5-6 NVI).

El mismo Jesús escogió ser obediente al Padre como una forma de modelar la esencia del servicio. El mismo Señor que dijo “toda autoridad me es dada” es Aquel que, en vísperas de Su sacrificio en la cruz, dijo al Padre, “no sea mi voluntad sino la tuya”. El Apóstol Pablo escribe acerca de tal autoridad, permitiendo la obediencia en su carta a los Filipenses:

“En sus relaciones con los demás, tengan la misma mentalidad de Cristo Jesús: ¿Quién… se humilló a sí mismo haciéndose obediente hasta la muerte, incluso la muerte en una cruz? Por lo tanto, Dios lo exaltó al lugar más alto y le dio el nombre que está sobre todo nombre “(Filipenses 2: 5-9 NVI).

Además, Juan nos recuerda que así como el amor es la manifestación más sublime de Cristo en nosotros, tal amor es demostrado mientras andamos en obediencia a sus mandamientos (2 Juan 1: 6). En otras palabras, el liderazgo de Cristo que se refleja en nuestro amor por Él y por los demás está capacitado por nuestra obediencia a Él.

El liderazgo es precedido por el seguimiento. Para ser líderes sirvientes primero debemos ser seguidores obedientes.

Recuerdo la historia de uno de mis amigos más cercanos en el campo misionero. Me habla de su vocación de ser misionero mientras estaba sirviendo como pastor de jóvenes en su iglesia natal en los Estados Unidos. Durante años él se había entrenado para ser un pastor local y había asistido al seminario para cumplir con ese propósito, ser misionero no era parte de sus planes o entrenamiento. Ser misionero no tenía sentido.

Fue a su profesor de escuela dominical de la niñez y le dijo su dilema: Él no entendía por qué Dios lo había preparado para ser un pastor mientras lo llamaba ahora para ser misionero. La respuesta de ella fue: “Dios no exige nuestro entendimiento, él exige nuestra obediencia”.

Y se fue. Este amigo se convirtió en uno de los mejores misioneros que he conocido, todo por su obediencia.

La obediencia nos capacita para el largo viaje para guiar a otros sirviéndolos.

El Dr. Gustavo A. Crocker fue elegido el 41º superintendente general de la Iglesia del Nazareno en la 28  asamblea general en Indianapolis, Indiana, en junio de 2013.

A %d blogueros les gusta esto: