Archivos Mensuales: junio 2018

Una Aventura Misionera

Durante los meses, mayo y junio de 2018, Misiones Nazarenas Internacionales (MNI) del Distrito Golfo de México realizó 4 COMI (Campamento de Orientación Misionera Infantil) titulado “Aventura Misionera,” para niños de entre 4 y 14 años. Más de 100 niños de 4 zonas del distrito asistieron al campamento que tiene como propósito dar a conocer a los niños la obra misionera de la Iglesia del Nazareno alrededor del mundo, y ayudarles a descubrir el llamado a las misiones.IMG_8364.JPG

Los niños “viajaron” a Sudáfrica, Japón, Palestina y República Dominicana, conociendo algunos datos importantes de estos países. La presidente distrital de MNI, Elizabeth Roa, junto a Judith Galindo y Rebeca Ramírez, miembros de su concilio, fueron las encargadas de preparar esta gran aventura. Además, contaron con la participación de la misionera Freya Galindo, quien sirve en el proyecto Regional Génesis y Misión Global en República Dominicana. Durante estas semanas ella realizó una parte de su gira misionera en este distrito.

IMG_7824.JPG

Simultáneo a este evento, los líderes de MNI de dichas zonas, específicamente los que trabajan con niños, recibieron un taller acerca de cómo instruir e involucrar a los niños en misiones, utilizando material didáctico y otras herramientas.

IMG_7798 2.JPG

Varios niños expresaron sentir un llamado a las misiones durante esta actividad. Este evento no hubiera sido posible sin la ayuda de las iglesias locales, quienes recibieron y apoyaron la actividad.

35924336_1056825651133558_3027836241556013056_n.jpg

¡Gloria a Dios porque Él sigue llamando a los niños! ¡Ellos también son la Iglesia!

Este artículo fue publicado originalmente en el sitio web de la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica.

Gozosos

Muchos lectores de nuestro blog saben que en este momento mi familia y yo estamos en Rusia por la Copa Mundial. Ayer asistimos al partido Francia vs Dinamarca, que fue genial. Curiosamente, el Dr. Eugénio Duarte, uno de nuestros Superintendentes Generales de la Iglesia del Nazareno, escribió acerca de Dinamarca y su positividad. Puedo confirmar desde mi limitada experiencia con aficionados de Dinamarca que ciertamente son un país feliz. Espero que disfrutes este artículo sobre Dinamarca, pero mayormente enfocado en el gozo que Cristo da a cada creyente.

Escrito por Eugénio R. Duarte

Copenhague, Dinamarca, es uno de los lugares más bonitos que he visitado. Mi única estancia en la ciudad fue corta, pero pude pasar un par de horas en un tour que me introdujo a su vida histórica, cultural, económica, política, industrial y social. Una de las cosas que escuché, y tuve que considerar, fue esta declaración de uno de los guías de turistas: “Dinamarca fue calificada como el país más feliz del mundo.” 

En el momento en que hice mi primera compra y vi la cuenta, decidí que con tan alto costo de vida, la gente debe necesitar un ingreso considerable para mantenerse feliz. Pero un rápido recuerdo de lo mismo que el guía de turistas había dicho acerca del alto valor que para ellos tiene la comunidad y la mutua rendición de cuentas – especialmente en lo que se refiere a la vida familiar – me llevó a pensar otra vez.

9d3436e3-1557-4a35-93e0-034768918afa.jpg

Cuando aprendemos a apreciarnos el uno al otro, y la contribución que cada uno puede hacer sin restricciones para el bien común, desaparece nuestra tendencia humana a quejarnos sobre cualquier sufrimiento o dificultad.

Ciertamente nos asombramos por lo que algunas doctrinas sociales pueden hacer utilizando el espíritu de tolerancia y responsabilidad. Ellas pueden generar e incluso mantener cierto grado de alegría.

Sin embargo, necesitamos más que alegría. Nuestras vidas son diseñadas para ser llenas de gozo, y el gozo es más constante, confiable, duradero, estable y fructífero. El gozo está enraizado en “la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento” y “guarda nuestros corazones y nuestros pensamientos en Cristo Jesús” (Filipenses 4:7). 

La alegría y el gozo, ambos residen en nuestros corazones y mentes, pero la alegría está en una relación que depende de cosas, condiciones, promesas y resultados temporales, mientras que el gozo se establece sobre valores eternos. Cuando la propiedad de nuestros corazones y mentes está en las manos de Jesús, nuestra parte en mantener el gozo es la confianza y fe.

La Biblia dice, “y la esperanza no avergüenza, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado” (Romanos 5:5). Dios nos empodera para estar gozosos no solo con base en un acuerdo o arreglo temporal. Su Espíritu Santo completa fielmente la misión de derramar – no a cuenta gotas – su amor en nuestros corazones; el amor que origina, alimenta, y hace crecer un gozo real en nosotros.

Es Jesús, el vino, que produce fruto; y nosotros, las ramas, llevamos el fruto, incluyendo el fruto del gozo.” Billy Graham 

Copa Mundial 2018

¡Hola, lectores! Y, ¡saludos desde la Copa Mundial 2018! Nuestra familia ha estado ahorrando y planeando estas vacaciones por cinco años y estamos eufóricos. Tenemos boletos para dos partidos y esperamos obtener boletos para un tercero mientras estamos en Rusia. Llegamos ayer (25 de junio) a Moscú, y nos estamos recuperando del “jet lag” (desfase de horario) antes de asistir a ¡nuestro primer juego hoy (Francia vs Dinamarca)!

1400609-DMQeZnVXUAEwMGU.jpg.png

36188216_10157527269847892_9018254410366582784_n.jpgEn el mes pasado, algunos amigos y conocidos han preguntado porqué dedicaríamos el tiempo y dinero para ir a Rusia y asistir a la Copa Mundial, específicamente si Estados Unidos no calificó esta vez (para ser honestos ¡todavía sigo avergonzado por eso!). Otros se han preguntado porqué ocasionalmente escribo acerca de deportes en este blog que normalmente es dedicado a misiones, liderazgo, etc. Los aficionados del futbol que leen esto lo entienden completamente, así que no necesito persuadir a todos. Pero para los otros, aquí están las razones por las que la Copa Mundial es muy importante para mí y porqué hemos escrito acerca de ello en este blog por tres ciclos seguidos (2010, 2014 y 2018): 

  1. La cultura – y las culturas – me fascinan. En el aeropuerto de Londres, estábamos con personas de siete países diferentes, todos yendo a la Copa Mundial. Todos nos veíamos diferentes, hablábamos diferentes idiomas, y vestíamos diferente por supuesto. Pero existe respecto – e incluso aprecio – por las diferencias aquí que pueden resultar instructivas en un mundo de tanto etnocentrismo. ¿Cómo podemos aprender unos de otros? ¿Cómo estas personas enriquecen mi vida y conocimiento?
  2. Pasión, pasión, pasión. Una vida sin pasión ¡es una triste existencia! Confieso que me cuesta trabajo comprender cómo las personas pueden flotar a través de la vida sin urgencia o emoción. Y admítanlo: ¡la Copa Mundial es EL lugar para encontrar aficionados y jugadores que están locos por el futbol y su país! ¿Vieronal director técnico de Brasil que celebró tanto que se tropezó y cayó después de un gol a Costa Rica? ¿O los panameños celebrando su primer gol en una Copa Mundial, aunque perdieron el juego 6 a 1? ¿Sabías que el gol de México contra Alemania probablemente causó un sismo en la Ciudad de México por la euforia en esa mega ciudad? Sí, pasión.
  3. Los deportes pueden ser un microcosmo en la vida. Los deportes están basados en resultados. Si tienes éxito, eres recompensado; si tienes un bajo rendimiento, hay consecuencias. Esto no quiere decir que el equipo más talentoso es el que siempre gana; algunas veces los no favoritos mejor preparados pueden sorprender (Vean: Islandia vs Argentina). Pero incluso eso nos da una lección. Hay muchas cosas que he aprendido de los deportes sobre el trabajo en equipo, la perseverancia, el liderazgo y la integridad. La Copa Mundial sacará lo mejor y lo peor de muchos jugadores, aficionados y directores técnicos. Pone un lupa sobre nuestro carácter.

rusia-inauguracion.jpg

Esas son solo 3 de muchas razones por las que escribo sobre deportes y la Copa Mundial en un blog que se espera ayude a Transformar el Mundo. Podría seguir y seguir, pero ahora es momento de ir hacia el estadio – ¡quién sabe qué cosas asombrosas experimentaremos ahí y en la siguiente semana!

Actualización – Cuba y Nicaragua

Los últimos dos meses han sido difíciles para nuestra Región Mesoamérica, sin embargo hemos visto el amor y fidelidad de Dios. La siguiente información es una actualización sobre lo que ha pasado en las últimas semanas en Cuba y Nicaragua, queremos animarles que sigan orando por estos países. 

CUBA

Un grupo de pastores de toda la región de Mesoamérica viajó recientemente a Cuba para brindar apoyo luego del accidente aéreo en donde fallecieron 10 matrimonios pastorales. Dhariana Balbuena, coordinadora de Ministerios Nazarenos de Compasión para la Región Mesoamérica, compartió su experiencia durante este tiempo.

Damos gloria a Dios por los milagros que están sucediendo en medio de la pérdida experimentada por nuestros hermanos y hermanas por concecuencia del accidente aéreo.

Durante nuestra visita, junto con otros líderes regionales, pude experimentar la misericordia de Dios a través de las historias compartidas durante el servicio funerario de una de las fallecidas en el accidente aéreo. La hermana María Salomé era una sierva de Dios. Ella también era ingeniera civil y con su entrenamiento pudo ayudar a muchos cubanos. Muchas personas testificaron de haber sido ayudadas por la Hermana María.

Fue maravilloso escuchar que 37 personas recibieron a Cristo durante uno de los servicios funerarios y muchos más también recibieron a Cristo en los diferentes servicios de celebración de vida.

La madre de uno de los pastores fallecidos recibió a Cristo durante su servicio fúnebre que se celebró en la misma iglesia que él solía pastorear.

Estamos muy agradecidos por la solidaridad de nuestros hermanos y hermanas de la Región Mesoamérica y la iglesia global, por sus oraciones, apoyo financiero y por las palabras de aliento que han sido de bendición para los niños huérfanos y los familiares de los fallecidos.

Dios se glorifica aún en medio del dolor y su amor transciende la aflicción.

ejemplos-de-solidaridad-823x400.jpg

NICARAGUA

El país de Nicaragua está en una crisis que comenzó en abril de 2018, cuando las protestas provocaron la violencia.

Según grupos de derechos humanos, más de 100 personas han muerto y miles más están heridos o desaparecidos. Las ciudades más afectadas son Masaya y Managua. Muchos han perdido sus empleos y han cerrado sus negocios, decenas de barricadas alrededor de la nación han paralizado el tráfico. 

En medio de esta situación inestable, iglesias nazarenas han continuado reuniéndose para la adoración y oración. Las iglesias han reprogramado sus tiempos de reunión o se reúnen en casas como medida de seguridad. Voluntarios nazarenos también han entregado alimentos a 150 familias en Masaya, donde las protestas han conducido a la escasez extrema de alimentos.

La oficina del distrito nazareno se vio obligada a cerrar el pasado 29 de mayo. El distrito también tuvo que cancelar varios grupos de Trabajo y Testimonio que fueron programados para trabajar en edificios de iglesias locales, incluyendo un equipo de Costa Rica que planeaba trabajar en el Seminario Nazareno en Nicaragua.

Líderes de la iglesia en Nicaragua están monitoreando la actividad de las protestas para determinar el mejor momento para volver a abrir.

“Esta situación nos trae gran dolor,” dice el Reverendo Maria Antonia Ponce, que sirve como el Superintendente del distrito Nazareno en el área. “Pedimos como el cuerpo de Cristo, se unen en oración por la paz en Nicaragua.

Cómo puedes ayudar

Orar

Por favor ora por las iglesias, familias e individuos afectados por los recientes enfrentamientos. Ora especialmente por quienes han perdido a sus seres queridos. Ora por los que no pueden trabajar o viajar libremente. Ora por quienes experimentan algún trauma, que sientan la paz y presencia de Dios. Ora por la paz en la nación. Ora por los líderes de la iglesia y las iglesias respondiendo a las necesidades a su alrededor. Para enviar una oración o una nota de ánimo, ve a ncm.org/pray.

Dar

Iglesias y personas de todo el mundo pueden proporcionar apoyo a través del Fondo de Ayuda para Catástrofes de Mesoamérica: Fondo de Crisis de Nicaragua. Las donaciones se utilizarán para atender necesidades inmediatas, incluyendo comida y agua. 

(Por favor ofrenda a través de tu iglesia local o distrito, destinando tu donación a Fondo de Ayuda para Catástrofes de Mesoamérica: Crisis de Nicaragua.) 

–Esta información fue publicada originalmente en: mesoamericaregion.orgnazarene.org y ncm.org.

Mientras Más Sabes

“Y si alguno se imagina que sabe algo, aún no sabe nada como debe saberlo”. (1 Cor. 8:2)

Cuando estudiaba la universidad, me asignaron un tema para entregar una investigación sobre ello. Pasé buena parte del semestre leyendo, investigando, revisando fuentes y tomando notas.  Cada artículo citaba otros 20 documentos. Cuando finalmente me senté a escribir mi trabajo, tenía mucho conocimiento sobre el tema, pero también estaba convencido de algo más: ¡no estaba ni cerquita de comprender todo sobre el tema!

thought-2123970_960_720.jpg

¿Te ha pasado algo similar? ¿Has leído o investigado extensamente sobre un tema y de repente te das cuenta que has aprendido solo un 0.1% de la vasta información a tu alcance?

“Mientras más sabes, más sabes que no sabes.” Aristóteles.

En este mundo de fanfarrones y habladores, tanto Pablo como Aristóteles estuvieron de acuerdo.

*Este mini-devocional fue escrito para la aplicación de la Juventud Nazarena Internacional (JNI) de la Región Mesoamérica. Les animamos a descargar y usar esa app, a través de la cual se estarán compartiendo pensamientos devocionales cortos como éste (escritos por varios líderes).

El Famoso Sabelotodo

“Sabemos que todos poseemos conocimiento. El conocimiento envanece, pero el amor edifica” (1 Cor. 8:1).

¿Has conocido a algún sabelotodo? Él (o ella) justificablemente tiene mucha información en su cerebro y quiere que el mundo conozca cada dato que tiene almacenado. Sabrás cuando conozcas a alguien con estas características: interrumpirán la historia que estás contando, o tal vez alguna noticia emocionante que estás compartiendo, al decir algo como: “Bueno, sí pero ¿no han escuchado que…?”

No hay mejor forma de acabar con una conversación que cuando interviene un sabelotodo.

pexels-photo-261909.jpeg

Hoy en día, pareciera que queremos que todo el mundo conozca nuestras opiniones y pensamientos a través de las redes sociales. Trabajamos duro para graduarnos y obtener un título que certifique que tenemos la experiencia necesaria en determinada área. El conocimiento es vital, y debemos esmerarnos por aprender cada día más. Sin embargo, si todo nuestro conocimiento lo usamos para atraer la atención hacia nosotros o —peor aún— para  irrespetar a alguien, hemos perdido el rumbo. El conocimiento muchas veces nos envanece. ¿El amor? El amor te edifica a ti y a los que te escuchan.

*Este mini-devocional fue escrito para la aplicación de la Juventud Nazarena Internacional (JNI) de la Región Mesoamérica. Les animamos a descargar y usar esa app, a través de la cual se estarán compartiendo pensamientos devocionales cortos como éste (escritos por varios líderes).

Un Discipulado Cristocéntrico

Hace pocos meses, el Dr. Rubén Fernández publicó en el sitio web de recursos teológicos: Didache un ensayo sobre el discipulando dentro del contexto de la Región Mesoamérica.  Lo considero una reprensión audaz y perspicaz de nuestro liderazgo y metodología actual (me incluyo en tal distinción). Abajo he provisto un extracto de ese artículo que espero que encuentren retador.  El documento completo se puede descargar aquí.

Necesitamos un mayor compromiso con la vida de santidad. Como discípulos de Cristo necesitamos luchar contra los deseos de la carne que quieren imponerse a los del Espíritu. Deseos que nos llevan a acomodarnos, a evitar situaciones o confrontaciones que puedan causarnos daño, a creer que tenemos derecho a “disfrutar la vida” haciendo la vista gorda al pecado y el sufrimiento que nos rodea.

Tenemos que practicar un discipulado bíblico y cristocéntrico que movilice a la iglesia a servir al mundo.

Hoy, para muchos cristianos (tanto católico romanos como evangélicos), la cruz es simplemente un elemento que forma parte de su vestimenta o una suerte de amuleto protector de su casa o vehículo. Jesús murió por nuestros pecados. Eso es cierto. Pero también es igualmente cierto que Jesús murió por confrontar a la corrupción del poder. El ministerio de Jesús era realmente transformador, contracultura y revolucionario y por lo tanto, altamente peligroso.

Un discipulado bíblico y cristocéntrico debería sacudir a la iglesia de su estado de comodidad y sacarla de su “cielo espiritual” para llevarla a servir a la gente transformando sus comunidades.

Los jóvenes están esperando una iglesia militante, disconforme, reaccionante. Estamos perdiendo a las nuevas generaciones que rechazan a una iglesia interesada en mantener las cosas como están.

¿Qué tanto le enseñamos a la gente lo que significaría tomar la cruz hoy? Ser radicales implicará denunciar la violencia, defender al atacado injustamente, ponerse del lado de los más débiles, los niños, los adultos mayores, los desprotegidos, etc.

cross-symbol-christian-faith-faith-161104.jpeg

¿Cuál es el precio que una persona paga por eso? No va a tener más dinero, ni ganarse amigos. Al contrario. Probablemente estará “en la mira” de las maras centroamericanas, los carteles de droga o de la trata de personas en México, la policía corrupta, los jueces comprados o los políticos inescrupulosos en casi todas partes. Poniéndonos en el lugar de aquellos hermanos y hermanas que han sido victimados y otros que viven bajo amenaza hacia sus familias, sería difícil creer que nuestra “voz profética” pudiera lidiar con eso.

Juan Wesley decía “el mundo es mi parroquia”.  ¿Cómo podemos movilizar a cada nazareno y nazarena, para que lleve con dignidad su cruz, para que responda a su llamado personal y se involucre activamente en la transformación de ese lugar del mundo donde Dios le envía a servir?

Mi observación en Mesoamérica es que el liderazgo de la iglesia evangélica en términos generales es de modalidad conformista. Lo que hacemos bien es preservar el estatus quo. No desarrollamos un verdadero discipulado en el camino de la cruz. No hacemos liderazgo transformacional real, como el de Jesús; solo ponemos vendas en las heridas (y no es que eso esté mal, pero ¿será suficiente?). Hay algunos de los países de nuestra región como por ejemplo en Centroamérica, en donde el porcentaje de evangélicos es alto y creciente, pero con un minúsculo impacto en el cambio de la sociedad.

El arzobispo salvadoreño Oscar Arnulfo Romero, quien fuera asesinado a sangre fría en plena misa en 1980, dijo en una homilía un año antes de su muerte: “Una predicación que no señala el pecado no es una predicación del evangelio… Cuando la Iglesia oye el llanto del oprimido no puede sino denunciar las estructuras sociales que alimentan y perpetúan la miseria de la cual proviene el grito.”

¿Cómo vemos los nazarenos el involucramiento de los miembros de nuestra iglesia en carreras políticas? ¿Qué mensaje estamos comunicando a nuestros miembros acerca del valor de invertir la vida en profesiones relacionadas al servicio y la administración pública?

¿Cómo podemos cambiar el paradigma existente todavía en muchas iglesias de que la única manera de servir a Dios es por medio de la profesión pastoral o el liderazgo intraeclesial?

¿Cómo podemos cambiar de ser formadores de líderes eclesiales a ser formadores de líderes para nuestro contexto y realidad actual?

***Dr. Rubén Fernández es Rector del Seminario Nazareno de las Américas (SENDAS) en San José, Costa Rica.

El Arte de Girar

¡La Copa Mundial está aquí! En los últimos ocho años de nuestro blog eso ha significado que hemos resaltado varias naciones y sus culturas, ofreciendo perspectivas acerca del estado de la Iglesia en cada país así como algunas peticiones de oración. Por ejemplo, lean lo que Pamela Alvarado escribió sobre Ghana, o el artículo de Croacia que escribió Mario Josué López.

Este año haremos las cosas un poquito diferentes. De vez en cuando, durante este mes estaremos ofreciendo artículos y algunas veces videos que tienen que ver con distintos aspectos (llamémosle el aspecto “cultural”) de la Copa Mundial. Así que, para comenzar, lean este testimonio escrito por un ex jugador de la Liga Premier a quien Dios llamó al pastorado. El siguiente es un fragmento de un artículo de Christianity Today publicado originalmente en junio 2016.

Por Gavin Peacock

Una habilidad que mi papá me enseñó cuando era niño fue el arte de girar con un balón de fútbol soccer. Yo nunca iba a ser alto, así que él me llevaba a nuestro patio trasero en el sureste de Londres y me enseñaba cómo cambiar direcciones con el balón en mis pies. “¡Los niños grandes no podrán alcanzarte!” decía él. Yo practicaba por horas girar a la derecha y a la izquierda, yendo dentro y fuera de los conos, girando hacia este lado y al otro lado. Mi papá tenía razón: el arte de girar me sirvió mucho. Muchos de los goles que metí en los años venideros fueron resultado de esa lección.

Yo no crecí en un hogar cristiano y nunca escuché la predicación del evangelio. La escuela dominical dio paso al fútbol dominical. La instrucción más bíblica que recibí fue durante las asambleas en la escuela de la Iglesia de Inglaterra, donde asistía. Yo era un niño que quería triunfar intensamente tanto en el salón de clases como en el campo. Mi padre me enseñó el autocontrol necesario, la disciplina y habilidades para tener éxito en la educación y en la arena deportiva profesional.

A los 16 dejé la escuela y firmé un contrato profesional con la Liga Premier de los Queens Park Rangers (QPR). Había logrado la meta–y no estaba realmente feliz. Estaba jugando para el Equipo Juvenil Nacional de Inglaterra, y no pasó mucho tiempo antes de que irrumpiera para ocupar el once inicial en QPR. Pero era un jovencito inseguro en el feroz mundo profesional del deporte. El fútbol era mi dios. Si jugaba bien un sábado me sentía en lo alto, si jugaba mal me sentía decaído. Mi sentido de bienestar dependía completamente de mi desempeño. Pronto me di cuenta que fui hecho para algo más que alcanzar la meta.

calcio-rifondare.jpg

Girando hacia Cristo

Entonces, cuando tuve 18, Dios intervino en mi vida, el primero de dos momentos de giro dramático. Yo estaba todavía luchando por encontrar propósito, así que decidí asistir con una iglesia metodista local un domingo por la tarde. No recuerdo sobre qué predicó el ministro, pero después él me invitó a su casa, donde él y su esposa impartían un estudio bíblico semanal para jóvenes.

Decidí regresar al estudio bíblico la semana siguiente y la próxima, y empecé a escuchar el evangelio por primera vez. Me di cuenta que mi problema más grande no era encontrar desaprobación en una fuerte multitud de 20,000 un sábado; mi problema más grande era mi pecado y la desaprobación del Dios todopoderoso. Me di cuenta que el obstáculo más grande para la felicidad era que el fútbol era rey en lugar de Jesús, quien proveía una justicia perfecta para mí. Comprendí lo que Agustín había expresado muchos años atrás en sus Confesiones: “Nos hiciste, Señor, para ti, y nuestro corazón está inquieto, hasta que descanse en ti.” Con el tiempo, mis ojos fueron abiertos por medio de esa reunión dominical, y mi vida dio un giro, me arrepentí, y creí en el evangelio. MI CORAZÓN TODAVÍA ARDÍA POR EL FÚTBOL, PERO ARDÍA MÁS POR CRISTO.

En los deportes profesionales, los altibajos de la vida son extremos, muy cercanos y muy públicos. El escrutinio es intenso. La madurez cristiana es un proceso lento, pero en el mundo del deporte profesional, tu lenta santificación está a la vista. Tú puedes firmar un contrato lucrativo un día y tu carrera puede terminarse al día siguiente. Aquellos fueron días estremecedores y difíciles, llenos de altibajos, copas finales y promociones, derrotas y descensos. Yo experimenté la gama completa como creyente.

La incertidumbre inunda al jugador profesional de fútbol. En cierto nivel la incertidumbre y el drama estimulan al hombre para jugar al máximo; hasta cierto punto provocan una profunda inseguridad. Yo solía ser esa persona cuando era joven, pero como cristiano ahora le temo más al Señor que a la multitud. El fútbol dejó de ser mi ídolo. 

Girando hacia el Ministerio

Una puerta se abrió después de mi retiro de una carrera de televisión con la BBC, y no pasó mucho tiempo antes de que cubriera programas semanales como Match of the Day, para muchos millones de televidentes en el Reino Unido. Fue un trabajo que encontró su apogeo en la Copa Mundial de 2006. Sin embargo, poco después llegó el segundo giro: el llamado al ministerio pastoral.

Hasta ese punto yo tuve muchas oportunidades para ser un testimonio cristiano como jugador de fútbol y comunicador, pero nunca sentí la urgencia de predicar. Entonces, mientras leía las epístolas pastorales, empecé a sentir un fuerte deseo de buscar el ministerio pastoral. Mi iglesia confirmó mi llamado, y después de un periodo de prueba, sabía que iba a dejar la segunda carrera de mis sueños por el ministerio. En 2008, dejé las costas de Inglaterra. En cuestión de semanas pasé de hablar en TV acerca de David Beckham y Cristiano Ronaldo a escribir ensayos sobre Juan Calvino y Jonathan Edwards.

Hace tantos años mi padre terrenal me enseñó el arte de girar, pero fue mi Padre celestial quien me hizo girar primero hacia Cristo y después a predicar su evangelio. Girar del pecado y confiar en Cristo para salvación no es un evento inicial de una sola vez; es la esencia de la vida cristiana. Este es un mensaje que la Iglesia necesita recuperar. Y así, sigo girando y enseño a otros a girar también.

Gavin Peacock es un pastor de misiones en la Iglesia Calvary Grace en Alberta y coautor de The Grand Design: Male and Female He Created Them.

A %d blogueros les gusta esto: