Archivos diarios: 1 junio 2018

¡Ha Llegado ya lo Nuevo!

Por Cathy Spangler

En la última década, en la televisión se han vuelto muy populares los programas de renovación. Algunas veces es un guardarropa, un corte de cabello, y maquillaje los elementos que producen un cambio drástico. Pero otras veces son casas enteras las que se transforman de un desastre a una obra de arte ¡en solo unos días!

makeup-brush-1768790_960_720.jpg

“Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!” (2 Co. 5:17).

En estos días de “renovaciones,” el versículo anterior parece fácil de entender. Dios nos da una nueva perspectiva: ¡desde luego una mejor y más saludable! Pero el apóstol Pablo no se refiere a nuestra apariencia exterior, aunque muchas veces Dios cambia también nuestro aspecto. Este versículo habla sobre una nueva vida: algo que requiere un cambio profundo en el interior. Yo pensaba que eso era un golpe de una sola vez que viene con la experiencia de la salvación. Pero ahora me doy cuenta que hacerme una nueva creación es también ¡un proceso continuo!

“Les daré un nuevo corazón, y les infundiré un espíritu nuevo; les quitaré ese corazón de piedra que ahora tienen, y les pondré un corazón de carne” (Ez. 36:26).

renovate-3293498_960_720.jpg

Cuando Dios quita nuestra obstinación, Él lo hace para liberarnos y que seamos todo lo que Él nos ha creado para ser. Él nos empodera. ¡Nos da la habilidad de superar el desánimo y el vacío! Él nos capacita para amarlo a Él y a otros como nunca pudimos hacerlo antes. Él nos ayuda a mirar las dificultades pasadas hacia la victoria que está más allá. Y ¡Él llena nuestros corazones con confianza y fe! ¡Todo esto viene con un mar de paz y satisfacción!

“Con respecto a la vida que antes llevaban, se les enseñó que debían quitarse el ropaje de la vieja naturaleza, la cual está corrompida por los deseos engañosos; ser renovados en la actitud de su mente; y ponerse el ropaje de la nueva naturaleza, creada a imagen de Dios, en verdadera justicia y santidad” (Ef. 4:22-24).

¿Sabías que tenemos la responsabilidad en esta “renovación”? Dios nos da una nueva naturaleza, ¡pero tenemos que ponérnosla! Dejamos que el Espíritu cambie nuestras actitudes poniendo nuestra atención a la Palabra y aplicándola mientras llegamos a entenderla, poco a poco.

“Olviden las cosas de antaño; ya no vivan en el pasado. ¡Voy a hacer algo nuevo! Ya está sucediendo, ¿no se dan cuenta? Estoy abriendo un camino en el desierto, y ríos en lugares desolados” (Isaías 43:18-19).

Parte de volverse una nueva creación es DEJAR IR el pasado. “Lo viejo ha pasado…” Frecuentemente nos limitamos por causa del miedo o el fracaso del pasado. Los “que pasaría si…” que nos mantienen lejos de salir de nuestro barco de seguridad y comodidad, para no caminar hacia Jesús en el agua.

¿Queremos milagros en nuestras vidas? ¿Queremos caminar en la gloria y el fuego de Dios? ¡Claro que sí! Así que, renuncia al pasado y toma la oportunidad de un NUEVO caminar con Dios, en su luz y en su Espíritu. Podemos acceder al poder más allá de nuestros sueños más locos. Podemos ver logros financieros a través de nuestra fe. Podemos ver a las personas que amamos liberados, salvados, sanados y protegidos. ¡En serio!

Esto es lo que va a suceder en esta temporada de cerrar ciclos. ¡Vamos a esperar! ¡Vamos a recibir! ¡Dejemos ir lo viejo y que llegue lo NUEVO!

A %d blogueros les gusta esto: