Archivos Mensuales: agosto 2018

Viviendo Simplemente, Para que Otros Simplemente Puedan Vivir

Entonces les contó esta parábola: —El terreno de un hombre rico le produjo una buena cosecha.Así que se puso a pensar: “¿Qué voy a hacer? No tengo dónde almacenar mi cosecha.” Por fin dijo: “Ya sé lo que voy a hacer: derribaré mis graneros y construiré otros más grandes, donde pueda almacenar todo mi grano y mis bienes. Y diré: Alma mía, ya tienes bastantes cosas buenas guardadas para muchos años. Descansa, come, bebe y goza de la vida.” Pero Dios le dijo: “¡Necio! Esta misma noche te van a reclamar la vida. ¿Y quién se quedará con lo que has acumulado?” »Así le sucede al que acumula riquezas para sí mismo, en vez de ser rico delante de Dios». (Lucas 12:16-21)

¿Alguna vez has estado fuera de tu país? ¿Alguna vez has visitado a los más pobres de los pobres en otro país o en las ciudades del interior de tu propio país? Si has visto la realidad de la pobreza en nuestro mundo hoy, así como yo lo he visto, verás este pasaje diferente.

Tengo que ser honesto. Hace años, leí estos versículos en Lucas y pensé que otras personas eran los avaros. Algunas de las parábolas de Jesús son confusas, pero esta la explica al instante en el versículo 15. La razón de contar la historia de un hombre rico que guarda todo “su grano y sus bienes” para él mismo, es para advertirnos acerca de todas las formas de avaricia. Y hace un tiempo pensé que eso hacía referencia a otros. Realmente no soy rico, ¿verdad? No tengo que preocuparme de esto.

street-2248101_960_720.jpg

Ahora estoy convencido que ese rico insensato soy yo—y tal vez tú. He visto muy de cerca a muchas personas que están sufriendo de pobreza, enfermedad, desastres, guerras sangrientas, que no puedo fingir más. ¿Cómo puedes decir o cómo puedo decir que no soy avaro si comemos tres grandes comidas por día, mientras un tercio de la población mundial está hambrienta? ¿Cómo podemos vivir en nuestras grandes y cómodas casas mientras millones de millones no tienen nada? Hace poco comí un helado que cuesta lo mismo que un campesino en algunos de nuestros países gana en una semana para alimentar a su familia.

Entonces, ¿qué vamos a hacer con eso? Podemos continuar siendo ricos insensatos o podemos empezar a vivir más simplemente para que otros simplemente puedan vivir. Podemos almacenar nuestras posesiones o podemos aprender a compartir y sacrificar para de verdad cambiar el mundo.

“¡Tengan cuidado! Absténganse de toda avaricia; la vida de una persona no depende de la abundancia de sus bienes.”

“Señor Vengo a Servirte con lo que me has Regalado”

Encuentro se realizó del 30 de junio al 14 de julio de 2018, en Guatemala y Costa Rica, impactando la vida de cientos de personas, tanto de las comunidades que fueron ministradas, como la de los voluntarios. La doctora nicaragüense, Linda Alguera de 26 años de edad, nos comparte de su experiencia vivida en Guatemala.

“…junto con mi amiga hablamos con nuestro pastor y recibimos apoyo de la iglesia y aunque la situación del país amenazaba con la posibilidad de ir, nos mantuvimos positivas… Llegamos al seminario emocionados, éramos 4 los que viajamos juntos, así empezó la aventura a lo desconocido, porque solo sabía que iba a servir, pero no sabía cómo. Al día siguiente me encontré al hermano Milton y me dijo, ‘Hey, doctora no me dijiste que venías, ¿nos ayudarás en la brigada médica verdad?’ y yo le dije que sí con mucha emoción, pues había llevado mis herramientas para hacerlo. Ese mismo día nos reunimos todos los participantes para la bienvenida y explicaron lo que íbamos a hacer, y nos dijeron que hiciéramos lo posible por ganar una persona para El Señor y me dije ‘wow ¿cómo hago eso?’ y dije dentro de mí, ‘Señor vengo a servirte con lo que me has regalado’.

Linda.jpg

Al día siguiente nos reunimos con la brigada médica, teníamos dificultades con la medicina y con el equipo del dentista, pero nosotros serviríamos con lo que tenemos porque más que medicina humana queríamos llevar la medicina espiritual. Empezó la jornada medica la primera semana y atendimos aproximadamente cada día unas 60-80 personas, entre adultos y niños. Un día atendimos 110 personas y recuerdo la cara de todo el equipo con expresiones de satisfacción y de alegría por toda esa gente. No solo atendíamos a los pacientes, sino que también orábamos por ellos y les compartíamos el plan de salvación. Dios me dio la oportunidad de hablar a personas que no necesitaban medicina humana, solo querían que alguien los escuchara, y en cada palabra de agradecimiento que recibía era como si fuera de parte de Dios, muchos aceptaron a Dios en las jornadas médicas.

Pensé que solo estaría una semana, pero Dios me permitió servir las 2 semanas. El Señor tenía grandes cosas preparadas para mí.

La segunda semana viví la mayor experiencia que he tenido. Tenía problemas en casa y en un devocional, lloré y lloré, y todo el día tuve una lucha interna porque tenía que ir a una iglesia a servir. En la noche me di cuenta de que más que el problema era Dios hablando a mi vida a través de esa experiencia. Esa noche fui a mi cuarto y oré, le dije al Señor que me dijera lo que quería que yo hiciera. En la última oración que hicieron de despedida, yo le pedí a Dios que me confirmara su llamado misionero y en esa oración la persona que dirigía dijo ‘tu llamado es confirmado’. Esta ha sido mi mayor experiencia y la bendición más grande fue servir a Dios con los dones que Él me ha dado.”

Este testimonio fue publicado originalmente en: mesoamericaregion.org

Avances en el Sitio Génesis Panamá

Del 27 al 29 de julio de 2018, se realizó una Máxima Misión urbana en la ciudad de Panamá, con el propósito de impactar los sitios donde Génesis está ministrando. Participaron 48 voluntarios del país y 21 personas del distrito de Kansas, EUA.

El primer día sirvieron en la comunidad de Carrasquilla, donde se encuentra el sitio Génesis a cargo de las misioneras Keila Molina y Joselyn García. Allí trabajaron en la escuela de la comunidad, pintando, limpiando, cortando grama, haciendo algunos arreglos en los salones, y también compartieron charlas acerca del bullying. Además, en esta comunidad entregaron bolsas con alimentos a familias necesitadas. Realizaron un “salón de belleza evangelístico” donde además de ofrecer sus servicios, compartieron el mensaje del evangelio. También realizaron una Escuela Bíblica Infantil. Para finalizar se presentó la película Jesús, y 17 personas aceptaron a Cristo como su Señor.

38119641_1876560372423124_212411606238232576_n.jpg

El segundo día se movilizaron a la comunidad Los Libertadores, donde se encuentra el sitio Génesis a cargo de las misioneras Marleidy Sánchez e Ingrid Jocholá. En esta comunidad se encuentran 8 edificios con 15 pisos cada uno. En unión con 35 voluntarios de la Universidad Interamericana de Panamá, limpiaron y evangelizaron en cada piso de los 8 edificios, y los alrededores. El “salón de belleza evangelistico” dio sus servicios, y jugaron futbol con los adolescentes de la comunidad. Un canal de televisión nacional llegó para realizar una entrevista de lo sucedido. Luego, realizaron una Escuela Bíblica con los niños, y finalizaron con la presentación de la película Jesús donde 15 personas aceptaron a Cristo como su Señor.

38050998_1876558392423322_38120806869368832_n.jpg

El tercer día el grupo se congregó en la iglesia de Río Abajo para alabar al Señor y escuchar su mensaje por medio del pastor Jim Bond, superintendente del distrito de Kansas, EUA. En un tiempo especial el superintendente del distrito central de Panamá, Carlos de la Cruz hizo la entrega de un reconocimiento de parte del distrito, a la familia Slingerland, por su apoyo durante los 7 años que vivieron en Panamá. Abby Slingerland recibió un presente de parte de la JNI distrital.

38036890_1876560619089766_6103781743234383872_n.jpg

En la tarde se dirigieron a la comunidad Juan Demosthenes, donde hicieron limpieza, evangelizaron y realizaron una Escuela Bíblica. En este lugar 28 personas aceptaron a Cristo como su Señor.

“…Pedimos que en sus oraciones pongan estos tres sitios Génesis, son lugares que necesitan del Señor y por nuestras cuatro misioneras Génesis, Keila, Ingrid, Joselyn y Marleidy, para que el Señor las use y les dé muchas fuerzas cada día. Agradecemos a todos los voluntarios de Panamá y de Kansas por haber sido instrumentos del Señor.” dijo Joél Bermúdez, presidente de la JNI central de Panamá.

Esta noticia fue publicada originalmente en: Iglesia del Nazareno Mesoamérica

3 Maneras de Convertirse en los Ancianos/Mentores Piadosos que la Juventud Actual Necesita y Desea Seguir

Por Karl Vaters

La mejor manera de ayudar a fomentar el Fruto del Espíritu en los demás no es exigirlo a ellos, sino vivirlo con ellos.

Esta generación quiere honrar a sus mayores y ser guiados por ellos.

Puede que no parezca cierto, especialmente si tú, como yo, tienes la edad suficiente para ser miembro de la tercera edad. Pero te aseguro que lo es.

Lo sé porque lo veo todo el tiempo. Los jóvenes, tanto dentro como fuera de las paredes de la iglesia, están buscando relaciones genuinas con sus mayores.

Quieren aprender, conectarse y crecer. Quieren ser discipulados y discípulos.

No, no todos. La mayoría de nosotros no quería conscientemente eso cuando teníamos su edad, tampoco. Pero en mi experiencia, más de los jóvenes de hoy quieren hombres y mujeres piadosos en sus vidas, comparado con lo que queríamos nosotros cuando teníamos su edad.

Convertirse en los ancianos que ellos necesitan que seamos

Hace un par de semanas, escribí, ¡Hola, Boomers! Avancemos Y Seamos Ahora Mismo Los Ancianos Que La Iglesia Necesita Desesperadamente , y recibimos muchos comentarios, la mayoría de ellos muy alentadores.

Pero también hubo algún retroceso. Todas las críticas expresaron el mismo punto de vista: los jóvenes de hoy tal vez puedan necesitar a ancianos en sus vidas, pero es imposible encontrar a quienes realmente están dispuestos a ser discipulados.

Entonces, ¿por qué hay tanta diferencia en las experiencias que algunos creyentes mayores tienen con los más jóvenes? ¿Y cómo podemos mejorar esto?

board-784349_960_720.jpg

Creo que se reduce a tres factores principales, todos los cuales tienen más que ver con la forma en que nosotros, como ancianos, nos acercamos a nuestro rol, que con la manera en cómo se comportan los jóvenes o cómo se sienten.

1. Ve hacia donde ellos están

Los ancianos deben estar dispuestos a conocer a los jóvenes de hoy en su territorio en lugar de exigirles que vengan al nuestro.

Comienza sirviendo, no exigiendo.

Vivir y caminar con ellos, no solo hablarles.

Esto significa escuchar antes de hablar. Realmente escuchar lo que están pasando.

Cuando lo hagamos, descubriremos que tienen tres tipos de desafíos.

Primero, tienen desafíos que son obviamente universales. Cómo negociar relaciones y tomar decisiones sabias, por ejemplo. Con ellos, podemos ofrecer sabiduría a partir de nuestra propia experiencia en Cristo.

En segundo lugar, expresarán ideas y deseos que al principio parecerán extraños (como su elección de entretenimiento o querer tatuarse), pero mientras más escuchemos, más encontraremos un terreno común. Debajo de la mayoría de esas opciones está el deseo de encajar y destacarse. Cuando éramos más jóvenes sentimos la misma confusión, pero la expresamos de diferentes maneras. (¿Recuerdas cómo reaccionaron nuestros padres ante nuestros peinados y la elección de la música?) En esas situaciones, podemos compartir la sabiduría de nuestras necesidades subyacentes comunes, incluso si no compartimos sus gustos.

Finalmente, están los desafíos que enfrentan que realmente son diferentes de todo lo que tuvimos que enfrentar. Por ejemplo, es probable que la generación de nuestros hijos y nietos, por primera vez en la historia de nuestra nación, gane menos dinero que sus padres. También enfrentan una cultura que es cada vez más indiferente, incluso hostil a un testigo cristiano. Nada de eso es su culpa, pero tienen que vivir en consecuencia. En tales situaciones, el mejor obsequio que podamos tener para ellos no será un buen consejo, sino un oído comprensivo y comprensivo y una amistad amorosa y llena de oración.

Para convertirse en los ancianos eficaces que la próxima generación necesita, debemos tener un enfoque similar al de los misioneros cuando entran en una cultura que es nueva, y por lo tanto se sienten extraños y a veces nos dan miedo. En tales situaciones, la humildad recorre un largo camino. Tenemos que escuchar y aprender antes de que tengamos algo para enseñar.

2. Sé alguien digno de respetar

Necesitamos comportarnos como ancianos dignos de honor. Vivir vidas que la gente quiera emular. Seguir a Jesús con tanta alegría, pasión y esperanza que otros no puedan evitar sentirse atraídos por él.

Si te resulta difícil encontrar jóvenes que deseen ser tener un mentor, hazte esta pregunta en serio. ¿Te comportas de una manera digna de ser respetada? ¿Realmente estás estableciendo un ejemplo a seguir? No solo en comportamiento (propio) justo, sino en generosidad desinteresada y capacidad de enseñanza humilde.

Nadie quiere escuchar a un viejo chiflado con una mentalidad de “¿qué le pasa a los jóvenes hoy?” O una actitud de “cuando tenía tu edad sabíamos cómo respetar a nuestros mayores.”

Como ancianos, no es nuestro trabajo condenar el pecado o corregir su comportamiento. Ese es el trabajo de Jesús. Y Él lo hace muy bien.

Es nuestro trabajo amarlos. Para liderar con el ejemplo a medida que vivimos una vida de humildad, santidad, paciencia y alegría.

Ciertamente habrá momentos de corrección. Pero tenemos que ganarnos el derecho de hacerlo demostrándonos ser confiables primero. La mejor manera de ayudar a fomentar el Fruto del Espíritu en los demás no es exigirlo a ellos, sino vivirlo con ellos.

3. Ayúdalos a ser como Jesús, no como nosotros

El objetivo de un anciano o un mentor cristiano no es ayudar a la próxima generación a ser más como nosotros. Es ayudarlos a ser más como Jesús. La única forma en que podemos hacer eso es volvernos más como Cristo.

Las generaciones actuales y venideras no quieren hacer la iglesia de la manera en que lo hicimos. Esto es algo bueno.

Convertirte como tus mayores no es discipulado, es mimetismo. Repetir sus hábitos y comportamientos no es crecimiento, es repasar los movimientos.

Cuando los ancianos se vuelven más como Jesús, les mostramos a los que vienen detrás de nosotros cómo hacerlo también.

Cuando los ancianos se vuelven más como Jesús, les mostramos a los que vienen detrás de nosotros cómo hacerlo también. Entonces, cuando se vuelvan más como Jesús, nos desafiarán a seguir creciendo aún más. Cada uno sirve y bendice al otro en un ciclo ascendente de fe.

Un sirviente siempre se volverá como su amo. Pero un anciano no es un maestro. Un anciano sigue al Maestro y ayuda a otros a seguirlo también.

Este artículo fue publicado originalmente: Christianity Today

COM – Honduras

38422388_1807236662692902_8280246619367014400_o.jpg

Qué Hacer Cuando las Personas Quieren que la Iglesia Crezca…Pero no Quieren que Cambie – Parte 2 de 2

*Esta es la continuación de la entrada anterior.

3. Prohibir la conversación ilusoria

Los que resistimos el cambio, a menudos somos ilusorios.

Puedo seguir siendo grosero con mi esposa y nuestro matrimonio mejorará.

Puedo relajarme en el trabajo y tener una mejor revisión de mi desempeño.

Puedo tener abdomen de acero al hacer 60 segundos de ejercicio.

La mayoría de nosotros se convierte en gente loca cuando enfrentamos el cambio.

Así que, como líder, prohíbe la conversación ilusoria alrededor de la mesa.

Señálala. En amor, deja que las personas vean qué tan loco es su pensamiento.

Yo sé que amas la música Gospel del sur, pero muchos de los adolescentes que queremos alcanzar no.

Me doy cuenta que amas tu organización así como es, pero la edad promedio de nuestros asistentes es 65.

Yo sé que piensas que un nuevo edificio resolverá todos nuestros problemas, pero ¿por qué no podemos resolverlos en nuestro edificio actual que está medio vacío?

No dejes que tus líderes sean ilusorios.

4. Una mirada desde el exterior

La familiaridad genera desprecio y distorsiona la perspectiva. Si tu equipo no responde inmediatamente de forma saludable a una llamada al cambio, tal vez sea apropiada una voz exterior que te ayude a llegar a un nuevo sitio.

Este será el mejor momento para leer un libro juntos, asistir a una conferencia, o (aún mejor), contratar un asesor. Si tu futuro está en juego, no es una mala inversión gastar dinero en una perspectiva exterior.

pexels-photo-533189.jpeg

5. Ofrecer retroalimentación constante

Mientras te mueves por estas conversaciones, mantén a las personas honestas. Será difícil. Pero necesitas hacer esto.

Sigue llevando al grupo hacia la verdad. Honestamente, con gracia, pero con sinceridad.

Sigue trayendo a las personas de regreso a la realidad. Digo esto porque requiere un esfuerzo titánico asegurar que no termines esperando una solución de una dieta de píldoras y panqué. Probablemente hay poco qué ganar sin dolor significativo.

6. Dibujar una línea y llamarla por lo que es

En algún punto tienes que dejar de hablar y empezar a hacer.

Aquí está mi sugerencia. Si has estado en un diálogo honesto durante por lo menos un año y no hay progreso (esto es, no has hecho un plan para cambiar y ya estás listo para actuar), has llegado al momento de la verdad.

En algún punto, necesitas decirle a todos adonde has aterrizado.

Así que nuestro plan para el cambio es implementar X, Y y Z para esta fecha. ¡Vamos a hacerlo!

O

Esencialmente hemos decidido no crecer. Estamos satisfechos con el status quo. No cambiaremos. Y viviremos con las consecuencias de estancamiento, declive y decaimiento.

¿Adivina qué? 99% de los líderes nunca pronunciarán la segunda declaración.

Y ahí está el porqué están estancados. Ahí está el porqué ellos están perpetuamente frustrados.

Pero esa segunda declaración es exactamente lo que necesitas decir si esa es tu realidad.

Y después—¿estás listo?—necesitas decidir si quieres dirigir esa organización.

Esto no es para nada fácil, pero creo que puede ayudar a los líderes que se sienten estancados liderando una organización que dice que quiere crecer pero no quiere cambiar.

Este artículo fue publicado originalmente en: Careynieuwhof.com

Qué Hacer Cuando las Personas Quieren que la Iglesia Crezca…Pero no Quieren que Cambie – Parte 1 de 2

Por Carey Nieuwhof

He escuchado esto muchas veces en esta semana de diversas fuentes.

Una de las tensiones con las que muchos de nosotros luchamos como líderes, quienes intentamos manejar el cambio, sucede cuando la gente nos dice:

Quiero que nuestra iglesia crezca. Pero no quiero que cambie.

Cada vez que escucho o leo esto, mi cerebro dice “ugh.”

Por mucho que piense que es tonto vivir en esta realidad, es una realidad que muchos de nosotros enfrentamos en liderazgo.

¿Cómo respondes cuando la gente quiere que una iglesia (u organización) crezca, pero no que cambie?

Aquí tienes, come esta hamburguesa con queso y tocino

El problema que tú y tu organización están enfrentando es un reto que muchos de nosotros experimentamos en la vida.

Querer crecer pero no cambiar realmente, ¿no sería como decir: “quiero perder peso, pero de verdad quiero una hamburguesa con queso y tocino”? Bueno, sí, es exactamente así.

Las personas contratan entrenadores personales todo el tiempo para ayudarles a perder peso.

El mensaje de un entrenador no es revolucionario.

Casi nunca es “solo toma esta píldora y mágicamente perderás 50 libras mientras comes panquecitos.” Sin embargo, la mayoría de nosotros queremos creer que podemos tomar una píldora, comer hamburguesas, panquecitos y perder peso. Por lo menos yo sí.

Un buen consejo de un entrenador personal siempre es alguna variación de “come porciones más pequeña, come alimentos saludables, ejercítate y asegúrate que tu ingesta de calorías es menor que tu gasto de calorías.”

Y las personas les dan dinero—mucho dinero—para decirles lo que ellos ya saben que es verdad.

Tú no eres tan diferente como líder organizacional. De verdad.

Seis cosas que puedes hacer

Como líder, no trates de manejar el cambio en una reunión congregacional. Te quedarás atrapado en el lodo ants de saber lo que está ocurriendo. 50 o 500 personas no se pondrán de acuerdo en nada. Y ciertamente nunca estarán de acuerdo con nada muy valiente. (Hablo más acerca de manejar las dinámicas del cambio en mi libro, Liderando el Cambio sin Perderlo).

Siéntate con tu verdadero equipo de liderazgo—tu junta, tu personal clave, o incluso con un nuevo grupo que formes para este propósito—e inicia la conversación.

pexels-photo-977603.jpeg

Mientras diriges la conversación, aquí hay 6 cosas que puedes hacer para abordar el desafío de dirigir un grupo que quiere crecer pero no quiere cambiar:

1. Decir la verdad

Usualmente contratamos entrenadores, instructores, consejeros y asesores para decirnos la verdad que no podemos ver o que, a menudo, ya sabemos pero no enfrentamos.

Ese es mi trabajo y tu trabajo como líder de una organización: necesitamos ayudar a las personas a ver la verdad.

Así que, ¿cuál es la verdad sobre querer crecer pero no querer cambiar?

Es tan simple. Tus patrones, hábitos y nivel de efectividad como iglesia te llevaron a donde estás ahora.

Si tú quieres tu actual nivel de efectividad, sigue haciendo lo que estás haciendo ahora.

Si no quieres tu actual nivel de efectividad, cambia.

Realmente no es más complicado que eso.

Algunas veces un excelente liderazgo se trata simplemente de señalar la verdad de la cual nadie quiere hablar.

Necesitas hacer esto en amor, pero a menudo nuestro deseo de ser amorosos mata nuestra necesidad de ser honestos.

Así que, como líder, ayuda a las personas a ver la verdad.

2. Trazar la trayectoria

Aprender cómo trazar la trayectoria es una de las mejores habilidades que un líder puede traer a la mesa.

Trazar la trayectoria es simplemente planear el curso o camino probable en el que se encuentra una organización, persona u objeto. Esto es crítico porque normalmente, cuando se trata de personas u organizaciones, no estamos seguros adónde nos dirigimos.

El trazo de la trayectoria hace dos preguntas:

Si seguimos haciendo lo que estamos haciendo hoy, ¿dónde estaremos en 1 año, 2 años y 5 años a partir de ahora?

Si cambiamos X, ¿dónde estaremos en 1 año, 2 años y 5 años a partir de ahora?

Seguramente no sabras con exactitud dónde terminarás, pero si empiezas a hacer la pregunta, estarás asombrado de lo que descubras. Inténtalo.

*Este artículo continuará en la siguiente entrada.

Llamados a Santidad – Parte 3 de 3

Esta semana hemos explorado las características de una vida santa como ha esbozado la Dra. Nina Gunter. Hemos reproducido la introducción y la primera parte del sermón “Llamados a Santidad.” Hoy terminamos este mensaje detallando las últimas cinco características de un pueblo santo.

6. Fe (vida) holística basada en el origen y preeminencia de Dios.

Él es la fuente de todo lo que somos, y Él es Señor de todo lo que hacemos. Las disciplinas están integradas.

Todo es permeado con la presencia de Dios…todo lo que somos 7 días a la semana, 24 horas al día, y en todo lo que hacemos.

Nuestras vidas no están divididas. Es Dios en nosotros—en todo: en la casa, trabajo u oficina, escuela, iglesia, viajes—vivir la realidad de la presencia constante de Dios.

La pregunta de Juan Wesley al principio de sus reuniones de clase era, “¿Cómo va esto con tu alma?” La fe holística influencia cada paso de la vida.

7. Corazones con propósito basados en el amor de Dios.

El amor de Dios—el incondicional, el amor santo de Dios—es la esencia. Es el corazón del mensaje de Dios.

Se trata de la teología del amor…el amor de Dios no está basado en una actuación. El amor de Dios no está basado en buenas obras, sino en el amor, la gracia y la misericordia de Dios mismo.

Somos quienes somos—hijos de Dios—porque somos llenos del amor de Dios. Este amor nos empodera a ser personas íntegras y auténticas. Dios habla en serio sobre amarle con todo nuestro corazón, alma, mente y fuerzas, y amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Esta es la esencia de la santidad.

Sean santos.

Sean mis testigos. Ser viene antes de hacer.

Sean el pueblo de Dios.

8. Liderazgo siervo basado en la mente de siervo de Cristo.

“Jesús se humilló a sí mismo.” Él se ciñó a sí mismo con la toalla del Servicio. Estaba interesado en la toalla—no en juguetes, títulos y baratijas.

Servimos a Dios en ministrar a las personas.

Nos despojamos de nuestros derechos en sumisión a la justicia de Dios.

Ilustración: Un pastor de la República Democrática del Congo caminó por días para llegar a la Asamblea y ser ordenado. Se le hicieron las preguntas tradicionales por el Superintendente General: ¿Predica la santidad? ¿Su gente entiende la santidad? ¿Cómo lo sabe? Su respuesta: “Cuando los problemas vienen, nos unimos. Identificamos el problema, y así juntos en amor buscamos la solución.”

Un pueblo santo se despoja de sí mismo para servir a los propósitos de Dios.

9. Trabajo significativo basado en el llamado de Dios.

El significado de nuestra trabajo no es visto a través de los resultados—aunque son importantes. No—el significado de nuestro trabajo se basa en el llamado de Dios.

Creemos en un ministerio por el llamado de Dios.

¿Escuchaste “La Voz”?

Es el corazón de Dios. Detrás de la voz hay una persona. Ese es Dios.

¿Dónde está el valor en lo que hacemos? No el dinero…no los beneficios. Pero hay alguien que nos llama, quien da significado y propósito a nuestro trabajo.

El que nos llama no nos deja ni nos abandona. Cuando las nubes están bajas, las noches son largas, y los deberes son muchos—El que nos llama está ahí dándole significado a todo lo que hacemos. Salmo 46:10.

No hay lugar abandonado por Dios.

10. El ser restaurado basado en la imagen de Dios.

Un sentido de ser quebrantado lleva a la gente a buscar la plenitud para ser restaurado.

La salvación es la restauración de la imagen de Dios en nosotros.

“Humpty Dumpty en una pared se sentó,

Humpty Dumpty de ahí arriba se cayó.

Todos los caballos del Rey y todos los hombres del Rey

No pudieron poner a Humpty entero otra vez.”

Pero Dios puede hacer plena a la gente otra vez.

Nosotros los nazarenos creemos que nadie está tan perdido que no pueda ser encontrado—nadie tan malo que no pueda ser redimido—nadie tan lejos que no pueda regresar.

Si estás convencido que tienes un tesoro, es fácil recomendarlo a otros.

En cada persona, está la imagen cubierta de Dios.

La santidad nunca será una teología anticuada porque la naturaleza humana no ha cambiado. La santidad se trata de la naturaleza de Dios transformando nuestra naturaleza para que sea como la naturaleza de Él.

pexels-photo-258100.jpeg

Por lo tanto, podemos predicar un mensaje de esperanza y santidad. El mensaje de santidad es un mensaje de esperanza.

¡Podemos ser liberados del poder del pecado! Podemos ser purificados, santificados totalmente, empoderados con la llenura del Espíritu Santo, restaurados en la imagen de Dios.

Hay momentos de crisis en esto. Y hay un proceso en esto.

Dios puede liberarnos de cualquier cosa que hay en nuestra vida contraria a la naturaleza de Dios y que nos esclaviza.

Conclusión:

Juan Wesley: “No tengo miedo que la gente llamada metodista deje de existir en Europa de América. Temo que existan solo como una secta muerta, teniendo la forma de religión sin poder. Y esto indudablemente será el caso a menos que se mantengan firmes en la doctrina, el espíritu y la disciplina que los afirmó la primera vez.”

Nazarenos, ¿cuál es nuestra doctrina, espíritu y disciplina básicos? Es la misma que Juan Wesley definió para los metodistas—la experiencia y el crecimiento en santidad de corazón y vida en los nazarenos.

El gran cumplido pagado a ustedes como distritos, iglesias, oficinas o escuelas: un Dios santo camina entre un pueblo santo en este lugar.

¿El movimiento de santidad está vivo en su distrito? ¿En el Centro Global de Ministerios? ¿Su iglesia? ¿Su escuela? ¿Su casa?

Está en tus manos.

A %d blogueros les gusta esto: