Archivos diarios: 21 enero 2019

El Lado “más Suave” del Liderazgo Puede ser más Fuerte de lo que Piensas

Por Dan Reiland

Es cierto que nadie quiere seguir a un líder inseguro, indeciso o ineficaz.

Cualidades como la confianza, la determinación y el valor son esenciales y necesarias. Los grandes líderes pueden manejar las difíciles circunstancias que se les presentan.

Pero los líderes de mente dura también deben ser de corazón tierno, o su liderazgo se vuelve frío y duro.

La fuerza y ​​el poder del liderazgo de Jesús estaban representados por cosas como una paloma, una cruz y una toalla. Estos son claramente símbolos de cualidades como la humildad, el sacrificio, el amor y la obediencia, por nombrar solo algunos.

La gente acudía a Jesús no por su poder, sino por su compasión. Tenía poder, pero nunca lo alardeó.

La gente escuchó las enseñanzas de Jesús no por su estado sino por su sabiduría. Sí, Jesús enseñó con autoridad, pero fue la autoridad sometida. Jesús solo hizo la voluntad de su padre.

Este lado “más suave” del liderazgo demuestra la verdadera fortaleza del Reino. Este tipo de fuerza es mucho más difícil de vivir a largo plazo.

Estamos tentados a adoptar el poder “rápido”. Es más fácil declarar, ordenar y controlar, pero ese tipo de fuerza no dura. Las personas se resienten y te dejan al primer signo de dificultad o lucha en el ministerio.

La fuerza del reino es lo opuesto a la fuerza mundana. Nace en la sumisión, prospera mediante la obediencia y se sostiene a través del amor.

zheng-hong-chua-731780-unsplash.jpg

7 demostraciones del Reino de auténtica fuerza de liderazgo espiritual:
(¿En cuáles eres bueno y en cuáles necesitas trabajar?)

1) Gracia
Estamos llamados a un ministerio de reconciliación. Nuestro enfoque es la redención. Y somos responsables no solo de comunicar, sino también de demostrar la gracia. Nuestra salvación se basa en la gracia y, por lo tanto, nuestro liderazgo debe seguir ese ejemplo. La gracia no sugiere una ejecución descuidada, estándares bajos o evitar decisiones difíciles. Significa que tu corazón se inclina hacia la misericordia, el perdón y las segundas oportunidades. La disposición de tu corazón guía tu liderazgo. Se necesita mucha más fuerza para perdonar que para condenar.

La gracia no descarta la ley, sino que la media para abrazar nuestra humanidad. La gracia hace lo mismo por nuestro liderazgo.

2) Apreciación
La apreciación es aceite a la fricción del liderazgo. El liderazgo causa movimiento y el movimiento causa fricción. Sin algo que suavice la fricción en el ministerio, puede ser demasiado para que lo soporten el personal y los voluntarios. 

Cuando los líderes están bajo presión, la expresión de aprecio es una de las primeras cosas que salen por la ventana. Eso es un gran error. Las expectativas claras son importantes y la apreciación genuina te permite aferrarte a esas expectativas importantes.

¡La apreciación levanta el ánimo de los voluntarios y el personal que diriges!

3) Humildad
A pesar de que Jesús estaba en su naturaleza Dios, no insistió en la igualdad con Dios para su propio beneficio. De hecho, se vació para servir.

Es fácil para nosotros desordenarnos según el lugar en el que estemos en el organigrama. Aunque sabemos que la posición no tiene casi nada que ver con nuestra influencia real, todavía nos preocupan los títulos.

Jesús cambió su título por una toalla y lavó los pies de las personas. Él era el rey de reyes, pero vivió como un siervo de todos.

Renunciar a nuestros “derechos” es fundamental para la fuerza de liderazgo y el poder basado en el Reino.

4) Aliento
Uno de mis rasgos favoritos de liderazgo o habilidades para enseñar es el estímulo. Probablemente porque es tan mal entendido. A menudo se ve como el lado “suave” del liderazgo, y en ocasiones incluso se considera una pérdida de tiempo.

Los líderes alentadores tienen un corazón generoso y son todo menos débiles. Se necesita un líder fuerte, seguro y maduro para dar crédito constantemente a los demás, formar a las personas e inspirarlos a un ministerio más grande.

El estímulo proporciona el combustible emocional que permite a las personas que lideras aguantar más tiempo, llegar más lejos y profundizar más de lo que creían posible.

5) Amor
En su forma más pura, la fuerza del amor proviene de la abnegación. Un líder amoroso es un sirviente desinteresado de la gente.

Se requería una fuerza increíble para que Jesús fuera a la cruz y diera su vida por nosotros. Esa fuerza se originó en el amor de Dios, y por obediencia, Jesús nos amó más allá de lo que pudiéramos ganar o merecer.

Cuando reflexiono sobre este tipo de amor, me desafían a examinar la profundidad del amor que tengo por aquellos a quienes sirvo e inspirado para amar aún más profundamente.

El amor aporta gran fuerza, poder y eficacia a tsu liderazgo.

6) Escuchar
Los mejores líderes escuchan bien. No saltan a conclusiones, hacen buenas preguntas y comunican que les importa al tratar de comprender.

La mayoría de nosotros preferiríamos hablar, dirigir y “hacer que las cosas sucedan”. Pero se necesita paciencia y sabiduría para saber cuándo y cómo escuchar con verdadera empatía. Eso requiere la fuerza de la disciplina personal.
Cuando la gente sabe que te importa, tus influencias aumentan.

Los líderes que se niegan a escuchar a menudo se meten en problemas. Cuando los líderes no escuchan, la gente deja de hablar contigo. El resultado es que no sabes dónde están, y puedes terminar cegado. La frase más común que escucho de un líder que no escucha es: “No lo vi venir”.

7) Amabilidad
La amabilidad es una cualidad de liderazgo que permite la confianza, la conexión y el intercambio genuino. Hay verdadera fuerza en la bondad.

  • La amabilidad trae paz y alegría a situaciones llenas de presión.
  • La amabilidad gana los corazones de los que están lejos de Dios.
  • Dios se deleita en la bondad.

. . . pero el que se jacta se jacta de esto: que tengan el entendimiento de conocerme, que yo soy el Señor, que ejercito la bondad, la justicia y la justicia en la tierra, porque en esto me deleito “, declara el Señor. Jeremías 9:24

Puedes ver el balance. Justicia, rectitud y bondad.

No es complicado ser amable, pero puede ser difícil de practicar de manera constante al ritmo que la mayoría de los líderes siguen.

La fortaleza del reino para el liderazgo espiritual no siempre parece una fortaleza como la ve el mundo. Aprender a mezclar los dos requiere esfuerzo y práctica intencional.

A %d blogueros les gusta esto: