Las Dos Caras De La Luna

Por: Marleidy Sánchez, Misionera de Génesis en Panamá

En la vida, la mayoría de las cosas de las que obtenemos mayor aprendizaje son de las derrotas, de las circunstancias complicadas y de aquello que no sale como hubiéramos esperado.  Creo que si recibiéramos todo tan fácil y lo obtuviéramos tal y como lo pensamos, nos perderíamos del valor del esfuerzo, la constancia y sobre todo de la paciencia. Marleidy selfie niños.jpg

Hay una reflexión del autor Pablo Latapí Sarre donde se compara la vida docente con las dos caras de la luna.  En el lado oscuro menciona todas las dificultades y problemas que uno enfrenta, y en el lado luminoso el mayor de los placeres: ver al alumno aprender.

Cuando leía nuevamente este escrito pensaba ahora en la labor misionera.  Todo misionero enfrenta muchas cosas que en el momento parecieran no tener sentido. En el lado oscuro podría mencionar las dificultades en el campo: el choque cultural al encontrarnos en un país distinto al nuestro, los límites en los recursos económicos, la falta de interés de las personas en recibir el mensaje, o aún si reciben el mensaje la falta de interés para crecer en su vida espiritual, etc. Si enfocamos nuestra mente en esta parte, nos podemos perder de lo hermosa que es la parte luminosa. Niños cajas.jpg

¿Qué podemos decir sobre el lado luminoso? En todo el tiempo que hemos estado sirviendo en Panamá he visto muchas luces: niños y adultos escuchando de Jesús e invitándolo a su vida, la Palabra transformando vidas y cambiando las mentes y corazones, las personas dejando su vida pasada y comenzando a llevar una nueva vida en Cristo, una Iglesia reuniéndose cada domingo por la mañana para alabar a Dios en un lugar donde hace meses no había nada. En el ministerio habremos de pasar por luces y sombras.  Confiar en las promesas de Dios nos hace creer que, en medio de la dificultad, Él tiene control.

Hay una frase que encaja perfecto en esto: “No olvides en la oscuridad lo que Dios te mostró en la luz.” Las sombras son parte del ministerio y parte también de nuestro crecimiento.  Cuando todo lo que hacemos lo hacemos con amor, estamos seguros de que (en las palabras de Latapí Sarre) “las luces superan a las sombras, y sabemos que la luna es decididamente luminosa y bella.”

“Porque en ti está la fuente de la vida; en tu luz vemos la luz” (Salmo 36:9).

Niños en fila.jpg

 

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (14 años) y Sydney (12 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 12 noviembre 2019 en El Misionero Nazareno, Otro. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: