Levanta Los Ojos

Por: Joselyn García, Misionera de Génesis en la Ciudad de Panamá

“Alzad vuestros ojos y mirad los campos, porque ya están blancos para la siega” (Juan 4:35).

Jesús recurría a términos de la vida diaria de los hebreos, como en el caso de la actividad agrícola, para acercar el mensaje. A través de este pasaje, Jesús intentó enseñarles a los discípulos cómo discernir una oportunidad para extender el reino.

Discernir que un campo estaba listo para la siega no era la especialidad de unos pocos entendidos en el tema. El color dorado de miles de espigas claramente indicaba a todos los que pasaban por allí que había llegado la época de la cosecha. Pero para verlo era necesario un detalle: alzar los ojos.

Quiero contarte la historia de Judith, una nueva creyente en Carrasquilla, Ciudad de Panamá. Judith es una señora muy servicial y activa, y la veíamos cada semana cuando íbamos por sus vecinitos para el club infantil.  A veces no estaba de buen humor; siempre la saludábamos, pero no habíamos tenido una conversación más profunda con ella.  Así pasaron algunos meses.Judith3.jpeg

Tomando en cuenta Juan 4, podríamos decir que no habíamos levantado nuestros ojos para ver que había una oportunidad alrededor nuestro. ¡Podemos estar pasando a un lado del campo y no percatarnos de la cosecha!

Un día la conversación con ella se dio en medio de un tiempo de dificultad en la comunidad.  Había caído una gran tormenta, y nosotros decidimos visitar cada familia, orar con ellos, y entregar una despensa.

A partir de esto, nuestra relación con Judith creció.  Le compartimos de Jesús, y comenzamos el discipulado en su casa.  Ella ha crecido mucho.  Es una mujer que nos cuenta cómo su vida ha sido transformada por Cristo y cómo ha dejado atrás acciones y actitudes que no agradaban a Dios.  Hace unos días atrás, dio un paso más de fe. ¡Se bautizó!Judith.jpeg

Damos gracias a Dios por su vida, y lo que seguirá haciendo en ella.

El Espíritu Santo es quien nos ayuda y nos guía, pero muchas veces como iglesia hemos perdido infinidad de oportunidades para compartir el evangelio.  Levantar los ojos es un acto de voluntad.  Decidamos mirar el mundo con los ojos de Cristo, pues Él ha dicho en su Palabra que la cosecha está lista.

Que nuestra oración sea: Señor, danos visión.  Cuenta con nosotros.  Cuenta con nuestras manos para levantar la cosecha.  Levanta nuestros ojos para que podamos ver más allá del rostro de la gente con la que nos cruzamos.  Ayúdanos a ver su corazón.

Judith2.jpeg

 

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (14 años) y Sydney (12 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 15 noviembre 2019 en El Misionero Nazareno, Otro. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Amén! necesitamos estar atentos a los campos…. en todas partes hay oportunidades de compartir de Cristo, que su espíritu santo nos ayude a percibir esas oportunidades….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: