Archivos diarios: 19 noviembre 2019

Disminuye El Poder De Las Circunstancias Negativas (Parte I)

Por: Laurie Polich Short

Extracto tomado del libro: “Cuando No Cambiar Nada Lo Cambia Todo”

En 1955, Martin Luther King Jr. predicó un sermón titulado: “Mirando más allá de tus circunstancias”. Pasaron ocho años antes de su discurso: “Tengo un sueño” que cambiaría el rumbo de los Estados Unidos. En este sermón menos conocido, el Dr. King sugiere que una de las grandes tentaciones es quedar demasiado absorto en nuestras circunstancias, lo que lleva a la conclusión de que cambiar nuestras circunstancias es la única manera de salir de ellas. Según la mentalidad, dice el Dr. King, nuestra personalidad se vuelve “más y más delgada, y finalmente se desintegra bajo la carga apremiante”. Martin Luther King concluye que somos parte de la ecuación para determinar el resultado que nos dan nuestras circunstancias. Darse cuenta de eso puede cambiarlo todo.

La historia de mi abuelo fue una leyenda que escuchamos muchas veces mientras crecíamos, una verdadera historia incrustada en nuestra historia familiar. Cada vez que la escuchaba, alimentaba los rasgos de perseverancia y agudeza que corrían por mis venas serbias.

Contra todo pronóstico

Todor Pero Polich abandonó Serbia en 1906, cuando su país luchaba bajo el dominio austro húngaro. Al igual que una multitud de inmigrantes en todo el mundo, llegó a Estados Unidos para comenzar de nuevo. Embarcado solo en un bote, viajó dos semanas y media a través del Atlántico, acompañado por personas desconocidas. A la edad en que me gradué de la escuela secundaria, mi abuelo abandonó su tierra natal para no volver jamás.

No sabía inglés cuando llegó a los Estados Unidos. Sus posesiones consistían en un dólar en el bolsillo y la ropa en la espalda. Después de que se bajó del barco en Ellis Island, viajó en tren a California, donde su primo quinto le dio un trabajo para lavar los platos. Con solo unas pocas palabras en inglés y muy pocos contactos, tuvo la suerte de obtener eso. Sin embargo, Todor nunca se limitó a la forma en que podrían haberse dado sus circunstancias. En cambio, vio cada circunstancia como parte de su viaje y perseveró hasta donde lo llevarían en el futuro.

Cuarenta y un años después, mi abuelo vendió su primera compañía de construcción por $ 7.5 millones. Esa cantidad no parece mucho hasta que te das cuenta de que era el año 1947. Después de que Todor vendió su compañía, comenzó una segunda empresa de construcción que entregó a mi padre después de que se jubiló. El dinero que ganó en sus negocios no solo pagó la cuenta de muchos de los estudios universitarios de sus nietos (incluidos los míos), sino que también contribuyó a la construcción de varias iglesias que aún se mantienen en pie hoy en día.

Sin embargo, a pesar de su éxito financiero y material, mi mejor recuerdo de mi abuelo consiste en dos palabras que él repitió una y otra vez hasta el día de su muerte. Hasta el día de hoy no puedo leer esas palabras sin escucharlas en su profunda voz serbia. Se acercaba y me lo repetía cada vez que tenía una oportunidad:

“La moral y el carácter”, decía con un temblor en su voz (aunque con su acento sonaba como modal y chadacter) “es lo más importante”, susurraba agitando su largo y huesudo dedo hasta mi cara, “nunca lo olvides, Lauritza Annitza”. Y nunca lo hice.

La moral se define como el coraje, el optimismo y la determinación de una persona. El carácter consiste en las cualidades distintivas y la reputación que distingue a una persona. Estas dos palabras ayudaron a mi abuelo a perseverar en sus circunstancias en lugar de desaparecer bajo su peso. De alguna manera, creía que la forma en que vivía sus circunstancias, en lugar de las circunstancias mismas, tendría un impacto mayor en la forma en que resultaron las cosas. Él estaba en lo correcto.

Mi abuelo observó que cada capítulo de su vida le daba fuerza y ​​fortaleza, sabiendo que lo estaba configurando para los sueños que estaban por venir. Él creía que cada circunstancia lo estaba equipando para ir a donde iba y allanar el camino a lo que estaba por venir. La visión que tuvo para ver más de lo que estaba inmediatamente delante de él terminó por trazar su curso.

Con la lente de  gran vista, disminuimos el poder que nuestras circunstancias tienen sobre nosotros. Y nos alegra, la verdad, que el aspecto de nuestras circunstancias no siempre sea un indicador preciso de lo que está por venir.

*Laurie Polich Short se desempeña como pastora asociada en la iglesia Oceanhills Covenant en Santa Barbara, California. Oradora en numerosas conferencias y universidades, es autora de “Cuando no se cambia nada, todo cambia” y “Se encuentra fe en la oscuridad”.

Tomado de Cuando no cambiar nada lo cambia todo por Laurie Polich Short. Copyright 2017 por Laurie Polich Short. Utilizado con permiso de InterVarsity Press, P.O. Box 1400, Downers Grove, IL 60515-1426. www.ivpress.com.

© 2019 Christianity Today

 

A %d blogueros les gusta esto: