De la Ciudad a… ¿Cosas más Grandes?

Por: Scott Armstrong

Estamos llegando al final de nuestro énfasis anual de 40 días de oración por las ciudades de nuestra región. ¿Has sido parte? ¡Gracias por orar y por movilizar a otros para que lo hagan también! ¿Te lo perdiste? No hay problema: aunque sugerimos que las congregaciones y los individuos comiencen el año orando enfocados en la ciudad, puedes hacerlo en cualquier momento. Nuestras peticiones no tienen fecha y se pueden usar todo el año. Solo visita nuestro sitio web o dirígete a nuestra página de Facebook para las imágenes diarias que hemos producido.

Cada 9 de febrero, cuando llegamos al final de los 40 días, me preocupo un poco. ¿Se olvidarán las iglesias de nuestras ciudades los otros 325 días del año? ¿Es la misión urbana un programa en que se enfoca por un tiempo y luego pasamos a otras cosas?

Espero que no.

Honestamente, oro porque no sea así.

Durante muchos de mis años como misionero, viví y ministré con pasión para que el mundo entero fuera salvo. Todavía tengo ese mismo anhelo, por cierto. Pero incluso hasta hace diez años, no pensaba mucho en por qué las ciudades son importantes teológica, bíblica y estratégicamente.

Fue hasta que me mudé a la ciudad de Panamá, Panamá en 2011 y viví en el piso 19 de un apartamento de gran altura que comencé a entender. Mientras miraba cada noche desde el balcón las miles de luces, edificios y familias que representaban, Dios comenzó a cambiar mi corazón. ¿Cuántas de estas personas en esta enorme ciudad no conocían a Cristo como Señor y Salvador?

En esa época nuestra región investigó un poco y descubrió que la mayoría de la población de nuestros países en el Caribe, México y América Central vivía en grandes ciudades (piensa en 100,000 personas o más). ¡Pero solo el 29% de nuestros nazarenos vivía en esos mismos lugares! Teníamos trabajo que hacer.

Ahora, como familia, hemos dedicado los últimos diez años a aprender sobre el ministerio de la ciudad y a sumergirnos en la misión urbana. Es de lo que hablamos todos los días. Está en nuestra sangre. De hecho, hemos empezado a entender más acerca de Dios al comprender Su plan redentor para la ciudad. Como dice el pastor Tim Keller, fundador de la Iglesia Presbiteriana Redentor en Nueva York, así como de los ministerios City to City: “Es cierto que debemos llevar el evangelio a la ciudad. Pero también debemos reconocer qué tanto la ciudad nos trae el evangelio a nosotros”.

¿Ya estás ahí? ¿O es el ministerio urbano solo un énfasis de 40 días para ti y tu iglesia?

En los días posteriores a nuestros 40 días de oración, mi oración por ti es que te levantes y entres a la ciudad, y que tal vez, solo tal vez, la ciudad comience a entrar en ti.

 

 

 

 

 

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (17 años) y Sydney (15 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 7 febrero 2020 en Evangelismo, Otro, Región Mesoamérica. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: