Una Palabra Para el Cansado (de Covid)

Por: Rev. Michaele LaVigne

Recientemente hemos marcado el primer aniversario de la realidad de COVID en muchos países alrededor del mundo. Un año de cancelaciones, muertes, miedo, crisis, cubrebocas, servicios en línea y trastornos en cada área de nuestras vidas. Creo que todos caemos en la categoría de los que están “trabajados ​​y cargados”. De hecho, muchos de nosotros podríamos llegar a decir que nuestro cansancio se ha convertido en agotamiento y que nuestras pesadas cargas nos han convertido en seres humanos exhaustos.

Parece un muy buen momento para recordar algunas de mis palabras favoritas de Jesús, que se encuentran en Mateo 11:29-30: “Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga”.

Y aquí, en nuestra oscuridad del agotamiento por la realidad COVID, afligidos por el dolor, más esforzados que nunca, Jesús hace brillar este hermoso rayo brillante de buenas noticias: “No depende de ti resolverlo y hacerlo solo. Camina conmigo y déjame mostrarte cómo”.

En la cultura agraria del siglo I, el yugo era una herramienta indispensable. Era de madera tallada que se ajustaba al cuello de dos animales, lo que les permitía trabajar en sincronía uno al lado del otro. Los granjeros solían usar un yugo para emparejar un buey maduro con un buey más joven y fuerte. Dejado a sus propios recursos, el joven buey se disponía a arar un campo rápido y furioso, pero trazaba líneas torcidas y desiguales y podía cansarse antes de terminar el trabajo. El trabajo del animal más viejo era enseñar al más joven cómo ir lenta y metódicamente. Esto resultaba en filas rectas y uniformes; pero lo que es aún más significativo, al final ambos animales podían terminar todo el trabajo sin agotarse.

¿Puedes ver la imagen que Jesús está pintando aquí en su invitación? Él es el mayor y el más experimentado. Se ofrece a nosotros para caminar junto a él bajo su yugo suave. Me encanta cómo Eugene Peterson tradujo esto en El mensaje: “Camina conmigo y trabaja conmigo, mira cómo lo hago. Aprenda los ritmos no forzados de la gracia”.

Esto es aprender a vivir con Jesús, en lugar de hacer cosas para Jesús. Y hay un mundo de diferencia entre las dos cosas.

¿Cómo se ve, se siente, suena caminar al lado de Jesús de esta manera? Bueno, para mí se ha sentido como libertad y un alivio definitivo de mi espíritu. Veo a Jesús en mi mente, llamándome para que camine con él, su brazo sobre mi hombro como su “yugo fácil”. Señala cosas en el terreno, me da su perspectiva sobre situaciones problemáticas, me recuerda la verdad y me da valor, pero Jesús no solo me ha ayudado a navegar por los momentos difíciles en el camino por delante, me ha revelado los momentos difíciles en mi propio espíritu y se ha ofrecido a sanarlos. Y Dios mío, qué glorioso tipo de descanso es ese.

No sé qué está pasando en tu espíritu mientras lees esto. No conozco los detalles de lo que has enfrentado en los últimos doce meses, ni conozco las decisiones y necesidades en tu horizonte, pero puedo decir con confianza que necesitas descansar y necesitas una buena guía para lo que te espera. Todos lo necesitamos.

Así que te invito a unos momentos de honesta reflexión mientras meditamos sobre la invitación de Jesús. Tal vez sea hora de hacer una pausa y mirar a tu alrededor, solo para hacer un balance de dónde estamos.

¿Está Jesús a tu lado? ¿O podría ser que en algún lugar del caos de la vida saliste de debajo del yugo de Jesús y vas solo?

¿Cómo te invita Jesús a descansar y aprender de él ahora mismo?

¿Tienes espacio en tu vida para escucharlo?

Sabiendo que no todo depende de ti, ¿qué necesitas pedirle a Jesús ahora mismo?

Recibe estas palabras de bendición como mi más sincera oración por ti:

Amigos, que reciban el descanso que necesitan y el descanso que Jesús anhela proveer.

Que conozcan la alegría y la libertad de vivir la vida con Jesús.

Que te regocijes en el don del yugo fácil.

Amén

2 comentarios sobre “Una Palabra Para el Cansado (de Covid)

Agrega el tuyo

  1. Las dificultades no han sido pocas, el aislamiento, la perdida de seres queridos, han golpeado mi puerta en este año, pero mi amado Dios me ha dado consuelo, me fortalece cada día al levantarme y enfrentar una realidad que parece de ficción, aferrado a su verdad voy sorteando los obstáculos con la mente enfocada en sus promesas.- No es fácil, pero se que ninguna carga sera insoportable, solo pido en este tiempo que su amor pueda inundarnos totalmente cada día, y poder seguir siendo parte de su equipo para llevar consuelo y paz a través de su Espíritu.-.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: