Fe de un lugar inesperado

Por: Dra. Carla Sunberg

Escritura:

Lucas 7:1-10 Después que hubo terminado todas sus palabras al pueblo que le oía, entró en Capernaum. 2 Y el siervo de un centurión, a quien éste quería mucho, estaba enfermo y a punto de morir. 3 Cuando el centurión oyó hablar de Jesús, le envió unos ancianos de los judíos, rogándole que viniese y sanase a su siervo. 4 Y ellos vinieron a Jesús y le rogaron con solicitud, diciéndole: Es digno de que le concedas esto; 5 porque ama a nuestra nación, y nos edificó una sinagoga. 6 Y Jesús fue con ellos. Pero cuando ya no estaban lejos de la casa, el centurión envió a él unos amigos, diciéndole: Señor, no te molestes, pues no soy digno de que entres bajo mi techo; 7 por lo que ni aun me tuve por digno de venir a ti; pero dí la palabra, y mi siervo será sano. 8 Porque también yo soy hombre puesto bajo autoridad, y tengo soldados bajo mis órdenes; y digo a éste: Vé, y va; y al otro: Ven, y viene; y a mi siervo: Haz esto, y lo hace. 9 Al oír esto, Jesús se maravilló de él, y volviéndose, dijo a la gente que le seguía: Os digo que ni aun en Israel he hallado tanta fe. 10 Y al regresar a casa los que habían sido enviados, hallaron sano al siervo que había estado enfermo.

Observación:

Gran parte de la verdad del sermón de Jesús se vive en la siguiente escena. Desde amar a nuestros enemigos hasta mostrar misericordia. Jesús ha estado definiendo el discipulado de corazón que lleva a la acción, y todo se vive en este centurión. El discipulado se trata de fe, y Lucas enfatiza esto a lo largo de su evangelio y de Hechos. La fe y la acción están conectadas, y este hombre, aunque proviene de un lugar inesperado, tiene “todos los rasgos del discípulo ideal” (Neale, NBBC).

Aplicación:

Esta mañana me encontré con un grupo de mujeres en oración. Una de ellas era la pastora Jenee Noriega, de la Iglesia Total Life en el núcleo urbano de Kansas City. Ella compartió la historia de un joven que ha sido radicalmente salvado y santificado. Las circunstancias de su vida podrían describirse como algunas de las peores que uno podría imaginar y, sin embargo, cuando escuchó las buenas nuevas de Jesús, tuvo fe y se acercó a Aquel que podría cambiar su vida.

Esta fe proviene de un lugar inesperado: de un joven criado por un padre alcohólico en el centro de la ciudad donde no hay escuelas acreditadas. Este es uno que la sociedad marcaría como desafío insuperable y muy pocas esperanzas. Pero el que el mundo podría marcar como sin esperanza, tenía fe. Al igual que el centurión, ha dado pequeños pasos, día tras día, sintiéndose indigno de estar en la presencia de Dios o con el pueblo de Dios, pero completamente abierto a recibir todo lo que Jesús tiene para él. Esto lo llevó finalmente a vender todo para seguir a Jesús. Toda la fe, toda la confianza, -en todas partes donde había estado tratando de encontrar esperanza-, se las dio al Señor. Es una nueva persona en Cristo y ayuda a dirigir y enseñar al grupo de jóvenes los jueves por la noche.

Algunos de nosotros vivimos en vecindarios agradables y “honrados”, asistimos a la iglesia con regularidad y tratamos de hacer las cosas correctas y, sin embargo, no hemos experimentado el tipo de transformación que tiene este joven. Tampoco hemos dado un paso de fe para seguir a Jesús de esta manera. Si bien puede parecer que estamos en el “barrio correcto” de la comunidad, tenemos muy poca fe y no llegamos a presenciar los milagros de Dios. Es fácil señalar con el dedo y decir lo que está mal en esa parte de la ciudad, pero tal vez haya luz atravesando la oscuridad allí, cuando nosotros, nosotros mismos, estamos dando traspiés en nuestras propias circunstancias oscuras.

Para ser verdaderamente un discípulo de Jesucristo, debemos tener una fe como este centurión. Con humildad se acercó a Jesús, con gran fe, creyendo que Jesús podía responder a su oración. La fe es la puerta de entrada a la vida del verdadero discipulado previsto por Cristo.

Oración:

Señor, estoy agradecido por la forma en que me estás hablando. Ayúdame a vivir dando pequeños pasos de fe todos los días. Amén.

Tomado de  https://reflectingtheimage.blogspot.com/2021/02/faith-from-unexpected-quarter.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: