Una Bendición Misionera de Isaías 49

Por: Scott Armstrong

Durante la pandemia de COVID-19, he estado muy orgulloso de nuestros coordinadores ministeriales. En Misiones Globales Mesoamérica, buscamos encontrar, entrenar, y enviar misioneros, y eso generalmente implica mucha movilización a través de viajes misioneros, oportunidades de ministerio transcultural, etc. ¿Cómo sucede todo eso cuando las fronteras están cerradas y los viajes son restringidos?

Una respuesta ha sido utilizar la tecnología para equipar a aquellos que sienten un llamado a las misiones. En 2020 graduamos a 86 estudiantes de nueve países a través de nuestros cursos virtuales de la Escuela de Liderazgo. Este año, ese número se ha más que duplicado, ya que nuestras naciones han tenido la visión y la planificación de toda esa capacitación. En las últimas semanas, he asistido a varias graduaciones en línea y he felicitado a decenas de estudiantes más que han trabajado duro y están listos para dar el siguiente paso en las misiones. Al final de mis comentarios a las clases de graduados, les he pedido que extiendan sus manos y reciban la bendición. Esta es una bendición que he adaptado para ellos de Isaías 49:1-6, y creo que es poderosa para cualquier persona apasionada por transformar el mundo. Aquí está:


Graduados, el Señor les llamó a ustedes antes de que nacieran,
    en el vientre de sus madres pronunció sus nombres.

Hizo de sus bocas una espada afilada,
    y les escondió en la sombra de su mano;
les convirtió en una flecha pulida,
    y les escondió en su aljaba.

Les dijo: “Ustedes son mi siervos;
    en ustedes seré glorificado”.

Desde el seno materno les formó
    para que fueran ustedes sus siervos,
para hacer que Jacob se vuelva a él,
    que Israel se reúna a su alrededor;
porque a los ojos del Señor él es digno de honra,
    y nuestro Dios ha sido nuestra fortaleza:

Y ahora dice el Señor,

    “No es gran cosa que sean mis siervos,
    ni que restauren a las tribus de Jacob,
ni que hagan volver a los de Israel,
    a quienes he preservado.
Yo les pongo ahora como luz para las naciones,
    a fin de que lleve
n mi salvación
    hasta los confines de la tierra”.

Ahora, VAYAN y SEAN esa luz. Amén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: