5 Sencillas Preguntas Acerca del Futuro que Todos los Líderes se Deben Hacer Ahora

Por: Cary Nieuwhof

El siguiente artículo fue tomado de: https://careynieuwhof.com/5-simple-questions-about-the-future-every-leader-should-be-asking-right-now/

Saber lo que se debe hacer como líder en tiempos normales ya es bastante difícil.

Como habrás notado, estos no son tiempos normales.

Tratar de averiguar qué hacer en medio de una crisis global es mucho más complicado.

Entonces, ¿cómo se elimina el desorden y el ruido para trazar un rumbo que te lleve a un futuro mejor?

Este es un lugar sencillo para iniciar: comienza por hacer las preguntas correctas. Después de todo, la calidad de las respuestas que obtienes como líder está determinada por la calidad de las preguntas que haces.

Haz mejores preguntas, obtendrás respuestas mucho mejores y, como resultado, un futuro mucho mejor.

El desafío es que puede resultar difícil saber cuáles preguntas son las mejores para hacer. Además, tendrás más que nunca voces agitadas y enojadas tratando de decirte qué hacer.

Entonces, para ayudar a cortar el ruido, aquí hay cinco preguntas sobre el futuro que, en mi opinión, son las más útiles para hacerse en este momento.

Son preguntas que estoy haciendo, y creo que dentro de dos años, resultarán ser preguntas que los líderes que están progresando se encontrarán haciendo también.

  1. ¿Cuánto del cambio actual es permanente?

Las personas en medio de una revolución a menudo no se dan cuenta de que están en medio de una revolución.

No es que la gente se despertara el 1 de noviembre de 1517, el día después de que Martín Lutero clavara su 95 tesis en la puerta de una catedral, y dijera: «Oye, es el día 2 de la Reforma». Nadie sabía que la Reforma había comenzado. No se dieron cuenta de que se estaba produciendo un cambio sísmico que cambiaría el curso no solo de la iglesia, sino de la historia humana.

Cuando los carruajes y los caballos comenzaron a ser reemplazados por automóviles, o la radio pasó del curioso invento de Marconi al lanzamiento de KDKA en Pittsburgh en 1920 (la primera estación de radio de Estados Unidos), nadie se dio cuenta de que esto era la cúspide de un cambio cultural masivo y permanente. Los primeros coches y las primeras radios parecían anomalías, hasta que, por supuesto, ya no lo eran.

La crisis es un acelerador y muchas de las tendencias «temporales» que estamos viendo en este momento son probablemente más permanentes de lo que creemos.

La interrupción de COVID que comenzó como una interrupción médica ahora también está acelerando la interrupción cultural. El trabajo, la escuela, las compras, el entretenimiento y el fitness (todo lo cual se ha vuelto más hogareño o se ha transformado de otras maneras) nunca volverá a ser lo mismo.

Tampoco la Iglesia. Si a ti y a mí nos gusta el cambio o no, es algo irrelevante. La cultura nunca pide permiso para cambiar. Simplemente cambia.

Los líderes que ven el futuro tienen más posibilidades de aprovecharlo.

  •  ¿Qué cosas tengo permiso de dejar de hacer ahora?

Esta es una pregunta divertida para la mayoría de los líderes.

¿Recuerda todas esas cosas antes de la interrupción que deseabas no estar haciendo pero que no tenías el coraje o la energía para eliminar? Sí, ahora es el momento.

Si aún no has vuelto a la «normalidad», este es el momento de redefinir lo que es normal.

Descubrí que cambiar una cosa importante (por ejemplo, mudarse a una nueva instalación) puede darte permiso para cambiar muchas más cosas.

Es como pasar de una época a otra. La gente espera que haya cambios, dislocaciones y cosas nuevas.

Muy a menudo, cuando pasamos por un gran cambio, cambiaremos mucho.

Sugerencia: nunca ha habido una interrupción tan grande en nuestra vida. Ya dejaste de hacer tantas cosas… solo trae de vuelta esas cosas que son fundamentales para la misión a medida que avanzas hacia el futuro.

Recuerda centrarte en el porqué del cambio, no solo en el qué y cómo. Aunque si alguna vez hubo un momento para cambiar lo que no estaba funcionando, este es el momento.

  • ¿Qué harías si estuvieras liderando una nueva empresa?

Puede ser difícil hacer la transición de una iglesia u organización existente a un nuevo futuro, pero una forma útil de pensar en ello es cómo abordarías las cosas si fueras una empresa nueva.

Los modelos antiguos rara vez funcionan bien en las nuevas épocas.

Si fueras una iglesia nueva, abriendo un nuevo restaurante, iniciando un nuevo negocio… ¿cómo lo enfocarías?

Ese tipo de pensamiento puede ser excepcionalmente esclarecedor.

Como muchas personas, no he viajado en avión desde marzo de 2020.

Con el COVID aún en aumento y las cuarentenas obligatorias en el lugar donde vivo para los visitantes que regresan, no sé cuándo regresaré a un avión o hablaré en persona con otros.

Si estuvieras lanzándote como orador en este momento, bueno, ¿cómo te comportarías?

Si estuvieras iniciando una iglesia en este momento, ¿cuál sería tu estrategia?

O digamos que estás abriendo un nuevo restaurante, ¿cuánto te concentrarías en las comidas en el interior, en las comidas para llevar, la entrega a domicilio y el espacio en el patio, o en ayudar a las personas a crear sus propias experiencias gastronómicas?

Una vez que sepas la respuesta a esa pregunta, ve por ello.

Para mí, hemos escrito hablando de nuestros planes futuros de forma indefinida. En este punto, no importa cuándo volverá a ser factible hablar en persona en los eventos. No lo necesitamos.

Las organizaciones existentes que se comportan como nuevas empresas tendrán un futuro mucho mejor que las organizaciones que no lo hacen.

Puedes apostar el futuro a que las cosas cambien o a que tú puedas cambiar. La segunda es una estrategia mucho más sabia.

  • ¿Dónde estamos viendo un impulso real?

Esta es otra pregunta divertida.

Puede parecer que no tienes impulso en ninguna parte, pero eso no será cierto para la mayoría de las organizaciones. (Si es cierto para ti, que tienes un impulso cero en cualquier lugar, tus problemas son mucho más profundos que una crisis global).

Es probable que tengas impulso en algún lugar y es probable que esté sucediendo en un lugar diferente al que sucedió antes.

Presta atención.

Ejemplo: es posible que estés muy concentrado en hacer que la gente vuelva al edificio porque ahí es donde históricamente has tenido impulso. Puedes terminar tan obsesionado con tratar de generar impulso donde solías tenerlo que pierdes de vista por completo que tu canal de YouTube está creciendo rápidamente y tienes una tasa de apertura mucho mayor en tus correos electrónicos que en el pasado.

Y cuando alguien te señala que están aumentando tus tasas de apertura y suscriptores, lo descartas porque no es donde deseas ver el impulso.

Continúa con eso durante mucho tiempo y te convertirás en el ejecutivo de la industria de la música c.2003 centrado en las ventas de CD que sigue ignorando al joven de 20 años que se centra en las transmisiones que siguen creciendo mientras sus ventas de CD siguen cayendo.

«Las transmisiones no son reales», te dices a ti mismo y te burlas de las personas que no quieren «poseer» su música o tener una copia física de ella.

Pronto estarás mirando por la ventana viendo pasar a los futuros compradores.

Probablemente tengas impulso en alguna parte.

Estúdialo. Trata de averiguarlo. Pregúntate por qué está creciendo y cómo puedes aprovecharlo para llegar a más personas.

Si deseas poner en marcha tu misión, alimenta lo que está creciendo, no lo que está en declive.

5. ¿Cómo encontraré un ritmo sostenible?

Esta pregunta es especial para mí.

Me estoy encontrando con muchos líderes agotados en este momento. He pasado por eso.

Una de las mejores preguntas (quizás la mejor pregunta) que puedes hacerte es cómo puedes encontrar un ritmo sostenible.

Como compartí en esta publicación, la mayoría de los líderes buscan un tiempo libre para recuperarse.

El problema con esa estrategia es que nunca puedes tener suficiente tiempo libre para recuperarte de días ridículamente estresantes e inalcanzables.

El tiempo libre no te curará cuando el problema es cómo pasas el tiempo.

En una década en el liderazgo, pasé por una temporada de agotamiento que fue tan intenso que pensé que estaba acabado. Por la gracia de Dios, no lo estaba, pero nunca olvidaré lo doloroso que fue.

Mi deseo para los líderes es que encuentren un ritmo sostenible de cara al segundo año de esta crisis que les dará el descanso y la renovación regulares que necesitan.

Mi fórmula para evitar el agotamiento durante la última década y media se puede resumir en esta frase: vive hoy de una manera que te ayude a prosperar mañana.

La mayoría de los líderes viven de una manera que los hará luchar mañana: demasiadas horas, no dormir lo suficiente, mala alimentación, muy poco ejercicio y no cultivar amistades vivificantes. Vivir de esa manera me hundió en el agotamiento.

Entonces, a medida que avanzas, pregúntate: ¿qué cambios puedes hacer en lo espiritual, emocional, relacional, físico e incluso en lo financiero (el estrés financiero es estrés) que pueden ayudarte a prosperar en el futuro?

Si la crisis es una cosa a largo plazo,  y es lo que parece ser, necesitas una estrategia a más largo plazo para la renovación personal.

El tiempo libre no es la solución para un ritmo insostenible. Un ritmo sostenible es la solución para un ritmo insostenible.

¿Qué preguntas estás haciendo?

Estas son cinco preguntas que encuentro útiles en este momento.

¿Hay alguna otra pregunta que estés haciendo que te ayude a navegar hacia el futuro?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: