Escupir y Navidad: ¿Por qué Jesús Usa Saliva Para Sanar en Tres de sus Milagros, y Cómo se Relaciona con Esta Temporada?

Por: Scott Armstrong

Puede que no haya nada más grosero, y nada más degradante, que ser escupido.

Una vez vi a un jugador escupir a un oponente en un partido de fútbol. Las cosas no salieron bien después de eso. Puñetazos, tarjetas rojas y más. Fue una total indiferencia por el otro equipo y lo opuesto a la deportividad.

He visto videos del Movimiento de Derechos Civiles en los Estados Unidos en la década de 1960 donde los blancos escupían a los manifestantes negros. Siempre me asombra ver que en la mayoría de esos videos los manifestantes reciben el abuso sin represalias. La humildad y el autocontrol que se requieren son poderosos.

¿Alguna vez te han escupido? Me estoy poniendo aprensivo con solo escribir las palabras. Y ni hablar de la gente que le hace eso a otra persona.  Escupir a otro es completamente irrespetuoso.

Y luego está esto: “Y tomándole aparte de la gente, metió los dedos en las orejas de él, y escupiendo, tocó su lengua; y levantando los ojos al cielo, gimió, y le dijo: Efata, es decir: Sé abierto. Al momento fueron abiertos sus oídos, y se desató la ligadura de su lengua, y hablaba bien.” (Marcos 7:33-35).

Y esto: “Entonces, tomando la mano del ciego, le sacó fuera de la aldea; y escupiendo en sus ojos, le puso las manos encima, y le preguntó si veía algo.” (Marcos 8:23).

Y esto también: “Dicho esto, escupió en tierra, e hizo lodo con la saliva, y untó con el lodo los ojos del ciego, y le dijo: Ve a lavarte en el estanque de Siloé (que traducido es, Enviado). Fue entonces, y se lavó, y regresó viendo.” (Juan 9:6-7).

¿Qué pasa con Jesús escupiendo a la gente? Es el Hijo de Dios y aparentemente tiene todos los métodos y el poder a su disposición. ¿No hay formas menos desagradables y menos ofensivas de curar?

Varios comentaristas señalan el hecho de que los escritores romanos y los rabinos judíos pensaban en la saliva como un agente curativo. La idea es que, en la cultura de esa época, la saliva no se habría visto como un ingrediente extraño para curar a alguien. Eso bien podría ser cierto, pero creo que algo más está sucediendo aquí.

Destaquemos el pasaje de Juan, por ejemplo. Recuerda: Jesús podía curar a alguien de la forma que él quisiera (y a menudo lo hacía sin escupir, por supuesto). En este caso, escupe en la tierra, hace barro y lo frota en los ojos del ciego. Hay un eco de la creación original del hombre por Dios en Génesis 2: 7: «El Señor Dios formó al hombre del polvo de la tierra». Cuando Jesús usa el «polvo de la tierra» para dar la vista, muestra su poder como Creador imitando el relato del Génesis. Incluso el hombre sanado establece esta conexión: “Nunca, desde que comenzó el mundo, se ha oído que alguien haya abierto los ojos a una persona ciega de nacimiento. Si este hombre no fuera de Dios, no podría hacer nada”.  (Juan 9: 32-33, NRSV, énfasis agregado).

Curiosamente, Juan comienza su evangelio estableciendo que Jesús es el Dios Creador: “En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. Estaba con Dios al principio. Por medio de él fueron hechas todas las cosas; sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho” (1: 1-3). Más tarde, por supuesto, muestra que “El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros” (1:14). ¿Podría ser que, al sanar con saliva, Jesús nos muestra que está creando de nuevo?

¡Ciertamente! En la persona de Jesús se encuentran la divinidad y la humanidad. ¿Qué hay más divino que curar con compasión, milagrosamente a los ciegos, a los sordos y a los mudos? ¿Qué es más inquietantemente humano que elegir hacerlo a través de algo tan innoble como escupir? Aquel en quien toda lengua confesará ahora toca la lengua del mudo con la saliva producida por la suya. Aquel mismo que habló e hizo que el mundo existiera, abre su boca una vez más para recrear.

¿Escupir sobre alguien más? Todavía es asqueroso.

Pero cuando el Verbo hecho carne lo hace para dar voz a los que no tienen voz y vista a los ciegos, tal vez incluso la saliva se vuelva hermosa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: