4 Principios Bíblicos de la Generosidad

Por: Scott Armstrong

Recientemente escuché una entrevista con el autor Art Rainer, donde habló sobre un enfoque bíblico en el dar y sobre el dinero. Más tarde encontré muchos recursos excelentes en su sitio web, donde en un momento destaca los cuatro principios bíblicos de la generosidad. A medida que los detalle a continuación, también ofreceré algunos de mis pensamientos personales.

  1. Dar necesita ser una prioridad.

• Proverbios 3:9 nos insta a “honrar al Señor con tus riquezas, con las primicias de todos tus frutos”. El concepto de las primicias se encuentra en todo el Antiguo Testamento, y el concepto se remonta a que Abel ofreció un mejor sacrificio que su hermano Caín. Este principio se extiende al Nuevo Testamento, ya que constantemente se nos insta a dar lo primero y lo mejor.

2. Dar debe hacerse proporcionalmente.

• Damos de acuerdo a lo que Dios nos ha dado. Lucas 12:48 nos recuerda que, “A todo aquel a quien se le haya dado mucho, mucho se le demandará; y al que mucho se le ha confiado, mucho más se le pedirá.” Rainer detalla cómo este principio indica que debemos priorizar las donaciones basadas en porcentajes, asegurándonos de diezmar a una iglesia local incluso cuando nos sentimos guiados a dar a otras organizaciones benéficas o sin fines de lucro. Ese enfoque en las congregaciones locales es una de las cosas que más aprecio de los escritos de Rainer: reconoce a la iglesia local como el plan esencial de Dios para impactar al mundo.

3. Dar debe ser un sacrificio.

• En Lucas 21, Jesús ve a muchos ricos dando sus ofrendas. También vio a una viuda pobre poner dos moneditas de cobre. “De cierto os digo”, dice a sus discípulos, “esta viuda pobre ha echado más que todos los demás. Toda esta gente dio sus dones de sus riquezas; pero ella, de su pobreza echó todo lo que tenía para vivir” (v. 3-4). Más tarde, el apóstol Pablo se jacta de las empobrecidas iglesias macedonias en 2 Corintios 8 porque “dieron todo lo que pudieron, y aún más de lo que podían” (v. 4). La Escritura es clara: dar no siempre es cómodo. La generosidad bíblica rara vez significa dar de lo que sobra. Requiere sacrificio.

4. Dar debe hacerse con alegría.

• Muchos de nosotros conocemos 2 Corintios 9:7 donde vemos que Dios ama al dador alegre, pero los versículos anteriores y posteriores brindan un contexto importante: “El que siembra escasamente, también segará escasamente, y el que siembra generosamente, generosamente también segará. Cada uno de ustedes debe dar lo que haya decidido en su corazón dar, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al dador alegre. Y poderoso es Dios para bendeciros abundantemente, a fin de que en todas las cosas y en todo tiempo, teniendo todo lo que necesitéis, abundéis para toda buena obra”. Dar con gozo viene como resultado de la abundante bendición de Dios, ¡pero también produce una bendición aún mayor en nuestras vidas! Como dice Rainer, “dar malhumorado no es dar piadosamente”.

La Biblia nos ofrece algunos principios claros para dar nuestros recursos a los demás. Debemos convertirlo en una prioridad y dar de la misma manera que Dios nos ha dado. Aun cuando nos sacrifiquemos, alegremente elegiremos ser generosos. Ahora, que nuestro compromiso sea no solo aprender estos cuatro principios, sino también vivirlos.

Un comentario sobre “4 Principios Bíblicos de la Generosidad

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: