Archivos diarios: 10 marzo 2020

Eucaristía y Muerte De Por Medio

*Una reflexión por Víctor Lee Austin de su libro: Losing Susan: Brain Disease, The Priest’s Wife, and the God Who Gives and Takes Away” (Perdiendo a Susan. Enfermedad cerebral, La Esposa del Sacerdote, y el Dios que da y quita).

Piensa en la Eucaristía.  La gente se reúne y se ofrece a Dios. Los símbolos de ese auto ofrecimiento son el pan y el vino que se ponen en el altar. En la Iglesia primitiva, cada persona tenía que llevar un poco de pan y vino, todo se juntaba, y habiendo puesto un poco de ambas cosas en el altar, el resto se reservaba para ministrar a los pobres…

El pan y el vino en el altar son entonces transformados, por los méritos de la oración eucarística, en la Sangre y el Cuerpo de Cristo. Luego, ese pan y vino sacramentales son dados a la gente.images

En resumen, durante la Eucaristía nos damos a Dios, y Dios acepta nuestro regalo y lo hace mejor, luego nos devuelve a nosotros mismos. En este intercambio de regalos dados, recibidos y devueltos, nos convertimos de nuevo en el Cuerpo de Cristo.

Esta es una forma mucho más positiva de entender la dinámica del amor. Empieza con nosotros y termina con nosotros, pero no morimos en el proceso. Sin embargo, en la oración eucarística hay muerte: la “remembranza”, que es hacer eficazmente presente el sacrificio de Jesús, su propia muerte en la cruz. Cierto, vamos al templo (culto); hacemos un ofrecimiento, que simboliza un auto ofrecimiento; recibimos el sacramento, que es nuestra ofrenda transformada en Cristo; y nos vamos regocijados. Pero en el medio de todo esto está la muerte, y la única razón por la que la eucaristía “funciona”, la única razón por la que tenemos gozo en nuestra vida, es por esa muerte en el medio.

Cuando Jesús el Hijo de Dios recibe el regalo del Padre, lo devuelve libremente. El regalo es su propio ser, pero también es su relación con el Padre. No puede ser él mismo separado de esa relación. Para ser él mismo, Jesús se entrega por completo. Y en el mundo de los seres humanos en el que realmente vivimos, entregarse es morir.

 

A %d blogueros les gusta esto: