Regalos al Adorar con una Iglesia Multiétnica y Urbana – Parte 1 de 2

By Brandon O’Brien

Cuando nos mudamos de Arkansas a la ciudad de Nueva York, nos instalamos en Washington Heights en la parte alta de Manhattan. Nuestra decisión de vivir en Washington Heights estuvo principalmente determinada por la economía. No podía imaginar pagar mucho dinero por un espacio tan pequeño en algún lugar de la zona Oeste del Alto Manhattan.

Así, de manera totalmente ingenua, nos mudamos a Heights e inmediatamente nos convertimos en una minoría étnica.

should-every-church-be-multiethnic-american-bible-society-leadership-blog-church-communities-racial-reconciliation-diversity-black-history-month.jpg

Además de ser blancos en un vecindario predominantemente dominicano, mi esposa y yo también tenemos dos hijos adoptivos. Ambos son étnicamente diferentes a nosotros y entre ellos. Somos todo un espectáculo. Y hemos recibido una buena cantidad de miradas en los últimos meses–no solo en Heights. Pero un lugar en el que nos sentimos totalmente normales es con la iglesia.

Adoramos con una nueva iglesia llamada Iglesia de Heights Comunidad Cristiana. Nuestro servicio es bilingüe con música y anuncios en español e inglés, y un sermón en Inglés, traducido en vivo por hablantes hispanos. En su mayoría la congregación es latina, pero muy diversa. De hecho, la congregación refleja la diversidad étnica del vecindario (apróximadamente 60% son latinos y 40% son “otros”). El número de parejas trans-raciales es igual al número de parejas de la misma raza.

Para una familia como nosotros, estar rodeado por familias diversas es un regalo en sí mismo. Hemos recibido otros regalos al adorar en una iglesia multiétnica y urbana. A continuación algunos, expresados como lecciones aprendidas. Por ejemplo, he aprendido:

Puedes usar tus caderas para adorar.

He levantado mis manos en adoración. He doblado mis rodillas en adoración. Me encanta, hasta he aplaudido y me he movido un poco. Pero nunca antes mis caderas habían sido tentadas a involucrarse en la adoración. Y la verdad es que: son muy malas para eso.

En algún lugar aquí hay un punto muy serio. El estilo de adoración es más que cuestión de gustos. Formas diferentes de música abren diferentes posibilidades, incluso posibilidades teológicas. Por ejemplo, he cantado la canción “Bendito sea Dios” en muchas iglesias en los últimos quince años. En todas ellas, el tono de la canción ha variado de reflexiva, a ser de arrepentimiento, y a triunfante. Pero cuando la canto sobre una línea de bajo y una sección de ritmo caribeño, se abre una nueva posibilidad. La canción se convierte positivamente en celebración.

En este caso, el estilo musical es el reflejo de valores profundos y personalidad cultural. Nuestros hermanos y hermanas dominicanas saben cómo hacer una fiesta y saben cómo traer esa fiesta a la iglesia. Nunca pensé que podía cantar “Tú quitas y Tú das” con una sonrisa en mi rostro. El hecho de que lo puedo hacer ahora es un regalo de parte de mi congregación tan diversa.

*Este artículo continuará en la siguiente entrada.

Reflexionando Sobre la Pasión Después de la Copa Mundial

Por Scott Armstrong

Muchos lectores de este sitio saben que mi familia y yo pudimos ir a la Copa Mundial en Rusia el mes pasado. Fue un tiempo memorable y una experiencia única en la vida. Quizá la cosa que recuerdo más es la pasión que mucha gente tenía por sus países y por el futbol.

d94d7dd5-1f12-4a50-a1dd-6d05d2d6e7d7.JPG

Lo vi en, literalmente, las decenas de miles de mexicanos y colombianos que viajaron, se disfrazaron y gritaron para sus equipos en todo momento, de día o de noche. Lo vi cuando el equipo de casa, Rusia, inesperadamente goleó a España en la ronda de los 16, y las calles de Moscú estallaron de alegría.

d914d948-dab1-48bc-a3bf-e4b5f9abe92b.JPG

3b82a9d3-3dc3-4ede-bf09-c01fac30c42f.JPG

Pero tal vez no experimenté personalmente los muchos niveles de pasión en la Copa Mundial más que en los dos juegos a los que pudimos asistir. Antes del primer juego, el 26 de junio, estábamos atrapados en el fervor de los aficionados daneses quienes llenaron las estaciones del metro y las calles, gritando y cantando para su equipo y país. Tristemente, la pasión que ellos y sus contrapartes franceses mostraron antes y durante el juego no la compartieron sus equipos nacionales. Francia vs Dinamarca ha sido ampliamente reconocido como el peor juego del torneo.

e98d97ee-1a14-4d60-b91f-ef7ffdba734c.JPG

Sabíamos que algo andaba mal cuando salieron las alineaciones y casi ninguno de sus jugadores estrellas comenzaron. ¡¿No Pogba ni Mbappe?! ¿Ni siquiera Lloris o Umtiti? Bueno, por lo menos los sustitutos dejaran todo en el juego ¿cierto? No. Ambos equipos sabían que solo necesitaban un empate para pasar hacia la siguiente ronda. Entonces, jugaron como si fuera un partido amistoso. Sin urgencia. Ninguno intentando demasiado. Todos los aficionados neutrales se inquietaron e incluso se enojaron durante esas dos horas. ¿Pagamos por esto? ¡¿Viajamos hasta aquí para ver esta farsa?!

¿Sabías que la palabra “pasión” se origina de la palabra en latín “passio” que está íntimamente relacionada con la raíz griega “path” que significa “sufrir”? Para cuando el juego terminó en 0-0, en todo el estadio llovían abucheos para los equipos debido a su vergonzosa actuación. De verdad es muy difícil explicar qué tan desanimados estábamos todos. De hecho comencé a llorar, estaba muy triste porque nuestra familia había elegido ir a ESE partido.

Pero no todo estaba perdido. El juego final al que asistimos fue el 3 de julio en Moscú. Ronda de los 16 – Colombia vs Inglaterra. No te miento: reuní a mi familia antes de que saliéramos al estadio y oramos que Dios nos diera un gran partido. No me importaba cuál era el resultado: Solo quería que fuera memorable.

2e12ab37-ab4d-429b-a01b-893239a701ce.JPG

¡Y sí que lo fue! La controversia fue una constante con un penal concedido y con ambos equipos presionando y compitiendo por la posición en cada tiro libre. Yerri Mina, un defensa colombiano, empató el partido 1-1 en tiempo extra al final de la segunda mitad mientras el estadio lleno, mayormente de aficionados colombianos, se volvía loco. Después, se fueron a penales, donde Inglaterra tiene historia de precipitarse y quemarse. Pero ¡no esta vez, amigos! Casi tres horas después de la primera patada, Inglaterra clavó su último penal y pasaron a la siguiente ronda mientras que, tanto aficionados como equipo, celebraban eufóricos. Fue un juego fenomenal y la mayor energía que he experimentado en un juego de futbol por mucho (¡y he ido a docenas de partidos en diferentes países!).

1002c407-dfda-4e78-9dc9-a3df1977923f.JPG

Debo añadir esto, mientras nos preparábamos para los penales y los aficionados de cada equipo estaban apoyando, abrazándose e incluso orando, comencé a llorar de nuevo. Pero esta vez fue por la felicidad desenfrenada de haber sido parte de un evento como éste.

¿Cuál fue la diferencia de los dos juegos? Esencialmente una cosa: pasión.

Sé que las circunstancias dictan que hay menos en juego en ciertas ocasiones del torneo. Pero esta es la Copa Mundial. Si vas a pisar el terreno de juego, ¡debes darlo todo!

Esta es una creencia que me impulsa en mi vida diaria y me guía en mi caminar espiritual. Si vale la pena hacerlo, vale la pena hacerlo bien. Vivir apasionadamente, y especialmente dejar que la fuente de esa pasión sea más que futbol, o comida, o películas, o trabajo, o incluso tu familia.

La única fuente de pasión que nunca se secará o te decepcionará es Jesucristo. El ofrece vida abundante (Juan 10:10) y salvación gloriosa (Juan 3:16). En mi caso, Él ha puesto un llamado en vida a predicar – y a hacerlo transculturalmente – así que no puedo contenerlo; como Jeremías, es un fuego en mis huesos (Jeremías 20:9).

Cualquiera que me conoce sabe que soy un apasionado del futbol. Pero mi oración es que todos sepan que estoy más apasionado por Cristo y su misión. Después de todo, Él se dio a sí mismo por nosotros en la cruz, en lo que se conoce como – adivinaste – la Pasión.

Si todavía no has experimentado esa fuerza convincente e impulsora en tu vida, permite a la única y verdadera fuente de pasión que inyecte su fuego. Tú – y todos aquellos que te rodean – ¡nunca volverán a ser iguales!

10 Grandes Principios de Relación que Aprendí de John Maxwell – Parte 2 de 2

*Esta es la continuación del artículo anterior.

6) Admitir errores y perdonar rápidamente.

Asumir la responsabilidad de sus acciones es esencial para las relaciones saludables y productivas.

Si te equivocas, sé el propietario. Si tratas mal a alguien, pide perdón. Ponerse a la defensiva o hacer una reverencia nunca mejora la relación. Puede que tengas razón, pero si necesitas ganar, perderás en el largo plazo.

Cuando recibas una injusticia, perdona rápidamente. Vivirás con menos estrés y disfrutarás la vida más plenamente.

pexels-photo-943630.jpeg

7) Siempre da más de lo que tomas.

Puede haber algunas personas en tu vida que pienses que es imposible darles. Entiendo. John sería una de esas personas en mi vida. Pero eso no significa que no deberíamos tratar de ser generosos de todos modos.

Y con la mayoría de las personas, nunca sabrás, puedes establecer tu objetivo para dar más de lo que tomas. Sin embargo, esto no se trata de una tabla de puntuación. Si haces un seguimiento, te has perdido el punto. Es una cosa del nivel del corazón. Es una forma de vida, y cuando tus motivos son puros, te traerá una gran alegría.

8) Agregar valor a las personas.

Puedes agregar valor a las personas de maneras simples y grandes. Agregar valor no es más complejo que la idea de cómo contribuyes a su vida, para que su vida sea mejor.

Puede ser tan simple como una palabra amable y alentadora, y puede ser tan complicado como una vida de tutoría. A veces implica suficiente amor y coraje para tener una conversación dura y honesta.

El mayor valor que puede agregar a cualquier persona es el mensaje de Jesucristo. El regalo de la vida eterna es el mayor y más alto valor que puedes aportar a alguien.

9) Nunca puedes alentar a nadie demasiado.

Los dos sabemos la respuesta, pero déjame preguntarte de todos modos. ¿Alguna vez te ha animado demasiado alguien? Por supuesto no.

El estímulo es el combustible emocional que permite a las personas aguantar más tiempo, llegar más lejos y cavar más profundo de lo que se creía posible.

Ya sean tus hijos, un empleado, voluntarios en la iglesia, un compañero de trabajo o tu vecino, tómate el tiempo para darles un estímulo frecuente y sincero. Tu liderazgo aumentará por eso.

10) La confianza es el alma de todas las relaciones.

Cuando se trata de una relación, la confianza es como una promesa. Y nunca debes romper una promesa.

De hecho, esa es la esencia de la confianza. La gente cuenta contigo para cumplir tus promesas. Esto refleja tu personaje y, finalmente, quién eres.

Ninguna persona razonable espera la perfección, pero sí espera honestidad, amabilidad y hacer lo que dices que harás.

Este artículo fue publicado originalmente en: Danreiland.com

10 Grandes Principios de Relación que Aprendí de John Maxwell – Parte 1 de 2

Por Dan Reiland

Si no inviertes en amistades, puedes terminar viajando por la vida solo. La verdad alentadora es que las buenas relaciones no son tan difíciles. Requieren tiempo, amor y la disposición no siempre para salirse con la tuya.

John Maxwell ha sido un gran amigo y mentor por más de 35 años. Estoy muy agradecido por su amor, creencia e inversión en mí.

Él me ha enseñado mucho sobre las relaciones a lo largo de los años; Podría llenar un libro. Pero por ahora, compartiré solo diez de mis principios favoritos contigo.

pexels-photo-920117.jpeg

10 grandes principios de relación:

1) Vemos personas a través de nuestra propia lente.

Tu autoconciencia, tu autoestima y tu auto- percepción establecen la base de todas tus relaciones. La forma en que te ves a ti mismo y la forma en que ves la vida da forma a cómo ves y relacionas con los demás.

Ya sea que vea el vaso medio lleno o medio vacío, se transferirá todo el tiempo.

Cuando inviertes en ti mismo, en tu crecimiento personal y en tu madurez, tus relaciones siempre mejorarán.

2) A la gente no le importa cuánto sepas, hasta que sepan cuánto te importan.

Cuidar de las personas no es automático. No a todos les importa. Estoy seguro de que te has encontrado con gente en el camino que está claro que simplemente no les importa.

No puedes aprender a preocuparte, no es una habilidad, pero puedes decidir preocuparte. Puedes pedirle a Dios que te ayude a ser más cuidadoso.

Si deseas liderar el largo recorrido, no es suficiente ser excelente en lo que haces. Si no te preocupas sinceramente por las personas y vives de tal manera que lo demuestras, tu liderazgo sufrirá.

A la gente no le importa cuánto sabes, hasta que sepan cuánto te importan.

3) Escuchar desde el corazón cambia las cosas.

Uno de los mejores regalos que puedes dar a cualquiera es escuchar de verdad.

A menudo tenemos prisa, hay mucho que hacer, ¿verdad? Entonces, cuando disminuyes la velocidad por un minuto o una hora y realmente escuchas, comunicas que valoras a esa persona. Puede cambiarles la vida.

Escuchar desde el corazón requiere la habilidad de hacer una conexión a nivel del alma. Comunicas empatía, interés y el deseo de ayudar mucho más escuchando que simplemente con tus palabras.

4) Creer lo mejor en las personas generalmente saca lo mejor de la gente.

Incluso un reloj roto es correcto dos veces al día. Lo siento, pero me encanta esa línea cursi porque es verdad. Lo que buscas lo encontrarás.

Me sorprendió un día cuando me preguntaron por qué los pastores y las personas solo dicen las cosas buenas de alguien en el funeral. ¿Por qué querrías enfatizar las deficiencias de alguien?

Todos somos defectuosos e imperfectos, pero cuando alguien dice lo mejor de nosotros, a menudo nos elevamos a un nivel más alto.

5) Las personas que están lastimadas lastiman a otras personas.

Cuando la respuesta a una situación es mayor que el problema en cuestión, el verdadero problema siempre es sobre otra cosa. El líder sabio aprende cómo llegar al verdadero problema.

Las personas que están sufriendo no necesariamente quieren lastimar a la gente, pero es como un león con una espina en la pata, no puede evitarlo. Si podemos ayudar a las personas a eliminar la espina, podemos ayudarlos a vivir mejor. A su vez, si estás en una relación con ellos, tu vida también mejora.

*Este artículo continuará en la siguiente entrada.

Fuego

Escrito por Frederick Buechner

EL FUEGO NO TIENE FORMA O SUSTANCIA. No puedes probarlo, u olerlo o escucharlo. No puedes tocarlo, a menos que quieras correr el riesgo. No puedes pesarlo o medirlo, o examinarlo con algún instrumento. No puedes comprenderlo a plenitud porque nunca permanece en calma. Sin embargo, es innegable su extraordinario poder.

El fuego que barre millas de bosque como un viento terrible y la vela parpadeante que ilumina el camino a la cama de una mujer anciana. Los leños ardiendo en la noche bajo cero que impiden que la tubería se congele y dan sueños de verano al gatito que dormita cerca de la chimenea. Incluso, a millones de kilómetros de distancia, la conflagración del sol puede volver la tierra verde en desierto y dejar ciego a cualquiera que no baje la mirada ante su resplandor. El poder del fuego para devastar y consumir por completo. El poder del fuego para purificar, dejando nada a su paso sino ceniza dispersa que el viento se lleva como niebla. 

pexels-photo-167701.jpeg

Una columna de fuego fue lo que guió al pueblo de Israel a través del desierto, y fue a través de una zarza ardiente que Dios habló primeramente a Moisés. Había lenguas de fuego asentándose sobre los discípulos en el día del Pentecostés. En el Apocalipsis de Juan, es un lago de fuego en el que los condenados son arrojados, y el mismo Fiel y Verdadero sentado sobre su caballo blanco, dice, tiene ojos como llamas de fuego.

En las páginas de la Escritura, el fuego es santidad, y quizá nunca tan cautivador como las brasas de fuego que Jesús de Nazaret, recién resucitado, enciende para cocinar un desayuno a sus amigos en la playa al amanecer.

Este artículo fue publicado originalmente en Beyond Words.

El Café y el Vino

“Por lo cual, si la comida le es a mi hermano ocasión de caer, no comeré carne jamás, para no poner tropiezo a mi hermano.”  (1 Cor. 8:13)

En el templo donde mi padre estaba pastoreando hace muchos años, había una mujer que quería ser miembro de la iglesia. Sin embargo, estaba en franco desacuerdo en que nuestra denominación apoyara la abstinencia del alcohol. “¿Por qué no podemos beber un poco de vino de vez en cuando? Muchos cristianos toman café, y esa bebida contiene cafeína. ¿Cuál es la diferencia?”

pexels-photo-236838.jpeg

Mi padre le contestó en tono pensativo. “El alcohol ha causado mucho más daño social que la cafeína. No obstante, para que sepa lo importante que considero esto, nunca más tomaré alguna bebida a sabiendas de que contiene cafeína, si usted decide nunca beber alcohol de nuevo.”

Aunque la mujer no ha cumplido con su parte del trato, mi padre solo ha bebido café descafeinado desde esa conversación.

Han pasado 13 años.

¿Consideras tu testimonio tan importante que estarías dispuesto a renunciar a algo que te gusta si eso ayuda a otra persona en su caminar cristiano?

*Este mini-devocional fue escrito para la aplicación de la Juventud Nazarena Internacional (JNI) de la Región Mesoamérica. Les animamos a descargar y usar esa app, a través de la cual se estarán compartiendo pensamientos devocionales cortos como éste (escritos por varios líderes).

Tropezadero

“Pero mirad que esta libertad vuestra no venga a ser tropezadero para los débiles”  (1 Cor. 8:9).

Como nuevo pastor de jóvenes, invité a uno de los estudiantes de segundo año del grupo de jóvenes a tomar un helado después de la escuela. Tan pronto como subió a mi coche y giré la llave en el encendido, la radio comenzó a sonar muy fuerte, era una canción muy popular de rock. Una canción que todos conocían. Una canción que me gustaba. Pero, no era una canción con… eeeh digamos… un mensaje bíblico.

car-music-audio-controls.jpg

¿Deben los cristianos escuchar solamente himnos durante todo el día? Para nada.  ¿Era pecado escuchar una canción secular en el radio? Probablemente no.

Sin embargo, por la forma en que ese jóven me miró, supe que con eso él podría justificar su muy cuestionable selección musical. Su andar cristiano estaba siendo afectado aun cuando mi eternidad estaba intacta.

“Lo siento” —dije apagando la radio—. “Ninguno de nosotros debería estar escuchando eso. No pasará de nuevo.”

*Este mini-devocional fue escrito para la aplicación de la Juventud Nazarena Internacional (JNI) de la Región Mesoamérica. Les animamos a descargar y usar esa app, a través de la cual se estarán compartiendo pensamientos devocionales cortos como éste (escritos por varios líderes).

Amando, Conociendo, y Siendo Conocido

“Pero si alguno ama a Dios, es conocido por él”. (1 Cor. 8:3)

El día de mi boda, estaba perdidamente enamorado de mi esposa. Pensé que nunca podría estar más enamorado.

pexels-photo.jpg

Sin embargo, dieciocho años después, ese amor es aún más profundo. Hemos compartido muchas lágrimas e incontables momentos de risas. Solo una mirada puede expresar más de mil palabras. Todavía nos sorprendemos de tiempo en tiempo, pero con mucha frecuencia somos capaces de decir lo que el otro está pensando o sintiendo mejor que él mismo.

Este tipo de amor surge de conocernos muy bien, incluyendo nuestras fallas y fracasos.  Nuestras dudas susurradas y luchas gritadas han encontrado seguridad en la confianza construida entre nosotros.

Verás, amar está vitalmente conectado al saber. Mientras más conozco a Emily, más la amo. También es cierto que mientras más soy conocido por ella, más crece mi amor.

¿Qué es más poderoso: conocer a Dios o ser conocido por Dios? ¡Ambos son asombrosamente hermosos! Y ambos dan como resultado amarlo más y más cada día.

*Este mini-devocional fue escrito para la aplicación de la Juventud Nazarena Internacional (JNI) de la Región Mesoamérica. Les animamos a descargar y usar esa app, a través de la cual se estarán compartiendo pensamientos devocionales cortos como éste (escritos por varios líderes).

A %d blogueros les gusta esto: