Archivo de la categoría: Fe

Abatidos…y Gozosos

Por Scott Armstrong

En el mundo nazareno y más allá saben que hace una semana un avión Boeing 737 con más de 110 pasajeros, incluida la tripulación, se estrelló en las cercanías del aeropuerto Internacional José Martí en La Habana, Cuba, poco después de haber despegado. El vuelo, Cubana 972, se dirigía a Holguín, Cuba cuando ocurrió el accidente cerca de las 12 p.m. hora local.

A bordo de la aeronave, 10 parejas del Distrito Este regresaban a casa en la Provincia de Holguín, después de haber sido parte de una Conferencia Nacional para Pastores de la Iglesia del Nazareno. En los días posteriores, se pudieron sentir las expresiones de luto y solidaridad por parte de los Superintendentes Generales, así como de hermanos y hermanas alrededor del mundo. El 21 de mayo, la Dra. Carla Sunberg dedicó su mensaje en el servicio de la capilla del Centro Global de Ministerios a las parejas que fallecieron, a los miembros de sus familias, y también a los líderes cubanos quienes se están recuperando después de esta tragedia.

En República Dominicana los misioneros y el liderazgo de la Oficina Nacional se reunieron como cada semana, para devocional y oración. Esta vez el ambiente fue lúgubre. Conocemos la teología correcta: Dios es soberano. Él tiene un plan. Él ofrece vida eterna a quienes mueren en Él. Sin embargo, las preguntas quedan: ¿por qué sucedió esto? ¿Por qué Dios no lo detuvo? ¿Qué pasará con los 10 hijos que han quedado en la orfandad y tristeza de no ver a sus padres de este lado del cielo?

pexels-photo-290617.jpeg

En medio de esta dificultad, la Coordinadora de Ministerio Nazarenos de Compasión en el Área Central (Costa Rica, Cuba, República Dominicana, Panamá y Puerto Rico), Paquita Bidó, comenzó a leer el Salmo 100:

“Aclamen alegres al Señor, habitantes de toda la tierra;

adoren al Señor con regocijo.

Preséntense ante él

    con cánticos de júbilo.

Reconozcan que el Señor es Dios;

    él nos hizo, y somos suyos.

    Somos su pueblo, ovejas de su prado. 

Entren por sus puertas con acción de gracias;

    vengan a sus atrios con himnos de alabanza;

    denle gracias, alaben su nombre.

Porque el Señor es bueno y su gran amor es eterno;

    su fidelidad permanece para siempre.” 

¿Adorar con regocijo? ¿Cánticos de júbilo? ¿Acción de gracias y alabanza? ¡Claramente, este no es un salmo de lamento! 

Paquita reconoció que nos entristecemos junto con nuestra familia cubana, y reconocemos nuestro desconcierto. No debemos explicar esta pérdida devastadora con palabras trilladas de afirmación o máximas teológicas. Al mismo tiempo, ella explicó que leyó este Salmo a nosotros como una expresión de en medio del dolor. El Señor es Dios; nosotros no. Él es Creador, y somos su creación. Como ovejas, disfrutamos el cuidado del Pastor y obedecemos su voz. Qué privilegio servirle por el tiempo en que Él nos dé aliento. 

Paquita continuó. Si proclamamos que Dios es fiel solo en los momentos buenos, ¿qué de bueno tiene eso? Nuestra confianza estaría basada solo en circunstancias que se presentan en el camino, no en un Padre amoroso que permite el dolor en nuestras vidas porque sabe qué es lo mejor. Sin embargo, declaramos, de hecho, que Él es bueno, que su amor es para siempre, incluso cuando – o especialmente cuando – esta amarga realidad nos confronta. Y su fidelidad es una promesa no solo para nosotros, pero continúa a través de todas las generaciones.

A la luz de esta realidad, e incluso en medio de la tristeza ¡gritamos de gozo! Nuestras lágrimas se mezclan con acción de gracias y alabanza. Dios es bueno. Todavía.  Aun ahora.

Nuestra región entera está devastada. Nos hemos movilizado para dar y orar por Cuba. Y mientras lloramos, también nos regocijamos porque servimos a un Dios bueno y fiel.  Sí, su amor es para siempre.

Orando por Cuba

Un Boeing 737 con más de 100 pasajeros y su tripulación se estrelló el viernes en las cercanías del Aeropuerto Internacional José Martí en La Habana, Cuba, minutos después de despegar. El avión se dirigía rumbo a la ciudad de Holguín, Cuba, cuando se estrelló alrededor de las 12 p.m. hora local.

cuba-bandera-media-asta-580x330.jpg

En este avión, 10 matrimonios del Distrito Este regresaban a su provincia de Holguín, después de haber estado en una Conferencia Nacional para pastores de la Iglesia del Nazareno.

Se ha confirmado el deceso de las 10 parejas pastorales:

  1. Mirza Rodríguez Rondón y Juan Luis Vega Velázquez.
  2. Luis Manuel Rojas Pérez y Maricela Peña.
  3. Norma Suárez Niles y Jesús Manuel García Oberto.
  4. María Virgen Filandez Rojas y Rafael Vega Velázquez.
  5. Ronni Alain Pupo Pupo y Yurisel Milagros Miranda Mulet.
  6. Eloy Ortiz Abad y Elva María Mosqueda Legrá.
  7. Juan Carlos Nogueras Leyva y Noelbis Hernández Guerrero.
  8. Gelover Martín Pérez Avalo y Yoneisi Cordovez Rodríguez.
  9. Manuel David Aguilar Saavedra y María Salomé Sánchez Arévalo.
  10. Grisell Filandes Clark y Lorenzo Boch Bring.

A raíz de esto, quedaron sin sus padres 8 niños (7 hombres y 1 mujer) y 2 adolescentes, todos entre 7 y 15 años de edad. Además de otros hijos de edades superiores.

El presidente nacional de la Iglesia del Nazareno en Cuba, Rev. Leonel J. López dijo: “En este momento de angustia y dolor, se ruega a todos sus oraciones y ayuda para poder salir juntos de esta situación”

Ministerios Nazarenos de Compasión de la Región Mesoamérica, nos invita a formar parte de la respuesta a las familias que han sido afectadas por dicho accidente aéreo:

  • Orando
  • Ofrendando el próximo 27 de mayo, 2018

Las ofrendas deberán ser enviadas por cada distrito a sus oficinas de áreas, las cuales harán llegar la totalidad recibida a la oficina regional para su debido uso.

“Les pedimos de la manera más atenta y respetuosa, que por favor nos unamos en oración todas por las familias y allegados afectados en esta tragedia. Y pidamos a Dios paz y fuerza en estos momentos de tanta duda, conmoción y dolor” expresó el Dr. Saenz, director de la Región Mesoamérica.

32807809_1915412871837075_433235223753261056_n.jpg

Las banderas permanecerán izadas a media asta por dos días en todo Cuba como señal de duelo por las víctimas del accidente.

Manténgase informado por medio de la página oficial de la región: mesoamericaregion.org, y de la Iglesia del Nazareno: nazarene.org; también a través de Facebook y Twitter.

– Comunicaciones Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica.

Cómo la palabra SÍ está cambiando Mesoamérica

Por Emily Armstrong

Recibí un mensaje de texto Alejandra hace unos días, diciendo que ella quería hablar conmigo por algunos minutos.

Y un mensaje en Facebook de Merit, pidiéndome oración.

Y un correo de Daniela, actualizándome sobre lo que ha pasado en su vida en los meses pasados.

Tres mujeres a las que hemos tenido el privilegio de entrenar en misiones, en el pasado las tres han participado en el ministerio de Génesis como misioneras por 2 años.

yes.jpg

Alejandra, quien es de Guatemala, ha estado sirviendo durante los últimos 10 meses con un ministerio de compasión en Estados Unidos. Hace poco más de un año, le preguntamos si estaría dispuesta a tomar un paso de fe y sumergirse en la cultura estadounidense por un año para aprender de su estrategia de ministerios de compasión y ayudarnos a contextualizarla para nuestra región. Mientras hablaba con ella hace unos días, ella estaba un poco dividida – los líderes del ministerio le han pedido que considere quedarse por un año más en ministerio, y a pesar de que ella pensó que estaría pasando por encima de nuestros “planes,” no pude evitar sonreír. Me sentí como una mamá orgullosa cuando me dijo que ella solo quería hacer la voluntad de Dios – cualquiera que esta fuera. Me hizo sentir bien saber que ella fue elegida. Ella fue reconocida. Le dije que nosotros queríamos lo que sea que Dios quiera – nuestra posición misionera siempre ha sido conectar a las personas que han sido llamadas con necesidades internacionales y sabiendo que la actitud de ella ha sido la de Cristo, tomando la misma naturaleza de un siervo, no podría hacernos sentir más orgullosos.

Alejandra todavía está orando para saber adónde Dios quiere que ella viva, pero ella sigue diciendo Sí a su llamado, seguro que ese estilo de vida en misión es donde ella necesita estar.

Merit escribió en su mensaje de Facebook que Dios ha estado estirando su corazón una vez más, para servir en otra ciudad. Ella pidió oración para que se abra una puerta con el liderazgo de su distrito así como con sus responsabilidades familiares. Diríamos que ella se ha puesto “inquieta.” Ella está de regreso en su país y distrito, sin embargo el llamado a la misión internacional y a servir en una ciudad grande está sonando MUY FUERTE en su cabeza y corazón. Una vez más experimenté orgullo de mamá, sabiendo que Merit estaba lista para sumergirse una vez más en las aguas de la fe, lista para levantar miles de dólares y dejar a su familia en las manos de Dios – todo porque Dios la llamó.

Merit sigue orando para conocer el tiempo de Dios, pero ya ha dicho que SÍ a su llamado. Está lista para ir cuando Él provea la oportunidad.

Daniela me escribió y me dijo que está presentando su examen final para obtener su licencia y ejercer como abogada. Cuando ella dijo que sí al ministerio de Génesis, puso su carrera de derecho en pausa – todo porque sabía que Dios le estaba pidiendo que fuera obediente. Ella ha servido fielmente y me escribió para decirme que Dios sigue avivando la llama del servicio en su corazón, compartió conmigo cómo los terremotos que recientemente tuvieron lugar en México le causaron días difíciles, pero ella sabía que el llamado de Dios era servir a la ciudad. El “orgullo santo,” como me gusta llamarle, una vez más vino a mí, mientras la exhortaba a considerar su profesión como VOCACIÓN. Haciendo TODO para el Señor. Ayudándola a ver que Dios le ha dado los dones del derecho y entendimiento jurídico – algo que NECESITAMOS en la ciudad.

Daniela ha dicho que SÍ al llamado de Dios, permitiendo que Él guíe su camino, pidiéndole que use sus dones y talentos para impactar la ciudad siendo la iglesia.

Cada SÍ está cambiando Mesoamérica. Nos estamos convirtiendo en la iglesia misional que Dios anhela que seamos. Somos muy privilegiados por ser parte de SU historia.

 

 

Mirando la Verdad, sin Verla

Por Hiram Vega

Durante su ministerio en la tierra, Jesús impactó muchas vidas,  y aún al final de su carrera su vida seguía estremeciendo otras vidas.

Una de ellas fue la del hombre más poderoso del lugar. Poncio Pilato, representante del imperio romano y gobernador de esa region. Jesús fue llevado ante Pilato por las autoridades religiosas, para que fuera juzgado por él, aún cuando ellos ya habían determinado el resultado del juicio. Pilato era un gobernante endurecido, acostumbrado a aplastar rebeliones, para poder conservar su posición y para mantener el dominio romano.                    

¿Qué se podia esperar entonces de Pilato al ver a Jesús? Lo más probable es que considerara su tiempo demasiado valioso como para entrenenerse en un prisionero de poco valor político, y rapidamente lo mandara ejecutar. Sin embargo algo asombroso ocurrió:

Pilato llegó a estar tan convencido de la inocencia de Jesús, que lo declaró no culpable en tres ocasiones diferentes.

La primer ocasión Pilato dijo a los principales sacerdotes, y a la gente: “ningún delito hallo en este hombre” (Lc. 23:4).

La segunda ocasión les dijo: “―Ustedes me trajeron a este hombre acusado de fomentar la rebelión entre el pueblo, pero resulta que lo he interrogado delante de ustedes sin encontrar que sea culpable de lo que ustedes lo acusan. Y es claro que tampoco Herodes lo ha juzgado culpable, puesto que nos lo devolvió. Como pueden ver, no ha cometido ningún delito que merezca la muerte” (Lc. 23:14-15).

Y la tercera justo antes de que lo entregara para ser crucificado, pidió agua y se lavó las manos delante de la gente. “―Soy inocente de la sangre de este hombre —dijo—. ¡Allá ustedes!”

1-pilate-washes-his-hands-lars-lindgren.jpg

Tambien buscó no condenar a Jesús de diferentes maneras.

  • Primero lo envió a Herodes para que él lo interrogase (Lc. 23:5-12).
  • Después propuso azotarlo en lugar de crucificarlo (Lc. 23:16).
  • Y aún hizo un tercer intento de librar a Jesús dada la costumbre que se tenía durante la pascua de liberar un preso, pero la gente pidió a Barrabás (Lc. 23:17-25).

Queda claro que Pilato sabía que Jesús no era un preso normal, ni siquiera una persona común.  Las últimas palabras de Pilato hacia Jesús, vinieron en forma de una pregunta: ―¿Y qué es la verdad? —preguntó Pilato.Dicho esto, salió otra vez a ver a los judíos. ¡No esperó a escuchar la respuesta!

Parece increíble, estár frente a la Verdad y no verla, el hombre que tuvo la última oportunidad de tener un diálogo con la Verdad, no tomó el tiempo para oírla.

Hoy día pasa igual. Mucha gente espera la Semana Santa con ansias, pero no para escuchar el milagro que ocurrió en ella, sino para olvidar el trajín cotidiano.  Sin embargo, por cada Pilato que decide no escuchar, hay otro que dice que sí. Esa es la Victoria de la cruz. Conscientes de esto, no permitamos que la incredulidad de unos pocos, nos desvíe de la misión de llevar el mensaje de la verdad a muchos otros, que sí la escucharán.

 

29496300_10214780249196735_1129849399854235648_o.jpg

 

 

 

Hiram Vega es miembro del Equipo de Predicación y Enseñanza de Chase Oaks Church en Español, Plano, TX.

Barrabás, el Hijo del Padre

Por Hiram Vega

¿Qué es lo primero que viene a tu mente cuando escuchas el nombre de Barrabás? Muy probablemente recuerdas a un asesino que fue liberado de ser crucificado, y Jesús murió en su lugar. Y es muy cierto.

Después de ser arrestado, Jesús enfrentó varios juicios: uno de ellos ante el rey Herodes, otro ante las autoridades religiosas, y otro ante la autoridad romana.

Es precisamente en el juicio ante el gobernador romano, Pilato, que aparece el nombre de Barrabás. Su nombre se menciona en los evangelios Mateo 27:15-26; Marcos 15:6-15; Lucas 23:18-24; y Juan 18:40. Y es interesante descubrir cómo la vida de este personaje oscuro se cruza con la de Jesús.

Jesús estaba de pie ante Poncio Pilato, quién ya lo había declarado inocente de cualquier cosa digna de muerte (Lucas 23:15). Pilato sabía que Jesús estaba siendo acusado por los líderes religiosos para conservar su poder y privilegios, ya que sentían que el pueblo se iba tras el nuevo profeta. Pilato, de manera extraña, buscó la forma de liberar a Jesús y al mismo tiempo mantener la paz, por lo que ofreció a la multitud una elección: la liberación de Jesús o la liberación de Barrabás, un malhechor bien conocido que había sido encarcelado por insurrección en la ciudad y por homicidio (Lucas 23:19).

shackles_by_bloddueuth-d319h2l.jpg

La liberación de un prisionero judío era costumbre antes de la fiesta de la Pascua (Marcos 15:6). El gobernador romano concedió el perdón a un criminal como un acto de buena voluntad hacia los judíos a quienes él gobernaba. La elección de Pilato ante ellos no podría haber sido más clara: un asesino de alto perfil e incitador de la violencia que era incuestionablemente culpable, o un maestro y un hacedor de milagros que era claramente inocente. La multitud presente eligió Barrabás para ser liberado, azuzados por los líderes religiosos.

Pilato no esperaba esta respuesta. Él en realidad buscaba liberar al inocente. Inclusive la esposa de Pilato, entrometiéndose de manera sorprendente en un área que no le correspondía, le envió un mensaje: No tengas nada que ver con este inocente (Mateo 27:19). Sin embargo, ellos no sabían que la muerte de Jesús en la cruz ya estaba profetizada. 

El hecho de que apareciera Barrabás, que en arameo significa el hijo del Padre, fue para recordarle a la humanidad, que Jesús, el Hijo de Dios (el otro hijo del Padre), había venido a buscar y a salvar lo que se había perdido, en este caso tú y yo, y venía a morir en una cruz para pagar el precio por nuestra salvación y reconciliarnos con el Padre. ¡Qué estupenda noticia! Sin embargo, hoy día siguen habiendo millones de Barrabases que no han oído del Hijo del Padre que vino a morir en su lugar. Hoy es el día para compartir este mensaje a los que están alejados de la casa del Padre viviendo perdidamente, para informarles que el precio ya fue pagado y que es tiempo de volver a casa.

¿Irás a ellos? ¿Les dirás?

 

29496300_10214780249196735_1129849399854235648_o.jpg

 

 

Hiram Vega es miembro del Equipo de Predicación y Enseñanza de Chase Oaks Church en Español, Plano, TX.

Ajustar las Velas

Por Raphael Rosado

Recuerdo una ocasión en que veníamos de regreso de un retiro de jóvenes en el área montañosa de mi país.  Al entrar a uno de los pueblos que están en el trayecto nos percatamos que el tráfico estaba totalmente congestionado y no se movía. De todos los días en que podíamos pasar por ese pequeño lugar, se nos había antojado hacerlo el día en que se corría el maratón del pueblo.  La carretera que habíamos seleccionado estaría cerrada por varias horas.

Nos empezamos a asustar cuando vimos que las personas se estaban bajando de los vehículos y sacando comida y sillas (cómo terminamos saliendo de allí es una aventura que contaré otro día). Cuatro personas íbamos en ese viaje. El primero se quejó: “Qué suerte la nuestra.” El segundo más optimista dijo: “Quizás abran pronto.” Sólo al tercero se le ocurrió decir: “Tal vez haya otra ruta.”  La pregunta que debes estar haciéndote es: ¿Qué rayos hacía yo? Pues yo me reía recordando una cita famosa que ilustraba muy bien nuestra situación, va algo así: “Los pesimistas se quejan del viento, los optimistas esperan que cambie, los realistas ajustan las velas.”

pexels-photo-298846.jpeg

Ante una situación difícil, ni quejarse, ni sentarse a esperar, ni mis disquisiciones filosóficas sobre nuestra situación fueron algo útiles. Sólo el que intentó adaptarse a la situación y buscar una ruta alterna nos ayudó a llegar a nuestros hogares.

Dios es especialista en ajustar las velas, sobre todo cuando se trata del ser humano. Cuando el hombre pecó en el Edén, el plan de Dios fue trastocado, pero Dios no se quejó. Tampoco se sentó a esperar. Dios encontró una ruta alterna hacia nuestro corazón. Dios nos habló a través de los patriarcas, la ley, los profetas y, finalmente, cuando la humanidad se negó a escuchar, Dios nos habló a través de su propio Hijo, Jesús.

Todo ajuste es pequeño para Dios cuando se trata de su amor por ti. No hay nada que él no haría para llegar a tu corazón.

Recuerda durante Semana Santa que no existe un ajuste de velas más grande que el que ocurrió en el Calvario. Si Dios mismo estuvo dispuesto a ajustar las velas porque te amó, ¡cuánto más nosotros debemos esforzarnos por ajustar nuestros planes para acomodar a los demás! Amar al prójimo significa dejar de quejarnos por las cosas que la gente hace mal.  También significa dejar de esperar que ellos cambien para acomodarnos.  Tal vez, amar al prójimo significa que soy yo quien tengo que ajustar las velas para llegar a su corazón y alcanzarlos con el amor de Dios.

Después de todo, eso precisamente fue lo que Jesús hizo por mí en el Calvario.

Regresa a la Historia del Calvario

Por Raphael Rosado

¡Cuánto admiro a las personas que tienen verdadera vocación por lo que hacen! Como dice el refrán: “Haz aquello que te apasiona y no trabajarás un día en tu vida.” Sin embargo, es importante entender que la pasión no es un accidente, tampoco es algo con lo que se nace y mucho menos es el resultado del éxito.

Por ejemplo, Picasso no nació siendo Picasso. Por el contrario, su genialidad fue el producto de muchos factores: su ambiente, su época y, sobre todo, su voluntad. Las obras maestras son mucho más que el producto del talento del autor. Saca a Picasso de su época y “Guernica” nunca es pintada. Más aun, Picasso sólo pudo pintar “Guernica” una vez y, no importa cuánto lo intentó, nunca pudo pintar una igual. La pasión que requirió pintar esa obra maestra del arte moderno es hija de un momento y de una historia. Difícilmente se entiende la pasión con la que se pintó el cuadro si no se entiende el significado histórico que tiene.

Dele a una persona con el mismo talento que Picasso los mismos instrumentos y difícilmente podrá pintar el cuadro. No importa cuanto lo intente una persona que carece de la pasión que emana de una conexión personal con la situación que representa, nunca podrá producir el mismo resultado que él.

pexels-photo-253682.jpeg

Lo mismo ocurre en nuestra vida cristiana.  Dios nos ha dado unas herramientas para pintar el cuadro de nuestra relación con él: la oración, la Biblia, el ayuno y las demás disciplinas espirituales. Sin embargo, la utilización mecánica de esas herramientas no puede producir una obra maestra.

Para que nuestra práctica de las disciplinas espirituales pueda producir un cuadro digno de museo, es necesario que entendamos que nuestra relación con Dios es el producto de la historia del sacrificio de Jesús en la cruz. Solamente cuando nuestros actos provienen de nuestra identificación personal con la historia del Calvario puede nacer en nuestro corazón la pasión necesaria para poder pintar con lo mejor de nuestra vida.  Ese es el único cuadro que Dios acepta y el único que nos hace sentir realizados.           

Me entristece el corazón ver a los hijos de Dios luchando todos los días tratando de “cumplir con su deber” de orar, de leer la Biblia o de congregarse, un “deber” que los desgasta, cansa y entristece. Qué diferente sería mi relación con Dios si en vez de nacer de un sentido del deber, naciera de mi pasión por él.  Te invito a que en esta Semana Santa regreses al Calvario y permitas que la historia de la cruz te llene de la pasión necesaria para pintar la obra maestra que Dios espera de ti.

 

Mirando Hacia la Cruz

Por Raphael Rosado

Los seres humanos pasamos gran parte de nuestra vida preparándonos para el futuro. Por ejemplo, algo tan sencillo como viajar de un lugar a otro requiere cumplir con ciertos requisitos.  Hay que darle mantenimiento al vehículo, poner gasolina, programar el GPS, hacer la maleta y reservar el hotel.  Como dice el viejo refrán, si no sabemos exactamente dónde termina el viaje es mejor no emprenderlo. 

La planificación es importante, y al final es lo que le da valor y significado a nuestros logros.  Una persona que se gana la lotería puede tener suerte, pero no es merecedora de lo que se ganó.  No puede decir que su premio es el producto de un plan o de su esfuerzo.  Suerte y mérito son conceptos incompatibles.

Más aun, la preparación es la muestra fehaciente de que algo nos importa, de que lo amamos.  Es un “cliché cultural” que en las relaciones de pareja las mujeres se quejan de que los hombres no ponen suficiente preparación en las fechas especiales.  Más de una vez, he escuchado a la heroína de la serie de moda decir, “no es el regalo lo que me hace feliz, sino el pensamiento que contiene.” La alegría que produce el regalo proviene de la preparación y el esfuerzo que costó.    

Dios es un planificador por excelencia y Él siempre está preparado.  Dios no le deja nada al azar.  Todo lo que Él hace es el resultado de su propósito eterno.  Para confirmar este hecho, no hay más que mirar a la cruz.

pexels-photo-208315.jpeg

Dios comenzó a preparar la solución final al pecado desde el mismo día que el hombre pecó.  Cuando Dios llamó a Abraham, miraba a la cruz. Cuando le dio la ley al pueblo de Israel, pensaba en la cruz.  Cuando le mostró su gloria a Isaías, ya Dios tenía en mente al siervo sufriente.  Cada detalle del Antiguo Testamento mira hacia Jesús y hacia la cruz.  Cada tentación, cada cuestionamiento, cada problema al que Jesús se enfrentó en su vida en la tierra, lo preparó para la cruz.  El Calvario no fue un accidente. El mérito del sacrificio de Jesús consiste precisamente en que fue el plan de Dios para salvarnos y mostrarnos su amor.

De eso exactamente trata la época de Cuaresma, de prepararnos para hacer memoria de lo que Jesús hizo por nosotros.  Cada renuncia, cada buena obra, cada ayuno que realizamos en esta época debe tener un plan específico: prepararnos para encontrarnos con Jesús en la cruz.  Sin ese propósito nuestras obras – por buenas que sean – carecen de significado.  Te invito a que utilices estos últimos días de Cuaresma como preparación para encontrarte con Jesús en el Calvario.

A %d blogueros les gusta esto: