Archivo de la categoría: Región Mesoamérica

Evangelización Urbana – Parte 2 de 2

*Esta es la continuación del artículo publicado en la entrada anterior.

Debemos ser una presencia continua en nuestra ciudad.

Jeremías continúa su profecía y les dice a los israelitas que casen a sus hijos y que se multipliquen. Estamos hablando de un impacto generacional en la ciudad – nuestro evangelismo debe producir transformación y cambio que serán visibles a las generaciones en la ciudad.

Para impactar generaciones a través de métodos evangelísticos, debemos abrazar una postura que desafíe los sistemas sociales de hoy en día. Debemos empezar a conocer a los jóvenes que están siendo invitados por las pandillas en nuestros vecindarios, a los niños que están siendo forzados y utilizados en la trata de personas, a las familias rotas que están buscando sanidad en el alcohol y las drogas. Vamos a tener que ensuciarnos las manos. El evangelismo urbano no es fácil – es desgarrador. Cuando empecemos a ver a las personas que NECESITAN las buenas noticias de Jesús, empezaremos a responder diferente a esos ambientes.

Hace poco hablé con algunos plantadores de iglesias urbanas que se encuentran en un área que está llena de edificios de apartamentos. Me contaron acerca del edificio en el que ellos se sienten más cómodos – el edificio donde la pandilla del vecindario está a cargo de quién entra y quién sale. Al principio, ellos estaban nerviosos cada vez que pensaban en ir a ese edificio. Pero como ahora ellos son conocidos por los vecinos como “buenas personas que están sirviendo a Dios,” la pandilla les protege. Sonrío al pensar en el día cuando escuchemos que los miembros de la pandilla han rendido sus vidas a Cristo, y que ellos empiezan a ver cambios sociales y generacionales en sus vidas.

pexels-photo-109919.jpeg

Debemos orar por nuestra ciudad.

Quizá la instrucción más evidente que podemos tomar de Jeremías es: procuren la paz de la ciudad y rueguen por ella.

Orar por la ciudad es una de las partes más importantes del evangelismo urbano. Las fuerzas espirituales que están trabajando en la ciudad, están luchando cada día, y cada vez que pisamos su territorio estamos participando en una guerra espiritual. Debemos orar y de verdad anhelar el SHALOM, el bienestar holístico, de nuestra ciudad. Y para orar eficazmente, debemos conocer profundamente nuestra ciudad. Necesitamos conocer sus ritmos, sus heridas, y su gente.

Dios ya está trabajando en la ciudad, y la oración es nuestra conexión con él y con su trabajo. Cuando nos comprometemos con la oración pidiendo paz para la ciudad, Dios empieza a guiar nuestro camino hacia los encuentros diarios que Él quiere que tengamos, y Él sustituye el miedo por el amor. Será entonces cuando, en lo supuestamente mundano y secular, Dios nos use para evangelizar: para traer sus buenas noticias a la gente de nuestra ciudad.

El evangelismo en la ciudad no se trata de la técnica más nueva o más grande (¡ojalá fuera así de fácil!). El evangelismo urbano está basado en crear relaciones interpersonales que sean estratégicas e intencionales. Y, simplemente, eso lleva tiempo. Si estás siendo llamado al evangelismo urbano, estás siendo llamado a una visión de largo plazo. Considera mudarte a un vecindario donde ves que Dios ya está trabajando. Pasa tiempo con personas en sus lugares de trabajo y tiempos de entretenimiento. Conoce a las personas que están involucradas en pecados sistémicos y hazte amigo de ellos. Sobre todo, ora por la paz en tu ciudad. Confía en que tu ciudad está en el corazón de Dios y que Él desea usar tu testimonio y tus interacciones cotidianas para traer paz a tu ciudad.

 

Evangelización Urbana – Parte 1 de 2

Por Scott y Emily Armstrong

La ciudad tiene todo, ¿verdad? Escuelas y universidades, hospitales y consultorios médicos, teatros y centros comerciales – la lista ¡sigue y sigue! Con más oportunidades de empleo y acceso a servicios de salud y educación, es obvio por qué la gente quiere vivir en la ciudad. Las estadísticas globales nos dicen que la Región Mesoamérica ya es URBANA. Más del 80% de nuestra gente vive en una ciudad muy poblada, y muchas de estas personas no pertenecen a la Iglesia.

Tal vez estás pensando que la evangelización en la ciudad no es diferente a la de los suburbios o áreas rurales, pero estarías equivocado. ¿Cómo hacemos discípulos de personas que viven una vida acelerada y no tienen tiempo para Jesús? ¿Cómo creamos relaciones y ganamos la confianza de alguien que trabaja 7 días a la semana? ¿Cómo se ve la esperanza en medio de la drogadicción, las pandillas y la pobreza?

Primero lo primero: Dios tiene un plan para la ciudad. Tú tienes que creer esa verdad si quieres ser un evangelista urbano exitoso. A menudo cuando pensamos en la ciudad, pensamos en los problemas que se encuentran ahí – todo, desde el tráfico, la contaminación atmosférica, los horarios atareados, hasta las pandillas. Sin embargo, debemos empezar a ver la ciudad como Dios la ve: un lugar de influencia, donde la justicia y la paz se pueden obtener. Imaginemos por un minuto la visión revelada a nosotros en Apocalipsis 7:9-10,

“Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos; y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero.”

Este pasaje se desarrolla en ¡la CIUDAD de SION! La historia infinita de Dios continúa para siempre EN UNA CIUDAD. ¡Nos reuniremos con cada nación, tribu y lengua, y alabaremos a Dios para siempre! ¿No es interesante cómo nuestras ciudades ya se están convirtiendo en el hogar de tantas culturas al mismo tiempo? ¿Podríamos pensar que tal vez, solo tal vez, Dios ya nos está dando la oportunidad de experimentar un vistazo del cielo en el corazón de nuestras ciudades?

pexels-photo-373974.jpeg

Jeremías 29:4-7 es otro pasaje que nos habla acerca de Dios y su deseo de usar a su pueblo para impactar la ciudad:

“Así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel, a todos los de la cautividad que hice transportar de Jerusalén a Babilonia: Edificad casas, y habitadlas; y plantad huertos, y comed del fruto de ellos. Casaos, y engendrad hijos e hijas; dad mujeres a vuestros hijos, y dad maridos a vuestras hijas, para que tengan hijos e hijas; y multiplicaos ahí, y no os disminuyáis. Y procurad la paz de la ciudad a la cual os hice transportar, y rogad por ella a Jehová; porque en su paz tendréis vosotros paz.”

Este pasaje nos ofrece tres principios que debemos tener en mente al evangelizar en la ciudad:

Debemos vivir en nuestra ciudad para amar nuestra ciudad.

Debemos ser una presencia continua en nuestra ciudad.

Debemos orar por nuestra ciudad.

Debemos vivir en nuestra ciudad para amar nuestra ciudad.

Jeremías les dice claramente a los exiliados de Jerusalén (quienes por cierto eran ¡habitantes de una ciudad!) que “edifiquen casas y las habiten…” Él no les dice que disfruten de un breve descanso ahí o que lo vean como un destino turístico temporal. Él les dijo que habitaran ahí.

Recientemente estuve en un taller escuchando a plantadores de iglesias urbanas quienes contaron sus experiencias, y uno de ellos dijo, “Si tú te estás transportando a la ciudad, significa que trabajas ahí, no que te preocupas por el vecindario.” Él se refería a que la ciudad es un ambiente acelerado, de ir y venir, para tanta gente que solo está ahí por 10 horas durante una jornada laboral. ¿Pero las personas que VIVEN en la ciudad? ¡Ellas siempre están ahí! Las decisiones que son tomadas por el gobierno local afectan sus vidas personales, los sistemas educativos moldean a sus hijos, la falta de transporte público ahí afecta su capacidad de empleo.

¿Cómo es que vas a preocuparte por todas las dinámicas de la ciudad si no vives ahí? Muchas veces vemos el evangelismo como una tarea por cumplir, pero este modelo no funcionará en la ciudad. Si solamente estás llegando a la ciudad para evangelizar de vez en cuando, los vecinos empezarán a ver tu evangelismo como TRABAJO y no como amor. Y cada vecindario es diferente: una sola ciudad puede ser el hogar de cientos de comunidades diferentes quienes tienen su propia cultura y oportunidades. Por lo tanto, es muy importante vivir en el lugar donde estás evangelizando, porque son las interacciones cotidianas las que hablan más fuerte.

Puesto que la vida se mueve tan aceleradamente, nuestras relaciones en la ciudad son típicamente construidas alrededor de actividades económicas. A menudo compramos nuestra comida mientras vamos al mismo supermercado, y así llegamos a conocer a los empleados locales. Vamos a un evento deportivo y conocemos a otros compañeros aficionados que tienen intereses similares. Disfrutamos la comunidad de un centro comercial local y entramos en contacto con otros quienes también están disfrutando de entretenimiento gratuito. Cada día, nuestras interacciones con otras personas son numerosas, pero convertirlas en un encuentro intencional es la clave para hacer evangelismo en la ciudad. Un contacto – o incluso una docena de contactos – no necesariamente permiten una relación duradera. Debemos vivir en la ciudad, lo que nos permite vivir la vida con nuestros vecinos, y que abre la puerta para conversaciones espirituales más profundas y para un evangelismo continuo a través de nuestro testimonio cotidiano.

 

*Este artículo continuará en la próxima entrada

Orando por la Ciudad – 40 Días

MAÑANA, 1º de enero de 2018, iniciamos 40 días Orando por la Ciudad, te invitamos a unirte a este movimiento para que Dios traiga un Génesis a nuestras ciudades. 

En el siguiente enlace puedes descargar el calendario completo, ¡compártelo con otros!: 40 Días Orando por la Ciudad.

40-dias---genesis---Afiche-Vertical---Insta-y-Face.png

Y no te olvides de visitar nuestro sitio web MesoamericaGenesis.org, síguenos en Facebook, Twitter e Instagram, para ver las peticiones diarias de oración. 

Orando por la Ciudad – 2019

En algunos días comenzamos este movimiento de oración: 40 Días Orando por la Ciudad, ¿te unes a nosotros?

Puedes descargar el calendario de oración completo para los 40 días ¡haciendo clic AQUÍ!

También puedes seguir nuestras redes sociales para estar pendiente de las peticiones de oración para cada día: estamos en Facebook, Twitter e Instagram. Visita nuestro sitio web en: MesoamericaGenesis.org.

¡No olvides que comenzamos el 1º de enero, 2019!

Orando por la ciudad - afiche.png

Primera Capacitación de Misiones Globales – Área Central Mesoamérica

Del 15 al 18 de noviembre se realizó en la ciudad de Santo Domingo, República Dominicana la primera capacitación de coordinadores distritales de Misiones Globales del Área Central de Mesoamérica: Costa Rica, Cuba, Panamá, Puerto Rico y República Dominicana.

IMG_5036.jpg

Este fue un hermoso tiempo de renovación y crecimiento espiritual para quienes integran este equipo; estuvieron presentes los coordinadores de siete de los trece distritos que conforman el área. Durante este encuentro los líderes expresaron sus inquietudes respecto a Misiones Globales, tuvieron momentos significativos de oración e intercesión y además crearon nuevos proyectos con el propósito de expandir la misión y ayudar a sus distritos a Encontrar, Entrenar y Enviar misioneros a las naciones.

El Señor está levantando líderes capacitados para provocar un movimiento en nuestras iglesias y ciudades, y sigue buscando personas dispuestas a servir. Dios está llamándonos a ser parte de este movimiento, ¡Dios nos está invitando a ser parte de este despertar misionero en nuestros países!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Al finalizar este entrenamiento cada uno de estos líderes se comprometieron a continuar desarrollando este ministerio en sus distritos y a dar lo mejor de ellos en el desafío de ENCONTRAR, ENTRENAR Y ENVIAR misioneros.

*Escrito por Elba Duson, Coordinadora de Misiones Globales, Distrito Oriental, República Dominicana.

40 Días Orando por la Ciudad – 2019

El 1º de enero de 2019 damos inicio a una campaña de 40 días Orando por la Ciudad, te invitamos a unirte a este movimiento para que Dios traiga un génesis a nuestras ciudades. 

Descarga AQUÍ el calendario completo, y ¡compártelo!

40-dias---genesis---Afiche-Vertical---Insta-y-Face.png

Y no te olvides de visitar nuestro sitio web mesoamericagenesis.org y seguirnos en nuestras redes sociales (Facebook, Instagram y Twitter). (FacebookInstagram y Twitter).

Ayuda a Migrantes en México

45561968_2156109701100723_3953999836759457792_o.jpg

En el mes de octubre más de 7,000 hondureños entre ellos niños, mujeres, hombres y adultos mayores, comenzaron la travesía, que ha llevado varios días, desde la frontera sur hasta la frontera norte de México, con el objetivo de llegar a Estados Unidos; ellos han dejado atrás su país a causa de la violencia y la pobreza.

La Iglesia del Nazareno ha dado respuesta a diferentes necesidades de esta caravana migrante a través de Ministerios Nazarenos de Compasión, para cumplir con el llamado de Dios a dar de gracia lo que por gracia hemos recibido. 

Haz clic en el siguiente video para ver cómo la Iglesia se está movilizando: 

Maestros y Plantadores de Iglesias

Por Scott Armstrong

En varias ocasiones he tenido el privilegio de hablar con alguien interesado en Génesis, nuestro ministerio diseñado para impactar las ciudades grandes de la región.  En varias ocasiones estos candidatos han estudiado para ser maestros de primaria o de secundaria.  “¿Cómo puede Dios usar mi carrera para plantar iglesias en contextos urbanos?” me preguntan.

Hace algún tiempo publiqué un artículo que escribí para la Revista Línea. El punto fue resaltar que Dios ha usado para su gloria carreras “seculares” de casi todos los jóvenes que han servido como misioneros voluntarios de Génesis. En la entrada anterior también ofrecí otras historias que no cabían en el espacio limitado.  Pero hoy quiero que el lector escuche de tres maestros jóvenes que están sumamente agradecidos por sus carreras “seculares,” porque han abierto puertas para el ministerio de una manera sorprendente:

“Una de las decisiones más importantes para un joven es elegir la carrera universitaria que ha de estudiar, la cual definirá lo que hará el resto de su vida. Cuando tenía 18 años, tenía dudas sobre la profesión que debía estudiar, y oré a Dios para que me diera dirección.  Y es así que elegí ser maestra.

27797589_1799412403426391_3124110093619712361_o.jpgMi madre me había dicho que desde que tenía seis años decía que sería maestra, pero yo lo había olvidado. Creo que ser maestra estaba ya dentro de los planes de Dios.  Fue a través de mi profesión que Dios me preparó para el campo misionero cuando fui enviada a trabajar lejos de casa.  Ahora que ya estoy sirviendo en las misiones, Dios ha abierto puertas y me ha usado a través de mi profesión, del trabajo con los niños y la enseñanza. Entiendo que no podemos separar lo secular y lo ministerial; todo lo que sabemos y todo lo que hacemos debe honrarle a Él.  Solo así a través de nuestra profesión Dios abrirá el camino para expandir su reino.” –Marleidy Sánchez (enviada de México a Panamá)

e7ce550a-c3e2-49fe-a199-35e34c440165.JPG

 

“Soy maestra, y creo que es una de las carreras donde te puedes desenvolver mucho en la comunidad, porque traes contigo técnicas diferentes para enseñar y apoyar en tareas a los niños y niñas.  De hecho, a través de esto, puedes llegar a los padres de familia, y compartirles el mensaje de salvación.” –Ingrid Jocholá (enviada de Guatemala a Panamá)

 

WhatsApp Image 2018-10-17 at 10.11.50.jpeg

 

“Mi carrera como profesora de segunda enseñanza media en ciencias sociales va más allá de impartir una clase en un salón. Creo que dentro del ministerio me ha dado la oportunidad de desarrollar, planificar, mejorar e involucrar a las personas en un ambiente distinto, sobre todo con los niños. Ahora he estado trabajando en el material que usaremos para nuestro club infantil pero también estoy lista para brindar mis conocimientos a todos aquellos que están involucrándose en esta nueva etapa de servicio y amor por compartir de Dios con el prójimo.” –María de los Ángeles Romero (enviada de Petén, Guatemala a Querétaro, México)

*Para más información sobre Génesis, visita nuestro sitio web u ofrece un comentario debajo de este artículo.

A %d blogueros les gusta esto: