Archivo del sitio

Nuevos Comienzos

Por Scott Armstrong

¿Necesitas un nuevo comienzo en tu vida, en tu ciudad, o en tu iglesia? Dios se especializa en ayudarnos a empezar de nuevo.

Dios nos da canciones frescas de alabanza.

“Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová. “(Sal. 40:3) 

Dios está en el negocio de trasplantar corazones.

“Y les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne.” (Ez. 11:19)

En el desierto más árido, ¡la fuente refrescante de Dios ya está brotando!

“He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad.” (Is. 43:19)

¡Dios cambia las mentes, actitudes, y nuestros seres por completo para que podamos ser como Él!

“En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.” (Ef. 4:22-24)

AffirmationsForNewBeginnings.jpg

Dios, verdaderamente, hace nuevas TODAS las cosas.

“Porque he aquí que yo crearé nuevos cielos y nueva tierra; y de lo primero no habrá memoria, ni más vendrá al pensamiento.” (Is. 65:17)

En Cristo, Dios nos da un nuevo comienzo.

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.” (2 Co. 5:17)

El nuevo comienzo no tiene que esperar – ¡Las misericordias de Dios son nuevas cada mañana!

“Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad.” (Lm. 3:22-23)

Incluso, al final de la historia, Dios inicia otra.

“Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas.” (Ap. 21:5)

Empujando el Carro

push-the-car*Todo el mes de noviembre estamos enfocándonos en la santidad.  La siguiente entrada es una analogía parafraseada compartida por Dr. Roberto Hodgson durante la Cumbre de Santidad en San José, Costa Rica el 30 de Octubre 2009.  Dr. Hodgson es el Director de Ministerios Hispanos en EEUU y Canadá para la Iglesia del Nazareno y es originario de Nicaragua.

Cuando venimos a Dios, arrepintiéndonos del pecado, Él nos regala algo inmerecido y eterno–la salvación.  Es un don nuevo, y a todos nos gustan los regalos nuevos, ¿verdad?

Es como si ahora el Dios soberano estuviera obsequiando un nuevo automóvil–pero uno de los mejores, del último modelo.  Todos ven la diferencia entre nuestro carro nuevo y el carro viejo (2 Cor. 5:17).  Y estamos super-felices, por supuesto.

Sin embargo, cualquier carro, nuevo o viejo, requiere combustible.  La gasolina es el respiro para el auto y sin ella el carro no anda.  Creo que algunos de nosotros hemos experimentado los efectos de una falta de combustible en nuestros carros.  Literalmente, me he encontrado sin combustible en la carretera, tan cerca de la próxima gasolinera.  Me tocó en ese caso bajarme del auto y empezar a empujar con vergüenza mientras otros choferes pasaban a alta velocidad mirando.  Yo puedo tener el mejor modelo del año, un carro limpio y brillante.  Pero si no sigo echando combustible, voy a terminar avergonzado y sin llegar al destino final.

¿No es así con nuestras vidas espirituales? El libro de Hechos nos comenta que repetidas veces los cristianos fueron llenados del Espíritu Santo.  Había un Día de Pentecostés, pero el Espíritu Santo seguía derramándose sobre los creyentes vez tras vez en la Iglesia primitiva.  Algunos escritores han dicho que necesitamos como cristianos un “Pentecostés” diario para poder vivir en victoria y hablar con denuedo el evangelio (Hechos 4:29-31).

Todo esto lo sabemos.  Pero vivimos como si no fuera cierto en nuestras vidas.  Con tanta prisa y nuestras agendas apretadas, ¿qué sufre? Nuestra relación con el Señor.  Por un corto tiempo podemos andar sin el tanque lleno, pero muy pronto seremos descubiertos.  ¡Que vergüenza es poseer este carro nuevo y tener que empujarlo por falta de combustible!

11242_100778203280474_100000448846799_19649_3227810_n

Muchas personas responden al llamado después del sermón del Dr. Roberto Hodgson durante la Cumbre de Santidad (30 Octubre 2009)

A %d blogueros les gusta esto: