Archivo del sitio

Dios Usa a Simón de Cirene

Esta semana estamos acompañando a Cristo en sus últimos pasos hacia la cruz.  Algunos comentaristas dicen que eran unos 800 metros del palacio de Pilato al Gólgota, o el “Lugar de la Calavera.”  Muchos dicen que era un camino cuesta arriba. Ya muriendo de los golpes que había recibido, Jesús empieza su viaje doloroso por las calles angostas de Jerusalén.

“Y le sacaron para crucificarle.  Y obligaron a uno que pasaba, Simón de Cirene, padre de Alejandro y de Rufo, que venía del campo, a que le llevase la cruz” (Marcos 15:20-21).

En esa época los criminales fueron forzados a llevar su propia cruz al lugar de la crucifixión.  Era una manera más de humillarles.  Recuerda, durante su ministerio Jesús había dicho a sus discípulos, “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame” (Mateo 16:24).  Fue bastante claro: cualquiera que siga a Cristo debe estar dispuesto a morir por Él.

Su espalda hecha trizas por los azotes de los soldados, estaba experimentando dolor intenso.  La Biblia nos dice que cayó a la tierra, incapaz de llevar la cruz más.  Viéndolo, un soldado romano quizás pensaba que sería chistoso forzar a un judío que llevara la cruz de otro.  Un hombre fue seleccionado de la muchedumbre al azar; su nombre era Simón de Cirene.  Curioso que el nombre de este hombre—y los nombres de sus hijos—se anotan en la Biblia ¿verdad?  Los eruditos que han estudiado este pasaje levantan una posibilidad intrigante.  En la ironía perfecta de Dios, los hijos de Simón—Rufo y Alejandro—tal vez llegaron a ser líderes en la Iglesia Primitiva (Romanos 16:13).  Es muy posible que este evento dirigió a Simón y sus muchachos a llegar a ser seguidores de Jesús, causándoles a trastornar el mundo con el evangelio.

Dios siempre es el que ríe al último.*

*Gracias a Dawson McAllister (A Walk with Christ to the Cross) por su investigación sobre Simón y sus hijos que he citado acá.

¿Puedo Perder la Salvación? (Parte 2)

¿Puedo perder la salvación? (Parte 2)

¿Debemos preocuparnos si rompemos nuestra relación con Dios?

Por: Dr. Frank Moore, Profesor de Teología en Olivet Nazarene University (Bourbonnais, Illinois)

La Biblia advierte contra desviarse inconscientemente o conscientemente rechazar a Cristo. Advertencias, como la de Hebreos 2:1, nos recuerdan de esa posibilidad. ¿Cómo nos desviamos? De la misma manera que los esposos o que los padres son negligentes y descuidan sus relaciones y se separan, de la misma manera los cristianos pueden cambiar sus prioridades y no colocar a Dios en el primer lugar en cada aspecto de sus vidas. El daño es sutil, pero real.

Hebreos habla de rechazar a Cristo conscientemente en 6:4-6 y 10:26-27. Algunas personas han interpretado estos pasajes como que quieren decir que un cristiano no puede ser perdonado de sus pecados luego de aceptar a Cristo. Si esta interpretación es verdad, entonces tenemos solo una oportunidad de arrepentirnos en esta vida.

El balance de las Escrituras no apoya esta interpretación, creo que estos pasajes quieren decir que tales pecados no podrán ser perdonados mientras la persona se mantenga en una actitud o mentalidad de rechazo al Señor.

La Biblia ofrece ejemplos de gente que confió en Dios para su salvación, que lo adoraron, hicieron su voluntad, y más tarde en sus vidas lo rechazaron. Dios bendijo a Saúl sin reparos, fue el primer rey de Israel. Al final, Dios lo rechazó como rey porque le dio las espaldas al Señor y lo desobedeció (1 Samuel 15:11).

Jesús invitó a Judas a servir en una posición de honor como uno de sus 12 apóstoles. Probablemente Jesús lo escogió en base a su talento, sus habilidades y potencial. Aún así, al final, Judas rechazó a Jesús.

Creemos que la referencia de Pablo sobre Himeneo y Alejandro en 1 Timoteo 1:19-20 sugiere que eran cristianos que rechazaron a Jesús. Sus blasfemias hicieron naufragar su fe. Saúl, Judas, Himeneo y Alejandro, todos ejemplifican a gente que siguieron a Dios pero que luego renunciaron a su compromiso con Él.

Continuamos mañana con la última parte…

A %d blogueros les gusta esto: