Archivo del sitio

Entregando Todas las Llaves

llavero*Todo el mes de noviembre estaremos enfocándonos en la santidad.  La siguiente entrada es un testimonio de Esther Quezada, Asistente en Misión Mundial MAC.  Ella se refiere especialmente al último sermón de la Cumbre de Santidad en San José, Costa Rica (31 Octubre 2009), compartido por Dr. Brian Wilson, Superintendente del Distrito Chicago Central.

Sé que la cumbre fue de mucha bendición para todos aquellos que asistieron. Sin duda cada persona tuvo una experiencia diferente en el momento de las predicaciones y todavía hoy la viven al compartirla.

Mi experiencia fue el descubrir y confirmar el trabajo que el Espíritu Santo ha hecho y está haciendo en mi vida. Dos ilustraciones y su aplicación, por el predicador Brian Wilson, fueron impactantes. La primera fue sobre el llavero que representa nuestra vida. Hemos aceptado a Jesús en nuestra “casa”, ha cenado con nosotros y se ha quedado en nosotros, pero no le hemos dado las llaves para que conozca nuestra “casa”. Al darle todas las llaves representa la entrega total de nuestra voluntad y permiso del Espíritu Santo para purificar nuestra casa (corazón).diente de oro

La segunda ilustración fue sobre el dentista que hace dientes de oro. Antes de crear el diente y ponerlo en sus clientes, necesita purificar el oro muy bien. Así que este debe ser puesto en el fuego varias veces para que se vuelva líquido y salgan a flote las impurezas. Esto se repite varias veces hasta que ya no tenga más impurezas. El Espíritu Santo trabaja de la misma forma, por eso es que “duele” el proceso de purificación.

La primera ilustración me recordó que ya le di las llaves a Dios para que purificara mi “casa”, la ilustración del oro me hizo ver mi condición actual. Mi corazón, mi vida, mi todo se goza al saber que está siendo purificado. Aunque duela, poco a poco van saliendo esas impurezas. La cita que tomó el predicador es ahora base de mi confianza en que Dios me santificará por completo y siempre será Fiel.

“Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma, y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.  Fiel es el que os llama, el cual también lo hará” (1 Tesalonicenses 5:23-24).

A %d blogueros les gusta esto: