Archivo del sitio

Los Doce Elementos Claves del Misionero Nazareno (XI y XII)

Los encargados de Misión Global y de Mobilización para la Iglesia del Nazareno han desarrollado una lista de 12 elementos que la Iglesia del Nazareno cree como claves en “La Formación del Misionero Nazareno”.  Esta fue desarrollada para dar al candidato misionero una manera de medir su buena disposición al servicio, reconocer las áreas de experiencia o para entrenarse en lo que necesita.  Debemos mencionar que las entradas relacionadas con los 12 elementos han sido escritas por David Cooper, Director de Mobilización para la Iglesia del Nazareno Global.

11. Perspectiva Global

Podemos escuchar a los demás compartir de sus experiencias por todo el mundo y leer libros o artículos que nos dicen lo que es. Pero si no tenemos la experiencia de primera mano, no tiene mucho significado y no lo entendemos personalmente.

Es importante que un candidato a misionero tenga experiencias de vida que construyan sus perspectivas globales.

Nuestra perspectiva global no se basa únicamente en cuántas experiencias hemos tenido en  diversas culturas, sino de reconocer las trampas del etnocentrismo y de equilibrar la realidad de sus propios prejuicios dentro de la cultura del mundo. Para tener una sana visión del mundo, tenemos que contextualizar lo que vemos, escuchamos, decimos y hacemos, y tratar de entender la cultura en la que está situado.

La mejor manera de renovar su perspectiva global es poder vivir en otra cultura por lo menos unos meses.  Hay una gran diferencia en la comprensión de la cultura, una vez que la persona es capaz de ser parte de la vida cotidiana de esa cultura.

12. Responsabilidad Financiera

Los misioneros no sólo están llamados a dar su tiempo, sino también llamados a tomar decisiones sabias acerca de su dinero. Dios ha dado a cado uno generosamente, y debemos estar dispuestos a dar de la misma manera nuestro tiempo y dinero.

Todos los días, los llamados al servicio misionero se enfrentan a decisiones financieras y las decisiones tomadas hoy, afectan el futuro. Nuestro tiempo, nuestros talentos, nuestro dinero son dones de Dios y deben ser usados para su gloria.

Tener deudas tanto en la educación como con las tarjetas de crédito, es una de las áreas que impide que la gente vaya al campo tan pronto como les gustaría.

Ser responsable financieramente abre oportunidades para dar a los necesitados que nos rodean o responder a otras necesidades que puedan surgir. Aprender a vivir dentro de sus medios, abrirá las puertas que de otra manera se hubieran cerrado. Considere establecer un presupuesto que incluya los fondos destinados a diezmo, pago de deudas y ahorro, así como gastos mensuales.

Haciendo lo Generoso

Hola – ¡soy Emily otra vez!

La mayordomía de nuestros TESOROS. Este asunto siempre me llama la atención, y me imagino que la de ustedes también.

No me da vergüenza decirles que tengo 31 años, y todavía estoy aprendiendo a manejar mis finanzas. He aprendido algunas cosas de este tema que quiero compartir con todos.

Hay que diezmar.

Hay que ahorrar.

NO meterse en deudas (sólo usa la tarjeta de crédito cuando sea una emergencia)

Mensualmente, reconciliar tus cuentas bancarias

 Talvez han escuchado estas cosas antes, pero hay una cosa más que ha cambiado mi vida financiera. Cuando no saben que hacer, haz siempre lo generoso.

¿Por qué me ha cambiado tanto? Por que la frase no tiene que ver conmigo, y lo que puedo hacer. Tiene que ver con lo que Dios quiere hacer con mis finanzas. Cuando veo un niño en la calle pidiendo una moneda, casi siempre busco algo para darle. Cuando una mujer se me acerca cuando estoy entrando un restaurante, y me dice que tiene hambre, compro comida para ella también – no sólo para mi familia. Cada vez que hago algo con mi dinero para otros, Dios me enseña que todo lo que tengo realmente es Suyo – hasta mis finanzas. Si no soy un buen mayordomo de mis finanzas, no tendré recursos para hacer lo generoso. ¿y saben algo? Nunca me ha faltado algo con respeto a dinero – a veces tenemos que vivir en un presupuesto bien apretado, pero Dios siempre nos ha sostenido.

¿Tienes recursos para hacer lo generoso? ¿Te está llamando a Dios a vivir una vida más cuidadosa con tu dinero? Imagínate como podemos cambiar nuestro mundo, si siempre estamos haciendo lo generoso con nuestras finanzas.

A %d blogueros les gusta esto: