Archivo del sitio

El Plan “B”

Idiomas BanderasEscrito por Emily Armstrong

Entré la oficina esta mañana, y como normal, encendí  mi computadora y abrí el programa de e-mail.  Imediatamente, un correo de Scott me llamó la atención, porque él está de viaje por 2 semanas.  Él estaba pidiendo mi ayuda con el blogspot, porque no se pudo abrir la cuenta en el lugar en donde estaba.  Scott sabe que las entradas se publican cada lunes y no quería que ésta entrada faltara.  Con mucho gusto, intenté encontrar la entrada para hoy, pero sin conocimiento de este sitio web, no la encontré.  Pasé casi 45 minutos buscando la entrada, sin éxito.  Me rendí a las circunstancias y decidí escribir algo por mi mismo.

Estoy leyendo el libro, Discovering Missions (Descubriendo a las Misiones), y precisamente hoy, leí el capitulo de la importancia de aprender el idioma en el pais en donde se está ministrando, para poder alcanzar a la gente y tener éxito en el ministerio.  Hay misioneros quienes siempre usan traductores o asisten a iglesias internacionales en donde se habla el idioma del misionero, porque es más comodo para ellos.  ¿Cómo vamos a alcanzar a la gente, si no podemos hablar su idioma?  Alguien que está buscando a Dios tiene más oportunidad para aceptarle a Él,  si escucha las buenas nuevas por medio de su idioma del corazón.

Después de casi 6 años en el campo misionero, siempre ministrando en países hispanohablantes, me siento cómoda hablando español.  Sin embargo, me di cuenta que diariamente tengo que aprender nuevas palabras y SIEMPRE estaré mejorando mi acento.  Para aprender  un nuevo idioma, tenemos que “llegar a ser bebés” otra vez – ¿Cómo aprendimos nuestro idioma?  Por medio de 4 fases:

  1. Escuchar
  2. Hablar
  3. Leer
  4. Escribir

Muchas veces tenemos las fases al revés, e intentamos escribir y leer primero.  Si pasamos tiempo escuchando un nuevo idioma e imitándolo (aun por medio del televisor o radio) vamos a capturar mejor el acento.  Después de un tiempo, podemos intentar hablarlo (¿recuerda al bebé? ¡Él lleva 18-24 meses sólo escuchando un idioma antes de empezar de hablar!).  Después siguen las fases de leer y escribir.  Claro que sí es un proceso largo, pero vale la pena invertir tiempo en la herramienta más fundamental que nos ayudará a alcanzar al mundo.

A %d blogueros les gusta esto: