Archivo del sitio

¿Llanto o Milagro?

Por Scott Armstrong

Mientras Jesús hablaba, llegó un jefe de los judíos, se arrodilló delante de él y le dijo: «¡Mi hija acaba de morir! Pero si tú vienes y pones tu mano sobre ella, volverá a vivir.» Jesús se levantó y se fue con él. Sus discípulos también lo acompañaron. En el camino, pasaron por donde estaba una mujer que había estado enferma durante doce años. Su enfermedad le hacía perder mucha sangre. Al verlos pasar, la mujer pensó: «Si tan sólo pudiera tocar el manto de Jesús, con eso quedaría sana.» Entonces se acercó a Jesús por detrás y tocó su manto. Jesús se dio vuelta, vio a la mujer y le dijo: «Ya no te preocupes, tu confianza en Dios te ha sanado.» Y desde ese momento la mujer quedó sana. Jesús siguió su camino hasta la casa del jefe judío. Cuando llegó, vio a los músicos preparados para el entierro, y a mucha gente llorando a gritos. Jesús les dijo: «Salgan de aquí. La niña no está muerta, sino dormida.» La gente se rió de Jesús. Pero una vez que sacaron a todos, Jesús entró, tomó de la mano a la niña, y ella se levantó. Todos en esa región supieron lo que había pasado” Mateo 9:18-26 TLA.    

¿Dónde te ves a ti mismo en esta historia? Cada personaje tiene un pasado diferente, una necesidad diferente, y reacciona de distinta forma ante a las circunstancias que lo rodean. Quizá te identifiques con la mujer enferma que desesperadamente desea tocar a Jesús. Quizás te veas a ti mismo como el dirigente judío que no se preocupaba tanto de sí mismo como los que estaban con él. ¡Qué gran fe tenía para creer que Jesús podía traer a su hija de vuelta!

Personalmente, me identifico más con los que lloraban (vs. 23-24). No porque esté regularmente triste o algo por el estilo. Pero soy bastante realista y usualmente me gusta ayudar a la gente. Verás, en los días de Jesús, los que lloraban tenían un propósito muy importante. Cuando había una muerte en la familia, los parientes se reunían y llamaban a personas que lloraran para ayudar en el proceso de duelo. De hecho, se requería tener a varias personas que lloraran en voz alta y que cantaran. Aunque eso nos parezca extraño en nuestros días, ellos ayudaban a la familia a liberar los sentimientos de desesperación y dolor que experimentaban.

Así que si yo soy un llorón profesional, estoy haciendo lo que se supone que haga aquí en el versículo 23. Es mi trabajo ayudar a estas personas en el momento más difícil de sus vidas. Entonces, justo cuando ya estaba metido en mi personaje, este hombre llamado Jesús viene y dice que la niña está solamente dormida. Lo siento, pero tengo que reírme. ¿Acaso está loco? Yo sé lo que ven mis ojos. La niña está muerta. No hay esperanza. Es mejor ayudar a la familia en su proceso de duelo.

Pero la visión de Jesús es diferente. Suceden milagros cuando Él está alrededor. Las mujeres enfermas son sanadas. Los muertos son resucitados. Cuando entra en escena, la transformación y sanidad se hacen presentes.

flower-887443_960_720.jpg

El mundo está lleno de muerte, desesperanza y enfermedad. ¿Cuál será tu reacción a la desesperación que está a tu alrededor? ¿Irás por la vida de la manera usual u orarás, planearás y esperarás que Dios haga un milagro en la más difícil de las situaciones?

           

8 Cosas Que He Aprendido Sobre Cómo Superar La Adicción a La Pornografía – Parte 2 de 2

Esta entrada es la continuación del artículo publicado hace dos días, publicado originalmente por la revista Relevant Magazine:

5.- La Rendición de Cuentas Es Más Que Solo Una Vez Por Semana.

Hay 24 horas en un día, 168 horas en una semana y aproximadamente 720 horas en un mes. ¿De verdad creemos que estar sentado frente a alguien por 1 o 2 horas de 168 y de 4 a 8 horas de 720 puede llamarse responsabilidad efectiva? No debería.

La rendición de cuentas frecuentemente se convierte en una lista de cómo has estropeado tu meta, o no. La comunidad real es más intencional. Y más natural. Ten un grupo de amigos con los que compartas tu vida, eso será mucho mejor que solo tener tu propio mecanismo de prevención del pecado.

Si la pornografía es parte de tu vida, necesitas encontrar otras personas que puedan llenar esas horas con verdadera amistad. Los beneficios serán mucho mejores que solamente hacer a un lado tu hábito de pornografía. Y si no eres adicto a la pornografía, necesitas ser una de esas personas que aparezca para ayudar a otro que sí sea adicto.

6.- No Bajes La Guardia.

Me senté enfrente de un amigo quien me había dicho que había recaído en la pornografía luego de 30 días sin mirarla. Cuando le pregunté por qué lo hizo, me dijo que había empezado a celebrar su victoria y bajó la guardia.

Tengo más obstáculos hoy de los que tenía antes. Puedo decir que ya no tengo deseos de mirar pornografía, pero no voy a probar ese deseo volviéndome perezoso.

Una nota similar: nada bueno sucede muy tarde en la noche. Quedarse despierto hasta tarde cuando no hay razón para ello puede conducirte a todo tipo de basura. Solo acuéstate a dormir.

7.- Si Eres Libre, Grítalo Desde Lo Alto De Una Montaña.

Si eres libre de la pornografía, escúchame: necesitas decírselo a la gente.

Me senté frente a un chico que me gritaba con los ojos mientras me decía que nunca había conocido a otra persona además de mí que haya sido libre de la adicción a la pornografía. Me rompió el corazón, no porque pensara que fuera verdad, sino porque incluso los libres están muy callados. Tienes esperanza para muchos. Ayúdales.

8.- La Libertad Es Tuya. ¡Clama Por Ella!

En mis reflexiones sobre esto, he pensado muchas veces sobre el trabajo de Jesús en la tierra. Él vivió, murió y resucitó de la muerte. Soy libre de la ley del pecado y de la muerte a consecuencia de eso. Soy libre.

Descubrí que peleaba, pateaba, clamaba y rogaba por algo que poseía todo el tiempo: Libertad. Tienes todas las herramientas que necesitas para superar esto cuando tienes a Jesús. Solo tienes que caminar y liberarte, y dejar que otros te ayuden a lo largo del camino.

Este artículo fue publicado originalmente en: https://relevantmagazine.com

Enviados por el Enviado

Jesús enviando Juan 20¡La Navidad!  ¡Dios con nosotros!

Dios se encarnó hace veinte siglos en la persona de Jesucristo, su único hijo.  Como mencionamos en la entrada anterior, a pesar de estar sujeto a las limitaciones humanas, la gloria de Jesucristo brillaba.  Y ahora que no está, ¿en qué forma se manifiesta su gloria? ¿Por medio de quiénes se manifiesta?

Jesucristo ha sido ejemplo de un misionero desde los tiempos bíblicos hasta el presente siglo.  Él es singular como Salvador, Reconciliador y Pacificador entre razas, tribus y pueblos. ¡Cristo, como unificador, vertió su sangre para redimir a todos! Esto es lo que celebramos en este tiempo del calendario cristiano.  Y este Cristo que se manifestó en Calvario y la cruz ahora forma nuestro mensaje de esperanza, y más—Él es el mismo que nos da el poder para compartir tal mensaje.  ¡Por la cruz y la resurrección, Cristo es Vencedor sobre Satanás y el pecado!  Él es revelación de la verdad y justicia, y es el único que ofrece resurrección y vida eterna.

Si crees que Jesús es la única esperanza del mundo, ¿con qué frecuencia lo presentas a aquellos que han perdido la esperanza?

Jesús fue un misionero porque fue enviado. Eso es lo que las palabras misionero y apóstol quiere decir, “aquel que es enviado.” Juan 20:21b dice: “Como me envió el Padre, así también yo os envío.”  Parafraseando el texto, diría: “Así como soy misionero, ustedes también son misioneros.”

Pero, ¿cuál es la misión? Lucas 19:10 y Mateo 28:19-20 nos dan la respuesta: “Buscar y salvar lo que se ha perdido,” “Hacer discípulos a todas las naciones, bautizándolos…y enseñándoles que guarden todas las cosas que nos ha enseñado.”

En Navidad, el cristiano celebra y declara que Cristo nos dio libre acceso a la presencia de Dios por medio del arrepentimiento, confesión y perdón de nuestros pecados.  Jesús cumplió su misión.  ¿Tú la estás cumpliendo?

Porqué deberíamos ser optimistas acerca del futuro 

Escrito por: Jesse Carey. Trad. por: Andrea López.

9 estadísticas que muestran que se han hecho mejoras en el mundo. 

optimism_1

Leyendo los encabezados en los periódicos, es fácil que nos volvamos pesimistas acerca de lo que pasa en el mundo. En el diario vivir, hay reportes acerca de la violencia, tragedias, e injusticias. Como cristianos esto debería preocuparnos y debería motivarnos a tomar acciones para ayudar a aquellos que están sufriendo.

También, debemos recordar que somos llamados para dar esperanza. Y parte de esa esperanza es reconocer no solo las malas noticias, sino  también celebrar las buenas noticias.

Sí, debemos permanecer vigilantes, luchar contra la injusticia, buscar nuevas  formas para servir a aquellos en necesidad. Pero el miedo, el pesimismo y la indignación todos ellos son la forma incorrecta de acercarnos a estas personas y tomar acción. En vez de eso hemos sido llamados a tener “confianza en lo que esperamos y seguridad acerca de lo que no vemos.”

Después de todo, Jesús vino a redimir a los quebrantados.

Podemos echar un vistazo a 9 estadísticas que muestran porqué deberíamos afrontar este 2016 con optimismo del futuro. No hay razones para estar complacidos con los problemas o dificultades que enfrentan las comunidades alrededor del mundo; pero sí son recordatorios acerca de lo lejos que hemos llegado, y todo lo que nos falta recorrer.

Tu estás viviendo en el momento más pacífico en la historia de la humanidad

La población mundial nunca había sido tan alta, estadísticamente hablando  tienes menor probabilidad de morir en un acto de violencia que en cualquier otro momento en la historia.

El hambre a nivel mundial está en declive

Aunque la escasez de alimentos sigue siendo un problema serio, de acuerdo a la ONU, actualmente 200 millones menos de personas tienen desnutrición en comparación con 25 años atrás.

En muchas partes del mundo, la tasa de mortalidad infantil nunca había sido tan baja

Según un reporte de WHO, la tasa global de mortalidad infantil cayó por 49 puntos entre los años 1990 y 2013.

La tasa global de alfabetización es de 84%

Aunque cientos de millones de personas aún carecen de las habilidades básicas de lectura, han habido importantes mejoras: la tasa global de alfabetización era de solo 66% en 1957.

La Biblia hoy en día es más accesible

Partes de la biblia han sido traducidas en más de 2,900 idiomas y la aplicación gratuita de la Biblia YouVersion ha sido descargada más de 136 millones de veces.

La Tasa de Aborto en América está en su punto más bajo

Tanto los embarazos de adolescentes como el número total de abortos han llegado a récords mínimos históricos en los EE.UU.

Las personas viven por más años 

En el siglo y medio pasado la expectativa global de vida se duplicó.

El 90% de la población mundial tiene acceso a tener agua potable

Desde 1990, 2.6 billones de personas más han tenido la oportunidad de beber agua potable. Y desde el 2000 el número de niños que morían por enfermedades transmitidas por el agua ha disminuido a la mitad.

Las futuras generaciones tal vez nunca experimenten vivir en la pobreza extrema

Aunque en la actualidad hay más de 1 mil millones de personas viviendo en la pobreza extrema, el Banco Mundial dice que esperan que las iniciativas económicas globales puedan eliminar la pobreza extrema para el año 2030. En los últimos 35 años, el número de personas que viven con menos de $ 1.25 dólares (ajustado por inflación) ha caído desde el 42 por ciento de la población al 16.9 por ciento.

Publicado originalmente en: http://www.relevantmagazine.com/current/why-you-should-be-optimistic-about-future

Por Qué la Resurrección es Importante: Parte II

He is Risen“Por Qué La Resurrección es Importante”

La revista Holiness Today le preguntó a algunos teólogos lo que quizás toda la gente de fe se ha preguntado en algún momento: “¿Por qué la resurrección de Cristo debe importarnos?

La Resurrección: Valida quien era Él y Sus Enseñanzas.

Jim Edlin.

La Resurrección de Jesús consumó un gran trato para los cristianos. Es el corazón mismo de nuestra fe.  La Resurrección de Cristo nos infunde coraje y modela la forma en la que vivimos nuestras vidas. Hay muchas razones por las cuales la Resurrección es importante.

Primero, la Resurrección de Jesús valida quien fue él y las cosas que enseñó.  Jesús les había dicho a Sus discípulos que moriría y se levantaría de la muerte.  Después de la Pascua, sus seguidores supieron que podían confiar en Jesús y que él realmente era quien decía ser.

La Resurrección de Cristo también demuestra el poder de Dios sobre el pecado pues debemos recordar que el resultado final del pecado es la muerte.  Cuando Dios levantó a Jesús de la muerte, conquistó a nuestro mayor enemigo. Dios alteró las fuerzas de la naturaleza así como los últimos efectos del pecado. El creador de la vida, creó vida una vez más.

Esto también significa que los creyentes tienen esperanza para su propia resurrección una vez que mueran. Porque Jesús vive, nosotros podemos vivir de nuevo.  Pablo les dijo a los Corintios: “Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho” (1 Cor 15:20).  Los cristianos buscan seguir a Jesús hacia una eternidad con Dios.

Así como anticipamos nuestra recompensa final, podemos experimentar la vida con Jesús en el presente.  La Resurrección de Cristo asegura la posibilidad de que la gente pueda tener una relación real con una persona viviente.  Jesús no es el héroe muerto de nuestra fe.  Es nuestro Amigo y Guía viviente. Podemos caminar cada día en comunión con nuestro Salvador viviente.

*Jim Edlin es Profesor Bíblico de Literatura y Lenguas en la Escuela Cristiana de Ministerio y Formación en la Universidad Nazarena MidAmérica.

Por Qué la Resurrección es Importante: Parte I

Empty tomb“Por Qué La Resurrección es Importante”

Escrito por: Filimao Chambo, Jim Edlin, Thomas Noble y Floyd Cunningham.

La revista Holiness Today le preguntó a algunos teólogos lo que quizás toda la gente de fe se ha preguntado en algún momento: “¿Por qué la resurrección de Cristo debe importarnos?

Este es un elemento clave de la Teología Cristiana que traza el camino de la fe para todos los creyentes.  Aprendamos de estas agudas respuestas en las siguientes cuatro entradas.

La Resurrección: El Fundamento de la Fe Cristiana.

Filimao Chambo.

La Resurrección de Jesucristo es el fundamento de la fe cristiana. El plan de Dios para la Salvación a través de las Escrituras incluía no solo el sufrimiento y la muerte sacrificadora de Cristo para la salvación del mundo, sino también Su victoriosa Resurrección para nuestra justificación (Génesis 3:15, Isaías 53, Marcos 9:31, Juan 2:18-21, Romanos 3:24, 10:9. 1 Corintios 15).

La Resurrección cumplió todo lo que se predijo acerca de Jesús (Lucas 24:44), y reavivó la fe de Sus discípulos.  Aunque Jesús habló de Su muerte y Resurrección, Sus seguidores no entendieron ni aceptaron esto como una posibilidad real (Mateo 16:21-23, Lucas 9:22, 24:6-8).  La muerte de Cristo parecía sugerir que el Plan para la Salvación y el establecimiento del Reino de Dios habían fallado. La esperanza de Sus discípulos se había destrozado con Su muerte.  Su Resurrección y testimonio del mismo reafirmaron la fidelidad de Dios y revivieron la esperanza y la fe en Cristo (Juan 2:22, Lucas 4:23-35, Hechos 1:3).

La Resurrección de Cristo simboliza la victoria sobre la muerte y el pecado. Los creyentes pueden disfrutar de vidas transformadas y relaciones reconciliadas con Dios en y a través de Cristo el Señor Resucitado (1 Juan3:1-10).  Los seguidores de Cristo tienen la garantía de disfrutar la vida eterna como resultado de la victoria de Cristo sobre la muerte (1 Juan 3:1-3, 1 Cor. 15:12, 20 y  1Tes. 4:13-18).

La Resurrección de Cristo nos tranquiliza porque nos demuestra que Dios tiene el poder y la autoridad sobre Su creación.  Ni siquiera la muerte puede limitar Su poder.  Él puede traer a la vida a quien esté muerto.  “La muerte ha sido sorbida en victoria” (1 Cor 15:54).  “Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados” (1 Cor 15:22, también ver 1 Juan 4:9).

*Filimao Chambo es Director de la Región África de la Iglesia del Nazareno.

¿Cómo Andas de Esperanza?

Dibujo Camino a BelénAyer fue el primer domingo del Adviento.  Sé que ha sido un poco controversial para algunos el hecho de que yo escribo sobre el Calendario Cristiano y – en esta época – el Adviento.  Pero estoy convencido de que este periodo puede significar mucho en la vida del cristiano.

El primer domingo de Adviento nos enfocamos en la esperanza.  Isaías 49:23 dice: “…Yo soy Jehová…no se avergonzarán los que esperan en mí.”  Hablamos de esperanza, cantamos de esperanza, predicamos de esperanza.  ¡Pero nuestro Dios es un Dios de esperanza en medio de la desesperación!

¿Ha sido 2012 un año de dificultad y desánimo?

“Y ahora, Señor, ¿qué esperaré? Mi esperanza está en ti” (Salmo 39:7).

¿En tu vida o en tu congregación has visto poco fruto y poco crecimiento?

“Alma mía, en Dios solamente reposa, Porque de él es mi esperanza” (Salmo 62:5).

¿Hay alguien por quien has orado por meses, aun años o décadas, pero sin ver avances? ¿En lugar de mejorar, te parece que la situación se va empeorando?

“Pero en cuanto a mí, el acercarme a Dios es el bien; He puesto en Jehová el Señor mi esperanza, Para contar todas tus obras” (Salmo 73:28).

Al empezar el Adviento, pregúntate cómo andas de esperanza:

–Hay esperanzas pequeñas y grandes: ¿Cómo son las tuyas?

–¿En qué base apoyas tu esperanza? ¿Confías en tus fuerzas? ¿En la política de las naciones? ¿O en este Dios encarnado que celebramos en este tiempo?

Reflexiones Sobre el Miércoles de Ceniza

Miércoles de Ceniza pintar

Hoy es el miércoles de ceniza, el primer día de la Cuaresma. Es un día sombrío de reflexión sobre lo que se debe cambiar en nuestras vidas si nos declaramos verdaderos cristianos. Desde el inicio, las cenizas marcadas en la frente de los congregantes se usaban para marcar a los pecadores y recordarles de la humildad y confesión necesitada para servir y alabar a un Dios Santo. Se utilizaban las palabras: “Recuerda que polvo eres y en polvo te has de convertir,” para significar que la vida es pasajera.

Entonces hoy también hacemos nuestras confesiones. Las cenizas son un señal que todos estamos en esta condición pecaminosa juntos, y que la diferencia entre lo bueno y lo malo en nosotros espantosamente no es tan grande. Demasiadas veces no llegamos a la estatura de la Fe que profesamos. Entonces escudriñamos nuestros corazones y hacemos la oración de un pecador notorio nuestro: “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí” (Salmo 51:10).

La Cuaresma es una época que nos recuerda a arrepentirnos, re-organizar nuestras prioridades, y buscar una limpieza de corazón genuina. Este periodo santo nos ofrece una oportunidad para decir, “Sí” al Amante de Nuestros Almas quién nos creó, quién nos hizo a su imagen. Además, Cuaresma es una época de esperanza y, con las cenizas en nuestras frentes y esperanza y nuestros corazones, nos vamos para amar y servir. Porque por la gracia de Dios en Cristo, no tenemos que permanecer como somos.

*Gracias a Stuart Malloy del Christian Resource Institute por mucho del contenido de este artículo.

A %d blogueros les gusta esto: