Archivo del sitio

Parte del Regalo

Por Charles W. Christian

Una de mis historias favoritas de Adviento es acerca de una pareja misionera en la costa del este de África. Ellos estaban esperando para regresar a Estados Unidos, su país de origen, después de haber servido por veinte años e impactar dos generaciones de personas en el pueblo donde fueron asignados.

Ellos estaban esperando, temporalmente, en un lugar a muchas millas al interior de la costa, hasta terminar todos sus arreglos para poder regresar a los Estados Unidos para Navidad y su retiro.

Una mañana, durante la época de Adviento, algunos días antes de que salieran, alguien tocó a su puerta. Un joven, hijo de una familia a la que habían conocido durante todo su tiempo en la costa africana, les saludó. Él estaba sosteniendo una pequeña caja que contenía un regalo que, les dijo, decoraría su árbol como un recordatorio del amor de su familia hacia ellos.

cajita-con-tapa-para-regalo.jpg

“¿Tu familia viajó contigo?” preguntó el misionero. Él sabía que ellos eran una de las pocas familias en esa pequeña comunidad que tenía un vehículo. “No,” dijo el joven. “Yo caminé. Viajé en vehículos cuando pude, pero la mayor parte del recorrido lo hice caminando. Dejé mi pueblo poco después que ustedes tomaran el tren hacia acá, hace un par de semanas.”

La pareja estaba asombrada. “¡Tú no tenías que caminar todo eso para darnos este regalo!” dijeron. “Aunque apreciamos mucho este adorno, lo hubiéramos atesorado de igual forma si tú lo hubieras enviado.” El joven respondió, “¡El largo recorrido es parte del regalo!”

Mientras realizamos el largo recorrido, a través de Adviento, hacia la celebración del nacimiento de nuestro Salvador, recordamos un viaje más largo todavía: el camino de la encarnación, cuando “La Palabra se volvió carne y sangre, y se mudó a nuestro vecindario” (Juan 1:14, The Message).

Que nuestros corazones sean llenos con expectativa y gratitud, mientras caminamos juntos hacia el Salvador y el nuevo reino que Él trae.

Oración para la semana:

Dios de esperanza y promesa, ven a estar con nosotros durante esta época de Adviento, y acércanos más a ti mientras viajamos juntos hacia el establo y el nacimiento de tu Hijo, nuestro Salvador. Amén. (De John Birch en: Faith and worship)

Este artículo fue publicado originalmente en: Holiness Today

 

Su Tiempo, Su Voluntad

*Esta entrada fue escrita por Mayuli Aguilar Toledo, misionera voluntaria de Chiapas, México sirviendo por dos meses con Jóvenes en Misión en Veracruz, México.

Empecé a sentir un llamado misionero desde hace 5 años. Sin embargo, Dios muestra su voluntad, y nos hace ver que el tiempo de Él no es el mismo de nosotros.

Yo quería participar en proyectos anteriores, no obstante no era ni la voluntad ni el tiempo de Dios para poder asistir. Dios me hizo esperar, y formaba mi carácter y mi paciencia mientras esperaba el tiempo. Cuando menos me lo esperé la oportunidad estaba ahí, y Dios puso todo en orden; fue abriendo las puertas y cerrando otras, para que pudiera hacer su voluntad en mí.Reloj en la Ciudad

Muchas veces, nosotros queremos hacer nuestra voluntad y no dejar que Dios actúe, y por consecuencia nos va mal. Yo decidí esperar, y saber qué es lo que Dios tenía para mí en este verano. Y en verdad no me he arrepentido. A pesar de que es la primera semana en Jóvenes en Misión, Dios me ha enseñado cosas que nunca imaginé conocer. El ver a las personas entregarse a Dios es en verdad maravillosa, y sobrepasa cualquier cansancio o dolor que podamos sentir (o aun la diferencia de idioma de la otra compañera). Al ver la transformación en esas personas, Dios en verdad nos muestra que para Él no hay impedimento para hacer su voluntad y para poder usarnos.

Este proyecto es un sueño hecho realidad que había tenido desde hace mucho. En verdad espero que Dios me use para este verano y que Él pueda confirmar más el llamado a las misiones. Deseo que Él me pueda usar en todo momento y me pueda enseñar cosas nuevas cada día. Esté donde esté espero que Él me muestre lo que quiere para mí y que Él me utilice para poder transformar el mundo.

A %d blogueros les gusta esto: