Archivo del sitio

Lo Hizo por Mí

Jesus ScourgeDescripción de lo que el Siervo de Jehová hace por nosotros según Isaías 53

Lleva nuestras enfermedades

Sufre nuestros dolores

Toma nuestro castigo

Nos trae paz

Nos cura por su llaga

Cargó nuestro pecado

Pone su vida en expiación por el pecado

Justifica a muchos

Lleva nuestras iniquidades

Derrama su vida

Lleva nuestro pecado

Intercede por los transgresores

 

“Mira lo que has hecho por mí,

Su sangre me ha hecho libre;

¡Jesús, mi Señor, mira lo que has hecho por mí!” –Tree63

El Siervo Sufriente

(CNS photo/Lisa Johnston)

(CNS photo/Lisa Johnston)

Descripción de nuestro Salvador según Isaías 53

“Como raíz seca

Sin parecer

Sin hermosura

Sin atractivo

Indeseable

Despreciado

Desechado

Varón de dolores

Experimentado en quebranto

Tan desfigurado que de él escondimos el rostro

Menospreciado

Sin estima

Azotado

Herido

Abatido

Molido

Angustiado

Afligido

Callado

Como cordero llevado al matadero

Enmudecido

Quitado

Cortado de la tierra de los vivientes

Sin maldad

Sin engaño

Quebrantado

Sujetado a padecimiento

Contado con los pecadores”

¡Este es el Salvador que servimos! ¡Nos amó tanto!

Reflexiones Sobre Viernes Santo: El Siervo Desfigurado

Cristo Cargando Cruz SangrandoHoy es Viernes Santo.  Este día en el calendario cristiana reconoce y representa la entrega, la persecución y la muerte de Jesucristo.  En la Iglesia Evangélica no estamos muy cómodas con este día.  En algún sentido está bien, porque la crucifixión de Cristo nunca debe llegar a ser rutina.  Si vemos la cruz como un adorno o un símbolo, nada más, hemos perdido todo el poder de este día.  Debemos estar incómodos.

A la vez, no nos gusta estar molestos, especialmente por la brutalidad de Viernes Santo.  No es muy popular en nuestros círculos enfocarnos en la cara desfigurada de Jesús o en su espalda ensangrentada.  Es asqueroso.  Preferimos el Cristo victorioso, ¿no? Dejamos que la Iglesia Católica celebre este día con sus procesiones y misas.

Hace pocos años la Película de Mel Gibson “La Pasión de Cristo” llegó a los cines.  Provocó un montón de discusiones y reacciones, entre ellos el argumento de que la representación de las escenas fue demasiada violenta, demasiada descarada.  Nos golpeó en una forma asombrosa con la sangre, el dolor, y el sufrimiento del Jesús de la Película.  No es el tipo de película que escogemos para ponernos de buen humor.

Aunque no nos gusta admitirlo, Jesús no fue un hombre extremadamente guapo, con el parecer de una estrella de Hollywood.  Isaías 53 nos aclara este asunto.  Mientras lees los siguientes versículos, enfréntate con la realidad de lo que Cristo hizo por ti.  Sí sufrió, sí fue horrible y repugnante.  Fue maltratado por ti y por mí.  Murió en ese árbol por ti y por mí.  Que este Viernes Santo sea un tiempo para contemplarlo una vez más y permitir que nos transforme una vez más.

“No hay parecer en él, ni hermosura; le veremos, mas sin atractivo para que le deseemos.

Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos…

Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados” (Isaías 53:2-3, 5).

A %d blogueros les gusta esto: