Archivo del sitio

Entrenamiento Génesis – 2018

Desde Guatemala, México y Estados Unidos, ocho misioneras viajaron hasta Santo Domingo en República Dominicana, para recibir un entrenamiento misionero durante el mes de abril de este año.

IMG_1231

Misioneras Génesis – 2018

Una de las estrategias de la iniciativa Génesis de la región Mesoamérica, para continuar haciendo discípulos semejantes a Cristo en los centros urbanos, es el envío de misioneros voluntarios a las ciudades grandes de México, América Central y el Caribe. Estos voluntarios, apoyados por sus iglesias locales y distritos, son enviados en equipos para servir en los sitios determinados.

IMG_6922 2

Maritza, María de los Ángeles, Marlene y Jhoselyn – Sitio Génesis: Querétaro, México

Ingrid Jocholá, Joselyn García, Keila Molina y Marleidy Sánchez con asignación a la ciudad de Panamá, Panamá; y Jhoselyn Barrios, María de los Ángeles Romero, Maritza Mendoza y Marlene Valadez con asignación a Querétaro, México, recibieron capacitaciones, talleres y herramientas que les serán de utilidad en el campo misionero, específicamente en la tarea de plantar nuevas iglesias.

IMG_6923 2

Ingrid, Marleidy, Joselyn y Keila – Sitio Génesis: Panamá, Panamá

El entrenamiento contó con la participación de líderes y misioneros de diferentes lugares: Erika Chaves (Ministerios Nazarenos de Compasión – Área Haití), Óscar García (Evangelismo – República Dominicana), Amable Polanco (Evangelismo y Misión Global – Panamá), Monte Cyr (Ministerios de Escuela Dominical y Discipulado – Mesoamérica), Miguel e Irene Garita (Cuidado Misionero – Mesoamérica), Scott y Emily Armstrong (Génesis y Misión Global – Mesoamérica), y Freya Galindo (Misión Global – Área Central). Además, durante todo el mes, las misioneras contaron con el apoyo y respaldo de Gary y Naomi Faucett (Estados Unidos), quienes sirven como Facilitadores de Cuidado Misionero para los voluntarios de Génesis.

Las misioneras pudieron visitar algunas congregaciones nazarenas en Dominicana, participando a través de la enseñanza bíblica o la predicación. Así también realizaron algunos diagnósticos y actividades comunitarias donde pusieron en práctica ciertos aprendizajes de las capacitaciones recibidas.

Ellas tienen un gran reto por delante, sin embargo, aunque el desafío es enorme estas nuevas misioneras están seguras y confiadas en Dios, pues Él será quien las acompañe en esta tarea, y saben que es Él quien las ha llamado a ser parte de su misión.

“Después oí la voz del Señor, que decía: ‘¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros?’ Entonces respondí yo: ‘Heme aquí, envíame a mí.’” (Isaías 6:8)

Para más información sobre cómo ser un misionero voluntario con Génesis, haz clic en el enlace: mesoamericagenesis-es.org/aplicar/

 

Compasión por los Perdidos

Rev. Ken Childress

Isaías capítulo 6, versículo 8: “Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí.”

000083167733_00

¿Es posible, después de haber sido bautizados con el Espíritu Santo, estar satisfechos con lo que vemos? ¿Qué hizo que Jesús llorará sobre Jerusalén? Él tenía un corazón de compasión. Por dondequiera hay almas enfermas de pecado. Necesitamos un bautismo de amor que va hasta el fondo de la enfermedad. Necesitamos clamar a Dios hasta que Él nos traiga a ”la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” (Efesios 4:13).

Jesús dijo una parábola: “un hombre descendía de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de ladrones…” (Lucas 10:30). ¿Quién de los que pasó cerca y vio su predicamento fue su prójimo? Aquél que tuvo misericordia de él y lo ayudó (v. 36-37). ¿Estamos despiertos al hecho de que Dios nos ha dado vida eterna? Con el poder que Dios ha puesto a nuestra disposición, ¿cómo podemos descansar cuando vemos a nuestros prójimos? ¿Cómo hemos pecado contra Dios? ¡Cómo nos falta este espíritu de compasión! ¿Lloramos mientras vemos a los que no son salvos? Si no, no estamos llenos del Espíritu Santo. Jesús fue movido a la compasión. ¿Y tú?

Todavía no hemos comprendido la difícil situación de los que no son salvos. Desde mis días de seminario, he tenido muchos amigos que fueron al campo misionero, tengo un poco de idea de lo que significa que Dios amó tanto al mundo que DIO a Jesús (Juan 3:16). Dios dio a Jesús. ¿Qué significa? COMPASIÓN. “Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra” (Hechos 1:8). Si no tienes poder, no te has arrepentido. Estás pensando, “Eso es lenguaje fuerte.” Es verdad.

¿Quién es el guarda de tu hermano? (Ver Génesis 4:9). ¿Quién es el hijo y heredero? (Ver Gálatas 4:7). ¿Eres sal? (Ver Mateo 5:13). ¿Tienes una vida pura? No te dejes engañar; no vivas en una posición falsa. El mundo quiere conocer cómo ser salvo, y el poder está a tu disposición. ¿Cumpliremos con las condiciones? Dios dice, “Si tú lo haces, Yo lo haré.” Dios lo hará.

Daniel conocía el tiempo en el que él estaba viviendo; él respondió a Dios, y una nación fue salvada. Nehemías cumplió con las condiciones de Dios para su tiempo, y la ciudad fue reconstruida. Dios ha puesto las condiciones. Él derramará su Espíritu en sobre su pueblo.

Si no continuamos, tendremos que enfrentarlo. Tal vez dependa de nosotros traer el Evangelio a las naciones y a nuestra ciudad. Podemos ganar el mundo para Jesús. Podemos abrir la llave. ¿Cuál es la condición? Es rendimiento incondicional. “…no con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos” (Zacarías 4:6). La santidad abre las ventanas del cielo. El Espíritu de Dios será derramado sin medida, hasta que la gente diga, “…¿qué debo hacer para ser salvo?” (Hechos 16:30).

Con el bautismo del Espíritu Santo viene una demolición del hombre completo y una compasión por el mundo en que vivimos.

A %d blogueros les gusta esto: